No es correcto decir que el país está lleno de garrapatas.

No es correcto decir que el país está lleno de garrapatas.

En Uruguay la presencia de la garrapata varía por zona del país, y donde la hay también cambia la forma y el daño que causa.

Montevideo | Todo El Campo | “No se puede generalizar el problema de garrapata a todo el país”, dijo el Dr. Diego de Freitas, director de Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

En declaraciones al programa Diario Rural (CX4 Rural), el titular de la Dirección General de Servicios Ganaderos (DGSG) informó que los días jueves 8 y el viernes 9 de agosto se realizará en el departamento de Rivera una jornada sobre el tema, y que se van a invitar a autoridades de Argentina y Brasil, a las gremiales y a los productores.

“Va a ser una jornada muy importante para ver qué situaciones tenemos hoy en Uruguay y en la región”, y para poder “lo que estamos haciendo en cada país”.

Serán dos jornadas “muy importantes para actualizar la campaña contra la garrapata”, añadió.

LOS TRES ESCENARIOS QUE TIENE URUGUAY.

En el caso de Uruguay, las “situaciones de garrapata son totalmente diferentes” según las zonas del país que se observen. Tenemos “zonas complicadas y otras, como por ejemplo en Rocha, en las que nos están pidiendo que decretemos una zona libre de garrapata”.

Cuestionó la imagen de que todo el país sufre el mismo problema de igual forma, porque eso no es así. “Muchas veces sentimos como que el país está lleno de garrapatas pero la realidad no es esa. Sí hay garrapatas, y hay diferentes escenarios”. Esos escenarios son tres: “El de los predios con garrapata controlada, el de los predios con garrapatas con multiresistencia, y los predios sin garrapatas”.

La situación “no se considera descarrilada”, expresó, y agregó que “servicios Ganaderos considera que la garrapata está controlada, aunque hay lugares con problemas, pero de hí, decir que el país está lleno de garrapata, eso no es así”.

En Brasil, el mayor consumo interno podría estimular la demanda de ganado en pie.

En Brasil, el mayor consumo interno podría estimular la demanda de ganado en pie.

El mayor poder adquisitivo de la población puede estimular el consumo interno de carne vacuna y ayudar en la recuperación de los precios del ganado.

São Paulo, Brasil | Todo El Campo | Con la llegada de julio, el mercado de ganado en pie en São Paulo mostró consolidación. La consultora Agrifatto comentó que “el negocio está fluyendo normalmente” y las plantas de faena están evitando acumular grandes existencias en sus cámaras debido a la lentitud del mercado interno. “Este período del año es propicio para que la industria ajuste la producción”, explicó la consultora, y los analistas señalan que para el segundo semestre la situación es favorable para los ganaderos.

Agrifatto considera que “la actual tasa de desempleo no se considera un obstáculo para la economía” del país, “y el endeudamiento de los hogares se ha mantenido estable en el último mes”. Todo eso sugiere que el mayor poder adquisitivo de la población puede estimular el consumo interno de carne vacuna y ayudar en la recuperación de los precios del ganado.

Vinculado con lo anterior, el porcentaje de brasileños endeudados en junio de 2024 se mantuvo en el 78,8%, igual que en mayo/24. “El mantenimiento del indicador, después de tres meses consecutivos de aumento, revela que las familias están más preocupadas por sus facturas y están aprovechando el momento económico para consumir sin endeudarse”, señala Agrifatto.

Además, los analistas creen que el segundo semestre del año se caracterizará por un aumento en la creación de empleos, con lo que se generará un escenario en el cual el precio de la carne de vacuno, que se encuentra en niveles asequibles y competitivos en relación con otras proteínas, deja un campo abierto para una mejora en el consumo en el mercado interno.

Otro factor a considerar es la fuerte apreciación del dólar frente al real: “La moneda estadounidense se ha fortalecido en el mundo y ha ganado terreno incluso en comparación con monedas más estables como el euro”, mencionan los analistas de Agrifatto.

Sin embargo, continúa la consultora, un dólar más fuerte funciona como un arma de doble filo. Los informes contables de las exportaciones mejoran con un real más débil al convertir los ingresos.

Por otro lado, los precios de los combustibles están atados al dólar y la moneda fortalecida desde hace mucho tiempo encarece la logística de distribución de la carne en el mercado interno, lo que hace que los precios se reajusten al final para el consumidor.

LAS EXPORTACIONES.

Agrifatto destaca que el volumen de carne vacuna brasileña exportada en el primer semestre de 2024 fue excepcional. Se envió un total de 1,13 millones de toneladas de carne fresca, un volumen 29,1% por encima de lo exportado en el primer semestre de 2023.

“Históricamente, las cifras de exportación del segundo semestre del año son mejores”, concluye la consultora.

En base a Portal DBO, São Paulo.

Mercado de haciendas con una caída de la faena y ajuste de valores al alza.

Mercado de haciendas con una caída de la faena y ajuste de valores al alza.

Menor faena y aumento de valores para los novillos, las vacas y vaquillonas.

Montevideo | Todo El Campo | El mercado del ganando vacuno continúa firme, dijo la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) en la reunión del lunes 8 de julio sobre la semana del 1° al 6 de julio (semana 27).

En ganado gordo, para novillos, vacas y vaquillonas, los valores ajustaron al alza.

El comentario para los vacunos indicó que hubo “reducción de faena y una escasa oferta” mientras “el mercado continúa reflejando firmeza en todas las categorías”.

Novillos gordos, de exportación, especiales, en pie, US$ 2,13 (+3 centavos); a la carne, US$ 3,89 (+1 centavo).

Vaca gorda especial en pie, US$ 1,75 (+3 centavos); a la carne, US$ 3,65 (+6 centavos).

Vaquillona gorda especial, en pie, US$ 2,08 (+1centavo); a la carne, US$ 3,79 (+4 centavos).

Los valores promedios quedaron de la siguiente forma: el novillo gordo en pie US$ 2,03 (+1 centavo); a la carne US$ 3,82 (+3 centavos).

La vaca gorda, en pie, US$ 1,66 (+3 centavos); a la carne, US$ 3,57 (++ centavos).

Vaquillona gorda, en pie, US$ 2,07 (+2 centavos); a la carne, US$ 3,75 (+5 centavos).

OVINOS.

El comentario para los ovinos: “Con muy escasa oferta, mercado firme”.

Los precios se mantuvieron sin cambios en todas las categorías a excepción del borrego que subió 4 centavos a US$ 3,72.

El cordero, US$ 3,78; el capón, US$ 2,98; y la oveja, US$ 2,93, todos mantuvieron sus valores incambiados.

REPOSICIÓN.

La ACG comentó respecto a la reposición: “Demanda que actúa selectivamente en calidad y categorías. Mercado estable”.

El ternero bajó a US$ 2,52 (-2 centavos).

La ternera y la vaca de invernada subieron: la ternera a US$ 2,07 (+1 centavo), mientras que la vaca de invernada saltó a US$ 1,45 (+2 centavos).

FAENA.

En la semana se faenaron 34.996 vacunos y 7.707 ovinos, lo que significó una importante caída en ambas especies.

La faena de vacunos fue de 34.996, toral 6.205 menos a la semana anterior. Del total 34.996 discriminado por categoría resulta: 17.862 fueron novillos (51%); 11.488 vacas (32,8%); 4.948 vaquillonas (14,1%); 120 terneras (0,3%); y 578 toros (1,7%).

Los ovinos faenados fueron 7.707, total que muestra un descenso de 1.292 cabezas en comparación con la semana anterior. De ese total, 2.351 (31%) fueron corderos; los borregos 635 (8%); los capones 743 (10%); las ovejas 3.789 (49%); y los carneros 189 (2%).

Feedlots en Argentina: Récord de encierre.

Feedlots en Argentina: Récord de encierre.

Informe Rosgan. Pese a la buena receptividad en los campos, el primer semestre termina con un nuevo récord en nivel de encierre.

Santa Fe, Argentina | Todo El Campo | Aun en un contexto climáticamente muy diferente al visto el año pasado, los feedlots arriban a la mitad del año marcando un nuevo récord en cantidad de animales encerrados.

Según los datos reportados por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina (Senasa), al 1° de julio de 2024 los corrales albergaban un total de 2.046.000 de cabezas en stock cifra que, en números absolutos, supera la marca del año pasado, cuando en un contexto de fuerte seca llegaron a alojar hasta 2.030.000 de animales.

Sucede que, a pesar de las diferencias impuestas por el clima, el valor de la invernada prácticamente no ha logrado despegarse de los pisos registrados durante la zafra pasada. En consecuencia, la relación de precios entre el gordo y este ternero de reposición resulta históricamente baja. Esto ha generado una muy buena oportunidad de compra para los engordadores durante estos meses de zafra favorecidos, a su vez, por un precio del maíz hasta el momento barato y una reducción no menor en el costo financiero del negocio, por baja de tasas.

En adelante, a medida que la oferta de terneros comience a reducirse, algo que estacionalmente debiera comenzar a ocurrir a partir de este mes, el costo de esta reposición debería recuperar firmeza, máxime ante un valor del gordo que seguirá muy condicionado a la evolución de un mercado interno todavía debilitado.

Si observamos la relación de ingresos y egresos de animales de los feedlots, vemos que luego del fuerte llenado registrado durante el mes de mayo, junio resultó mucho más neutral. La cantidad de animales que ingresaron a los corrales durante el último mes pasó de 542.000 a 374.000 animales, mientras que los egresos pasaron de 395.000 a 373.000, determinando así un índice de reposición equivalente a 1, es decir que se repuso prácticamente la misma cantidad de animales terminados en ese mismo mes. A partir de ahora, los feedlots deberían entrar en un período de lento vaciamiento de su stock.

Su comportamiento estacional indica que a partir del segundo semestre del año la oferta de hacienda terminada debería comenzar a llegar con mayor contundencia al mercado. Durante este período los feedlots suelen aportar entre el 30% y el 35% de la oferta total de animales que llegan a faena.

En lo que va del año, la cantidad de animales enviados a faena se contrajo en un 10% respecto de 2023, un año en el cual el ritmo de faena se mantuvo prácticamente constante durante todo el año dada la fuerte presión de oferta registrada durante los primeros meses. Este año, a pesar de las diferencias que surgen desde el aspecto climático, tampoco vemos una estacionalidad muy marcada en el ritmo de faena entre el primer y segundo semestre del año. Por lo tanto, si el año pasado llegamos a faenar más de 14,5 millones de animales en todo el ciclo, la proyección para este año, debería situarse en torno a los 13,1 y 13,3 millones, dependiendo de cuan oportuna resulte la llegada de la primavera.

“El Border Collie es una herramienta de trabajo, cada vez se necesita más”

“El Border Collie es una herramienta de trabajo, cada vez se necesita más”

María José Scabino: “Era mal llamado ‘perro ovejero’, pero estamos mostrando que el perro de trabajo puede ser con ovinos como con vacunos”.

Trinidad, Flores | Todo El Campo | Uno de los cambios que se está dando en el campo uruguayo es la cada vez más frecuente presencia de perros de trabajo, lo que significa que se ha asumido conciencia y se crece en conocimiento sobre todo lo que un animal puede dar al servicio de la producción.

María José Scabino es instructora de perros y está ofreciendo cursos con Border Collie, con muy buena participación de productores y el replique de la iniciativa en varias zonas del país, con la novedad que los perros trabajan con ovinos -como todos estamos acostumbrados a ver-, pero también vacunos.

La profesional contó que su vínculo con los perros se inició hace muchos años cuando empezó a entrenarlos, pero su sueño siempre fue poseer un criadero, “y dentro de ese objetivo estaba algo que ahora se está dando: el poder ver buenos perros de trabajo en diferentes rincones del país, verdaderos Border Collie. De a poquito se fue dando”, agregó.

Ya lleva “varios años criando, y ahora llegó el momento de compartir conocimientos adquiridos”, algo que siempre hizo con cursos pero de manera “muy salteada”. Sin embargo, ahora se da esa posibilidad, habiendo realizado ya tres cursos, y el próximo mes será en Florida.

“LA GENÉTICA, QUE ES COMO LA MATERIA PRIMA”.

“El Border Collie es una herramienta de trabajo, cada vez se necesita más” y en el futuro “se va a necesitar más”, aseguró.

Scabino siempre supo que había interés pero la sorprendió que fuera tanto el atractivo que generan. Los cupos para los cursos se completan rápidamente, y deben ser limitados para que cada participante puede trabajar cada perro.

Respecto al desempeño dijo que “antes se dudaba” si el perro trabajaba solo con ovejas o podía hacerlo también con vacunos. “Era mal llamado ‘perro ovejero’ -recordó-, pero estamos mostrando que el perro de trabajo puede ser con ovinos como con vacunos. Tiene la genética para eso”.

Sobre las características de los perros aptos para esa tarea, dijo que deben ser “seguros de sí mismo y fuertes, que no es lo mismo que perros agresivos”, y de ahí la importancia “de la genética, que es como la materia prima”, porque “se puede enseñar perros cruza o sin la mejor genética para el trabajo, pero nunca será lo mismo que uno que es seleccionado por varias generaciones con ese fin”.

Los primeros ejercicios de preparación se hacen desde temprano, pero el momento para iniciarlo es relativo: “Hay cachorros que con 60 días, otros 4 meses o cerca del año muestran interés, y eso no quiere decir que sea mejor o peor, pero puede empezar a hacer ejercicios desde el momento que despierta el instinto”.

“El entrenamiento va a empezar cuando el perro esté maduro mental y físicamente”, subrayó.

INTERESADOS.

Quienes estén interesados en el tema pueden comunicarse al celular 091.972.811.

Foto: María José Scabino | Facebook.

AUDIO COMPLETO.

Entrevista realizada por el periodista Horacio Oyhenard para su habitual informe en el programa Diario Rural (CX4 Rural).

Este año el sistema criador tuvo un incremento del producto bruto del 130%.

Este año el sistema criador tuvo un incremento del producto bruto del 130%.

Diego Varalla señaló que “los sistemas criadores, a pesar de cosechar menos cantidad de terneros, por peso y precio pudieron incrementar el productor bruto de las empresas”.

Montevideo | Todo El Campo | En la presentación del taller de gestación vacuna que se realizó la semana pasada en el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), el Ing. Agr. Diego Varalla de la consultora Apeo realizó una exposición en la se refirió al resultado económico de las empresas ganaderas.

Al respecto, en declaraciones al programa Diario Rural (CX 4 Rural), Varalla dijo que en el período 2023/2024 “la cría recoge una menor cantidad de terneros productor de la preñez del año anterior”. Sin embargo “hubo una compensación con el peso de los animales”.

“Evaluamos el peso promedio de los animales según los remates por pantalla, y lo que vimos es que este otoño, respecto al anterior, los terneros estaban un 20% más pesados” como consecuencia de “varios factores”.

De esos factores Varalla mencionó que “la sequía pasada no permitió preñeces tardías”, es decir que “las preñeces a partir de enero se cortaron por una seca extrema en enero y febrero, por lo cual tuvimos pariciones tempranas”. En segundo lugar, “climáticamente tuvimos un régimen hídrico que generó que los campos naturales, a partir de octubre y noviembre empezaron a explotar en pasto y eso hizo que las vacas parieran con una condición corporal muy buena, produjeron mucha leche y los terneros terminaron con ese peso 20% superior”.

Otro componente que hizo al resultado fue “el precio de los animales, que no fue históricamente elevado pero sí estuvo entre el 10% y 15% por encima del otoño del año anterior que fue cuando tuvimos precios que se cayeron luego de la burbuja de 2022”.

“En resumen, los sistemas criadores, a pesar de cosechar menos cantidad de terneros, por peso y precio pudieron incrementar el productor bruto de las empresas”, subrayó.

Otro componente que hace a los sistemas productivos es el costo, y “el mayor se dio el año pasado cuando hubo que hacer muchísimo destete precoz no solo para poder preñar, sino también para poder salvar las vacas”.

Asimismo, hubo “un componente postsequía” con un “costo elevado de suplementación” que “incrementaron mucho el costo del ejercicio pasado (2022/2023); este año (2023/2024) el costo del destete precoz se dio al mínimo porque las condiciones climáticas fueron muy buenas, porque las pariciones fueron tempranas y las vacas recuperaron estado para el entore”.

Por tanto “los sistemas criadores tuvieron un incremento en el producto bruto, un descenso en los costos y eso hizo que en nuestras estimaciones el resultado económico estaría en el eje del US$ 45 por hectárea, versus US$ 20 por hectárea que nos había arrojado el período 2022/2023 por la sequía. Eso indica un incremento del 130%”.

EL MODELO QUE MÁS SE AJUSTA A URUGUAY Y EL RANKING DE VARIABLES QUE MÁS AFECTAN EL RESULTADO ECONÓMICO.

Por otra parte, Varalla dijo que “el modelo que más se ajusta a Uruguay es la cría sobre campo natural y campo natural mejorado, con una preñez del 80% u 85% que implica aplicar las tecnologías del taller de gestación”.

Esa cría del 80% tiene que ser con un entore de 24 meses, con lo cual el entore de 36 meses (3 años) ya no funcionaría y para lograr eso hay que criar mejor la ternera, para lo cual hay mucha información, y mantener el peso al destete del orden de 150 o 160 kilos.

A ese modelo de cría que es el que mayor retorno económico arroja, lo que hicimos fue un “ranking de variables que más afectan al resultado económico. La variable más sensible es la cantidad de vacas entoradas pro hectáreas”, o sea que “nos conviene tener más cantidad de vacas entoradas”.

La segunda variable que más afecta el resultado económico de la cría es el valor que adquiere la vaca que vende el sistema. Eso ocurre porque el 65% de los kilos de una canasta de venta de un sistema criador corresponde a vacas, y el 35% terneros, dantos en kilos. Como tenemos más kilos de vacas para vender en el sistema, la variación en el precio de la vaca es lo que hace que varíe más o menos el resultado económico de la cría y en ese sentido, lo que vemos es el peso de faena. En los años 90 ese peso de la vaca gorda era de 400 kilos, hoy es de 465 kilos según el promedio de los últimos años.

Entre esas dos primeras variables debe haber un equilibrio, porque si subimos una repercutimos en la otra. Hay que ir a un balance para cumplir con las dos condiciones: aumentar el número de vacas por hectáreas y poder cumplir con los pesos de carcasa requeridos por la industria para tener acceso a los mercados.

La tercera variable de importancia es el porcentaje de marcación, y ahí es importante observar cómo Uruguay en los últimos 50 años fue aumentando levemente el porcentaje de marcación pero con algunas características. Desde 1976 a 1995 se dieron ciclos de alta y baja preñez, un año y en el siguiente. “Era una dinámica de serrucho”. Desde 1995 al 2010 “la preñez se estabilizó y fue creciendo a una tasa constante, y en 2010 fue la cosecha de terneros en la sequía del verano de 2009”. De 2010 a hoy “estamos relativamente estabilizados con un nivel de marcación del 67%”.

No es menor observar los mínimos de esos períodos: “De 1976 a 1995, el peor año fue con 50% de marcación; del año 1995 al 2010 el peor año fue con 58% de marcación; y del 2010 a hoy, el peor año fue con el 62% de marcación”.

“No solo hemos ido mejorando la preñez, sino que hemos ido levantando los mínimos y levantar los mínimos implica adopción de tecnología”, subrayó.

Foto de portada X.

AUDIO COMPLETO.

Diego Varalla | Diario Rural | CX 4 Rural.

Pin It on Pinterest