El Índice Líder de Ceres volvió a crecer en junio

El Índice Líder de Ceres volvió a crecer en junio

El informe actualiza los datos de los sectores cárnicos, lácteo y forestal, también de la producción industrial, el empleo, las exportaciones, importaciones, recaudación, los combustibles, empleo y desempleo, entre otros.

Ceres, el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social, publicó los datos del Índice Líder de Ceres (ILC) que en junio aumentó 0,5% y completó seis meses consecutivos de tasas positivas. De esa forma la actividad siguió creciendo en el segundo trimestre del año.

El informe actualiza los datos de los sectores cárnicos, lácteo y forestal, también de la producción industrial, el empleo, las exportaciones, importaciones, recaudación, los combustibles, empleo y desempleo, entre otros.

En resumen, los datos destacados del informe son que el agro sigue como uno de los principales motores del crecimiento, con histórica cosecha de soja; el sector ganadero pasa por una buena etapa con demanda fuerte en amplia mayoría de sectores con altos precios; la producción industrial bajó en abril (desestacionalizado), pero sigue más alto que en pre-pandemia; la construcción sigue firme con grandes obras, que impulsan tanto la actividad como el empleo; la recaudación en DGI por IVA siguió en alza en mayo y aumenta 9% en lo que va del año (interanual); el consumo de energía eléctrica volvió a crecer en mayo y el acumulado anual supera a 2021 y 2020; las ventas de nafta se contrajeron en mayo, y las de gasoil crecieron (mayo/abril, desestacionalizado); en el acumulado del año, las ventas de nafta y gasoil son mayores que en igual periodo de 2020 y 2021; la movilidad, tanto en el tránsito como en los lugares de trabajo, se mantuvo constante en junio; en transporte de pasajeros hubo suba en toques de ómnibus en Tres Cruces y en boletos urbanos; y el movimiento en rutas (según los registros de pasaje por peajes) dio baja en mayo sobre abril.

SECTOR AGROPECUARIO.

El sector cárnico sigue pujante y, para los agricultores, el foco pasa de la soja y el arroz a los cultivos de invierno. La zafra de soja será casi récord en ingreso en dólares al país (por encima de los US$ 1.800 millones) e impulsa el crecimiento la economía nacional.

En mayo, la exportación de bienes alcanzó su máximo histórico -US$ 1.541 millones- explicado por las ventas al exterior de soja (US$ 474 millones), carne vacuna (US$ 281 millones), lácteos (US$ 81 millones) y arroz (US$ 56 millones). Las cosechas que se avecinan -trigo, colza, y cebada- se enfrentan a precios internacionales comparativamente altos, pero ya por debajo de los picos históricos alcanzados en meses anteriores. Esto incentivó la producción, y generó que las siembras de los cultivos de invierno se proyecten como históricas.

Este año el área sembrada de soja estuvo cerca de 1,2 millones de hectáreas con rendimientos promedio alrededor de 3.000 kg por hectárea. La producción de este año se estima en 3,5 millones de toneladas.

Entre enero y mayo de 2022 el volumen exportado de la oleaginosa fue 50% mayor al del mismo periodo del año pasado y los precios 30% más altos. Si bien los costos de los insumos -como fertilizantes, semillas o combustibles- se elevaron considerablemente y la debilidad del dólar no colaboró con la competitividad, se cerró una de las temporadas más rentables para los sojeros en las últimas dos décadas. Se estima que las exportaciones de soja dejen más de US$ 1.800 millones de dólares al país este año, una magnitud próxima al máximo registro alcanzado en 2013.

En el caso del arroz, la producción de casi 1,5 millones de toneladas fue la más alta desde 2011. Los rendimientos fueron los segundos mejores desde que se tienen registros, solamente por detrás de 2021, y hubo un área sembrada 15% superior a la temporada anterior.

Por otro lado, todo indica que los principales cultivos de invierno -como trigo, colza y cebada- alcanzarán la mayor superficie cultivada en la historia del país. Las estimaciones rondan las 275.000 hectáreas de colza y carinata, 260.000 de trigo y 217.000 de cebada. El área sembrada de colza será por primera vez igual o mayor a la del trigo, lo que se explica porque el precio estaba en su máximo histórico a la hora de la siembra (por encima de US$ 770). Asimismo, la cotización del precio del trigo, clave en la alimentación mundial, ya había escalado a fines del año pasado, cuando superó los US$ 300 por tonelada. Luego sobrepasó los US$ 400 tras la invasión de Rusia a Ucrania, conflicto que trabó las exportaciones de ambos países, responsables de más de la cuarta parte de las exportaciones mundiales del cereal. Sin embargo, hubo un bajón en varias cotizaciones: la soja está en el eje de los US$ 550 por tonelada y ya no sobre los US$ 600, el trigo se encuentra a US$ 360 y la colza sigue cotizando alto (aprox. US$ 615) pero no en el récord que ostentaba en la siembra. La baja tiene como agravante el aumento de tasas de la Reserva Federal en EE. UU., que desalienta al mercado de los commodities. Los rendimientos de los bonos de la FED incentivan la inversión en otros activos de mayor rentabilidad en lugar de, por ejemplo, futuros de soja, maíz o trigo. A su vez, alimentan los temores de una desaceleración de la economía estadounidense y mundial.

Por primera vez en un año y medio la faena de vacunos podría no llegar a los 200.000 animales en el mes y no crecerá en términos interanuales. Ante la poca oferta de vacunos, los precios se mantienen altos, pero no en niveles históricos. A comienzos de junio, la tonelada de exportación rozaba los US$ 5.600 y actualmente se ubica cerca de US$ 5.100. En términos desestacionalizados, la faena de vacunos cayó 0,7% en mayo con respecto a abril, al tiempo que fue 15,5% superior a mayo 2021. En términos acumulados, en los primeros cinco meses de 2022 aumentó 13,8% con respecto a igual período de 2021. La exportación de carne vacuna en toneladas bajó en mayo (13,3% respecto a abril, desestacionalizado), y estuvo 0,4% por debajo en términos interanuales.

Uruguay exportó 49% más productos lácteos en mayo, en comparación con igual mes un año atrás. En cuanto a las exportaciones de celulosa (en dólares), fueron 46% superiores en términos interanuales. Las exportaciones de madera fueron 12% inferiores entre igual periodo de comparación.

La remisión de leche a plantas industriales se mantuvo constante en mayo respecto a abril (-0,1% desestacionalizado), y fue 2,5% inferior a un año atrás. En términos acumulados, cayó 1,2% contra los cinco primeros meses de 2021.

Las solicitudes de exportación de madera bajaron 3,2% en mayo con respecto a abril (en términos desestacionalizados) y en la comparación interanual están 28,8% por debajo. En términos acumulados, hay una disminución de 17,3% respecto a los cinco primeros meses de 2021.

Arbeleche: En 2022 el crecimiento económico será de 4,8% con creación de 40.000 puestos de trabajo.

Arbeleche: En 2022 el crecimiento económico será de 4,8% con creación de 40.000 puestos de trabajo.

Para este año el equipo económico proyecta un crecimiento de 4,8%, un punto porcentual por encima de lo que se estimó en febrero; y se crearán unos 40.000 puestos de trabajo.

Este lunes 27 de junio se realizó una reunión del Consejo de Ministros marcada por el análisis de la Rendición de Cuentas en la que han estado trabajando los secretarios de Estado, al cierre del mismo la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, ofreció una conferencia de prensa en la cual anunció el crecimiento económico del país y el aumento en la creación de puestos de trabajo.

La conferencia se realizó en la Torre Ejecutiva y Arbeleche estuvo acompañada de sus pares de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres; del Interior, Luis Alberto Heber, y de Educación y Cultura, Pablo da Silveira.

La ministra dijo que en 2021 el crecimiento de la economía, luego de un año de pandemia, fue del 4,4%: “Estuvo muy por encima de las estimaciones de analistas y del propio equipo económico”, enfatizó.

Asimismo, dijo que el incremento fue de la mano de la generación de puestos de trabajo, y que el año pasado se recuperaron casi la totalidad de los empleos perdidos a causa de la situación ocasionada por la Covid-19. “El foco de la política económica está en la generación de empleo”, precisó.

Durante 2021 la pobreza en el país disminuyó un punto porcentual, y que fue un año en el que, desde el Gobierno, se brindaron recursos para atravesar la pandemia a través del Fondo Covid.

Resaltó que, “a pesar del mayor gasto, el Gobierno mantuvo el compromiso de no aumentar impuestos”.

Añadió que Uruguay no es ajeno a los hechos bélicos que conmocionan al mundo, ni el contexto internacional con dificultades que se deprenden como consecuencia de la pandemia, sufriendo la suba del petróleo y de la inflación.

CRECIMIENTO DE 2022 SERÁ MAYOR AL ESPERADO.

Además, Arbeleche explicó que en el primer trimestre de 2022 la economía en Uruguay creció, en comparación con el mismo trimestre del año anterior, más de un 8%, y manifestó que, en base a esa situación, el equipo económico proyecta un crecimiento para este año de 4,8%, un punto porcentual por encima de lo que se proyectó en febrero. Ese incremento traerá aparejada la creación de aproximadamente 40.000 puestos de trabajo.

“YA COMENZÓ” LA RECUPERACIÓN DEL SALARIO.

Sobre la recuperación salarial prevista para los funcionarios públicos, el ministro Mieres explicó que actualmente el Gobierno desarrolla las etapas finales de un diálogo con los sindicatos de la enseñanza y representantes de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE).

La recuperación “ya comenzó”, subrayó, y valoró la voluntad del Gobierno de cumplir con lo acordado.

También sigue en pie el compromiso del Gobierno de bajar los impuestos, tal como lo dijo el presidente Lacalle, para eso deberá haber un crecimiento mayor. Arbeleche finalizó señalando que el 30 de junio se entregará en el Parlamento la Rendición de Cuentas cuyos “ejes tienen que ver con una mirada de futuro y de crecimiento”.

G7 analiza volver a comprar petróleo a Irán y Venezuela.

G7 analiza volver a comprar petróleo a Irán y Venezuela.

El mundo occidental está siendo golpeado por la suba del petróleo que afecta toda la economía y empuja la inflación. Hay países, como Francia, que consideran urgente encontrar alternativas.

Hébert Dell’Onte | El presidente francés, Emmanuel Macron, pidió que se permita importar petróleo de Irán y Venezuela para aliviar las tensiones que hay en el mundo respecto a ese producto; además Estados Unidos mantendría conversaciones con Irán con el mismo fin.

Las sanciones que Estados Unidos y la Unión Europea impusieron a Rusia por su invasión a Ucrania podrían resultar favorables a Irán y Venezuela ya que en el marco de la cumbre del Grupo de los 7 (G7) se maneja la posibilidad de que el mundo occidental vuelva a comprar petróleo a esos países que ahora están sancionados.

En ese sentido, el lunes 27 de junio, Macron hizo un llamado a “diversificar las fuentes de abastecimiento de petróleo”, incluyendo entre los proveedores a Irán y Venezuela; otra medida es que, como excepción, los países productores ofrezcan mayor cantidad de barriles para evitar que el petróleo siga subiendo.

Por otra parte, Francia se pronunció a favor de la propuesta de Estados Unidos de limitar el precio del petróleo -lo que se ha denominado “price cap”-.

REUNIÓN ESTADOS UNIDOS – IRÁN.

Por otra parte, Nazanin Armanian, periodista y politóloga iraní exiliada en España, informó que hoy “Estados Unidos e Irán reanudarán las negociaciones en Qatar, para el regreso no de Irán, sino del petróleo iraní a los mercados mundiales.

La oportunidad le llega a Irán cuando una “huelga de los trabajadores de diferentes sectores de la industria petrolífera se extiende por todo el país”. Foto revista Petroquímica.

Ante la disparada de los combustibles, el presidente de EE.UU. propuso reducir impuestos que los encarecen.

Ante la disparada de los combustibles, el presidente de EE.UU. propuso reducir impuestos que los encarecen.

La medida no soluciona el problema de fondo, pero sería un alivio para las familias, dijo Joe Biden a través de un comunicado de la Casa Blanca.

Hébert Dell’Onte | La evolución alcista del precio del petróleo ha afectado todas las economías del mundo en todas sus escalas y dimensiones. Los gobiernos, sin importar su tipo ni las políticas económicas que desarrollen, se han visto obligados de subir el precio de los combustibles para cubrir los costos de importación, con lo cual acaban trasladando el peso a los ciudadanos que ven cómo se multiplica el valor de cada litro cada vez que concurren a la estación de servicio. Incluso aquellos que no tienen vehículos deben pagar más por los productos básicos cuya producción y distribución también se ha encarecido por efecto del petróleo.

Para evitar trasladar el precio al consumidor final los gobiernos deben ser imaginativos y generar formas y maneras que alivien a las familias y al sistema productivo.

El precio del combustible está formado por el valor del crudo y otros componentes que incluyen impuestos. Es rebajando esos impuestos, cualquiera sea el destino final que le den, la forma más simple de aliviar a los consumidores.

Con esa lógica y buscando la forma de reducir el precio del combustible en su país, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, propuso a los legisladores suspender por 90 días el cobro de un impuesto que incrementa su valor en 18 centavos de dólar y pidió a los gobiernos estatales que tomen medidas similares.

El mandatario estadounidense se dirigió al Congreso para que suspenda el impuesto federal a la gasolina durante los próximos 90 días. Lo que sucede actualmente es que “cada vez que alguien va a la estación de servicio a llenar el tanque” del vehículo, “el Gobierno Federal cobra un impuesto de 18 centavos por galón” (poco más de 3,5 litros) de combustible, o “un impuesto de 24 centavos por galón de diésel”.

Esos impuestos existen desde hace 90 años “y son importantes”, aseguró, “porque los usamos para mantener nuestras carreteras”. Sin embargo, Biden aclaró que las carreteras se arreglarán igual con otros fondos mientras no se recaude como hasta ahora. La diferencia es que “al suspender el impuesto a la gasolina de 18 centavos durante los próximos 90 días, podemos dar a las familias un poco de alivio”.

A su vez, hizo un llamamiento para que los estados también reduzcan sus impuestos. “Hay otras maneras de reducir el precio de la gasolina”, dijo, y consiste en que “los estados también suspendan el impuesto estatal”, o en su defecto “encuentren otras formas de brindar algún alivio”.

“Los impuestos estatales a la gasolina promedian 30 centavos más por galón”, señaló, y anunció que hay estados que ya han actuado según su pedido, es el caso de Connecticut y Nueva York, entre otros.

Biden reconoció que la media es temporal y no soluciona el problema, “pero proporcionará un alivio inmediato, solo un poco de respiro, a medida que continuamos trabajando para reducir los precios a largo plazo”.

Desde la Casa Blanca se estima que una suspensión por tres meses del impuesto tendría un costo de US$ 10.000 millones.

En la foto Joe Biden | Foto de la Casa Blanca.

G7 anuncia Asociación para la Infraestructura Global y la Inversión.

G7 anuncia Asociación para la Infraestructura Global y la Inversión.

Lo importante del anunció es que al fin Occidente parece reaccionar ante la paciente y tenaz política de inserción china en todo el mundo. La Casa Blanca dijo que la Asociación busca “cerrar la brecha de infraestructura en los países en desarrollo, fortalecer la economía global y las cadenas de suministro”.

¿Finalmente reaccionó Occidente ante el avance de China en el mundo?, esa es la pregunta que planteó el Dr. en Relaciones Internacionales, director del Instituto de Negocios Internacionales (INI) de la Universidad Católica (UCU) y docente en esa casa de estudios, Ignacio Bartesaghi, en un breve tuit al comentar el lanzamiento de la Asociación para la Infraestructura Global y la Inversión anunciada por el Grupo de los 7 (G7).

“¿Reacción de Occidente a la Franja y la Ruta de China?”, escribió Bartesaghi y agregó: “Miembros del G7 lanzan The Partnership for Global Infrastructure And Investment, lo que implicaría movilizar US$ 600.000 millones de aquí al año 2027 para inversiones en infraestructura sostenible”.

Según un reporte de la Casa Blanca fechado el domingo 26 de junio, esa Alianza implica apoyar proyectos con el fin de “cerrar la brecha de infraestructura en los países en desarrollo, fortalecer la economía global y las cadenas de suministro, además de promover la seguridad”.

La interrogante de Bartesaghi es legítima, junto a las de otros analistas, Esteban Actis, por ejemplo, doctor en Relaciones Internacionales, docente e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Rosario (Argentina) quien se preguntó si no se trata de una “fachada”. En sus redes sociales escribió: “Hace un año en el G7 EE.UU. lanzó el B3W que tenía ese objetivo. Un año después el B3W nunca arrancó y ahora se lanza otra iniciativa similar con otro nombre. ¿Estados Unidos reacciona o solo son fachadas en un contexto de crisis de liderazgo?”.

En Washington la Casa Blanca dijo que en la cumbre del G7 en 2021, el presidente estadounidense Joe Biden junto a los otros líderes expresaron sus intenciones de desarrollar una asociación de infraestructura de alto impacto para satisfacer las necesidades de infraestructura de los países de ingresos bajos y medios, y apoyar los intereses económicos y de seguridad nacional de Estados Unidos y sus aliados. Ya pasó un año en que el G7 profundizó en las necesidades de infraestructura de occidente, ahora es tiempo de concretar.

Desde el domingo 26 hasta el martes 28 de junio, el G7 -Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido; más la Unión Europea que tiene un representante político- se reúne en Schloss Elmau, Alemania. Ayer los lideres anunciaron el lanzamiento formal de la Alianza para la Infraestructura Global (PGII), con una inversión de millones de dólares. El objetivo es “ofrecer infraestructura sostenible y de calidad que marque la diferencia en la vida de las personas en todo el mundo, fortalezca y diversifique nuestras cadenas de suministro, cree nuevas oportunidades para los trabajadores y las empresas estadounidenses, y promueva nuestra seguridad nacional”, dice el comunicado de la Casa Blanca.

La inversión total será de US$ 600.000 millones en un plazo de cinco años, hasta 2027, en infraestructura globa. “Y esto será solo el comienzo. Estados Unidos y sus socios del G7 buscarán movilizar capital adicional de otros socios de ideas afines, bancos multilaterales de desarrollo, instituciones financieras de desarrollo, fondos soberanos y más”, señala el comunicado.

“LOS CUATRO PILARES”.

Según Estados Unidos son cuatro los “pilares prioritarios que definirán la segunda mitad del siglo 21”, en resumen:

Primero, “abordar la crisis climática y reforzar la seguridad energética mundial a través de inversiones en infraestructura resiliente”.

Segundo, “desarrollar, expandir e implementar redes e infraestructura seguras de tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) para impulsar el crecimiento económico y facilitar las sociedades digitales abiertas, desde trabajar con proveedores confiables para proporcionar conectividad digital 5G y 6G”.

Tercero, “promover la igualdad y la equidad de género, desde la infraestructura de atención que aumenta las oportunidades de participación económica de las mujeres, hasta la mejora de la infraestructura de agua y saneamiento que aborda las brechas de género en el trabajo no remunerado y el uso del tiempo”.

Cuarto, “desarrollar y mejorar la infraestructura de los sistemas de salud y contribuir a la seguridad sanitaria mundial mediante inversiones en servicios de salud centrados en el paciente y el personal sanitario; fabricación de vacunas y otros productos médicos esenciales”.

Documento completo: HOJA INFORMATIVA: El presidente Biden y los líderes del G7 lanzan formalmente la Asociación para la Infraestructura Global y la Inversión | La Casa Blanca (whitehouse.gov)

Uruguay está en el momento de despegar, debe generar las condiciones para hacerlo.

Uruguay está en el momento de despegar, debe generar las condiciones para hacerlo.

El Ec. Munyo se refirió a la valoración que el mundo hace de Uruguay, la necesidad de avanzar ahora en las reformas duras para que el país pueda seguir creciendo y no deje pasar esta oportunidad.

El martes 21 de junio, el director ejecutivo de Ceres, Ec Ignacio Munyo ofreció en una nueva edición de Desayuno Ceres la conferencia “Perspectivas 2022/232/23. Segundo tiempo, Uruguay puede ganar”.

En referencia a ese evento el economista dijo a radio Rural (programa Diario Rural) dijo que “Uruguay y particularmente el Gobierno está jugando un partido con un primer tiempo que fue muy bueno” que consistió “en el manejo de una pandemia que afortunadamente quedó de lado y el país calificó con excelente nota a nivel mundial”. Ahora comienza “un segundo tiempo que es el de las reformas pendientes, prometidas y difíciles de concretar”, pero son las que “permitirán aprovechar concretamente y no parcialmente las oportunidades que se dan en un contexto muy favorable para el país”.

Destacó que la forma en que Uruguay actuó frente a la pandemia le dio al país “un posicionamiento internacional único” y que es “una acumulación que viene desde hace muchos años”, lograda también gracias a que desde hace 37 años -desde 1985 cuando se retomó la vida democrática- “Uruguay ha tenido gobiernos de todos los partidos” y eso nos ha posicionado “como una estrella a nivel regional, y cuando uno viaja a diferentes ciudades, eventos, foros de relevancia global, en todos lados uno dice que es de Uruguay, lo primero es que nos miran con buenos ojos y después comienzan a decir que es un país totalmente distintos a América Latina” y “por mérito propio o por contraste, Uruguay se ha desmarcado de una situación regional extremadamente complicada desde el punto de vista institucional y político”.

De esa forma Uruguay “se posiciona muy bien para aprovechar el contexto económico y geopolítico internacional muy positivo al país. Eso ayuda en el segundo tiempo del partido” que estamos transitando.

Lo que sucede es que “la región está viviendo un momento crítico y basta con mirar la tapa de The Economist de hace algunas semanas donde la imagen es de una América Latina cayéndose a pedazos, y ahí Uruguay se despega claramente”.

Por otra parte “basta ver las consecuencias económicas y geopolíticas de la guerra de Ucrania”, con “precios asociados al conflicto y que ya venían de antes pero se consolidaron, son los precios de los alimentos que Uruguay exporta, pero más aún se ha despertado en Europa la conciencia de que la seguridad alimenticia y energética son temas presentes y que va a durar mucho tiempo aunque la guerra termine ahora”.

AMÉRICA ES LA SOCIA NATURAL DE EUROPA.

En ese contexto “América Latina aparece como una socia natural, histórica para Europa, con una importancia que no se le daba, y la prueba es que hace poco se sacó del cajón el acuerdo de libre comercio con el Mercosur”, argumentó.

Si el acuerdo sale “es una buena noticia para Uruguay” porque actualmente las cuotas de exportación “se acaban enseguida, y vendría muy bien al sector exportador” aumentar los envió.

Pero no solo es lo que se exporta porque también vendrían inversores, agregó, para campos como el de la energía renovable o el hidrógeno verde, entre otros.

ALLANAR EL CAMINO PARA QUE LLEGUEN MÁS INVERSORES.

“Para concretar las inversiones, Uruguay tiene que ser atractivo no solo en lo institucional, también en lo económico. Tiene que generar ecuaciones positivas para los inversores” y como eso no siempre sucede “se concretan menos de las que se podrían”, porque esos inversores ven a Uruguay, preguntan, hacen cálculos “y después muchos se trancan en la burocracia”.

Las demoras y las trancas que se dan “son un lujo que no nos podemos dar”, porque en el mundo “hay interés de invertir en Uruguay”, pero “nosotros mismos las frenamos”.

LOS CUATRO TEMAS QUE URUGUAY NO DEBE DEJAR PASAR.

Munyo subrayó que estamos en un momento en el que, “con la actual conformación parlamentaria, el Gobierno debe tomar decisiones en áreas como la educación, la reforma laboral, la inserción internacional y en seguridad social”. Los resultados de esos cuatro asuntos no se van a ver en lo inmediato.

Esas decisiones se deben tomar ahora porque nadie sabe cómo se conformará el próximo Parlamento a partir de las elecciones de 2024, pero “hoy sabemos que tenemos un Parlamento comprometido con esas reformas porque se aprobaron en los programas de la coalición”.

DERRAME ECONÓMICO Y MEJORA SALARIAL.

Respecto a cómo concretar el derrame a la sociedad, Munyo dijo que hay áreas de la actividad que contribuyen a eso, y resaltó el carácter “multiplicador del sector agroexportador industrial, por ejemplo los frigoríficos y los lácteos son superiores que la construcción, fundamentalmente en el interior del país”, sin dejar de considerar “que la construcción también es de los más altos”.

Aunque hubo indicaciones de consumo que fueron muy malos en marzo y mayo, fundamentalmente en todos los supermercados del país, “no podemos decir que no hay derrame y que fue un desastre”, enfatizó.

Sobre la recuperación del salario real, “es verdad que estamos 4% abajo en términos reales en el salario promedio de la economía en relación al pico prepandemia de 2019 que era el máximo salario histórico. Pero si nos comparamos con 2014 que había sido el mejor momento de la historia del mercado de trabajo en cuanto a empleo y desempleo -desempleo mínimo, empleo máximo-, ahí el salario estaba en términos reales 3,5% debajo de lo que está hoy. Entonces no es que tenemos una implosión del salario real como se quiere imponer, tenemos un nivel que cayó de un pico histórico pero mejor de lo que era años atrás. Eso no implica que estemos en una crisis y mucho menos. Tengamos claro lo que es posicionar una idea y lo que es la realidad”.

“En la medida que tomemos decisiones que a pesar de que no tengan efecto inmediato se van a adelantar inversiones que están ansiosas de venir al país”.

MÁS INVERSIÓN PÚBLICA.

Y “lo más importante es el rol a jugar por el Estado con mayor inversión pública y mayor transferencia a sectores vulnerables desde el punto de vista laboral”, y para poder “abrir la canilla de gasto para poder invertir, para mejorar el sistema de transferencias, hay que aprobar la reforma de la seguridad social, esa es la clave. Si Uruguay aprueba la reforma va a contener el mayor rubro de gasto que chupa gran parte de los recursos y que va a seguir creciendo”.  

ENTREVISTA COMPLETA.

Pin It on Pinterest