Agricultores europeos piden más ayudas ante el precio de los fertilizantes que aumentaron 149%.

Agricultores europeos piden más ayudas ante el precio de los fertilizantes que aumentaron 149%.

El aumento del precio de la energía ha hecho subir el coste del fertilizante.

Es como un círculo vicioso: Energía más cara significa fertilizantes más caros que deben pagar los productores. Una posible respuesta de los agricultores es ahorrar en fertilizantes, pero eso llevaría a un menos rendimiento de los cultivos. Menos cultivos implica menos productos en el mercado, por lo tanto alimentos más caros para el consumidor.

149% es lo que ha aumentado el precio de los abonos en la UE en un año. Dominique Lebrun, agricultura, cree que el costo de la tonelada de los fertilizantes se disparó porque la producción de abono nitrogenado depende del precio del gas natural, que se ha incrementado drásticamente en los últimos meses.

“Es muy complicado, con todo lo que está pasando, en el contexto actual, la subida de la energía y todo eso, y los fertilizantes están subiendo. Así que es muy complicado. Tenemos que tomar decisiones que no son fáciles porque si compramos en el momento equivocado o si vendemos en el momento equivocado, es catastrófico para nosotros”, dijo Lebrun.

Además de estar al frente de su explotación familiar de cien hectáreas en la que produce cebada, trigo y remolacha, Dominique Lebrun también negocia ahora los precios. Está buscando el mejor momento para comprar abonos y fertilizantes como para vender su producción.

Para hacer frente a esta situación, la Comisión Europea presentó a principios de mes una comunicación para garantizar la disponibilidad y limitar el costo de los fertilizantes. La iniciativa propone ayudas específicas para los agricultores, prácticas más sostenibles y un mayor uso de fertilizantes orgánicos.

Pero para la Federación Europea de Sindicatos y Cooperativas Agrícolas (COPA) estas medidas son remedios a largo plazo.

“No mencionan cómo se va a financiar, ni que tiene un costo enorme para los agricultores. Por eso demandamos un impuesto sobre los beneficios inesperados ya que hemos visto ganancias masivas por parte de la industria de los fertilizantes, en esta época de crisis”, expresó el vicepresidente de COPA, Tim Cullinan.

“Es necesario que haya más transparencia en lo que sucede en la industria de los fertilizantes”, reclamó, y agregó: “La Comisión debe presentar ahora más medidas a corto plazo”.

AMENAZA PARA LA PRODUCCIÓN – La crisis de los fertilizantes amenaza la próxima cosecha. Si los agricultores ahorran fertilizante, podría haber menor rendimiento, menor producción y, por tanto, alimentos más caros. (Gregoire Lory en Euro News).

Servicios Agrícolas y CAF cerraron un nuevo curso de manejo poscosecha de granos.

Servicios Agrícolas y CAF cerraron un nuevo curso de manejo poscosecha de granos.

Se capacitaron 42 personas, quienes ya han podido aplicar los conocimientos adquiridos.

Culminó una nueva edición del curso Idóneo en manejo poscosecha de granos, que cada año organizan la Dirección General de Servicios Agrícolas del Ministerio de Ganadería, Agricultura, Pesca (DGSA/MGAP) y Cooperativas Agrarias Federadas (CAF). Los cursos buscan capacitar y actualizar el conocimiento de los técnicos del sector en buenas prácticas agrícolas luego de las cosechas.

El curso apuntó a personas con ciclo básico aprobado (3° año de liceo o su equivalente en UTU), así como técnicos y operadores que ya trabajan en el área y quieren profesionalizar su gestión. La capacitación se realizó a través de cuatro módulos: Introducción, Técnicas de laboratorio, Recibo y almacenamiento, y Control y manejo de plagas.

La directora de la DGSA, Ing. Agr. Ana Ureta, dijo que es un curso de “excelente nivel”, y este año fueron 42 los participantes.

“Cada año, vamos ajustando detalles y mejorando tanto la planificación como el contenido del mismo. Durante este camino, la pandemia nos condicionó y nos obligó a trabajar para adaptarnos al formato virtual”, agregó.

Explicó que toda la experiencia generada ha permitido “llegar a un buen balance entre clases virtuales y presenciales”, a la vez que también resaltó que este año se incorporaron visitas a diferentes empresas del sector como molino, planta de acopio de granos y terminales portuarias.

También subrayó que el curso cuenta con una plantilla docente integrada por profesionales nacionales de instituciones públicas y privadas, con gran experiencia en los distintos aspectos vinculados a la post cosecha de granos.

“Estamos convencidos de que esta formación, que apunta a capacitar y actualizar recursos humanos para trabajar en el sector, es un aporte importante en momentos en que es necesario contar con personal especializado que pueda desarrollar con autonomía y buen desempeño las diferentes tareas en cada uno de los eslabones de la cadena productiva”, consideró Ureta.

Atanasio Echaníz del área comercial de Calmer, destacó como “fundamental tener un conocimiento amplio de todo lo que implica la tarea de los granos, tanto en los aspectos comerciales como operativos”.

“El curso me aportó elementos muy valiosos a la hora de hablar con el productor sobre la situación del grano”, por ejemplo, “hace unos días inició la cosecha de cebada y apareció alguna maleza en un camión. Inmediatamente pude reconocerla, ir a la planta y pedir un nuevo chequeo del lote. Son herramientas que me dio el curso”, enfatizó.

Susy Geymonat, otra de las participantes, vive en Ombúes de Lavalle (Colonia), donde trabaja en el campo experimental de la empresa Maltería Uruguay, realizando tareas de investigación y desarrollo. “En el área, probamos y hacemos seguimiento de diferentes variedades de cebada para ver cómo se comportarían en futuras cervezas. Mi trabajo comprende todo el ciclo: la preparación de la semilla, la siembra, la mantención del campo, las fertilizaciones, la cosecha y la preparación de muestras para la posterior realización de micro malteo. Es un lindo trabajo, pero centrado en la cebada, por eso valoro que el curso me permitió conocer otras variedades de granos”, contó.

Su intención era capacitarse desde “hace años”, y fue “la virtualidad que hizo más fácil participar, porque lo pude compaginar con mi trabajo”.

“Las visitas que hicimos a las plantas de Nueva Palmira fueron espectaculares, estuvieron muy bien organizadas y permitieron ver buenas prácticas que ya transmití a mis compañeros de trabajo. También destaco las clases que tuvimos en el laboratorio de Dolores, porque pudimos conocer cómo se trabaja con infraestructura y máquinas de avanzada, y de donde también me traje ideas de mejora para mi trabajo”, concluyó.

CURSO 2023.

Los interesados en participar del curso 2023 pueden recibir información a través de las Cooperativas Agrarias Federadas (CAF) en su página web o ingresando directamente a CONTACTO – Cooperativas Agrarias Federadas – CAF

Contacto con CAF: Río Negro 1495, piso 2, Montevideo; o al teléfono 2900.00.12.

Fuente CAF con adaptaciones para Todo El Campo.

Disminuyó el área del campo natural, el Ing. Marcelo Pereira explicó por qué eso es preocupante.

Disminuyó el área del campo natural, el Ing. Marcelo Pereira explicó por qué eso es preocupante.

La gran competitividad que tiene Uruguay viene dada por su campo natural y por eso el país debe discutir y definir la estrategia para un proceso de intensificación.

Uruguay pasó del 60% de campo natural al 51%, esa caída preocupa. Marcelo Pereira, ingeniero agrónomo del Instituto Plan Agropecuario y presidente de la Mesa de Ganadería Sobre Campo Natural (MGCN) explicó por qué causa preocupación y la importancia que el campo natural tiene para la producción nacional, así como el valor en el mundo dadas las condiciones que se presentan respecto al cambio climático.

“Tener campo natral nos va a dar la posibilidad de diferenciarnos del resto del mundo”, hay países como Nueva Zelanda que están en un proceso de recomposición, caminando hacia atrás y Uruguay debería aprender de los errores que otros cometieron para no repetirlos aquí.

En declaraciones al programa Diario Rural (radio Rural), el técnico y estudioso del tema dijo que las últimas cifran referidas al pasto natural “arrojan un cambio en el uso del suelo y lamentablemente estamos en el 51%, o sea que hubo un cambio importante respecto a lo que se decía hasta hace poco tiempo”, que estimaba entre el 60% y 70% a nivel nacional.

Uruguay tiene 17 millones de hectáreas -176.000 km cuadrados-, de las que 14 millones son productivas. De ese total, 1 millón corresponden a la forestación, 1,5 millón a la agricultura, “y las praderas son un porcentaje importante”. Del conjunto de los “17 millones, 9 millones de hectáreas son de campo natural”, un descenso de los 10 millones de los que se hablaba antes, precisó en declaraciones al programa Diario Rural (radio Rural). Ese cambio genera preocupación.

Pereira aclaró que los datos tienen un margen de error porque las “cifras se obtienen por satélite y éste es incapaz de diferenciar si es campo natural o un gramillal, por lo que los datos pueden incluir cosas que no son campo natural”.

“Lo preocupante” de ese cambio es no saber “hasta cuándo va a seguir la diminución” porque “no hay que olvidarse que la gran competitividad que tiene Uruguay viene dada por su campo natural y por eso el país debe discutir y definir la estrategia para un proceso de intensificación”, expresó.

Señaló que en la MGCN hay acuerdo sobre la “intensificación sostenible, y ahí el campo natural juega un rol fundamental, y preocupa la disminución porque en un contexto de cambio climático el único recurso forrajero adaptado a todo lo que está sucediendo es el campo natural”, subrayó.

NO ES UN CAPRICHO.

No se trata de un capricho sino que es un sistema que “tiene una adaptación evolutiva de miles de años y para nuestra ganadería significa un rol de resistencia y resiliencia”, lo que quiere decir que “frente a todos los cambios son adaptadores y con gran capacidad de recuperación. Por eso preocupa la tendencia” a la baja del área.

Pereira subrayó que en el contexto global en que vivimos, “tener campo natral, nos va a dar la posibilidad de diferenciarnos del resto del mundo” donde aquellos “han desaparecido y están desapareciendo”.

En cambio nuestro país “tiene un porcentaje importante respecto a nuestros vecinos” y “la cuenca de pastizales del Río de la Plata es de los pastizales más grandes del planeta, y por eso la preocupación. No es un capricho”, reiteró.

Sin embargo, también se tiene consciencia de que “el productor chico sólo a base del campo natural no puede vivir, entonces hay propuestas de intensificar”.

APRENDER DE LAS MALAS EXPERIENCIAS QUE HAN TENIDO OTROS PAÍSES, COMO NUEVA ZELANDA, O EN EUROPA.

El técnico dijo que Uruguay debe actuar con inteligencia y ver qué está sucediendo en otras partes del mundo, por ejemplo en Europa o con países como Nueva Zelanda.

“Todos los países que han ido muy para adelante están volviendo para atrás”, es el caso de Europa. “Nosotros estamos yendo para adelante pero ellos vienen para atrás, entonces ¿por qué no observar a los que han ido para adelante y ver los problemas que han tenido y nosotros tratar de evitar caer en ellos?”, planteó.

“Nueva Zelanda está 30 años adelante que nosotros, y 30 años con problemas que (en Uruguay) recién ahora estamos observando. Pero Nueza Zelanda tiene problemas ambientales importantísimos que cuestionan la producción que están haciendo. Ellos están tratando de volver para atrás, están dejando que los cerros se ‘arbusticen’ como era originalmente el ecosistema y por eso la gran preocupación por el campo natural”.

Pereira señaló que “hay países que han eliminado el ecosistema y tienen serios problemas ambientales, es el caso de Nueva Zelanda, país que tenía un origen de vegetación boscosa que fue eliminada toda quemándola y plantando trébol blanco y raigrás”.

Más adelante continuó: Lo que sucedió es que aplicaron fósforo que acabaron “contaminando la mitad de los lagos” del país. “Nueva Zelanda posee 3.500 lagos y hay más de 1.700 en los que una vaca toma agua y se muere”. Pues bien, cuando los neozelandeses “aflojaran las fertilizaciones con fósforo la mitad de los cerros se les cayeron, hay desprendimiento de tierras, y cuando un lago se contamina demora un tempo no menor a 70 años en recuperarse”.

La conclusión de eso es que “nosotros tenemos que ser inteligentes en ese tema y por eso la importancia del campo natural”.

Pero para que el campo natural sea viable “se deben incluir módulos, en la propuesta avalada por la Mesa, la inclusión de módulos de alta producción forrajera es necesaria, no se puede pretender que una persona con 100 hectáreas de campo natural pueda vivir, sino mejora algo es imposible compatibilizar el tema de conservación y producción. Esos módulos de alta producción forrajera, hechos con criterio agroecológico y de conservación, son más grandes cuanto mas chico el predio, y son más chicos cuanto más grande es el establecimiento”.

“NADIE ESTA CONTRA LA INTENSIFICACIÓN”.

Insistió que “nadie está contra la intensificación, ésta se da por sí sola y se está dando”, no obstante, “el país tiene que tener un norte sobre qué es lo que quiere en ese proceso de intensificación en el cual el campo natural debe cumplir un rol importante complementado con otras cosas, como la rotación agrícola ganadera, si alguien quiere hacer forestación que lo haga. Nadie está en contra de eso, pero el campo natural tiene su sentido”.

De todas maneras, “una de las claves de ese proceso de intensificación es el mejor manejo del campo natural, porque puede producir bastante más, pero no exijamos tanto porque si le exigimos y le echamos fertilizantes se desordena, porque está acostumbrado a trabajar con bajos insumos, es un proceso evolutivo de miles de años”.

Comparó el campo natural como la torta en la cual la frutilla es la intensificación que “puede ser pradera, puede ser rotación agrícola ganadera, pero en lo posible cada establecimiento tiene que tener un porcentaje de campo natural que sea aguantador y con capacidad de recuperación, porque el cambio climático no es una suposición, ya hay suficiente evidencia que se está dando”.

Por otro lado, destacó que “el campo natural se valoriza por sí solo cuando hay déficit hídrico”.

EL CAMPO NATURAL DINAMIZA LA PRODUCCIÓN GANADERA.

Asimismo, cando “empezamos a trabajar con más pasto, todo el sistema se dinamiza. Quiere decir que al trabajar con más pasto trabajamos con un poco menos de cabezas de ganados, pero la carga, los kilos de carne, a la larga aumenta; se dinamiza la productividad que aumenta y teóricamente -porque se está investigando en este momento- la fijación de carbono es mayor. Esa es la propuesta y todo el país está alinead en el mismo sentido”.

“La propuesta de las instituciones de investigación y de extensión es trabajar con más pasto y eso dinamiza todo el sistema, y eso se llama manejo del pastoreo y es independiente del método. Eso que quede claro: es más importante el manejo del pastoreo que el método”, remarcó.

ENTREVISTA COMPLETA AL ING. MARCELO PEREIRA.

Proyecto de seguros agrícolas procesa primeros pagos por US$ 83.000 a aglutinadores y productores.

Proyecto de seguros agrícolas procesa primeros pagos por US$ 83.000 a aglutinadores y productores.

Ya se ingresaron y verificaron datos de 50.000 hectáreas, otras 80.000 hectáreas se encuentran en proceso de validación. El 9 de diciembre acaba el plazo de ingreso de la información.

En julio de 2021 Uruguay comenzó a implementar el programa piloto del proyecto Sistemas Agroecológicos Resilientes del Uruguay (SARU) que tiene una duración de tres años, desde 2021 a 2024. El primer paso fue la convocatoria a aglutinadores de productores.

El objetivo principal del proyecto es generar información georreferenciada de rendimiento y otros datos de chacra aportados por aglutinadores de productores. Con esos datos disponibles, se los integra con variables agroclimáticas y de suelos para mejorar la evaluación del riesgo de pérdidas en los cultivos de secano. De esa manera se contribuye a la mejora de la oferta de seguros agrícolas, a la toma de decisiones y al diseño de políticas de gestión de riesgos y de líneas de investigación para cultivos de secano.

En setiembre quedó habilitado el ingreso de la información georreferenciada de chacras de la zafra 2021/22 en el sistema de información de la Dirección General de Recursos Naturales (DGRN) del MGAP.

La carga de datos al sistema se apoya en la figura del aglutinador, quien valida y carga la información productiva de los productores que nuclea.

DOS FORMAS DE PAGO.

Luego de verificada la consistencia de la información ingresada al sistema por parte de DGRN, se procede al pago de dos tipos de apoyos: (i) a los aglutinadores, para financiar los gastos administrativos incrementales generados por la recolección, validación y transferencia de datos al MGAP (en función de la superficie informada, con un máximo de US$ 15.000 por aglutinador), y (ii) pago compensatorio a las primas de seguros con coberturas de rendimiento contratados por el aglutinador a nombre de sus productores (por un monto de US$ 10 por hectárea, hasta un máximo de 300 hectáreas por productor).

PLAZO PARA INGRESAR INFORMACIÓN CIERRA EL 9 DE DICIEMBRE.

La carga de información al sistema del MGAP sigue avanzando por lo que hasta el momento se ingresó y verificó la consistencia de datos de unas 50.000 hectáreas, al tiempo que otras 80.000 hectáreas se encuentran en proceso de validación.

De este modo, el MGAP procedió a realizar los primeros pagos de apoyos a los aglutinadores y productores participantes por un monto equivalente a US$ 83.000.

Para la zafra 2021/22 se espera obtener información georreferenciada de unas 370.000 hectáreas, lo cual implicará un pago total de apoyos por parte del MGAP de unos US$ 270.000.

El plazo máximo para el ingreso de información al sistema de DGRN es el viernes 9 de diciembre. El proyecto es liderado por la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa), con el apoyo y participación de la Dirección General de Recursos Naturales, la Unidad de Gestión de Proyectos y el Sistema Nacional de Información Agropecuaria. (MGAP).

Canola. ALUR exportará el 30% de la producción nacional.

Canola. ALUR exportará el 30% de la producción nacional.

Uruguay y Canadá son los únicos países en América que cultivan la referida oleaginosa.

El presidente de Alcoholes del Uruguay (ALUR), Alfredo Fernández Sívori, informó que el organismo ya compró 50.000 toneladas de la oleaginosa, de un volumen total estimado de entre 80.000 y 100.000, que será procesado como aceite comestible y biodiesel para venderlo a Europa. Asimismo, adelantó que este año la institución lleva recolectados más de 75.000 litros de aceite usado de cocina, que convirtió en biodiesel para exportar.

ALUR dispuso la compra del 30% de la producción nacional de canola, estimada en 80.000 a 100.000 toneladas, de las que hasta mediados de mes llevaba adquiridas 50.000, informó Fernández e informó Presidencia en su página web.

El jerarca indicó que ese volumen se procesará para la fabricación de aceite y biodiesel con destino a la Unión Europea.

Uruguay y Canadá son los únicos países en América que cultivan la referida oleaginosa, explicó; y resaltó que nuestro país puede cosecharla a contraestación, que un 40% puede ser convertido en aceite y que el producto tolera temperaturas inferiores a los 10 grados, por lo que es muy requerido en el hemisferio norte.

La infraestructura de la que dispone Ancap es adecuada, aunque en la medida en que esta unidad de negocios crezca como se espera será necesario disponer de un mayor número de tanques en la refinería de La Teja y una bomba de mayor caudal, consideró.

LA ENERGÍA SE TRANSFORMA.

Además, ALUR promueve el programa La Energía se Transforma, mediante el cual, desde setiembre de 2014, ha recolectado y reciclado 2.500.000 litros de aceite usado de cocina. En cuanto a la recolección doméstica, el plan funciona en 32 lugares de los departamentos de Montevideo, Canelones, Maldonado, Paysandú y Florida. En el ámbito comercial, abarca más de 60 puntos, donde se recicla el aceite de cocina usado de diversas empresas.

En 2022 el organismo recolectó más de 75.000 litros de aceite usado de cocina, que convirtió en biodiesel de segunda generación. En este caso, la biomasa procede de residuos de cultivos, de subproductos de las industrias alimentaria y forestal.

Esta iniciativa, agregó el jerarca, además de posibilitar que se genere un producto de exportación, le permite a Uruguay “mantener la impronta de un país respetuoso del medio ambiente”.

En ese sentido, recordó que ALUR recibió por cuarto año consecutivo un reconocimiento a las mejores prácticas empresariales que contribuyen al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, otorgado por la Red de Empresas por el Desarrollo Sostenible (Deres).

HIDRÓGENO VERDE.

Fernández Sívori adelantó que ALUR y Ancap están comenzando a trabajar en un proyecto destinado a la exportación de hidrógeno verde con dióxido de carbono biogénico, que se obtiene en su totalidad de materia prima reciclable.

Arroceros expresaron “gran preocupación” por la política cambiaria.

Arroceros expresaron “gran preocupación” por la política cambiaria.

En el comunicado de ACA se expresa que “ya se insinúan dificultades para producir”.

La Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA) se reunió en la tarde del martes 29 resolviendo expresar al Gobierno su parecer sobre la política cambiaria y a la industria la necesidad de adecuar los costos.

En el comunicado elaborado después de la Asamblea Anual Ordinario, ACA resolvió “manifestar al Gobierno y a la opinión pública su gran preocupación en materia de la realidad cambiaria del país”.

La institución que representa a los arroceros señala que “la evolución del tipo de cambio afecta a todos” los que participan de la agroexportación porque se genera “una pérdida de competitividad real”.

Además “ya se insinúan dificultades para producir por los altos costos resultantes, hecho que se acentúa en los procesos que más valor agregan”.

Por otra parte, ACA considera que “el sector industrial que participa del precio convenio debe adecuar su estructura de costos y sus operaciones para aprovechar el flujo comercial de exportaciones de arroz con cáscara, de forma tal que el productor reciba el beneficio de la relación valor/costo de estos negocios en el precio a ser recibido por la bolsa de su arroz”.

Pin It on Pinterest