Ante la disparada de los combustibles, el presidente de EE.UU. propuso reducir impuestos que los encarecen.

Ante la disparada de los combustibles, el presidente de EE.UU. propuso reducir impuestos que los encarecen.

La medida no soluciona el problema de fondo, pero sería un alivio para las familias, dijo Joe Biden a través de un comunicado de la Casa Blanca.

Hébert Dell’Onte | La evolución alcista del precio del petróleo ha afectado todas las economías del mundo en todas sus escalas y dimensiones. Los gobiernos, sin importar su tipo ni las políticas económicas que desarrollen, se han visto obligados de subir el precio de los combustibles para cubrir los costos de importación, con lo cual acaban trasladando el peso a los ciudadanos que ven cómo se multiplica el valor de cada litro cada vez que concurren a la estación de servicio. Incluso aquellos que no tienen vehículos deben pagar más por los productos básicos cuya producción y distribución también se ha encarecido por efecto del petróleo.

Para evitar trasladar el precio al consumidor final los gobiernos deben ser imaginativos y generar formas y maneras que alivien a las familias y al sistema productivo.

El precio del combustible está formado por el valor del crudo y otros componentes que incluyen impuestos. Es rebajando esos impuestos, cualquiera sea el destino final que le den, la forma más simple de aliviar a los consumidores.

Con esa lógica y buscando la forma de reducir el precio del combustible en su país, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, propuso a los legisladores suspender por 90 días el cobro de un impuesto que incrementa su valor en 18 centavos de dólar y pidió a los gobiernos estatales que tomen medidas similares.

El mandatario estadounidense se dirigió al Congreso para que suspenda el impuesto federal a la gasolina durante los próximos 90 días. Lo que sucede actualmente es que “cada vez que alguien va a la estación de servicio a llenar el tanque” del vehículo, “el Gobierno Federal cobra un impuesto de 18 centavos por galón” (poco más de 3,5 litros) de combustible, o “un impuesto de 24 centavos por galón de diésel”.

Esos impuestos existen desde hace 90 años “y son importantes”, aseguró, “porque los usamos para mantener nuestras carreteras”. Sin embargo, Biden aclaró que las carreteras se arreglarán igual con otros fondos mientras no se recaude como hasta ahora. La diferencia es que “al suspender el impuesto a la gasolina de 18 centavos durante los próximos 90 días, podemos dar a las familias un poco de alivio”.

A su vez, hizo un llamamiento para que los estados también reduzcan sus impuestos. “Hay otras maneras de reducir el precio de la gasolina”, dijo, y consiste en que “los estados también suspendan el impuesto estatal”, o en su defecto “encuentren otras formas de brindar algún alivio”.

“Los impuestos estatales a la gasolina promedian 30 centavos más por galón”, señaló, y anunció que hay estados que ya han actuado según su pedido, es el caso de Connecticut y Nueva York, entre otros.

Biden reconoció que la media es temporal y no soluciona el problema, “pero proporcionará un alivio inmediato, solo un poco de respiro, a medida que continuamos trabajando para reducir los precios a largo plazo”.

Desde la Casa Blanca se estima que una suspensión por tres meses del impuesto tendría un costo de US$ 10.000 millones.

En la foto Joe Biden | Foto de la Casa Blanca.

Fue lanzado bloque comercial Indo-Pacífico.

Fue lanzado bloque comercial Indo-Pacífico.

El nuevo bloque incluye países de primer orden y representa el 40% del PIB mundial. Según el presidente de EE.UU., fortalecerá los lazos en región clave para la tecnológica y la economía mundial.

El mundo sigue construyendo bloques comerciales, mientras en el Mercosur, apenas conformado por cuatro países íntimamente ligados en varios aspectos claves, no sabemos cómo ponernos de acuerdo. Llevamos 30 años intentándolo, con avances limitados, algunos retrocesos y mucho estancamiento.

Este lunes 23 de mayo la Casa Blanca informó que Estados Unidos y una docena de países socios del Indo-Pacífico lanzaron el Marco Económico del Indo-Pacífico para la Prosperidad.

Ayer, en Tokio (Japón), el presidente Joe Biden lanzó el Marco Económico Indo-Pacífico para la Prosperidad (IPEF) “con una docena de socios iniciales”, publicó la Casa Blanca.

Además de Estados Unidos, lo integran Australia, Brunei, India, Indonesia, Japón, República de Corea, Malasia, Nueva Zelanda, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam, juntos representa el 40% del PIB mundial.

Los países integrantes del marco IPEF  “creen que gran parte de nuestro éxito en las próximas décadas dependerá de qué tan bien los gobiernos aprovechen la innovación, especialmente las transformaciones en curso en los sectores de energía limpia, digital y tecnológica, al tiempo que fortalecen nuestras economías contra una variedad de amenazas, desde frágiles cadenas de suministro hasta corrupción y paraísos fiscales”.

La novedad es que “los modelos anteriores de compromiso económico no abordaron esos desafíos, dejando vulnerables a nuestros trabajadores, empresas y consumidores”.

PILARES CLAVES.

El marco se centrará en cuatro “pilares clave” que son: “Economía conectada”, “Economía resiliente”, Economía limpia” y “Economía justa”.

ECONOMÍA CONECTADA – “En cuanto al comercio”, Estados Unidos se compromete “de manera integral” con el resto de los países socios “en una amplia gama de temas”, siguiendo “normas de alto nivel en la economía digital, incluidas las normas sobre flujos de datos transfronterizos y localización de datos”, además de “aprovechar las oportunidades y abordar las preocupaciones en la economía digital, con el fin de garantizar que las pequeñas y medianas empresas puedan beneficiarse del sector de comercio electrónico en rápido crecimiento de la región”.

ECONOMÍA RESILIENTE – En el área de la Economía resiliente se procurará anticiparse y evitar “las interrupciones en las cadenas de suministro para crear una economía más resistente y protegernos contra los picos de precios que aumentan los costos para las familias”. Para lograrlo se confeccionará “un sistema de alerta temprana, el mapeo de las cadenas de suministro de minerales críticos, la mejora de la trazabilidad en sectores clave y la coordinación de los esfuerzos de diversificación”.

ECONOMÍA LIMPIA – En este punto se trata de acelerar esfuerzos “para abordar la crisis climática, incluso en las áreas de energía renovable, eliminación de carbono, estándares de eficiencia energética y nuevas medidas para combatir las emisiones de metano”.

ECONOMÍA JUSTA – Justa para “promulgar y hacer cumplir regímenes fiscales efectivos, contra el lavado de dinero y contra el soborno”.

PEQUEÑAS EMPRESAS.

Para Estados Unidos el acuerdo IPEF permitirá a “las pequeñas empresas y los ganaderos estadounidenses competir en el Indo-Pacífico”.

“La inversión extranjera directa de Estados Unidos en la región totalizó más de US$ 969.000 millones en 2020 y casi se ha duplicado en la última década. Para ese país “es la fuente de casi US$ 900.000 millones en inversión extranjera directa en los Estados Unidos”.

“Con el 60% de la población mundial, se proyecta que el Indo-Pacífico será el mayor contribuyente al crecimiento mundial en los próximos 30 años”, subrayó la Casa Blanca en el comunicado.

Biden invertirá en aumentar cantidad de empresas en el rubro frigorífico

Biden invertirá en aumentar cantidad de empresas en el rubro frigorífico

Las acciones de los grupos JBS y Marfrig Global Foods retroceden luego que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió aumentar la participación en el mercado de carnes estadounidenses.

La Administración Biden anunció el lunes que gastará mil millones de dólares en Fondos de Rescate Estadounidenses para expandir la capacidad industrial de procesamiento de carne independiente como parte de una iniciativa más amplia para romper lo que llama un monopolio de procesamiento de carne y aves de corral.

“En las últimas décadas, hemos visto demasiadas industrias dominadas por un puñado de grandes empresas que controlan la mayor parte del negocio y la mayoría de las oportunidades, aumentando los precios y disminuyendo las opciones para las familias estadounidenses”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

El movimiento de Biden es parte de un esfuerzo más amplio para mostrar que el gobierno está intentando combatir la inflación. Las acciones de los frigoríficos pasaron a bajar en Ibovespa después del anuncio.

JBS y Marfrig son compañías que poseen gran parte de sus operaciones en el mercado de Estados Unidos, mostraron acciones que bajaron 3,58% y 2,67%, respectivamente, según publicó la Asociación de la Industria Frigorífica de Brasil (Abrafrigo). A su vez, Minerva perdió 1,04%.

Fuente: Valor Agro

Pin It on Pinterest