En tiempos de sostenibilidad y cuidado energético preocupa el alto consumo de ChatGPT.

En tiempos de sostenibilidad y cuidado energético preocupa el alto consumo de ChatGPT.

“El consumo energético de ChatGPT es un llamado de atención. Al compararlo con los consumos cotidianos de hogares, fábricas y vehículos, la magnitud de su impacto ambiental se revela de manera elocuente”.

Montevideo | Todo El Campo | La inteligencia artificial deslumbra a la humanidad. Es tanto lo que se puede hacer con esa herramienta que todos miramos hacia ella encandilados con su brillo, como antes, hace algunos cientos de años, los americanos originarios se encandilaban con los espejitos y vidrios de colores que les ofrecían algunos europeos.

Lo paradójico es que eso mismo que nos maravilla también nos asusta, porque nos sentimos vulnerables ante el desarrollo vertiginoso de esa herramienta que parece no tener límites.

Por otra parte, se advierte que además de esos desafíos que vaya a saber a dónde nos llevan, el uso de la inteligencia artificial implica un importante consumo de energía, rompiendo con la sostenibilidad y el cuidado energético que tanto se reclama en todo el mundo.

Resulta que ChatGPT, esa aplicación de chatbot de inteligencia artificial desarrollado el año pasado por OpenAI, en un día consume lo mismo que 150 viviendas al año, lo que no pasa desapercibido ni es ambientalmente inocuo.

Durante su fase de entrenamiento el modelo ChatGPT-3 requirió hasta 78,437 kWh de electricidad, que es una cantidad igual al consumo eléctrico de una vivienda promedio en España durante aproximadamente 23 años.  

Así de importante es el consumo de energía asociada a ChatGPT.

Un análisis de World Energy Trade compara el consumo de ChatGPT con el de otras actividades humanas.

“Si llevamos esa comparación al ámbito industrial y contrastamos el consumo de ChatGPT con el de una fábrica promedio, los números revelan una historia sorprendente. Mientras que una fábrica puede requerir 500 MWh al día, ChatGPT equipara este consumo diario”, dice el texto.

Si vamos al transporte y comparamos el consumo de ChatGPT con el de un automóvil eléctrico eficiente, “la discrepancia es asombrosa. Una sola interacción con ChatGPT podría consumir más energía que conducir un automóvil eléctrico por 500 kilómetros”.

Esos datos desencadenan “interrogantes sobre la viabilidad de las herramientas de IA en un contexto industrial que demanda eficiencia energética”. La pregunta es ¿hasta qué punto estamos dispuesto avanzar en la inteligencia artificial si tan es su costo energético y por lo tanto ambiental?

Como conclusión se señala: “El consumo energético de ChatGPT trasciende las métricas; es un llamado de atención. Al compararlo con los consumos cotidianos de hogares, fábricas y vehículos, la magnitud de su impacto ambiental se revela de manera elocuente”.

Con datos de World Energy Trade | Foto de portada Sergeitokmako – Pixabay.

Mercosur en tensión. Al conflicto por el peaje en la hidrovía, se suma el de energía en Yacyretá.

Mercosur en tensión. Al conflicto por el peaje en la hidrovía, se suma el de energía en Yacyretá.

Para Paraguay “una cuestión de soberanía en la decisión, pues, se le está dando energía a un país -Argentina- que no paga por la cesión”.

Montevideo | Todo El Campo | Argentina y Paraguay atraviesan un fuerte conflicto por el peaje en la hidrovía (*) que el primero cobra al segundo, que no tiene salida al mar. Este lunes se agregó un nuevo tema de tensión, porque Paraguay tomará el total de la energía que produce la represa de Yacyretá con lo cual afecta la disponibilidad de su vecino.

La medida se informó en los medios este lunes 18 de setiembre y fue anunciada por el vicepresidente del país, Pedro Alliana, que está ocupando la Presidencia.

“Hoy anunciamos el retiro de toda la energía de Yacyretá que le corresponde al Paraguay. Esta es una cuestión de soberanía y defensa de los intereses de la República del Paraguay”, escribió el vicepresidente Alliana en su cuenta de X (exTwitter).

También ofreció una conferencia de prensa junto al titular de la Administración Nacional de Energía (Ande), Félix Sosa.

Alliana reiteró el concepto de “soberanía”: Hay “una cuestión de soberanía en la decisión, pues, Paraguay le está dando energía a un país que no viene pagando por la cesión”, dijo.

También denunció que Argentina debe a Paraguay US$ 93 millones por la energía que toma de la represa.

MASSA: “NO ENTIENDO, ES INJUSTO”.

El ministro de Economía argentino y candidato a la presidencia por el kirchnerismo, Sergio Massa, dijo a medios de su país es no entiende por qué Paraguay actúa de esa manera, y que es injusto: “No entiendo, es injusto. Argentina construyó Yacyretá, Paraguay nos debe muchos miles de millones de dólares”, expresó.

Agregó que la actitud del nuevo Gobierno guaraní es para legitimarse: “En general, los Gobiernos nuevos (como es el de Santiago Peña), cuando necesitan buscar legitimidad, arrancan con peleas”.

«Es muy raro que Paraguay nos cobre más cara la energía que a Brasil”, se lamentó Massa y se preguntó “¿por qué nos cobran más cara la energía a los argentinos? Eso es algo a lo que todavía no encontré que alguien me lo responda. Si me explican, voy a entender el enojo de algunas autoridades paraguayas”.

PARAGUAY RECLAMA DESDE 2012.

El ministro kirchnerista Sergio Massa actúa como si ignorara la deuda de su país, pero en junio de 2012 la delegación paraguaya del Parlamento del Mercosur ya había reclamado a Argentina que efectúe los pagos de la represa Yacyretá.

El reclamo guaraní se hizo a través de la nota titulada “Parlasur Paraguay exige el cumplimiento de pagos por compensaciones en Yacyretá” y fue difundida por la web Parlamentomercosur.org.

El texto hace referencia a “las demoras en los giros mensuales datan del mes de octubre de 2011”.

Agrega que Paraguay solventa diversos programas de carácter social en los ámbitos de la salud y la educación, como también la asistencia alimentaria a poblaciones afectadas por el embalse de la represa, los cuales se ven afectados ante la falta de recursos.

Foto de portada represa de Yacyretá | Última Hora.

(*) Sobre el “injustificado” peaje a la hidrovía que sobra Argentina a Paraguay:

Peaje en la Hidrovía: Brasil, Uruguay y Bolivia solicitaron a la Argentina que deje de cobrarle “retenciones” a Paraguay – Todo El Campo

Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay concuerdan con que peaje en la hidrovía Paraguay-Paraná que impuso Argentina es injustificado. – Todo El Campo 

Lo rural ya no es sólo producción de alimentos, ahora también participa del campo energético.

Lo rural ya no es sólo producción de alimentos, ahora también participa del campo energético.

La independencia real de los países se logra produciendo alimentos y energía suficientes para atender sus necesidades. Hasta ahora una y otra actividad no parecían tener puntos en común, eso comenzó a cambiar.

Montevideo | Todo El Campo | El sector agropecuario suele relacionarse con la producción de alimentos, y así es efectivamente; sin agricultores no tendríamos alimentos naturales, ni seguridad alimentaria. Pero crece la posición de que lo rural va más allá de los alimentos, incluyendo otros campos estratégicos fundamentales para los países, como por ejemplo en el área energética.

Ese vínculo agropecuaria energía quedó evidenciado luego del intercambio llevado a cabo por el director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Manuel Otero, con el Secretario Ejecutivo de la Organización Latinoamericana de la Energía (Olade), Andrés Rebolledo (foto), en el marco de la agenda de trabajo conjunto a futuro, la cual tiene el objetivo de agregar fuerzas en áreas de interés común, tendiendo puentes entre los sectores rural y energético.

La reunión de intercambio se realizó el martes 29 de noviembre en la sede de IICA en Costa Rica.

DESARROLLO DE BIOCOMBUSTIBLES LÍQUIDOS.

El primer tema abordado fue el desarrollo de los biocombustibles líquidos a nivel latinoamericano.

Desde el IICA se destacó la importancia del desarrollo de estos con un triple propósito: descarbonización, diversificación energética e impulso al sector agrícola.

A los tradicionales biocombustibles destinados al sector terrestre, se le sumó a la agenda de conversación las tecnologías emergentes para producir combustibles biológicos y bajos en carbono para descarbonizar el sector aéreo y marítimo.

También se abordaron temas relativos a la promoción de otros tipos de energías renovables en el mundo rural, con el objetivo de promover el bienestar de la población rural que está desconectada de la red eléctrica, así como su importancia en escuelas rurales y postas sanitarias sin acceso a electricidad.

Además, se trató el tema de los sistemas agrícolas productivos sin acceso a electricidad u otras fuentes económicas y limpias de energía.

EL SECTOR AGRÍCOLA TIENE UNA FUERTE RELACIÓN CON EL ENERGÉTICO.

Torroba comentó la reunión y expresó: “Estrechar los vínculos de colaboración entre el IICA y Olade promoverá una mayor interacción entre el sector agrícola y el energético con todos los puntos de conexión que ello implica”.

“El sector agrícola tiene una fuerte relación con el energético”, la ser “el mayor proveedor global de energía renovable para el transporte, en formato de biocombustibles líquidos, y posee un gran potencial, actualmente en desarrollo, para la producción de combustibles sostenibles para la aviación”, sostuvo. “Además de materias primas de origen biológico para producir bioenergías, el agro puede complementar la producción de alimentos con la generación de energías renovables en el territorio. Ello logrará expandir la producción global de energías renovables y permitir que zonas rurales postergadas y no electrificadas accedan a energías limpias”, concluyó.

La energía agrivoltaica combina generación de energía a través de sol y la producción agrícola.

La energía agrivoltaica combina generación de energía a través de sol y la producción agrícola.

La tecnología agrivoltaica surge como una buena oportunidad para dar un mejor aprovechamiento a la tierra a la vez que se cuida no incrementar la temperatura global.

Montevideo | Todo El Campo | Las investigaciones sobre cómo evitar o al menos disminuir el incremento de temperatura en el planeta se desarrollo a todo nivel.

Un estudio publicado en Energía Aplicada (de Science Direct) determinó que en la generación de energía con paneles solares a una determinada altura sobre los cultivos, puede reducir las temperaturas de la superficie en el panel hasta en 10°C en comparación con los paneles tradicionales que van sobre suelo desnudo.

La investigación forma parte de los trabajos sobre energía agrivoltaica, una nueva forma de generar energía de manera amigable con el medio ambiente y que involucra al sector agrícola.

“La característica principal de la energía agrovoltaica es el intercambio de radiación solar entre la energía solar fotovoltaica y las actividades agrícolas dependientes de la luz solar. Esto puede incluir invernaderos fotovoltaicos, pastoreo de ganado y manejo de apiarios, pero para el alcance de este estudio, consideraremos la producción tradicional de cultivos ubicada junto con paneles solares montados en el suelo”, explica el artículo que refiere a la investigación desarrollada por científicos de la Universidad de Cornell (Nueva York, Estados Unidos).

En mundo que crece en población, aumentando la demanda de alimentos y presionando cada vez más los recursos del planeta, la tecnología agrivoltaica surge como una buena oportunidad para dar un mejor aprovechamiento a la tierra a la vez que se cuida no incrementar la temperatura global.

Foto de Energy News.

Para acceder al artículo completo, ingresar en el siguiente enlace: El potencial de la energía agrivoltaica para mejorar el enfriamiento de las granjas solares – ScienceDirect

Fitzgerald Cantero: 2022 fue el año en que la generación eléctrica a partir de fuentes renovables superó el 90%.

Fitzgerald Cantero: 2022 fue el año en que la generación eléctrica a partir de fuentes renovables superó el 90%.

Agregó que el país se encuentra en una segunda transición energética y en el futuro se visualizan muchos desafíos, por ejemplo, la captación de inversiones en el área de energía.

Montevideo | Todo El Campo | La Dirección Nacional de Energía, del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) informó que la participación de las fuentes de energía renovable alcanzó el 56% en la matriz de abastecimiento y el 91% en la matriz de generación eléctrica en 2022. El dato fue expresado en la presentación del Balance Energético Nacional 2022 (BEN 2022), un estudio estadístico que reúne la información de los diferentes flujos que componen la matriz energética del país. La presentación de los resultados se realizó el lunes 31 de manera virtual (ver presentación al pie del artículo).

Fitzgerald Cantero, director nacional de Energía, destacó que se está cumpliendo con un mandato histórico de elaboración y publicación del BEN por más de 50 años.

Agregó que el país se encuentra en una segunda transición energética y en el futuro se visualizan muchos desafíos, por ejemplo, la captación de inversiones en el área de energía.

También se encuentra en agenda, como un pilar de esta transición, la descarbonización, que incluye diferentes medidas para los sectores del transporte y la industria. Entre ellas están la movilidad eléctrica y las medidas de eficiencia energética.

A su vez, 2022 fue un año en el que siguió creciendo el PIB, a la vez que continuó la sequía. No obstante, la generación eléctrica a partir de fuentes renovables superó el 90%.

URUGUAY EN EL MUNDO.

El MIEM publicó en su web que los resultados de BEN 2022 se ven recogidos en el reporte internacional Trilemma del WEC, que muestra a Uruguay en el lugar 14 a nivel mundial, según el ranking de países 2022 (había ocupado el lugar 13 en 2021). Trilemma (*) es un índice que incorpora tres dimensiones: la seguridad energética, la equidad energética y la sustentabilidad medioambiental. Uruguay es el mejor país de la región, seguido por Chile, en el lugar 26.

PRINCIPALES RESULTADOS.

El año 2022 fue el segundo de crecimiento consecutivo en la economía, que alcanzó valores absolutos similares a la prepandemia: el PIB creció 4,9%. A su vez, el país se encuentra en un período de tres años consecutivos de niveles de hidroelectricidad por debajo de la media histórica, debido a la sequía.

En lo que refiere a la participación de las fuentes de energía renovables, en 2022, en la matriz de abastecimiento se alcanzó el 56%, y en la matriz de generación eléctrica estas representaron el 91%. Estos resultados cumplieron con los objetivos trazados, que apuntaban a cifras mayores a 50% y 90%, respectivamente. Esto se vio reflejado en las emisiones de CO2, que disminuyeron 5% respecto al año anterior.

En términos de infraestructura, la potencia instalada para generación eléctrica se mantuvo prácticamente igual a la del año anterior. Se destacó el desarrollo que ha tenido el sector eléctrico, ya que hasta 2005 el país solo contaba con las centrales hidráulicas del río Negro y de Salto Grande, así como con las centrales a partir de combustibles fósiles en el entorno a Montevideo. En años posteriores entraron en operación una serie de generadores eólicos, solares y a base de biomasa, distribuidos en todo el territorio nacional.

En lo relativo a la refinería, la estructura de producción se ha mantenido constante en los últimos años, con el gasoil como principal combustible producido y una participación de 46% en esa estructura de producción para 2022. El consumo propio de la refinería sí ha presentado variaciones, ya que desde 2017 se registra una sustitución de fuentes, con un consumo creciente de gas natural y decreciente de fueloil. Esto tiene una incidencia directa en la disminución de las emisiones de CO2 por ktep de petróleo procesado.

En lo que respecta a la matriz primaria o de abastecimiento, tanto en el petróleo y derivados como en la hidráulica, se ha presentado cierta variabilidad a lo largo de los 58 años de la serie histórica de balance, pero sin crecimiento neto para el período. Por su parte, la energía eólica, la solar y la biomasa han registrado variaciones importantes, con crecimientos significativos en los últimos años.

Es importante destacar que, si bien el consumo de licor negro y leña representa más del 70% del consumo de biomasa en el país, también se utilizan otros residuos de biomasa, como aserrín, chips, residuos forestales, metanol, cáscara de arroz, bagazo de caña, pellets y briquetas, entre otros. Por su parte, desde 2011 en el BEN se registra el consumo de residuos industriales no renovables, que incluyen neumáticos fuera de uso, aceites usados y otros, con una tendencia creciente de consumo.

Otro dato relevante que marcó el año 2022 fue que la generación eléctrica de origen renovable volvió a estar en niveles mayores a 90%, luego de que en 2021 registrara un valor de 85%. Ese año, se registró una exportación significativa de electricidad a países vecinos, y esa electricidad tuvo un componente importante de fósiles en su generación.

El BEN 2022 mostró que el consumo final energético tuvo una leve variación para el último año (+0,5%). Si se realiza un análisis por fuente de energía, se observa que el principal consumo se dio en derivados de petróleo (40%), seguidos por los residuos de biomasa (27%) y, en tercer lugar, por la electricidad (21%). La mayoría de los energéticos han aumentado su consumo en 2022, salvo los relativos a la biomasa, dentro de los cuales se destaca la disminución en el consumo de biodiésel.

En lo que tiene que ver con un enfoque sectorial, la industria registró el mayor consumo para 2022 (42%), si bien, en contrapartida, fue el único sector que disminuyó su consumo en el último año. Al analizar la evolución por rama industrial, se observa que presentan diferentes estructuras de consumo en términos del mix de energéticos utilizados. Estas características impactan directamente en distintos comportamientos y en las emisiones de CO2 asociadas. Por ejemplo, papel y celulosa es la rama de mayor consumo de energía (61% del consumo industrial), seguida en muy menor medida por la industria del cemento (5%). Por su parte, el subsector industrial de mayor nivel de emisiones de CO2 es el del cemento (40%), seguido por papel y celulosa (38%).

Respecto al transporte, en 2022 fue el segundo sector de consumo, con una tendencia creciente en la serie histórica. Esta demanda había descendido en 2020, a causa de la baja en la movilidad que causó la pandemia. El modo de trasporte que representa la mayor participación es el carretero, con consumos repartidos de gasoil y gasolina automotora. El consumo de biocombustibles se ha mantenido similar al año anterior para el caso de bioetanol (9,5% de mezcla), mientras que el biodiésel ha registrado una disminución importante en su consumo y, desde diciembre de 2022, se ha dejado de mezclar con el gasoil.

Respecto a las emisiones de CO2, la presente edición del BEN incluye series históricas que comienzan en 1965 y se extienden más allá de 1990, año del primer Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero de Uruguay. En 2022, las emisiones de CO2 totales disminuyeron 5% respecto al año previo y correspondieron en gran medida al sector transporte (57%). En términos de fuentes de energía, el 49% de las emisiones totales de CO2 provinieron de la quema de gasoil, seguidas por la gasolina, con un 25% de participación.

(*) WEC Energy Trilemma Index Tool (worldenergy.org)

VIDEO: Presentación completa del BEN 2022:

Pin It on Pinterest