Agro sera responsable del crecimiento, será respetado y bien tratado por el gobierno, dice Lula

Agro sera responsable del crecimiento, será respetado y bien tratado por el gobierno, dice Lula

En un discurso de apertura de la reunión ministerial, el mandatario señaló la relación que pretende tener con el agronegocio en su administración.

Brasilia/TodoElCampo-El presidente Luiz Inácio Lula da Silva dijo este viernes  que los empresarios del agronegocio que quieran producir de forma sostenible y cumplir con la ley tendrán apoyo del gobierno federal. Hizo la declaración en la apertura de la primera reunión ministerial de su gobierno, en Brasilia (DF), destacando el nombramiento de Carlos Fávaro como ministro de Agricultura.

Lula dijo que el nombramiento de Fávaro, un empresario de agronegocios en Mato Grosso, es una señal de que el gobierno buscará una buena relación con el sector, que en su mayoría apoyó al expresidente Jair Bolsonaro en la campaña presidencial de 2022.

“Los empresarios que producen responsablemente serán tratados muy bien por nosotros en este gobierno. Quienes insistan en seguir irrespetando la ley, invadiendo lo que no se puede invadir, usando pesticidas que no se pueden usar, exigiremos que se cumpla la ley”, dijo Lula.

En su discurso, el presidente definió como empresarios agroindustriales serios, lo que llamó “verdaderos empresarios”, que conocen la responsabilidad de la producción y la alimentación en Brasil. Y que también son conscientes de la necesidad de desarrollar la producción sin la necesidad de “ofender” o ingresar a la Amazonía o cualquier bioma para ser preservado en Brasil.

La reunión de este viernes es la primera del presidente Luiz Inácio Lula da Silva con todo el ministerio, para alinear lineamientos de gestión. En el nuevo gobierno se desmembró el Ministerio de Agricultura, con las recreaciones del Ministerio de Desarrollo Agrario y el Ministerio de Pesca y Acuicultura.

La cartera de Desarrollo Agrario está a cargo del diputado federal Paulo Teixeira (PT-SP) y la de Pesca y Acuicultura está a cargo del también diputado federal André de Paula (PSD-PE).


Lula quiere que en 2025 la cumbre del clima se realice en Brasil.

Lula quiere que en 2025 la cumbre del clima se realice en Brasil.

Brasil concentra el 60% de la Amazonía y como tal es un área verde fundamental en la lucha contra el cambio climático, de ahí el simbolismo que tendría realizar la cumbre allí.

El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio da Silva (Lula), propuso a su país como sede de la conferencia del clima de la ONU en 2025 (COP30) y anunció la creación de un Ministerio de Pueblos Originarios. La propuesta y el anuncio la hizo al arribar a la COP27 que se celebró desde el 6 de noviembre hasta el 18 en Sharm el Sheij, Egipto.

El próximo presidente de Brasil, que asumirá el 1° de enero de 2023, se comprometió a realizar una “fuerte lucha” contra la deforestación. “Vamos a acabar con el proceso de degradación que están viviendo nuestros bosques tropicales”, indicó.

Destacó que el Ministerio de los Pueblos Originarios que instaurará es una medida de justicia, para que los indígenas “no sean tratados como bandidos”.

“Brasil está de vuelta”, somo “un país demasiado grande y no podemos aislarnos como en estos últimos años”, agregó con una carga crítica a presidente actual de Brasil, Jair Bolsonaro, que dejará la presidencia en enero y que ha sido duramente cuestionado por su descuido en las políticas ambientales, cosa que el Gobierno y sus simpatizantes niegan que haya ocurrido.

Los estados sedes propuestos por Lula para COP30 fueron Amazonía o Pará. Brasil concentra el 60% de la Amazonía, es considerado el pulmón del mundo y como tal es un área verde fundamental en la lucha contra el cambio climático, de ahí el simbolismo que tendría realizar la cumbre allí.

Cabe agregar que Brasil y el Gobierno brasileño participó de forma oficial, pero Lula concurrió a la cumbre invitado por Presidencia egipcia de la conferencia del clima de la ONU.

Además de mantener encuentros con otras autoridades, el brasileño tuvo conversaciones con el enviado especial para el clima estadounidense, John Kerry, y el negociador jefe chino, Xhi Zhenhua.

Noruega y Alemania anunciaron que con la victoria de Lula reanudarían el apoyo financiero para preservar la selva virgen amazónica, una ayuda que ya existía antes pero por discrepancias con Bolsonaro la retiraron en 2019.

El triunfo de Lula y lo que verdaderamente le debe importar a Uruguay.

El triunfo de Lula y lo que verdaderamente le debe importar a Uruguay.

Lo verdaderamente importante para Uruguay no es que gane la llamada derecha o izquierda, sino que gane aquel que tenga la misma visión y necesidad integral que nosotros. Y si no es la misma que sea lo más cercana posible.

Hébert Dell’Onte | El domingo 30 de octubre se realizó en Brasil la elección entre los candidatos Jair Bolsonaro que iba por la reelección y Luiz Lula da Silva que se postuló a nuevo mandato, resultando ganador éste último por un mínimo margen, mucho más ajustado que el anunciado por las encuestas.

Al momento de escribir esta columna, con el 99% de los votos escrutados Lula da Silva (Partido de los Trabajadores) lleva 60.345.825 votos (50,9%) frente a 58.206.322 (49,1%) de Jair Bolsonaro (Partido Liberal). Votos anulados 5.700.440.

El resultado, con festejos y desánimos para los simpatizantes de uno u otro, nos dejan varias lecciones que los politólogos y analistas deberán considerar, pero hay dos datos obvios y duros que van a condicionar al próximo Gobierno brasileño: el más obvio es que el triunfo de Lula se dio en un país claramente dividido en dos bloques iguales, solo un puñado de votos marcó la diferencia entre el ganador y el perdedor.

Lo segundo, que el nuevo presidente deberá gobernar sin mayorías parlamentarias, con un Bolsonaro que perdió pero se va fortalecido, lo que anuncia ásperos debates parlamentarios y duras negociaciones políticas para que el país logre avanzar.

La división en dos bloques electorales como la composición parlamentaria es sin dudas un tema de preocupación para Lula da Silva. Por eso, en su primer discurso, apeló a la unidad: “No hay dos brasiles. Somos un solo país, un solo pueblo, una gran nación”, expresó, de esa manera el próximo presidente de Brasil comenzó a marcar lo que seguramente intentará que sea la impronta del Gobierno que se viene, la unión en la diferencia por encima de la división, porque sabido es que ésta no conduce a nada, en tanto que la unidad es aceptada como fórmula universal correcta.

El analista político Mario Roda, haciendo referencia a lo ajustado de los resultados y la situación en que queda Brasil luego de las elecciones, comentó que en el primer discurso de Lula “no puede faltar ni sobrar una palabra”, dicho de otro modo, todo debe ser muy medido y cuidado. O sea, diplomacia política puesta en marcha a la hora siguiente de conocerse los resultados.

En Uruguay, Argentina, Venezuela, Cuba y otros países de la región, los partidarios ideológicos de Lula festejaron, y celebraron que los gobiernos de perfil izquierdista, con distintas tonalidades de izquierda (aunque el etiquetado izquierda y derecha es cada vez más ambiguo), se impongan en un continente donde solo hay tres países con posiciones diferentes, Ecuador, Paraguay y Uruguay.

Sin embargo, lo verdaderamente importante para Uruguay no es que gane la llamada derecha o izquierda, sino que gane aquel que tenga la misma visión y necesidad integral que nosotros. Y si no es la misma que sea lo más cercana posible.

No hay que olvidarse que fue una Argentina con Gobierno kirchnerista la que nos cortó los puentes cuando en Uruguay gobernaba el Frente Amplio; y fue el Gobierno de Mauricio Macri el que los desbloqueó cuando aquí seguía gobernado por la izquierda.

Fue el Brasil de Lula el que miró para otro lado, cuando Argentina nos patoteaba; y fue el de Bolsonaro el que se acomodó con una postura propia cuando Argentina nos dijo que si el Mercosur no nos gustaba que tomemos otro barco (“Si somos un lastre, que tomen otro barco”, dijo el presidente Alberto Fernández al presidente Luis Lacalle).

LA HIDROVÍA Y EL MERCOSUR.

Es evidente que las afinidades ideológicas, supuestas o reales, no son señal de nada. Por lo tanto, lo importante para Uruguay es que el presidente electo en Brasil no corte ni frene los avances que hemos hecho con los temas de la hidrovía, tan beneficiosos para la región desde el punto de vista integrador como económico.

Y lo otro es que cumpla con su anuncio sobre el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea. En setiembre de este año Lula da Silva dijo que si era electo trabajaría para desbloquear el acuerdo y se impuso un plazo de seis meses.

Sobre esos dos asuntos se refirió el presidente Luis Lacalle al saludar a mandatario electo: “Saludamos al presidente electo de Brasil @LulaOficial. Confiamos en trabajar para un Mercosur moderno y abierto al mundo. Así mismo esperemos continuar y mejorar las muy buenas relaciones bilaterales”.

Las negociaciones para el acuerdo con la UE se completaron en 2019, pero están congeladas. Observemos qué pasa, y esperemos que el resultado final sea lo mejor para nuestro Uruguay.

Lula dijo que si gana impulsará el acuerdo Mercosur con la UE. ¿Será?

Lula dijo que si gana impulsará el acuerdo Mercosur con la UE. ¿Será?

El favorito para las elecciones del 2/10 da mensajes contradictorios sobre la apertura comercial y el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea.

Hébert Dell’Onte | La elección que se llevará a cabo en Brasil el domingo 2 de octubre presenta como favorito al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. El candidato del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) se ha mostrado cambiante respecto al Mercosur y un acuerdo comercial con la Unión Europea.

Recientemente dijo que en solo 6 meses se puede concretar el acuerdo entre ambos bloques, pero en agosto de este año comentó que “el acuerdo (Mercosur – UE) no es válido porque ni siquiera se ha alcanzado plenamente. Brasil no está obligado a aceptar un pacto que no respeta su deseo”.

Además, hace pocos días propuso restringir las exportaciones de carne de vacuno bajo el mismo argumento utilizado por Argentina, abaratar su precio interno, aunque los resultados no han sido en ese sentido.

Por lo tanto, la opinión del político no resulta demasiado categórica, o a menos no se ha definido totalmente, lo que pone al bloque en una incertidumbre sobre lo que piensa. De todas maneras y en lo que a Uruguay respecta, difícilmente cambie de postura sobre lo que más interesa a nuestro país que es todo el capítulo de la apertura comercial.

BUSCANDO EL POR QUÉ DE ESAS CONTRADICCIONES.

El miércoles 21 de setiembre, Lula da Silva dijo que de ser elegido en octubre buscará que el Mercosur logre un acuerdo con la Unión Europea en apenas 6 meses. La afirmación (contradicción) fue hecha en el canal Rural.

En esa misma entrevista dijo (otra contradicción) que Brasil necesitaba el acuerdo comercial y que debía exportar tanto como fuera posible, especialmente granos.

La duda es si esa postura de apertura y a favor de las exportaciones es real o si se debe a que estaba en un medio con importante audiencia rural con fuerte interés en tener exportaciones abiertas.

Según informó EuroNews, en agosto representantes de la UE se acercaron al Gobierno de Brasil para reavivar las conversaciones con el bloque Mercosur.

De todas maneras, no sería raro que en la afirmación del político haya algo de sinceridad teniendo en cuenta que con él podría haber alguna apertura con la Unión Europea, lo que con Jair Bolsonaro parece más difícil dado su acercamiento con Vladimir Putín, en el marco de la invasión de ese país a Ucrania. Por el momento habrá que esperar a ver quién gana el octubre y entonces veremos qué hace. Todo cambia, y en estrategia internacional nunca se sabe. (Foto de @ricardostuckert)

Mirando con simpatía a Argentina, Lula propone restringir las exportaciones de carne para abaratar su precio.

Mirando con simpatía a Argentina, Lula propone restringir las exportaciones de carne para abaratar su precio.

El anuncio de corte populista fue hecho de cara a las elecciones del domingo 2 de octubre (primera vuelta); en caso de ser necesario se realizará la segunda vuelta en domingo 30 de octubre.

El candidato brasileño Lula da Silva, expresidente y líder del izquierdista Partido de los Trabajadores, propuso incorporar cupos a la exportación de carne con lo cual asumiría acciones que ya ha puesto en práctica Argentina sin resultados positivos. El argumento es bajar el precio en el mercado local.

El razonamiento del candidato es que si Brasil exporta menos carne, se abastece el mercado local con lo cual el precio bajaría de forma rápida.

“Lo que quiero es que puedas entrar a la carnicería y comprar carne. Por eso vamos a tener que discutir el precio de la carne en ese país. Vamos a discutir si seguir exportando o dejarnos algo para comer”, dijo el candidato cuyas declaraciones fueron realizadas en un mitin político en Taboão da Serra, estado de Sao Paulo.

“Cuando digo que vamos a volver a comer un bife de cuadril cocinado en la farofa es porque lo vamos a hacer. No es posible que Brasil sea el primer productor de carne del mundo y que alguien tenga que hacer cola en la carnicería para conseguir huesos. No queremos comer solo huesos”, publicó Gazeta do Povo.

Los reportes de Argentina sobre el resultado de medidas como las que ahora Lula propone, no son positivos, ya que los resultados de esas medidas fueron todo lo contrario al objetivo buscado.

Si no se analiza en profundidad, parecería correcto que limitar las exportaciones implicaría baja de la carne en el mercado local por mayor oferta. Sin embargo, es una medida que desalienta la producción por lo que a pocas semanas de implementada falta el producto y sube.

Foto de Ricardo Stuckert, acto en Taboão da Serra.

Pin It on Pinterest