Se autorizó traslado de corderos y lechones faenados en establecimientos.

Se autorizó traslado de corderos y lechones faenados en establecimientos.

La autorización es para autoconsumo y tiene limitantes establecidas en el decreto.

Mediante decreto fechado el 9 de noviembre se habilita el traslado de corderos y lechones faenados en los establecimientos rurales hasta las ciudades.

El texto, firmado por el presidente Luis Lacalle y el ministro interino de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ignacio Buffa,-Fernando Mattos se encuentra en el exterior-, dice en su artículo primero que para el “transporte de corderos y lechones” que hayan sido faenados en el predio para autoconsumo, se permiten hasta tres animales en simultáneo y un total de 16 corderos y 16 lechones por año agrícola (del 1° de julio al 30 de junio siguiente).

Los traslados “no se considerarán comerciales” si se hacen con “las canales enteras en envases primarios y no los corderos o lechones trozados o fraccionados”.

El “el titular o responsable del establecimiento donde se concrete la faena (…) podrá autorizar bajo su responsabilidad a un tercero, a trasladar los corderos y lechones para consumo”.

Se exceptúan a los traslados comprendidos por el presente decreto del cumplimiento de los siguientes requisitos: “Inscripción en el Registró Único Nacional de Empresas Cárnicas (Runec)”; la “utilización de un vehículo habilitado”; y la “obtención de una Guía de propiedad y movimiento de carnes y derivados” como se establece por el Instituto Nacional de Carnes (INAC), respecto al transporte de carne.

Corresponderá al MGAP y el INAC “la creación de un sistema informático para verificar el cumplimiento” del decreto.

Antes de hacer el traslado de los cordero o lechones faenados se tendrá que “comunicar el traslado de los animales faenados mediante el sistema informático que se creará a tales efectos”.

Si el traslado no se hace en las condiciones previstas en el decreto, “se presumirá el fin comercial” de los mismos, con las debidas sanciones por las eventuales irregularidades.

En el año se han faenado 21,8 millones de aves.

En el año se han faenado 21,8 millones de aves.

De ese total se han faenado 20,9 millones de pollo parrillero.

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) informó que la faena anual de aves, entre enero y agosto, es de 21.863.912 ejemplares. Total, superior a los 19.479.824 millones de 2020 y 21.275.627 millones de 2021.

Por categoría, en 2022 se han faenado 20,9 millones de pollo parrillero; 145.818 gallinas pesadas; 797.092 gallinas livianas y 4.244 de otras categorías.

FAENA POR MES 2022 Y EL ACUMULADO ANUAL.

Enero: 2.928.994 aves.

Febrero: 2.656.836. (Acumulado anual: 5.585.830).

Marzo: 2.760.820. (8.346.650).

Abril: 2.672.067. (11.018.717).

Mayo: 2.921.208. (13.939.925).

Junio: 2.589.109. (16.529.034).

Julio: 2.560.106. (19.089.140).

Agosto: 2.774.772 (21.863.912).

Ing. Montes: Los novillos van tomando protagonismo en la faena.

Ing. Montes: Los novillos van tomando protagonismo en la faena.

“El aumento de la faena “se da en base a novillo y en base a vaquillonas”.

Al cierre de junio del primer semestre del año la faena de vacunos va casi 9% por encima respecto a igual fecha de 2021, y si bien en el sexto mes “hubo una caída de casi en comparación a junio del año pasado, durante el resto de los meses se dio una faena mayor” que explica ese incremento, dijo el Ing. Esteban Montes.

Al discriminar por categoría, el novillo tuvo un 8% más que el año pasado, en vacas el crecimiento es de 7% y en vaquillonas 24% más respecto al período enero junio de 2021.

“Los novillos de 2 a 4 dientes vienen con un 31% por encima” al año pasado y si observamos, este año “la faena es más joven con los novillos de 2 a 4 dientes representando el 69%” del total faenado.

Durante el primer semestre el promedio semanal de faena es de 51.600 animales, pero lo interesante es que los novillos van tomando protagonismo y en una mirada retrospectiva tenemos que ir a 2005 “para encontrar una faena similar de novillos”. El aumento de la faena “se da en base a novillo y en base a vaquillonas”, subrayó.

La faena de vacas es de un millón y 358.000 vaquillonas, lo que muestra que se “da un buen ritmo” pero “hay que ver qué pasa para adelante” mientras esperamos que “las pasturas empiecen a responder”.

En cuanto a las pasturas Montes dijo que hay zonas donde “en todo junio no llovió un milímetro y eso repercute en las pasturas”.

AUDIO COMPLETO.

La faena de vacunos cayó por tercera semana consecutiva.

La faena de vacunos cayó por tercera semana consecutiva.

Los precios se recuperan a paso firme, y de continuar esa carrera al alza no parece lejana la posibilidad -aunque falta- de acercarse a los 6 dólares.

El precio del ganado volvió a subir en el informe de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) esta semana (25). El novillo gordo alcanzó el mayor valor del año US$ 5,58, un precio igual al de la semana 18. De igual forma la vaquillona marcó, también, un máximo anual a US$ 5,40, superando los US$ 5,39 de la semana 19.

La vaca no llego a superar el precio máximo del año de US$ 5,34 (semana 18), pero se le acercó cotizando a US$ 5,31.

Los precios se recuperan a paso firme, y de continuar esa carrera al alza no parece lejana la posibilidad -aunque falta- de acercarse a los 6 dólares. El mercado dirá.

Para que el mercado continúa firme y al alza son muchas las variables en juego, pero hay dos fundamentales, una la demanda desde el exterior, particularmente China que según analistas como Víctor Tonelli entre otros continuará comprando y mantendrá tensado al mercado.

Otra variable de relevancia es la oferta que genere Uruguay y el nivel de faena que se de cada semana. En esto la llegada de un invierno intenso y como tal agresivo con las pasturas y los animales tiene un rol importante a jugar en cuanto al estado de los ganados.

A ese respecto cabe señalar que la semana pasada la faena volvió a caer por tercera vez consecutiva: La semana 23 (del 5 al 11 de junio) tuvo una faena de 48.945 vacunos, total 7.899 cabezas por debajo de la semana previa que sumaron 56.844.

La semana 24 (del 12 al 18 de junio), la faena fue de 46.922 cabezas, más de 2.000 animales menos; y la semana 25 (19 al 25 de junio) tuvo una faena de 43.811 vacunos, 3.111 menos que la anterior.

AÑOS ANTERIORES.

Aunque cotejar la faena y los valores con años anteriores tal vez no sea un dato relevante dado que han cambiado las variables, a modo de comparación el dato es el siguiente: En la semana 25 de 2020 (14 al 20 de junio) se faenaron 36.393 vacunos y el valor del novillo gordo a la carne estaba en US$ 3,27, la vaca US$ 3, 14 y la vaquillona US$ 3,25.

En 2019 (16 al 22 de junio) se faenaron 32.810 vacunos, el novillo a la carne cotizó en US$ 4,05, la vaca US$ 3,86 y la vaquillona US$ 3,93.

Retención de hembras en Argentina. ¿Qué muestran los movimientos de animales en el año?

Retención de hembras en Argentina. ¿Qué muestran los movimientos de animales en el año?

Análisis de Rosgan: Uno de los primeros indicadores que se observa al momento de determinar si nos encontramos en una fase de retención o de liquidación, es la proporción de hembras que componen la faena en la extracción general.

Rosgan | Rosario, Argentina | Analizando los movimientos de animales informados por el Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina) en los primeros cinco meses del año, es posible inferir algunas de las decisiones que se están tomando a nivel productor en estos momentos de alto impacto en la evolución del stock y la capacidad de producción futura.

Uno de los primeros indicadores que se observa al momento de determinar si nos encontramos en una fase de retención o de liquidación, es la proporción de hembras que componen la faena, siempre que se mantengan estables las tasas de extracción general. Cuando este indicador supera por varios meses límites del 47% a 49% -sin mediar cambios en el nivel de extracción general- comenzamos a hablar de procesos de liquidación. Por el contrario, cuando ese porcentaje resulta inferior al 42% a 44%, podemos inferir que lo que está primando es una decisión de retención.

Durante los últimos dos años, el porcentaje de faena de hembras se mantuvo en línea con niveles que permitirían mantener en equilibrio el stock nacional, que, a su vez, el año pasado se sumó a una baja sustancial en el nivel de faena general, al pasar de 14,2 millones de animales faenados en 2020 a menos de 13 millones en 2021. Es por ello que el stock a fines del último año mostró números ligeramente estabilizados.

No obstante, la faena de vacas contiene un componente estacional muy marcado que suele disparar picos puntuales de extracción que resulta interesante a analizar en estos primeros meses del año, como indicador de la capacidad de producción de terneros que dispondremos durante el segundo semestre del año.

En abril los números de faena reportados por el RUCA (Registro único de Operadores de la Cadena Agroindustrial) marcaban un 47,3% de faena de hembras, exactamente el mismo nivel registrado un año atrás, previo a la intervención de las exportaciones. En mayo, aun sin datos finales de faena, la cantidad de hembras trasladadas a establecimientos de faena arroja como indicador preliminar un 48,1%. Si bien este porcentaje comienza a alejarse de las bandas de equilibrio, en parte puede atribuirse a la fuerte liquidación anticipada de que debieron hacer productores del norte por cuestiones climáticas.

En efecto, si analizamos la salida de vacas de los campos, vemos que en lo que va del año provincias como Corrientes, Formosa, Chaco y Santiago del Estero duplicaron el envío de vacas a faena, pasando de unas 80.000 cabezas el año pasado a más de 167.000 este año, un 110% de incremento. Sumado a esto, unas 240.000 vacas fueron expulsadas de los campos (+22% que en 2021) por falta de pasto hacia otras zonas ganaderas.

A nivel país, el movimiento general de vacas en los primeros cinco meses resulta un 8% superior al año pasado, lo que denota la necesidad de reacomodar los campos, involucrando tanto liquidación como traslado. Los datos de faena revelan que durante el primer cuatrimestre de este año se registró un mayor sacrificio de vacas, 2 puntos porcentuales más que lo registrado en 2021 e incluso en 2020.

En vaquillonas, por el contrario, la faena de los primeros cuatro meses muestra números inferiores, 5% menos que en 2021 y 15% menos que en 2020 lo que, a priori, podría estar indicando una tendencia a la retención de vientres jóvenes. Sin embargo, si analizamos el movimiento de vaquillonas hacia otros establecimientos hasta el momento no observan cambios significativos respecto del nivel de traslado visto un año atrás. De acuerdo a los datos del Senasa, de enero a mayo de este año un total de 2.358.717 vaquillonas fueron trasladadas hacia otros destinos, apenas un 1,2% menos que lo movido en igual período del año previo.

Por tanto, analizando ambos indicadores vemos que esta menor cantidad de vaquillonas que están llegando a faena en los primeros meses del año, en principio, no responde a una mayor retención de hembras en los campos de cría sino, posiblemente al alargamiento de los ciclos de invernada y engorde, cuya salida debería verse plasmada más tarde en el año.

Bajo el mismo razonamiento, si analizamos la salida de terneras de los campos en estos primeros cinco meses del año, vemos incluso un crecimiento en relación al año pasado. Según los números del Senasa, de enero a mayo de este año, salieron de los campos de cría 2.215.651 de terneras, esto es un 7,2% más que en igual período de 2021 cuando, por datos de stock, apenas se contó un 0,9% más de un año otro.

En concreto, el aparente equilibrio que reflejan las cifras de stock del último año con 53,4 millones de cabezas, empieza a mostrar ciertos signos de vulnerabilidad ante algunos de estos indicadores que, como suele suceder en ganadería, resultan silenciosos al inicio, pero luego terminan resonando en los números de producción futuros.

Gráficas de Rosgan. Foto principal Elizalde & Riffel.

Pin It on Pinterest