Primer Día Internacional de la Sanidad Vegetal, sin el cual no hay seguridad alimentaria.

Primer Día Internacional de la Sanidad Vegetal, sin el cual no hay seguridad alimentaria.

El 12 de mayo se conmemoró por primera vez el Día Internacional de la Sanidad Vegetal, en el cual la FAO realizó un llamado para aumentar la inversión en innovación en un ámbito crucial para impulsar la seguridad alimentaria y transformar el modo en que se producen, distribuyen y consumen nuestros alimentos.

“En este primer Día Internacional de la Sanidad Vegetal, reflexionaremos sobre las innovaciones en el ámbito de la sanidad vegetal para la seguridad alimentaria”, señaló Qu Dongyu, director general de la FAO, añadiendo que se necesitan inversiones en investigación, desarrollo de la capacidad y divulgación.

“Tenemos que seguir incrementando la sensibilización mundial sobre la sanidad vegetal a fin de transformar los sistemas agroalimentarios para que sean más eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles”, expresó.

En la conmemoración realizada en Roma también hicieron uso de la palabra el ministro de Agricultura y Silvicultura de Finlandia, Antti Kurvinen; el ministro de Agricultura de Zambia,  Mtolo Phiri; la subsecretaria de Comercialización y Programas Reglamentarios de los Estados Unidos, Jenny Lester Moffitt; y el representante permanente de Argentina ante la FAO,  Carlos Cherniak.

PRIORIDADES ESTABLECIDAS POR LA FAO.

La FAO ha establecido varias prioridades relativas a la sanidad vegetal: Fomentar la elaboración y aplicación de las normas internacionales para medidas fitosanitarias a fin de proteger los recursos vegetales mundiales facilitando al mismo tiempo el comercio en condiciones de inocuidad, prestar atención a la gestión sostenible de plagas y plaguicidas mediante la promoción de la protección fitosanitaria verde y digital y crear entornos propicios para la sanidad vegetal mejorando la salud de los suelos, las semillas y los polinizadores.

La Organización ha destacado sistemáticamente que la protección de la sanidad vegetal es una tarea fundamental y muchos actores tienen un papel que desempeñar. Los gobiernos deben otorgar prioridad a la sanidad vegetal y su gestión sostenible a la hora de formular políticas y legislación; el mundo académico y las instituciones de investigación deben ofrecer soluciones basadas en datos científicos, y las organizaciones no gubernamentales, el sector privado y las organizaciones que aportan recursos deberían ayudar a desarrollar las capacidades y prestar apoyo técnico y financiero en relación con las mejores prácticas a fin de prevenir y gestionar las plagas y enfermedades de las plantas.

El Día Internacional de la Sanidad Vegetal se estableció a raíz de una decisión adoptada en marzo de 2022 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Fue promovido por Zambia y fue aprobado unánimemente en una resolución firmada conjuntamente por Bolivia, Filipinas, Finlandia, el Pakistán y Tanzanía.

El Día es un legado clave del Año Internacional de la Sanidad Vegetal, que se conmemoró en 2020-21. Tras la conmemoración del primer Año Internacional en 2022, la FAO organizará las celebraciones del Día cada 12 de mayo a escala mundial, regional, nacional e incluso a nivel de la explotación agrícola.

CADA AÑO SE PIERDE EL 4% DE LOS CULTIVOS A CAUSA DE PLAGAS Y ENFERMEDADES.

La FAO lo ha acogido con satisfacción como una contribución positiva para combatir el hambre mundial, ya que cada año hasta el 4 % de los cultivos alimentarios se pierde por culpa de las plagas y enfermedades de las plantas. Proteger a las plantas de las plagas y enfermedades es mucho más eficaz en función de los costos que enfrentarse a emergencias fitosanitarias. Una vez establecidas, las plagas y enfermedades de las plantas a menudo son difíciles de erradicar y deben controlarse mediante la gestión sostenible de plagas y plaguicidas.

CINCO OBJETIVOS DEL DÍA INTERNACIONAL.

Los cinco objetivos del Día Internacional de la Sanidad Vegetal son:

1) sensibilizar sobre la importancia de preservar la sanidad vegetal para cumplir la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en particular el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (Hambre cero);

2) realizar campañas dirigidas a reducir al mínimo el riesgo de propagación de las plagas vegetales a través del comercio y los viajes propiciando el cumplimiento de las normas internacionales sobre sanidad vegetal;

3) fortalecer los sistemas de seguimiento y alerta temprana para proteger las plantas y la sanidad vegetal;

4) permitir la gestión sostenible de plagas y plaguicidas para salvaguardar la sanidad vegetal mientras se protege el medio ambiente;

5) promover la inversión en las innovaciones, la investigación, el desarrollo de la capacidad y la divulgación en el ámbito de la sanidad vegetal.

La lana se merece una mejor valoración.

La lana se merece una mejor valoración.

Contamos con una materia prima noble que nos ofrece una variabilidad amplia, sin contaminar el medio ambiente, enriqueciéndolo y cuidándolo, pero no le damos la importancia que se merece.

Hébert Dell’Onte | ¿Hay algún producto más noble con el ser humano y la naturaleza que la lana? Podrá haber similares, pero más nobles sin duda que no. Sin embargo en el mundo y en nuestra sociedad de país agropecuario y con importante potencial de desarrollo ovino existe un gran desconocimiento de las virtudes de esta materia prima fundamental que ofrece una variedad de usos, todos sin contaminar ni dañar el medio ambiente.

Sólo por mencionar sus características fundamentales cabe señalar que la lana es cien por ciento biodegradable por lo que no contamina tierra, ríos, mares ni océanos; también es isotérmica por lo cual sirve para prendas de invierno como de verano, ignífuga e impermeable manteniendo un rol aislante frente al fuego como el agua.

A su vez es un producto resistente lo que facilita su uso en la industria textil; es elástica y flexible lo que le permite adoptar cualquier forma sin romperse; posee la cualidad de poder absorber humedad en una cantidad considerable; y bactericida en cuanto que repele bacterias y hongos.

Nos da la posibilidad de usarla en aplicaciones complejas como limpiar el mar ante derrames de aceites o petróleo en un volumen doce veces superior a su masa.

Otra opción es que puede suplantar el plástico gracias a la queratina que posee.

Ante todos esos usos, cuál de todos más importante, ¿por qué entonces limitar la lana a alfombras y prendas de vestir de alto valor? Parece claro que los seres humanos nos estamos perdiendo de una materia prima clave en un momento en que el mundo camina hacia lo natural, y una naturaleza que nos reclama menos plásticos, menos sintéticos, menos contaminantes. La lana nos ofrece todo eso y seguramente mucho más se podrá descubrir a medida que se profundicen las investigaciones.

En Europa, desde abril de 2021 se celebra el Día Europeo de la Lana, fecha que involucra a más de 20 países y que busca darle a la lana el lugar que nunca debió haber perdido, menos en manos de los sintéticos que todos sabemos son una muy mala opción de calidad y medioambiental.

¿Por qué no hacer lo mismo aquí, en Uruguay, en el Mercosur e inclusive a nivel de continente incluyendo aquellos países que además de las ovejas trabajan con lana de llama o alpacas, por ejemplo? Es hora de comenzar a cambiar la cabeza y la actitud frente a una materia prima fiel y de gran variabilidad en sus usos, todos amigables con el ser humano y la naturaleza.

Los Caminos del Vino celebran sus 15 años de existencia.

Los Caminos del Vino celebran sus 15 años de existencia.

Hace quince años, algunas bodegas nacionales vieron con claridad que el enoturismo en el mundo se ampliaba y crecía, y que era el momento de que nuestro país entrara a pie firme en esa actividad. Fue así como se organizaron y fundaron la Asociación de Turismo Enológico del Uruguay el 16 de mayo de 2007.

Pionera y única agrupación de bodegas turísticas por muchos años, bajo su nombre Los Caminos del Vino impulsó desde el ámbito privado el enoturismo dando fuerza al concepto de bodegas familiares, representando al país en eventos internacionales, y logrando una identidad que trascendió las fronteras con la creación de festivales, siendo los más populares el Festival de la Vendimia, que se lleva a cabo en marzo, y el Festival del Tannat & Cordero, que tendrá lugar en el mes de junio.

El factor común de que todas ellas sean bodegas familiares sigue siendo hoy mismo el diferencial que otorga aquí el enoturismo a diferencia de muchos otros lugares del mundo: los visitantes son recibidos por los propietarios y sus hijos, o por sus enólogos, y pueden ver el trabajo diario sin asistir a una representación prevista para brindar un espectáculo. Todo es real, y se vive de una manera diferente.

Esa atención amable y cálida que se brinda al turista, plena de historias y tradiciones, viene acompañada en las bodegas que integran Los Caminos del Vino de un alto estándar de calidad en todos los servicios, que va más allá de la excelencia de sus vinos: hoy los establecimientos están abiertos al público y ofrecen variadas experiencias que van desde degustaciones, almuerzos y cenas, alojamiento; hasta actividades donde el visitante se integra a las tareas realizando poda, recolección de uvas, eligiendo sus propios blends para vinos de corte, y muchas más con la contribución de músicos, artistas plásticos, etc.

Estas son las bodegas asociadas: Alto de la Ballena, Antigua Bodega, Bodegas Carrau, Bouza, BraccoBosca, Campotinto, Familia Dardanelli, Familia Deicas, Familia Moizo, Pizzorno Family Estates, Spinoglio, Vinos Finos H. Stagnari, Viña Edén y Viña Varela Zarranz.

La Asociación realiza una sostenida labor de difusión promocionando Los Caminos del Vino a nivel nacional e internacional, y proveyendo al turista de información actualizada de manera personalizada a través de sus medios de contacto telefónico/WhatsApp +598 92 306 860, mail info@loscaminosdelvino.uy, página web y redes sociales Facebook e Instagram.

La NASA cultiva plantas en tierra recolectada en la luna

La NASA cultiva plantas en tierra recolectada en la luna

Investigadores de la NASA lograron cultivar plantas en tierra recolectada en la luna en las décadas del 60 y 70.  La tierra de la luna ha estado sin vida durante miles de millones de años.

Anna-Lisa Paul y su equipo publicó sus hallazgos en un nuevo estudio en la revista Communications Biology el martes 10 de mayo, argumentando que su experimento muestra que los astronautas lunares podrían hacer su propia agricultura de invernadero en un par de décadas, lo que los hace capaces de proporcionar algo de su propio sustento, y constituye un gran avance.

“Nos sorprendió que cada semilla germinara. Fue extraordinario y un poco impresionante”, dijo Paul, bióloga espacial y genetista de la Universidad de Florida. “Estábamos viendo las primeras semillas en la historia de la humanidad, en la historia del sistema solar, creciendo en material lunar”. Los investigadores no están afiliados a la NASA, pero la agencia ayudó a financiar su trabajo.

El suelo lunar, llamado regolito, que los astronautas recogieron en las décadas de 1960 y 70 es extremadamente difícil de trabajar. Los granos de arena son secos, afilados, abrasivos y extremadamente finos, tienen minerales e iones que las plantas de la Tierra nunca han encontrado antes, y no tienen ningún tipo de orgánico, porque ninguna planta ha crecido, y luego ha muerto y se ha descompuesto, en la luna. Para que se pareciera al suelo terrenal, los experimentadores necesitaban agregar algunos nutrientes y agua. (El agua también es difícil de conseguir en la luna, aunque existe).

Paul y su equipo aprovecharon al máximo su limitado suministro de regolito auténtico.

Las pequeñas plantas, conocidas como berros de thale (Arabidopsis thaliana), pertenecen a la misma familia que el berro y el brócoli, lo que las convierte en un buen modelo para los cultivos de hortalizas.

 Y, para los investigadores, tienen la ventaja de crecer rápidamente. Cuando las plántulas aparecieron por primera vez tanto en el suelo lunar como en las muestras de control, todavía estaban extrayendo nutrientes de las reservas almacenadas en las propias semillas. Pero después de una semana más o menos, surgieron diferencias. “Las plántulas en las muestras lunares comenzaron a crecer más lentamente, y algunas de ellas comenzaron a mostrar respuestas graves de estrés. Sus raíces estaban más dobladas y torcidas y no tan saludables. Fue difícil para ellos”, dijo Paul quien con su equipo, luego realizaron pruebas genéticas en todas las plantas para averiguar qué herramientas metabólicas usaban las plantas para adaptarse a su entorno. Descubrieron incluso las plántulas de aspecto más saludable tenían actividad genética, genes que se habían desactivado o activado, lo que indicaba estrés. Esta actividad es comparable a la de las plantas rodeadas de suelo con demasiados metales o sales, dice Paul.

Aun así, los investigadores tienen una perspectiva optimista para el futuro de los cultivos lunares, especialmente porque cualquier planta cultivada en regolito real mejoraría el suelo para las próximas generaciones.

“No tengo ninguna duda de que aprenderemos a cultivar plantas en suelo lunar”, dijo por su parte Robert Ferl, colega de Paul y coautor del estudio.

La NASA realizó algunos experimentos después de las misiones de alunizaje de las décadas de 1960 y 70 que trajeron material lunar, pero esos no se parecían en nada a lo que intentaron Paul y Ferl. “Una pequeña cantidad de material de regolito se puso en contacto con las plantas, y los datos mostraron que no hubo efectos negativos importantes”, dijo Sharmila Bhattacharya, científica jefe de astrobiónica de la NASA. Pero la nueva investigación de Paul y Ferl es más ambiciosa. “Este es un experimento único, para cultivar realmente esas plantas en el regolito, por supuesto con material complementario. Esta es la primera vez, y es por eso que estamos muy emocionados”, agregó Bhattacharya.

Hoy a la NASA no le queda mucho regolito para compartir con los científicos, pero lo han estado entregando gradualmente para la investigación de alta prioridad.

Aprender a cultivar alimentos fuera del planeta probablemente será importante, ya que cada gramo transportado al espacio ocupa espacio en una nave y aumenta sus costos y requisitos de combustible. Además, en un entorno remoto y aislado como una estación espacial o un hábitat lunar, un poco de vegetación también podría ser de gran ayuda para la salud mental de la tripulación, incluso si no proporciona una tonelada de comida. “Tener el tacto y la sensación de las plantas puede tener beneficios psicológicos”, subrayó Bhattacharya.

Por estas razones, los astronautas e investigadores ya han comenzado a probar diferentes formas de cultivar alimentos en la Estación Espacial Internacional.

La investigación de Paul y Ferl podría ser un importante paso adelante hacia la agricultura espacial. “Este es un estudio impresionante por dos razones. Están utilizando las muestras reales de Apolo, y están aplicando herramientas de biología modernas, comentó Kevin Cannon, geólogo e investigador de recursos espaciales de la Escuela de Minas de Colorado, que no participó en el artículo. Pero es posible que otras opciones para cultivar plantas y vegetales sin usar tierra, como hidroponía, aeroponía o células de cultivo en un reactor, puedan ser más eficientes para las misiones lunares, dice Cannon.

Por otro lado, viajar a Marte requerirá viajes largos y visitas prolongadas. Y dado que el planeta está tan lejos, será aún más difícil enviar suministros de alimentos, lo que podría convertirlo en un mejor lugar para intentar cultivar a mayor escala. Los investigadores ya han comenzado a cultivar plantas en suelo marciano simulado, y podrían tener la oportunidad de experimentar con lo real cuando la NASA devuelva muestras de la misión del rover Perseverance Mars. Si funciona, un botánico-astronauta como Mark Watney podría algún día cultivar papas en el planeta rojo, pero no hasta que alguien encuentre formas de ayudar a las plantas de la Tierra a prosperar, en lugar de simplemente sobrevivir, en el regolito espacial.

Aun así, para Paul y sus colegas, la agricultura espacial, o al menos la jardinería espacial, estará en nuestro futuro. “Aquí estamos introduciendo una porción de la luna a la biología, y funciona. Para mí, eso es muy simbólico. Cuando salgamos de la Tierra, llevaremos plantas con nosotros”, dijo.

En base a Wired, artículo completo Investigadores cultivaron pequeñas plantas en tierra lunar recolectadas hace décadas | CABLEADO (wired.com)

ACG: Faena con “alta participación de ganados de corral”.

ACG: Faena con “alta participación de ganados de corral”.

José Pedro Aicardi, director de MegaAgro, socio de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) dijo que “el mercado de reposición continúa con muy buena oferta de acuerdo a la época y con una demanda más selectiva y cautelosa, particularmente en el ternero con preferencia por los castrados y destetados, y con un enlentecimiento de los más pesados, enteros y al pie”.

Agregó que “la demanda también es selectiva buscando negocios más cortos, probablemente para amortizar la inversión en verdeos. Los negocios de novillos por encima de los 350 o 360 kilos con destino de invernada rápida o corrales, y las vacas de invernada de buena caja y buen peso”.

En las haciendas a frigorífico, “vimos que con una alta participación de ganados de corral en la faena, se alargan las entradas, y hubo un ajuste leve en el valor del novillo, la vaca se mantiene estable y la vaquillona ha sido un poco más demandada ajustando algún centavo al alza”.

En los corrales, “mayoritariamente son novillos con lo cual se enlentece la entrada y hay una propuesta de baja de valores por parte de la industria, lo que causa ese ajuste” mencionado.

“La vaca mantiene valores y permite tener los volúmenes de faena que se ven a cada semana”, complementó.

En cuanto a los ovinos, éstos tienen “un mercado estable y dispar entre plantas”.

LOS VALORES.

El novillo de exportación especial en pie se mantuvo en US$ 2,97, a la carne bajó 2 centavos a US$ 5,56.

La vaca en pie y a la carne bajó a US$ 2,60 (-3 centavos) y US$ 5,32 (-2 centavos), respectivamente.

La vaquillona en pie continuó a US$ 2,80, a la carne subió 2 centavos a US$ 5,39.

COMENTARIO PARA LOS VACUNOS: “Con alta participación de ganados de corral, se alargan las entradas con leve ajuste de valores en novillos”.

OVINOS – Respecto a los ovinos, el cordero pesado fue el único que tuvo variación en su valor, con un alza de 5 centavos a US$ 4,68.

El resto de las categorías se mantuvo en los mismos valores de la semana anterior, el cordero pesado en US$ 4,66, los borregos US$ 4,62, capones US$ 4,18 y las ovejas US$ 4,15.

COMENTARIO SOBRE LOS OVINOS: “Mercado estable, demanda dispar”.

REPOSICIÓN – En la reposición, el ternero volvió a bajar y se ubicó en los US$ 3,15 (-2 centavos); la ternera no tuvo cambios permaneciendo en US$ 3,05, y la vaca de invernada subió 2 centavos a US$ 2,21.

COMENTARIO SOBRE LA REPOSICIÓN: “Con muy buena oferta acorde a la época, demanda selectiva y cautelosa”.

Pin It on Pinterest