Bolsonaro en Rusia gestionó la baja de fertilizantes.

Bolsonaro en Rusia gestionó la baja de fertilizantes.

El consultor agrícola Santiago Soares de Lima dijo que en Uruguay no hay información de que aquí se esté buscando una baja de los precios de los insumos y vio de muy buena manera las gestiones del presidente brasileño.

En febrero los presidentes de Argentina y Brasil viajaron a Moscú donde se entrevistaron con el presidente ruso, según trascendió el tenor de las conservaciones fue diferente en cada caso. El argentino Alberto Fernández hizo su viaje a inicios de febrero, y su par Jair Bolsonaro en la segunda quincena. Uno de los temas tratados fue el costo de los fertilizantes que los agricultores de su país adquieren en Rusia, enfatizó el brasileño, “Brasil depende en gran medida de los fertilizantes de Rusia”, dijo.

Cabe consignar que tanto Fernández como Bolsonaro expresaron que su visita a Putin no implica una toma de posición a favor de Rusia en el conflicto con Ucrania.

El Ing. Agr. Santiago Soares de Lima, director de la consultora Quatro Costados que se desempeña en Uruguay y Brasil dijo que no conoce los detalles de las negociaciones de Bolsonaro con Putin, y que más allá del resultado al que se arribe, lo que hizo el presidente brasileño fue “un movimiento estratégico y de una visión muy lúcida”.

Es “fundamental” que los gobiernos trabajen para colocar sus productos en el mundo, pero hay que entender “el peso del costo y la relación costo beneficio de ese producto”, pero también “es una visión muy completa que el presidente (Bolsonaro) se preocupe por el costo con que llega cada insumo a la unidad productiva”, dijo al semanario La Mañana.

BRASIL NECESITA DE FERTILIZANTES.

En la oferta de los fertilizantes “Rusia es un clásico a nivel mundial, sobre todo en la parte potásica”, informó, y consideró “importante”, que Bolsonaro “entienda su país como absolutamente deficitario en fertilidad natural”.

Explicó que “el 5% de Brasil es templado, el 45% subtropical y el otro 50% tropical”, lo cual “hace o tiende a que el país no tenga las condiciones de otros”, y sufra “una carencia muy importante de fertilidad natural”. También señaló que “es un país muy audaz y con productores de primera línea” que trabajan con el “concepto de la corrección del perfil del suelo”.

Esas “correcciones del suelo” se hacen a 20 y hasta 60 centímetros como “algo normal”, por tanto el país “es un demandante constante de volúmenes de fertilizantes con un área agrícola importantísima en el mundo. Que Bolsonaro genere un camino de ida y vuelta con un país del tamaño de Rusia es un movimiento estratégico, sobre todo cuando los costos de los fertilizantes escalaron a niveles tan altos”.

O sea que el viaje a Rusia y su entrevista con Putin es “una buena noticia no sólo para Brasil, lo es a nivel mundial” dado que involucra a “un gran oferente y un gran productor agrícola”.

LOS FERTILIZANTES ENCABEZAN LOS COSTOS AGRÍCOLAS.

En la producción agrícola brasileña los fertilizantes tienen el mayor peso de costos de la producción. Por ejemplo, en el caso de la soja “puede ir del 35% al 60%”.

En términos generales “nada podría impactar más en el margen del productor que atenuar el peso del fertilizante en la estructura del costo final. El primer costo directo son los fertilizantes, el segundo los herbicidas y defensivos que escalan hasta el 15%, y con el 8 o 10% está la semilla y su genética”, dijo. Semillas y genética equivalen al valor de la renta.

EN URUGUAY NO SE INFORMA  SOBRE QUÉ SE HACE PARA BAJAR COSTOS DE LOS INSUMOS.

Soares de Lima dijo que en Uruguay se escucha mucha información sobre qué pasó en Fonterra, cuánta carne se colocó en qué destinos, pero “hay muy poca información sobre qué hace Uruguay peleando con los fosfatados, ureas, potasios, sobre qué pasa con la estructura de costos”.

En materia de costos en maquinaria, no hay información de que Uruguay converse con John Deere u otras empresas “para buscar la forma de que los costos bajen”. Uruguay genera más información de colocación de carne, leche y demás, que sobre la pelea por bajar los precios” de los insumos, aseveró. (En base a La Mañana).

Rusia, Ucrania y los viajes de Fernández y Bolsonaro.

Rusia, Ucrania y los viajes de Fernández y Bolsonaro.

Ante el conflicto en puerta, el Mercosur no toma posición al respecto, no le compete, pero es difícil de entender que países como Argentina y Brasil den señales de amistad con Rusia.

Hébert Dell’Onte | El presidente de Argentina, Alberto Fernández, visitó a comienzo de mes al presidente de Rusia, Vladimir Putin; esta semana es el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que viajará a aquel país. Los encuentros de Fernández y Bolsonaro con Putin se dan cuando el mundo pone atención en lo que puede ser un conflicto bélico de varias naciones y dimensiones que nadie se atreve a pronosticar.

El Mercosur no toma posición al respecto del conflicto Rusia – Ucrania, no le compete, pero primero el presidente de Argentina y ahora el de Brasil, dan señales difíciles de entender para Occidente

El miércoles 2 de febrero el presidente Fernández, viajó a Rusia y mantuvo un encuentro con su par Vladimir Putin, y luego se trasladó a China entrevistándose con Xi Jinping.

Este fin de semana Fernández quiso bajar el revuelo internacional que causó su viaje, en especial respecto a Estados Unidos. En declaraciones a una emisora porteña expresó que Argentina “no tienen amigos ni enemigos permanentes”, y que no sabe por qué “viajar Rusia y China significa tener mala relación con Estados Unidos”.

Argumentó que “el mundo es multilateral. Eso nos obliga a vincularnos, a tener relaciones maduras y de respeto. No hay amigos ni enemigos permanentes. Hay que trabajar en favor de lo que Argentina necesita”, dijo, y enfatizó: “Fuimos a promover nuestros vínculos comerciales y financieros”.

BOLSONARO VIAJARÁ EL MARTES 15.

Si llama la atención la actitud del presidente kirchnerista, mucho más la del mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, que el sábado pasado confirmó que el martes 15 viajará a Rusia para entrevistarse con Putin. En la agenda de temas se encuentran temas como agricultura, energía y defensa. Bolsonaro dijo que concurre por invitación de su par ruso.

Analistas y periodistas internacionales dijeron que Estados Unidos presionó para que el viaje no se realice dado el deterioro que se ha dado en la frontera de Rusia con Ucrania, y que podría ser el inicio de un conflicto bélico de dimensiones aún desconocidas. Sin embargo, Bolsonaro contestó que Rusia tiene mucha importancia para su país. “Brasil depende en gran parte de los fertilizantes de Rusia”, los que representan casi el 60% de las compras de Brasil a ese país, y son esenciales para la agricultura, motor de la economía brasileña.

En contrapartida, y en lo que parece un intento por llegar a un equilibro con todas las partes, el viernes 11 el Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño celebró 30 años de relaciones diplomáticas con Ucrania, al que reconoció su independencia en 1991.

Además, cabe recordar que en diciembre de 2009, el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva visitó Ucrania y firmó una asociación estratégica en las áreas del espacio, la salud y también la defensa.

Lo curioso es que Fernández y Bolsonaro, tan distanciados ideológicamente, son protagonistas casi al mismo tiempo por dar las mismas señales a un mundo que ve cómo los esfuerzos diplomáticos para evitar el conflicto fracasan.

ARGENTINA ¿PUERTA DE ENTRADA DE RUSIA?

No sabemos qué ofrecerá Bolsonaro a Putin, pero Fernández dijo que Argentina puede ser “la puerta de entrada de Rusia a América Latina, y eso es peor que el viaje en sí.

“El entorno es muy favorable. Argentina debería ser la puerta de entrada en América Latina”, fueron las palabras textuales informadas por la televisión rusa y no desmentidas ni aclaradas por el Gobierno argentino que omite que es Rusia quien está poniendo en peligro la paz mundial por su escalada agresiva contra un país libre e independiente.

Esas cosas siempre traen consecuencias.

Pin It on Pinterest