Ing. Lattanzi: “Hay que anticipar la producción de pasto y usarlo eficientemente”.

Ing. Lattanzi: “Hay que anticipar la producción de pasto y usarlo eficientemente”.

Es importante anticiparse”, y hacerlo “en agosto-setiembre es la clave”, escribió el técnico del INIA. “Si en sistemas pastoriles llegamos a diciembre con seca, sin pasto y sin reservas, los pasturologos ya no tenemos mucho para hacer”.

¿Cómo debemos prepararnos para enfrentar los meses de setiembre, octubre y noviembre con lluvias menores a las usuales en sistemas pastoriles de Uruguay?, la interrogante la planteó el Ing. Agr. Fernando Lattanzi, investigador de pasturas y forrajes del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

Lattanzi dice que en la técnica “no hay magia”, y que “hay que anticipar la producción de pasto y usarlo eficientemente”.

“En Uruguay, la ‘primavera’ comienza cuando las gramíneas se inducen (agosto) y se termina cuando deja de haber agua en el suelo. Esto ocurre entre mediados de diciembre y principios de octubre, dependiendo un poco del suelo que tengamos” y de lo que la naturaleza decida.

Pero “los eventos Niña acortan esa primavera. En el litoral, este año es particularmente complicado por el otoño seco (lluvias tan escasas ocurren solo 1 de cada 16 años) y hoy en INIA La Estanzuela estamos con inusualmente escasa agua en el perfil”.

La pregunta parece ser “¿cómo compensar una primavera más corta?”.

En primer lugar “aumentando la eficiencia de uso de los milímetros de agua disponibles en la primavera temprana; asegurar una buena nutrición con nitrógeno a verdeos, festucas y dactylis tempranos es una forma de lograr esto”.

¿CÓMO APLICAR NITRÓGENO?

Pero “¿cuánto N aplicar?”, hacerlo “¿antes o después de una lluvia?”; “uso urea, urea azufrada, N líquido, o qué? ¿Fertilizo primero las festucas, los verdeos o los dactylis?

El propio Lattanzi lo responde en este video del canal de INIA en YouTube. El técnico analiza y sugiere las principales variables para aprovechar el rápido crecimiento del pasto:

¿QUÉ HACER CON LA EXPLOSIÓN DE PASTO?

Si ya se fertilizó, “ahora, ¿qué hago con la explosión de pasto?”, pues “ajustar la carga más manejo del pastoreo. Ajustar carga no es solo comprar y vender animales”.

En el siguiente video se explica sobre cómo monitorear el pasto porque decidir cómo pastorearlo es clave.

Seguidamente escribió que “monitorear el pasto es innegociable para ser eficientes, pero las decisiones no son las mismas en todos los sistemas”, y agregó el video de la actividad de INIA con el Plan Agro sobre “las diferencias en sistemas con base campo natural versus con base pradera más verdeo”.

“Cuando la base es verdeos más praderas, hacer reservas forrajeras de alta calidad (henilaje) es la herramienta. Apuntar a cortar 10 días después de la fecha de floración, y cerrar el potrero entre 35 y 50 días antes (cultivares tempranos vs. tardíos, respectivamente)”.

“Cuando el sistema está dominado por campo natural y la opción de hacer silopack no está disponible, descargar los potreros de campo natural subiendo la carga en verdeos más praderas es el secreto”.

Por último, el Ing. Lattanzi destaca la importancia de “anticiparse”, y hacerlo “en agosto-setiembre es la clave”.

“Si en sistemas pastoriles llegamos a diciembre con seca, sin pasto y sin reservas, los pasturologos ya no tenemos mucho para hacer”.

El siguiente texto y gráfico, añadidos por Lattanzi en su hilo, son el meteorólogo Gabriel Labrador.

El frío y la sequía afectan el desarrollo de las pasturas forrajeras.

El frío y la sequía afectan el desarrollo de las pasturas forrajeras.

¿Qué efecto tienen el frío y la sequía en los pastos forrajeros cuando ambos fenómenos se dan de forma conjunta?, se preguntó el Ing. Agr. Fernando Lattanzi del programa Pasturas & Forrajes del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA). El técnico usó su cuenta de Twitter para explicarlo.

Lattanzi escribió que junio terminó con “tasas muy bajas de acumulación de forraje en la plataforma de pastoreo del tambo”, una situación que se repite en “los predios del litoral sudoeste monitoreados en el proyecto”, escribió.

Agregó que en invierno “la radiación que las plantas pueden usar en fotosíntesis es baja”, pero en nuestro país ese factor “no es una gran limitante del crecimiento”. “El verano fue algo más nublado que lo usual, pero desde abril estamos en el promedio histórico”, además de que junio “tuvo más sol que lo normal”, como lo muestra el siguiente gráfico.

En invierno “la temperatura sí es una limitante al crecimiento” porque “las forrajeras reducen mucho su crecimiento cuando los registros son por debajo de 10ºC y lo detienen a 2ºC”.

Durante otoño “el suelo ha estado bastante más frío que lo usual” con mayo y junio a temperaturas mínimas a nivel de pasto “muy bajas”.

EL LITORAL SUDOESTE ATRAVIESA UNA SEQUÍA QUE SE DA MENOS DE UNA VEZ CADA ONCE AÑOS.

Pero el frío no es el único problema, el déficit hídrico también hace lo suyo. Lattanzi escribió: “Además del frío, en el litoral sudoeste estamos atravesando una sequía que se da menos de una vez cada once años. Esta mezcla de frío + sequía es la principal causa del bajo crecimiento en mayo-junio”.

Esa combinación de frío y sequía, “infrecuente en Uruguay pero común en climas continentales secos, exacerba los efectos de las heladas, ya que mucho del daño que causa una helada es efecto de desecación”, señaló. Por esa razón suele verse que con el frío más la sequía, la hoja más vieja se muere más rápido.

El Ing. Lattanzi concluye con tres gráficas en la que muestra la sequía a la que se refiere.

Pin It on Pinterest