Uruguay está en el momento de despegar, debe generar las condiciones para hacerlo.

Uruguay está en el momento de despegar, debe generar las condiciones para hacerlo.

El Ec. Munyo se refirió a la valoración que el mundo hace de Uruguay, la necesidad de avanzar ahora en las reformas duras para que el país pueda seguir creciendo y no deje pasar esta oportunidad.

El martes 21 de junio, el director ejecutivo de Ceres, Ec Ignacio Munyo ofreció en una nueva edición de Desayuno Ceres la conferencia “Perspectivas 2022/232/23. Segundo tiempo, Uruguay puede ganar”.

En referencia a ese evento el economista dijo a radio Rural (programa Diario Rural) dijo que “Uruguay y particularmente el Gobierno está jugando un partido con un primer tiempo que fue muy bueno” que consistió “en el manejo de una pandemia que afortunadamente quedó de lado y el país calificó con excelente nota a nivel mundial”. Ahora comienza “un segundo tiempo que es el de las reformas pendientes, prometidas y difíciles de concretar”, pero son las que “permitirán aprovechar concretamente y no parcialmente las oportunidades que se dan en un contexto muy favorable para el país”.

Destacó que la forma en que Uruguay actuó frente a la pandemia le dio al país “un posicionamiento internacional único” y que es “una acumulación que viene desde hace muchos años”, lograda también gracias a que desde hace 37 años -desde 1985 cuando se retomó la vida democrática- “Uruguay ha tenido gobiernos de todos los partidos” y eso nos ha posicionado “como una estrella a nivel regional, y cuando uno viaja a diferentes ciudades, eventos, foros de relevancia global, en todos lados uno dice que es de Uruguay, lo primero es que nos miran con buenos ojos y después comienzan a decir que es un país totalmente distintos a América Latina” y “por mérito propio o por contraste, Uruguay se ha desmarcado de una situación regional extremadamente complicada desde el punto de vista institucional y político”.

De esa forma Uruguay “se posiciona muy bien para aprovechar el contexto económico y geopolítico internacional muy positivo al país. Eso ayuda en el segundo tiempo del partido” que estamos transitando.

Lo que sucede es que “la región está viviendo un momento crítico y basta con mirar la tapa de The Economist de hace algunas semanas donde la imagen es de una América Latina cayéndose a pedazos, y ahí Uruguay se despega claramente”.

Por otra parte “basta ver las consecuencias económicas y geopolíticas de la guerra de Ucrania”, con “precios asociados al conflicto y que ya venían de antes pero se consolidaron, son los precios de los alimentos que Uruguay exporta, pero más aún se ha despertado en Europa la conciencia de que la seguridad alimenticia y energética son temas presentes y que va a durar mucho tiempo aunque la guerra termine ahora”.

AMÉRICA ES LA SOCIA NATURAL DE EUROPA.

En ese contexto “América Latina aparece como una socia natural, histórica para Europa, con una importancia que no se le daba, y la prueba es que hace poco se sacó del cajón el acuerdo de libre comercio con el Mercosur”, argumentó.

Si el acuerdo sale “es una buena noticia para Uruguay” porque actualmente las cuotas de exportación “se acaban enseguida, y vendría muy bien al sector exportador” aumentar los envió.

Pero no solo es lo que se exporta porque también vendrían inversores, agregó, para campos como el de la energía renovable o el hidrógeno verde, entre otros.

ALLANAR EL CAMINO PARA QUE LLEGUEN MÁS INVERSORES.

“Para concretar las inversiones, Uruguay tiene que ser atractivo no solo en lo institucional, también en lo económico. Tiene que generar ecuaciones positivas para los inversores” y como eso no siempre sucede “se concretan menos de las que se podrían”, porque esos inversores ven a Uruguay, preguntan, hacen cálculos “y después muchos se trancan en la burocracia”.

Las demoras y las trancas que se dan “son un lujo que no nos podemos dar”, porque en el mundo “hay interés de invertir en Uruguay”, pero “nosotros mismos las frenamos”.

LOS CUATRO TEMAS QUE URUGUAY NO DEBE DEJAR PASAR.

Munyo subrayó que estamos en un momento en el que, “con la actual conformación parlamentaria, el Gobierno debe tomar decisiones en áreas como la educación, la reforma laboral, la inserción internacional y en seguridad social”. Los resultados de esos cuatro asuntos no se van a ver en lo inmediato.

Esas decisiones se deben tomar ahora porque nadie sabe cómo se conformará el próximo Parlamento a partir de las elecciones de 2024, pero “hoy sabemos que tenemos un Parlamento comprometido con esas reformas porque se aprobaron en los programas de la coalición”.

DERRAME ECONÓMICO Y MEJORA SALARIAL.

Respecto a cómo concretar el derrame a la sociedad, Munyo dijo que hay áreas de la actividad que contribuyen a eso, y resaltó el carácter “multiplicador del sector agroexportador industrial, por ejemplo los frigoríficos y los lácteos son superiores que la construcción, fundamentalmente en el interior del país”, sin dejar de considerar “que la construcción también es de los más altos”.

Aunque hubo indicaciones de consumo que fueron muy malos en marzo y mayo, fundamentalmente en todos los supermercados del país, “no podemos decir que no hay derrame y que fue un desastre”, enfatizó.

Sobre la recuperación del salario real, “es verdad que estamos 4% abajo en términos reales en el salario promedio de la economía en relación al pico prepandemia de 2019 que era el máximo salario histórico. Pero si nos comparamos con 2014 que había sido el mejor momento de la historia del mercado de trabajo en cuanto a empleo y desempleo -desempleo mínimo, empleo máximo-, ahí el salario estaba en términos reales 3,5% debajo de lo que está hoy. Entonces no es que tenemos una implosión del salario real como se quiere imponer, tenemos un nivel que cayó de un pico histórico pero mejor de lo que era años atrás. Eso no implica que estemos en una crisis y mucho menos. Tengamos claro lo que es posicionar una idea y lo que es la realidad”.

“En la medida que tomemos decisiones que a pesar de que no tengan efecto inmediato se van a adelantar inversiones que están ansiosas de venir al país”.

MÁS INVERSIÓN PÚBLICA.

Y “lo más importante es el rol a jugar por el Estado con mayor inversión pública y mayor transferencia a sectores vulnerables desde el punto de vista laboral”, y para poder “abrir la canilla de gasto para poder invertir, para mejorar el sistema de transferencias, hay que aprobar la reforma de la seguridad social, esa es la clave. Si Uruguay aprueba la reforma va a contener el mayor rubro de gasto que chupa gran parte de los recursos y que va a seguir creciendo”.  

ENTREVISTA COMPLETA.

Precios de envíos a China caen entre 10 y 15%.

Precios de envíos a China caen entre 10 y 15%.

Los precios están cayendo, hay que ver si esto se revierte y el período ventana entre la caída y la remontada qué tan grande o chico es, pero hoy los negocios a junio o julio se pactan a menores valores.

Daniel Castiglioni, bróker de carnes, se refirió a la situación que vive China con un nuevo confinamiento de la población en Shanghái y las nuevas perspectivas de Europa y advirtió que los precios de envío para los negocios pactados a junio o julio muestran una caída de entre 200 o 400 dólares (entre 10% y 15%) por tonelada según el corte. Aclaró que los valores siguen siendo buenos y con fuerte demanda.

Sobre Shanghái el bróker uruguayo dijo que el encierro por los brotes de Covid ha generado complicaciones en el tema de consumo y abastecimiento, la ciudad de encuentra aislada, con las personas en las casas, sin realizar consumo y con problemas de abastecimiento de alimentos en los comercios porque nada puede entrar o salir de esa ciudad.

Esa situación se ha visto reflejada en una caída de precios, “que no ha sido muy grande” pero lo son hasta 400 dólares por tonelada, “primero porque se ha enlentecido el consumo principalmente en Shanghái, y segundo por el susto en otros lugares de China, temen que los contagios puedan seguir avanzando y salpicar a otras ciudades”, explicó.

En China es diferente a lo que se ve que sucede en otras partes del mundo, pero eso se debe a las características del país asiático. China tiene un “Estado paternalista y protector” que como tal busca cuidar a la población con actos de “prevención y precauciones”, y “a la gente le asusta mucho el tema Covid por lo que no hay gran cantidad de muertes pero sí el miedo a que se pueda transformar en otra cosa, entonces todo el mundo acata lo que dice el Gobierno, y éste toma medidas de protección”.

Ese miedo esta “en otras ciudades” próximas que ven que eso que está pasando en Shanghái pueda suceder allí, y se generan cambios en el mercado con “restaurantes cerrados, acceso limitado a los alimentos y las industrias sin producir para los restaurantes. Al estar cerrados los restaurantes hay una bajada fuerte”, aseguró.

Asimismo, “los mercados de carne están cerrados, los puertos están cerrados, no están entrando nuevos contenedores, la mercadería está parada en depósitos, no entra ni sale nada y eso es un congelamiento”, con la circulación de personas y alimentos restringidas, “y para poner un ejemplo tonto, DHL no hace entrega de documentos de los contenedores que están en puerto. Todo está frenado”.

Otra consecuencia es el “retraso financiero, no hay dinero para comprar nuevamente, necesitan que se venda lo que tienen para salir a comprar más, eso es sobre el Covid, pero enganchado a eso va la especulación con el mercado cayendo en las últimas semanas”.

Consultado si Uruguay va a sentir esa menor demanda, Castiglioni dijo que el ganado que las plantas compran ahora en Uruguay es para cumplir contratos que se cerraron hace un mes y medio hacia atrás, las plantas frigoríficas tienen cerrados contratos de aquí a mayo, hay como un retraso sobre lo que pasa en China en este momento y lo que se está produciendo y embarcando en Uruguay.

“La realidad es que los precios están cayendo, hay que ver si esto se revierte y el período ventana entre la caída y la remontada qué tan grande o chico es para ver cómo pega”, pero los negocios a junio o julio se pactan a menores valores, “estamos entre 200 y 400 dólares menos por tonelada, dependiendo del corte, entre un 10% o 15% menos”, enfatizó.

De todas maneras, “comparado con el histórico, los precios son excelentes, la demanda es brutal cada vez se llevan más productos. Si uno ve la foto del trimestre los precios están siendo más altos y con demanda sostenida, un mes más y otro mes menos. No se trata de generar preocupación”, subrayó.

EUROPA.

En cuanto a Europa, Castiglioni dijo que se realizó en Barcelona la feria alimentaria que “es importante”, y “se ve muy buena actividad, teniendo en cuenta que el Covid es cosa del pasado, con la eliminación de tapabocas a excepción del transporte público y hospitales”.

Además “hay gran movimiento del turismo y de consumo con los precios del cerdo y el vacuno que han remontado, esperando la víspera del verano”.

ENTREVISTA COMPLETA.

EMBOTELLAMIENTO LOGÍSTICO MARÍTIMO.

El Dr. Nicolás Albertoni difundió ayer la imagen del mayor embotellamiento logístico marítimo de la historia ante el cierre del puerto de Shanghái. “Es posible que estemos ante un colapso de cadena de logística global si no se plantea una solución urgente”, opinó.

Albertoni es profesor de alta dedicación del Departamento de Administración y Negocios de la Universidad Católica del Uruguay.

Precio de la carne: “Vamos a seguir a niveles altos, por un tiempo que no parece ser corto”.

Precio de la carne: “Vamos a seguir a niveles altos, por un tiempo que no parece ser corto”.

“En el mundo están los fantasmas del cambio abrupto y que no se pueden prever, como puede ser la guerra”.

Daniel de Mattos, asesor de BPU dijo que “el mercado internacional está como nunca. En 2018 o 2019 no vivimos un mercado tan pujante a este nivel de precios”, y observó que “hay sectores que están llegando a niveles de precios en los que “prefieren sustituir el producto, sobre todo los que compran para procesar, para hacer alimentos de consumo final”.

“¿Qué señales son estas? No lo sé, hay algunos actores que parece ser que llegaron a niveles de precios que su mercado no está dispuesto a pagar”, comento.

Respecto a China dijo que “sigue muy pujante” con “productos estrella que siguen estando a nivel de precios históricamente altos y debemos esperar para ver cómo se da el mercado, pero no creo que haya una bajada a niveles que estábamos acostumbrados antes, vamos a seguir a niveles muy altos y por un tiempo que no parece ser muy corto”.

Sin embargo, “en el mundo están los fantasmas del cambio abrupto y que no se pueden prever, como puede ser la guerra”.

OFERTA Y DEMANDA.

Consultado sobre si estamos preparados para producir lo que el mundo nos demanda, De Mattos dijo que esa demanda “está caminando bastante más arriba que la oferta y eso hace que los niveles de precios estén tan altos”.

“Uruguay tiene oportunidad de producir más, tenemos capacidad, conocimiento técnico, profesionalismo para producir, pero hay algunas amenazas porque eso requiere de sistemas con mayor utilización de energía y por tanto una duración insumo producto diferente, y si hay algo que estamos viendo con esta guerra es que va a cambiar el mundo”,

Además de cambiarlo el conflicto se desarrolla “en una zona que provee mucho insumo para la agricultura, no solo combustibles sino fertilizantes y eso ya está mostrando un aumento mucho más loco que el de los alimentos, y va a desafiarnos desde el punto de vista de los costos de producción, en especial cuando uno habla de costos en relación insumo-producto con mayor intensificación”.

“Hay que ver cuánto dura todo esto y si va a afectar a nivel de producción, pero estos precios de la carne no hay duda que los sistemas ganaderos ya se están intensificando y respondiendo con mayor producción”, concluyó.

Gerente de Marketing de INAC: Esperamos un 2022 “firme y con buenas expectativas”.

Gerente de Marketing de INAC: Esperamos un 2022 “firme y con buenas expectativas”.

El Ing. Lautaro Pérez, gerente de Marketing del Instituto Nacional de Carnes se refirió a los mercados estratégicos para la carne uruguaya y la tendencia mundial de las carnes. También explicó los “niveles de acción del INAC y la tendencia mundial de los precios en un ciclo al alza que comenzó en 2020.

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) ha mantenido una “actividad continua en China por la oficina que se abrió allí hace más de un año, pero en el resto de los países todas las actividades que tienen que ver con la construcción de marca y la promoción se hizo a través de las embajadas. Esperamos que pasada esta última ola del Covid volvamos” a el trabajo natural en todos los países, dijo el Ing. Lautaro Pérez, gerente de Marketing de esa institución.

“El énfasis lo hacemos en los países que son el centro de la estrategia que son China por lo que significa por el potencial del mercado, Japón, el sudeste asiático, Corea del Sur. Japón sigue siendo marginal pero el año pasado Uruguay tuvo un aumento importante” de los envíos con un “desarrollo bastante interesante y hay un trecho en el que seguir”, comentó. Otro país que forma parte “del foco estratégico de Uruguay es Estados Unidos”.

En cuanto a la Unión Europea, éste bloque presenta “un esquema de mantenimiento porque el acceso de Uruguay está incambiado y va a ir disminuyendo”. A su vez está Brasil que también forma parte de ese “mantenimiento”, y por último hay países con “más desarrollo como los de Medio Oriente con los que vamos a tener algunas actividades”, anunció.

Esos países que miramos “son los que tienen el mayor atractivo que está dado por el tamaño y el crecimiento” que muestran, y “ahí entran a jugar los factores de acceso”.

LOS NIVELES DE ACCIÓN DEL INAC.

El 20 de enero INAC realizó en China un webinario de carne ovina dirigido a operadores del sector comercio, fue la primera actividad realizada en aquel país enfocado exclusivamente en la carne ovina (foto). Consultado al respecto, Pérez dijo que el resultado lo dejó “altamente conforme y que es un debe” de Uruguay el desarrollo de la carne ovina para China que es el principal importador del mundo y es el principal importador de carne ovina de Uruguay, además de que tiene “un enorme potencial de desarrollo, pero hay que conocerlo y trabajarlo”.

Explicó que no es posible “estar en todos los mercados con el mismo énfasis, entonces parte de la estrategia exige seleccionar y focalizar los esfuerzos y la inversión” que se vaya a realizar. Cada mercado requiere un esfuerzo “distinto”.

Así, cuando uno dice “carne ovina en China, el trabajo tiene que ve con los usuarios de carne como empresas de procesamiento, distribuidores mayoristas, pero no tanto a nivel de consumidor del cual todavía estamos lejos”.

Con la carne vacuna ocurre que “sí estamos cerca del consumidor y hay más potencial de desarrollo, entonces los esfuerzos que hay que hacer son diferentes y lo que tratamos de hacer es focalizarnos en los países donde el atractivo es mayor y en distintos niveles”.

 Esos niveles están compuestos por diferentes escalones de acción. Uno incluye “el procesamiento de la carne y del sector de servicios a los restaurantes, después están los supermercados y las tiendas minoristas, y por otro lado lo que tiene que ver con el consumidor y la llegada a él que por el avance digital es posible hacerlo”.

A nivel de comercio “hay otras acciones” que “Uruguay ha realizado como las ferias y otro tipo de actividades que son una parte más” de los niveles que desarrolla INAC.

De todas formas, “es importante ir hacia adelante en esa cadena” de distintos escalones y “trabajar con los operadores de los restaurantes, con cocineros, chefs, con los operadores carniceros en los supermercados, las carnicerías y el consumidor”.

Volviendo a China y la carne ovina, Pérez dijo que ese país “es un importador gigante” para ese tipo de carne, con “más de US$ 2.000 millones de importación”. Las particularidades que tiene es que “está muy condicionado a la producción interna”. El stock interno excede los 300 millones de cabezas, y “el gran desafío es que a veces ocurren variaciones importantes en du producción y eso hace que se alteren los precios en forma rápida, entonces hay una volatilidad mayor que en otros países, pero es estructuralmente deficitario, lo va a seguir siendo, y precisa una importación continua a lo largo de todo el año para satisfacer ese desabastecimiento”.

Las compras chinas son de carcasas y eso “nos viene muy bien para complementar otros mercados importantes que tenemos como el brasilero”.

ACERCAMIENTO DE ARGENTINA CON CHINA.

La semana pasada el presidente argentino Alberto Fernández visitó China y se reunión con autoridades de ese país.

Sobre el acercamiento que pretende el país vecino, el Ing. Pérez dijo que “las carnes están saliendo de una situación atípica con la salida temporal de Brasil cuando era el 40% de suministro de carne a China, y a eso se sumó lo que sucedió con Argentina y Australia. Todo eso generó una situación sumamente anormal y hora se está volviendo a un cause más esperable, y en ese contexto se dan movimientos estratégicos y fundamentales entre los que está el acercamiento de Uruguay con China y lo que hace Argentina que ve las mismas oportunidades que vemos todos en el suministro de proteínas cárnicas”, incluyendo la vacuna, el cerdo y las aves.

PERSPECTIVAS PARA 2022.

Respecto a qué esperar en este año, dijo que “el balance en términos de formación de precios es positivo, esto quiere decir que va a seguir habiendo mayor demanda de carne”.

Durante la pandemia el efecto estuvo “más del lado de la oferta que de la demanda, ésta ha continuado y aumentó, eso va a seguir ocurriendo este año y particularmente cuando se activen los mercados” una vez que la situación sanitaria se supere.

Para este año “esperamos una demanda firme, pero el cambio principal que trajo la pandemia fue en las restricciones de la oferta en varios países, restricciones logísticas, los procesos de inflación como en Estados Unidos, y también en Estados Unidos hay graves problemas para la producción y el procesamiento de la carne porque no hay gente para las industrias, no hay camioneros, no hay gente para mover la mercadería y los productos. Eso generó un desbalance entre la oferta y la demanda” que a su vez derivó en “precios altos”.

Brasil y Chile son dos ejemplos de países de la región que tuvieron alto valor en las importaciones de carne.

Estamos esperando un 2022 “firme y con buenas expectativas” y que países como China “vayan a la normalización y salga de la anormalidad del año pasado”.

Según analistas internacionales, todos los commodities agropecuarios han entrado en un ciclo al alza: “El ciclo 2015/2020 se mantuvo estable y hacia abajo, y a partir de 2020/2021 con proyecciones por 5 años, estamos en un nuevo ciclo de precios al alza, son datos que hay que tomar con precaución, pero estoy haciendo referencia a los estudios y proyecciones internacionales de los commodities agropecuarios”, señaló.

ENTREVISTA COMPLETA AL ING. LAUTARO PÉREZ.

Lautaro Pérez, INAC.

Pin It on Pinterest