Uruguay es punto de referencia regional para desarrollo de inteligencia artificial.

Uruguay es punto de referencia regional para desarrollo de inteligencia artificial.

Uruguay se está transformando en un lugar de referencia para el desarrollo de la inteligencia artificial.

Montevideo | Todo El Campo | Durante su primer año de funcionamiento en Uruguay, el Laboratorio de Inteligencia Artificial de Microsoft contribuyó a la dinamización del sistema de empresas y startups tecnológicas y posiciona a Uruguay como centro de innovación, afirmó el canciller Omar Paganini. El país se está transformando en un lugar de referencia para el desarrollo de inteligencia artificial, agregó.

El ministro participó el lunes 3 del primer aniversario del Microsoft AI (Inteligencia Artificial) Co-Innovation Lab, que funciona en el parque tecnológico del Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU).

Hace un año, al momento de su inauguración, en 2023, el laboratorio era uno de los únicos cuatro de su tipo en el mundo, junto a los de Estados Unidos, Alemania y China.

Estuvieron presentes la vicepresidenta Beatriz Argimón, la ministra de Industria, Energía y Minería, Elisa Facio, y el vicepresidente ejecutivo de Desarrollo Empresarial, Estrategia y Emprendimiento de Microsoft, Christopher Young, entre otros representantes de la compañía.

Argimón dijo que el Laboratorio de Inteligencia Artificial ofrece herramientas y tecnología de vanguardia y permite a las empresas evaluar proyectos concretos en un entorno seguro junto a técnicos especializados, lo que hace más factible la incorporación de la inteligencia artificial a sus procesos y negocios.

También ponderó que cuenta con el LATU como institución puente para vincular a las empresas y que procura acelerar la innovación, así como apoyar a organizaciones de diferentes rubros para trabajar en soluciones junto a ingenieros de Microsoft.

URUGUAY, UN HUB DE INNOVACIÓN.

En rueda de prensa Omar Paganini subrayó que el laboratorio contribuye a la dinamización del sistema de empresas y startups tecnológicas y posiciona a Uruguay como un hub de innovación.

En el primer año de funcionamiento el laboratorio recibió 100 proyectos, de los cuales 75% pertenecen a firmas uruguayas y el resto de la región, a los que se agregarán varios más, que se encuentran en lista de espera, detalló.

Entre las iniciativas presentadas se destacan las áreas de salud, producción de fármacos y comercio electrónico.

El ministro consideró que esto demuestra que Uruguay se está transformando en un lugar de referencia para el desarrollo de la inteligencia artificial.

En 2030, la penetración de vehículos eléctricos alcanzará un 33% promedio en el mercado global.

En 2030, la penetración de vehículos eléctricos alcanzará un 33% promedio en el mercado global.

Europa los vehículos eléctricos a batería representarán el 30% de las ventas; en Estados Unidos el 33%; y en China el 36%.

Montevideo | Todo El Campo | La 24ª Encuesta Global de Ejecutivos del Sector Automotriz de KPMG, realizada a más de mil ejecutivos, destaca la aceleración en la adopción de soluciones de movilidad sostenible a medida que el sector evoluciona hacia tecnologías más limpias

La industria automotriz está experimentando un avance significativo en la adopción de vehículos eléctricos (VE), conforme a los hallazgos de la 24ª Encuesta Global de Ejecutivos del Sector Automotriz llevada a cabo por KPMG. Esto implica un cambio que está siendo bien recibido y apoyado por datos que reflejan una tendencia ascendente en este sector.

En el estudio realizado en octubre de 2023, que contó con la participación de 1.041 ejecutivos del ámbito automotriz y áreas relacionadas, incluyendo 42 de América del Sur, se observó una evolución en las expectativas hacia los vehículos eléctricos. Los resultados indican tanto un ajuste positivo en las proyecciones como un incremento en la confianza sobre su creciente presencia en el mercado automotriz.

En comparación con años anteriores, las estimaciones actuales muestran un incremento en la penetración de los vehículos eléctricos en mercados clave para 2030. Por ejemplo, los encuestados de Europa Occidental prevén que los vehículos eléctricos a batería representarán el 30% de las ventas para ese año, frente al 24% estimado anteriormente. En Estados Unidos, la cifra ha subido del 29% al 33%, mientras que en China ha aumentado del 24% al 36%.

A pesar de estos avances, los ejecutivos se muestran menos optimistas que en el pasado respecto a la paridad de costos entre los VE y los autos convencionales para 2030, sin contar los subsidios. Sin embargo, una mayoría, el 66%, todavía considera probable alcanzar esta paridad de costos en dicho año, destacándose el 87% de los ejecutivos OEM chinos que esperan lograrlo, un aumento significativo respecto al 71% del año pasado.

En América del Sur, la expectativa de paridad se ha duplicado prácticamente, del 36% en la encuesta anterior al 64% en la actual.

Este aumento en la madurez de las expectativas indica una transición más realista hacia los vehículos eléctricos, apoyada por una comprensión más profunda de las dinámicas del mercado y un enfoque pragmático sobre los desafíos tecnológicos y económicos.

OTROS RESULTADOS DEL ESTUDIO.

Menos confianza en el crecimiento rentable: En todo el mundo, los ejecutivos del sector automotriz tienen menos confianza en que la industria logre un crecimiento rentable en los próximos cinco años. Esto se debe principalmente a las preocupaciones sobre la economía mundial y el aumento de los costos. No obstante, América del Sur se encuentra entre las regiones que mostró mayor confianza en este aspecto.

La experiencia del cliente es un diferenciador clave: Si bien el rendimiento sigue siendo el factor de venta más importante, una experiencia sin complicaciones quedó esta vez en el segundo lugar. El énfasis en una experiencia de compra fluida se extiende desde la compra del automóvil hasta el buen funcionamiento del software instalado en los vehículos, aunque este factor es un desafío incluso para los fabricantes. El hardware del coche suele ser fiable, pero el software no siempre.

La precaución triunfa sobre la puntualidad: Después de las disrupciones de los últimos años, la nueva norma en la gestión de la cadena de suministro se está guiando mucho más por la precaución que por la “decisión en el momento adecuado”.

Desafíos tecnológicos más complejos: Los fabricantes de automóviles indicaron que se sienten menos preparados que el año pasado para hacer frente a innovaciones tecnológicas como la inteligencia artificial, los gemelos digitales y la robótica avanzada. 

Para Ricardo Roa, socio líder del sector automotriz de KPMG en Brasil, “ante tantos retos y oportunidades, los ejecutivos deben recalibrar sus estrategias y pasar a la acción, para ello deben diversificar sus apuestas, fomentar la colaboración, prepararse para integrar IA en todo proceso y hacer frente a los desafíos globales”. 

La tecnología digital, una herramienta para anticipar y mitigar los efectos de las sequías en la agricultura.

La tecnología digital, una herramienta para anticipar y mitigar los efectos de las sequías en la agricultura.

Ayudan a pronosticar y enfrentar crisis hídricas que son cada vez más frecuentes y severas debido al cambio climático.

Montevideo | Todo El Campo | La tecnología digital brinda herramientas de gran utilidad para diagnosticar y mitigar los impactos de las sequías, reveló un estudio presentado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), en el contexto de la preparación para la tercera edición de la Semana de la Agricultura Digital (SAD) 2024, que se realizará en setiembre próximo.

El documento ofrece una muestra no exhaustiva de algunos recursos digitales producidos por entidades públicas y privadas en América Latina y el Caribe, que ayudan a pronosticar y enfrentar crisis hídricas que son cada vez más frecuentes y severas debido al cambio climático.

La SAD 2024, cuyo lanzamiento oficial se realizó a través de una serie de webinars donde se anticiparon las temáticas a ser tratadas, convocará a agtechs, fondos de inversión, grandes compañías, organizaciones de agricultores, institutos de investigación, ministerios y organismos públicos y multilaterales para debatir sobre digitalización agroalimentaria y favorecer la colaboración. Se trata de una iniciativa, liderada por el IICA desde 2022, que este año será nuevamente organizada junto a aliados estratégicos del Instituto como CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Centro International de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt).

La postulación para las agtechs de países de las Américas con soluciones digitales ya disponibles para su uso está abierta hasta el 1º de julio y el formulario puede bajarse en la página web www.semanaad.iica.int.

Quince agtechs serán seleccionadas para viajar a San José de Costa Rica entre el 23 y el 27 de setiembre, con todos los gastos pagos, mientras que las que no sean elegidas para viajar podrán participar de manera virtual e integrarse a la Red de Agtechs de las Américas del IICA.

Durante el webinar se debatió el rol que pueden tener las tecnologías para anticipar y mitigar efectos de sequías y ser más resilientes.

Cada vez que hay una sequía son afectados miles o millones de productores agropecuarios y todas las sociedades, porque se reduce la producción y disponibilidad de alimentos. Hay innumerables ejemplos en la historia del impacto dramático de las sequías. Hoy el cambio climático nos hace vivir tanto sequías como inundaciones más frecuentes y extremas. La buena noticia es que los países de las Américas tienen cada vez más herramientas para que esas circunstancias golpeen cada vez un poco menos”, dijo Federico Bert, gerente del Programa de Digitalización Agroalimentaria del IICA.

TRES PILARES.

Uno de los autores del estudio, el académico Guillermo Podestá, señaló que existen tres pilares que pueden ofrecer las tecnologías digitales en relación a las sequías: monitoreo, predicción y alerta temprana; caracterización y gestión de riesgo e impactos; planificación, preparación y respuesta.

“La naturaleza compleja de la sequía dificulta su gestión. Pero hay una creciente disponibilidad de recursos, tanto públicos como privados, para el monitoreo y gestión de esta amenaza. La mayoría de ellos no existía 10 o 15 años atrás”, dijo Podestá.

“De todas maneras -advirtió- la tecnología es necesaria pero no suficiente. Hacen falta enfoques proactivos y no reactivos por parte de los gobiernos”.

En el webinar también participaron los agricultores chilenos Macarena Valdés y Marco Aceituno, fundadores y dueños de la Granja La Pachamama, que prosperó en la producción de alimentos en medio de la fuerte sequía que ha castigado al país en los últimos años y llevó a la realidad la premisa de producir más con menos. Ambos fueron reconocidos como “Líderes de la Ruralidad» de las Américas por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), debido a su aporte a la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental del continente y el planeta.

“Por una cuestión de supervivencia, empezamos a aplicar técnicas para mejorar la calidad de suelos y regenerarlo. Y así llegamos a hacer varias producciones que han ido complementándose y generamos una economía circular”, contaron.

Macarena y Marco relataron que comenzaron con el uso de forraje verde hidropónico para alimentar al ganado y luego comenzaron a emplearlo también como cubierta vegetal para el suelo.

La pareja de agricultores explicó que el año pasado llovieron solo 50 milímetros en la región central de Valparaíso, donde viven y producen, pero ellos pudieron adaptarse a la situación: “Recuperamos agua de lluvia gracias a los techos y la almacenamos en cisternas, para tener riego durante todo el año para nuestros 300 árboles frutales”.

El documento La sequía en la agricultura: recursos disponibles para diagnosticar su ocurrencia y reducir sus impactos en América Latina y el Caribe está disponible en: La sequía en la agricultura: recursos digitales disponibles para diagnosticar su ocurrencia y reducir sus impactos en América Latina y el Caribe.

NSF y USDA unen fuerzas para impulsar la innovación en robótica agrícola

NSF y USDA unen fuerzas para impulsar la innovación en robótica agrícola

Ambas agencias buscan fomentar la investigación interdisciplinaria que abordará los desafíos agrícolas y aumentará la sostenibilidad.

Montevideo | Todo El Campo | El agro está en permanente revolución por sí mismo, pero también por el avance de las nuevas tecnologías y herramientas de trabajo en que ha avanzado la humanidad, entre ellas la robótica que bien empleada contribuirá a desbloquear nuevos conocimientos y desarrollar soluciones de vanguardia para beneficiar tanto a los agricultores como a los consumidores.

En Estados Unidos se han unido la Fundación Nacional de Ciencias (NSF) y el Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura del Departamento de Agricultura (USDA/NIFA) para avanzar en la investigación fundamental en robótica agrícola.

La colaboración surge de un reconocimiento compartido del papel fundamental que la robótica puede desempeñar para abordar los desafíos en la agricultura y la producción de alimentos, cuando en el mundo aumenta la demanda de alimentos y la necesidad de prácticas de agricultura de precisión, publicó NSF.

Ambas agencias buscan fomentar la investigación interdisciplinaria que abordará los desafíos agrícolas y aumentará la sostenibilidad.

“APROVECHAR EL PODER DE LA ROBÓTICA”.

Michael Littman, director de la División de Información y Sistemas Inteligentes de NSF, dijo que la asociación con el USDA/NIFA “representa una oportunidad única para aprovechar el poder de la robótica para abordar los desafíos apremiantes de la agricultura”.

“Al reunir a investigadores de diversos orígenes, podemos desbloquear nuevos conocimientos y desarrollar soluciones de vanguardia que beneficiarán tanto a los agricultores como a los consumidores”, agregó.

MENOR IMPACTO EN EL AMBIENTE.

Daniel Linzell, director de la División de Innovación Civil, Mecánica y de Fabricación de NSF, comentó que “esta nueva colaboración entre NIFA y NSF subraya el valor de nuestra asociación de larga data y nuestro compromiso con la investigación robótica fundamental para el sector agrícola”.

“Nuestra inversión conjunta y las ideas de la comunidad no solo harán que la agricultura sea más segura para las personas que cultivan nuestros alimentos, sino que también disminuirán los impactos nocivos en el planeta que nos sustenta”, subrayó.

ABORDAR LOS DESAFÍOS AGRÍCOLAS CON TECNOLOGÍAS INNOVADORAS.

Steven Thomson, Líder del Programa Nacional de la NIFA del USDA, destacó la importancia de abordar los desafíos agrícolas a través de tecnologías innovadoras.

“La robótica agrícola es muy prometedora para mejorar la productividad, reducir el impacto ambiental y mejorar la resiliencia general de nuestros sistemas alimentarios. A través de esta colaboración, nuestro objetivo es catalizar avances que beneficien a los agricultores, los consumidores y el medio ambiente”.

Foto ilustrativa | @wwwhatsnew, sitio de noticias de tecnología y negocios.

La tecnología genética tiene enorme potencial, pero las regulaciones son muy estrictas.

La tecnología genética tiene enorme potencial, pero las regulaciones son muy estrictas.

La agricultura, la seguridad alimentaria y el clima necesitan de las tecnologías de edición genética, y el aporte de ésta puede ser enorme, pero la limitan.

Montevideo | Todo El Campo | El Instituto Noruego de Investigación en Bioeconomía (Nibio) publicó en la revista científica Sciencenorway.no -también noruega- un artículo en el que aborda la importancia y utilidad de la tecnología genética, que a pesar de ser tan positiva en Europa se restringe su uso afectando la agricultura, la seguridad alimentaria y el clima.

El siguiente es el artículo completo.

LOS INVESTIGADORES CREEN QUE LA TECNOLOGÍA GENÉTICA TIENE UN ENORME POTENCIAL, PERO QUE LAS REGULACIONES SON DEMASIADO ESTRICTAS.

La comunidad investigadora cree que la tecnología de edición genética, como las tijeras genéticas Crispr, puede contribuir a una producción de alimentos más sostenible.

Dado que las regulaciones sobre tecnología genética ahora deben ser reevaluadas tanto en Noruega como en la Unión Europea (UE), los investigadores esperan un enfoque más científico y basado en evidencia de la ley.

Recientemente, 37 premios Nobel y 1.500 investigadores firmaron una carta abierta dirigida al Parlamento de la Unión Europea, en la que solicitaron regulaciones menos estrictas para el uso de la tecnología genética.

Los profesores noruegos y premios Nobel May-Britt y Edvard Moser estuvieron entre los que firmaron la petición.

Según la legislación actual noruega y europea, los productos editados genéticamente se clasifican como OGM, un organismo modificado genéticamente.

Estos productos deben someterse a un proceso de aprobación exhaustivo y costoso, a pesar de que son prácticamente indistinguibles de los productos convencionales.

LA LEY NO SE HA MODIFICADO EN 20 AÑOS.

Los investigadores de Nibio también esperan una relajación de la ley para permitir el uso de Crispr para abordar los desafíos en la agricultura, la seguridad alimentaria y el clima.

Ya están utilizando Crispr en proyectos relacionados con la vida útil de manzanas y lechugas, la eliminación de virus de plantas y el desarrollo de variedades de papa que son menos susceptibles.

Por el momento, no se pueden utilizar los resultados positivos.

“En febrero se cerró una audiencia pública sobre la modernización de la tecnología genética noruega, que no ha cambiado desde 1993”, dice Sjur Sandgrind, investigador de tecnología genética en Nibio.

La UE también está en proceso de hacer cambios. Sandgrind explica que la ley se volvió más estricta en la UE en julio de 2018.

“Hace casi seis años, se aprobó una ley en la UE que equiparaba la edición genética con los transgénicos. Como resultado, se hizo más difícil introducir productos Crispr en la agricultura”, dice.

Sandgrind ha investigado la edición de genes en plantas en la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas (SLU). Explica que la decisión de la UE de cambiar la ley se produjo apenas unas semanas antes de que comenzara su tesis doctoral.

“En Noruega, hemos tenido la misma ley todo el tiempo, pero en Suecia, las autoridades agrícolas permitieron el uso casi ilimitado de Crispr. Solo se requerían solicitudes estándar para ensayos de campo a pequeña escala. El cambio en la ley me obligó a modificar el método de mi tesis doctoral”, añade.

MÁS RÁPIDO Y SENCILLO.

Sandgrind afirma que el sentimiento general en la comunidad investigadora es que la legislación está desactualizada.

“Ha habido avances significativos en la tecnología desde 1993. En toda Europa, ha habido una estricta regulación contra los transgénicos. El argumento a favor de las nuevas herramientas, siendo Crispr la más conocida, es que se pueden utilizar sin introducir ADN extraño”, dice.

Además, añade que es posible conseguir los mismos resultados con Crispr que con los métodos de cría tradicionales, sólo que de forma más rápida y precisa. Muchos investigadores creen que no es muy práctico regular esta tecnología de forma rigurosa.

Crispr puede, entre otras cosas, hacer que las plantas sean más resistentes a las enfermedades, eliminar sustancias tóxicas y adaptarlas para hacer frente al cambio climático. Hay muchas investigaciones que muestran estas aplicaciones”, dice el investigador.

Sandgrind enfatiza que los beneficios potenciales de Crispr son significativos, lo que permite resultados más fáciles y rápidos. Señala que en el contexto de los mandatos para reducir el uso de pesticidas, una población en crecimiento y el cambio climático, Crispr podría ayudar a desarrollar plantas más sostenibles.

Cree que es un error regular en base al método. En su lugar, la atención debe centrarse en la evaluación de los riesgos de los resultados, no en los métodos. No es consciente de ningún riesgo inherente asociado con la tecnología en sí.

“Hoy en día, podemos tener dos plantas que son completamente idénticas: una está prohibida y la otra está permitida. Parece imprudente. Hasta ahora, la legislación no ha tenido en cuenta los avances tecnológicos ni la utilidad potencial de la tecnología cuando se utiliza correctamente”, añade.

MÁS RESISTENTE A LAS ENFERMEDADES.

Una de las áreas que se está investigando mucho es la mejora de la resistencia a las enfermedades en las plantas.

Con Crispr, se pueden desactivar selectivamente los genes que hacen que una planta sea susceptible a las enfermedades. También puede desactivar los genes que producen sustancias que no desea. Por ejemplo, al prensar la colza, te queda un pastel muy nutritivo pero concentrado con sustancias amargas. En lugar de que esta masa sea utilizable para la alimentación animal o humana, debe desecharse o diluirse. Con Crispr, las plantas de colza se han desarrollado con menos sustancias amargas, por lo que pueden usarse como alimento para animales”, dice Sandgrind.

Señala que la agricultura moderna está lejos de la naturaleza.

“Lo importante para una planta silvestre es sobrevivir en la naturaleza. Es diferente a la producción de alimentos. Las plantas silvestres producen toxinas para protegerse de insectos y enfermedades. En la producción de alimentos, queremos semillas grandes que sean comestibles, fáciles de cosechar y que no tengan sustancias tóxicas. Las plantas silvestres tienen características que son útiles en la naturaleza, pero que no queremos en la agricultura”, dice.

Según Sandgrind, todos los genes interactúan con otros genes y con el medio ambiente. Si desactiva un proceso, es posible que haya más de otro producto.

“Es por eso que necesitamos investigar, necesitamos investigación y pruebas. Es lo mismo que hacemos cuando desarrollamos variedades. No siempre obtienes el resultado que deseas de inmediato. Pero eso no significa que sean peligrosas por esa razón: las plantas no producen nuevas toxinas ni desarrollan conciencia”, dice.

PEQUEÑOS CAMBIOS, GRAN EFECTO.

Hoy en día, el desarrollo de nuevas variedades puede llevar entre 10 y 20 años. Las plantas se bañan en soluciones químicas o se exponen a una radiación que causa miles de mutaciones, que luego se pueden plantar.

“Hemos estado haciendo esto durante cien años, y comemos los productos todos los días. No hemos visto ningún riesgo para la salud. Esto es ampliamente aceptado, pero es un método engorroso. En principio, es como disparar con una escopeta y esperar acertar. Con Crispr, puedes reducir drásticamente el tiempo”, dice Sandgrind.

Cree que si se permite a los investigadores trabajar con Crispr, no necesitarán 10 años de proyectos y 50 personas para desarrollar nuevas variedades.

“Ofrece nuevas oportunidades para aquellos de nosotros financiados por los contribuyentes. Tenemos incentivos diferentes a los de los grandes actores agrícolas, y queremos utilizar la tecnología genética para desarrollar nuevas variedades vegetales que puedan beneficiar a la sociedad”, dice.

SALVAR EL MEDIO AMBIENTE Y LA ECONOMÍA.

En enero de 2024, Nibio puso en marcha un importante proyecto sobre el tizón tardío de la papa (una de las enfermedades más importantes del cultivo de papa en el mundo), utilizando Crispr en colaboración con Graminor, la NMBU y la Universidad de Ciencias Aplicadas del Interior de Noruega. El objetivo es hacer que las variedades de papa noruega sean más resistentes al tizón tardío.

Sandgrind señala que actualmente, los agricultores necesitan rociar una gran cantidad de pesticidas, lo que podría afectar la salud, el medio ambiente y la economía. Si bien es posible que no sea posible erradicar por completo el problema con Crispr, incluso una ligera mejora podría tener un impacto significativo en los yielsds y el uso de pesticidas.

“En Noruega también tenemos un clima único y nuestras propias variedades. Lo que es bueno para los pueblos de montaña de Gudbrandsdalen no es tan interesante para los que desarrollan variedades en los Países Bajos”, dice.

Nibio también está trabajando para mejorar la resistencia a la sarna en las manzanas.

“Son pequeñas manchas negras que se ven en las manzanas. Cuando las manzanas tienen costra, a menudo también contraen nuevas enfermedades», dice.

Por lo tanto, los fruticultores no obtienen el mismo precio por su cosecha, o hay menos rendimiento.

“También estamos analizando el dorado de la manzana. ¿Podemos desactivar el gen que hace que las manzanas se vuelvan marrones, para que puedan almacenarse mejor? La gente tira muchas frutas y verduras debido al oscurecimiento. También hemos empezado a trabajar en el pardeamiento de la lechuga y la resistencia a las enfermedades en la lechuga”, dice.

Sandgrind señala que, históricamente, solo las grandes corporaciones han empleado la tecnología genética para sus ganancias comerciales, a menudo con el pretexto de contribuir a un mundo mejor. Sin embargo, su objetivo principal sigue siendo la generación de beneficios, lo que lleva a desarrollos como los cultivos resistentes a los pesticidas, entre otras innovaciones controvertidas.

Al desarrollar manzanas con una mejor vida útil y papas que requieren menos pesticidas, estamos haciendo algo de lo que la gente ve el beneficio. Queremos demostrar que Crispr se puede utilizar para algo concreto que sea útil para Noruega y los consumidores noruegos”, dice.

IMPORTANTE PARA LOS PAÍSES EN DESARROLLO.

Sandgrind hace hincapié en que la tecnología es en realidad mucho más crucial a nivel mundial que para Noruega.

“En Noruega, tenemos un clima de nicho y no producimos muchos alimentos de origen vegetal. Tampoco somos los más afectados por el cambio climático y el crecimiento de la población. Aquí, estamos acostumbrados a encontrar todo lo que necesitamos en la tienda. A pesar de que vemos que los precios suben y nos quejamos de ello, estamos bien. Son pocos los que pasan hambre”, dice.

Por lo tanto, los beneficios directos son aún mayores para los países de otras partes del mundo.

“Estos países son más vulnerables al cambio climático y están experimentando un aumento drástico en la necesidad de producción de alimentos. También pueden usar más pesticidas”, dice.

En países donde la temperatura es de 40 grados centígrados y hace sequía, la adaptación de la producción de alimentos puede ser extremadamente importante.

“Las pérdidas de cosechas durante varios años en África y el sur de Asia serían catastróficas. Si el cambio climático hace que partes del mundo sean casi inhabitables y conseguimos que 100 millones de personas llamen a la puerta de Europa porque no pueden producir alimentos donde viven actualmente, la situación se vuelve aún más urgente”, dice el investigador.

Además, añade que la tecnología genética es ahora más fácil de usar que antes y puede aplicarse a cultivos como el mijo y la yuca, que son importantes en ciertas regiones. En la actualidad, estos cultivos no atraen grandes inversiones.

“Por lo tanto, el uso de la tecnología genética será aún más crucial para ellos. Muchos de estos países también tienen una visión más positiva de esta tecnología”, dice.

ELIMINAR VIRUS.

Carl Jonas Jorge Spetz en Nibio estudia los virus de las plantas. Ha utilizado Crispr en un proyecto para aprender más sobre un virus devastador en el trigo.

“Crispr se puede usar para eliminar virus, matar virus en las células y producir material vegetal limpio. Cuando una planta está infectada con un virus, es muy difícil y a veces imposible deshacerse de él”, dice.

Spetz explica que han creado sus propios vectores Crispr y los han insertado en células vegetales. La esperanza es que esto elimine el virus. Teóricamente, esto es posible, pero todavía están en fase experimental y aún no saben si tendrán éxito.

Sin embargo, siempre hay desafíos a la hora de buscar nuevas soluciones:

“El mayor desafío radica en la diversidad de virus. Hay miles de ellos. Hoy en día, utilizamos varios métodos diferentes para tratar de eliminar los virus de las plantas. A veces, uno de estos métodos funciona contra un virus, pero no contra otros. La belleza de Crispr es que ofrece un método único para lograr esto. Sin embargo, no es del todo sencillo; hay muchas variables involucradas que debemos considerar y ajustar”, dice Spetz.

HERRAMIENTA EN LA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.

Spetz también enfatiza que Crispr y la tecnología genética son herramientas versátiles que se pueden utilizar para diversos fines más allá de la edición de genes. Esto incluye iniciativas en tecnología verde destinadas a aumentar la captura de carbono.

“El riesgo es mínimo, y la edición genética tiene un enorme potencial para abordar diversos desafíos en la agricultura y la conservación del medio ambiente. En última instancia, la edición genética, incluida Crispr, ofrece soluciones innovadoras para mejorar la seguridad alimentaria, la sostenibilidad y la salud humana”, afirma.

Se puede utilizar para detectar virus dentro de las células y para diseñar plantas con rasgos específicos, como un mayor contenido de azúcar, explica el investigador.

La manipulación genética puede producir plantas resistentes. Sin embargo, cree que es igualmente importante desarrollar plantas con varios biosensores, por ejemplo, plantas que puedan detectar altas emisiones de dióxido de carbono.

“A través de la tecnología genética, podríamos dejar de usar plásticos. Podemos dejar de usar minerales. Podemos tener plantas que puedan detectar virus humanos. Imagina tener una planta de orégano. Cuando un día te sientes enfermo, tomas una hoja y la muerdes. Si cambia de color, estás enfermo. Hay innumerables cosas que podríamos hacer si se nos permitiera”, dice Spetz.

Sin embargo, subraya que el uso de Crispr para eliminar virus no da lugar a transgénicos.

“Pero los transgénicos son legales en muchos de los países a los que compramos productos, como Argentina y Estados Unidos, por lo que lo más probable es que ya los hayamos comido. En medicina, los transgénicos ya se utilizan ampliamente”, dice.

La insulina, por ejemplo, es un OGM (Organismo Genéticamente Modificado).

“En general, tenemos miedo de las plantas transgénicas. Creo que a la gente le preocupa que les haga daño si lo comen. Otros creen en la polinización cruzada; creen que si se planta un cultivo, una semilla se cruzará con una semilla nativa y matará todo”, dice Spetz.

Señala que este no es el caso y que el problema probablemente se debe en parte a malentendidos. Según el investigador, no hay documentación que demuestre que los alimentos transgénicos sean más peligrosos que otros alimentos. (Sciencenorway.no).

Con inteligencia artificial se pueden identifican zonas aptas para labores agropecuarias

Con inteligencia artificial se pueden identifican zonas aptas para labores agropecuarias

La inteligencia artificial ayuda a tener mayor precisión sobre zonas aptas para cultivos o actividades ganaderas. Por medio de esa tecnología se puede tener una mayor precisión sobre los sitios donde se puede desarrollar la actividad agropecuaria.

Colombia | Todo El Campo | Sebastián Felipe Álvarez, magister en Ingeniería de Sistemas y Computación de la Universidad Nacional de Colombia, desarrolló un sistema de inteligencia artificial (IA) con el fin de identificar, con mayor precisión, zonas aptas para las actividades agropecuarias. El sistema utiliza imágenes satelitales de alta resolución proporcionadas por la misión de observación terrestre Sentinel-2, bajo la dirección de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Una parte crucial de la investigación de Álvarez, se enfocó en la integración de las imágenes con el mapa del Sistema de Información para la Planificación Rural Agropecuaria (Sipra) y de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA), ambas instituciones de carácter técnico adscritos al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural colombiano.

Luego de eso, se empleó el aprendizaje de máquina, o machine learning, que le permite al sistema aprender de manera autónoma a partir de los datos, según una nota publicada por la agencia de noticias de la Universidad.

El investigador explicó que al trabajar “sobre el mapa Sipra”, ya considera “factores climáticos y otros aspectos que afectan las actividades agrícolas”. Partiendo de esa información “el sistema identificó patrones en las imágenes que le permitieron determinar con gran precisión si la zona era apta o no para la agricultura”.

ÚTIL EN TODO EL PAÍS.

Añadió que “la técnica de la IA conocida como ‘redes neuronales’ se entrenó con dichas imágenes satelitales y “predijo con eficacia qué zonas como Barichara y El Socorro (norte colombiano) y sus alrededores tienen potencial para practicar la ganadería y la pesca”.

 “Esta herramienta se podría utilizar en todo el país para mejorar la identificación de zonas agrícolas, un proceso que con métodos convencionales suele ser lento y costoso”.

También se identificaron áreas que no se pueden intervenir, es el caso del Parque Nacional Natural Serranía de los Yariguíes, un ejemplo que es muy evidente para el observador y lector humano, pero probar el comportamiento de la IA es un ejercicio que permite verificar que el sistema funciona y luego aumentar el nivel de dificultad en otras tareas.

Álvez aseguró que “el modelo mostró un ‘comportamiento correcto’, y esto representa alrededor del 85 % de rendimiento en la tarea de identificar bien las zonas agrícolas y las no agrícolas. Este avance nos permite optimizar significativamente el tiempo necesario para estos procesos, los cuales tradicionalmente podrían llevar años”.

Con esto, el potencial de esta tecnología es significativo. El Gobierno colombiano la podría utilizar para actualizar y agilizar la identificación de zonas aptas para la agricultura y la ganadería. Además, los agricultores se podrían beneficiar al saber si un predio es adecuado para sus cultivos antes de adquirirlo o realizar actividades agrícolas.

EL PAPEL DE LA TECNOLOGÍA.

Colombia posee un enorme potencial agropecuario debido a la diversidad en sus pisos térmicos (templado, cálido, páramo y glaciar), que son ideales para la producción ganadera y para cultivar una amplia variedad de alimentos, que van desde frutas exóticas como el camu-camu de la Amazonia hasta el arroz, que está dentro del top de los productos más consumidos por los colombianos.

Estas zonas tienen variables determinadas como temperatura, humedad, precipitación, fertilidad del suelo y disponibilidad de recursos hídricos, entre otras, que las hacen propicias para las actividades agropecuarias. Sin embargo, aún con estos datos como base, determinarlas no ha sido una tarea fácil.

Un ejemplo de ello ha sido la creación y el desarrollo del Sipra, que permite consultar y analizar información relevante para la agricultura del país, sobreponiéndola en mapas. Para que hoy esto fuera una realidad tuvieron que pasar más de 5 años.

El paso siguiente a esta investigación es caracterizar las zonas para cultivos específicos, es decir que a través de este sistema se pueda saber si determinada zona es apta para cultivar papa, por ejemplo. (Contexto Ganadero con adaptaciones para Todo El Campo).

Pin It on Pinterest