Asean, el área “no explorada por Uruguay”, es muy “atractiva” por sus posibilidades comerciales.

Asean, el área “no explorada por Uruguay”, es muy “atractiva” por sus posibilidades comerciales.

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) publicó un informe destacando lo “atractiva” que es la región del sudeste asiático reunido bajo la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) que reúne 10 países que significan el 10% de la población mundial con 667 millones de habitantes.

Un área “no explorada por Uruguay” a pesar de que Asean “es un relevante importador de carnes” con un “atractivo comercial que irá en aumento por razones estructurales”, además de ser “un mercado diverso que presenta oportunidades para múltiples productos cárnicos”. Sin embargo, “Uruguay no tiene acceso sanitario a 9 de los 10 miembros del bloque para exportar carne” de vacuno. “De lograr un flujo exportador relevante de carne de vacuno a esa región, se alcanzaría un nivel de acceso a los mercados igual al de Nueva Zelanda”.

El siguiente es el informe de INAC.

ASEAN: ATRACTIVA REGIÓN NO EXPLORADA POR URUGUAY.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean, por sus siglas en inglés) es una asociación intergubernamental compuesta por 10 países: Brunéi, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam. La membresía es heterogénea en términos poblacionales, macroeconómicos y culturales. En su conjunto, Asean representa una gran oportunidad para países agroexportadores como Uruguay. Algunas razones se describen a continuación:

Alto y creciente nivel de población: la población de Asean representa el 9% de la población mundial, con 667 millones de habitantes. Además, ha crecido a una tasa de 1% promedio anual entre 2010 y 2020, aumento que se espera se mantenga la próxima década. Cabe destacar que hay una alta dispersión entre el nivel de población de sus países miembros: mientras que en Indonesia habitan 274 millones de personas, en Brunéi lo hacen menos de 500.000.

Segmentos de alto y creciente poder adquisitivo: en promedio, el PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo (PPA) de la región se ubica en US$ 25.688. Esto es 51% superior al promedio mundial. Además, ha crecido a un ritmo de 2% promedio anual entre 2010 y 2020. También hay disparidades en esta variable al interior del grupo: mientras que Singapur registra un PIB per cápita de US$ 98.000, la cifra para Camboya es de US$ 4.422.

Déficit estructural de recursos naturales para la producción de alimentos: debido a su relativa escasez de tierra cultivable por habitante, la importación de alimentos es una condición necesaria para los países del sudeste asiático. En promedio, Asean posee 0,2 hectáreas por habitante de tierra apta para cultivos. Esto es 70% menos que el promedio mundial y 20 veces menos que Uruguay.

IMPORTANTE IMPORTADOR DE CARNE DE VACUNO.

En parte, la combinación de los factores descritos anteriormente explica la relevante posición de Asean en el mercado internacional de carnes. Esta región representa el 6,5% de la importación mundial: entre 2018 y 2020 ha importado un promedio anual de US$ 5.663 millones de todas las carnes. La carne bovina es la más demandada, representando el 42% de la importación total.

Entre 2018 y 2020, Asean importó un promedio anual de US$ 2.382 millones y 644.000 toneladas de carne bovina, con un precio promedio de importación de US$ 3.700 por tonelada peso embarque (PE) aproximadamente. Asean representa el 6,5% de la importación mundial de carne vacuna en valor. En términos de productos, el 86% del valor importado en el período mencionado corresponde a carne congelada sin hueso.

Son 4 los miembros del bloque que explican el 80% de la importación total en valor: Indonesia, Malasia, Filipinas y Vietnam. Del lado de los proveedores, esta proporción se explica por las colocaciones de India, Australia, Estados Unidos y Brasil.

Cabe destacar que estos exportadores operan en segmentos diferenciados: por un lado, India es dominante en la colocación de carne de búfalo congelada sin hueso en países como Indonesia y Malasia. Este segmento representa el 27% de la importación de carne vacuna de Asean, y evidencia valores promedio por tonelada PE de US$ 3.100 aproximadamente. Por otro lado, la carne congelada sin hueso exportada por Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda alcanzan precios promedio entre US$ 4.000 y US$ 5.600 la tonelada PE en sus principales mercados: Indonesia, Filipinas y Vietnam. Este segmento representa el 28% de la importación total de Asean.

Por su parte, Australia es dominante en la colocación de carne enfriada: Singapur, Indonesia y Tailandia son los principales adquirientes. Este segmento representa el 7% de la importación total, y registra valores promedio por tonelada PE de US$ 10.600 aproximadamente.

Otra característica relevante de esta región es que su patrón de consumo permite la valorización de menudencias y subproductos. Por ejemplo, Indonesia es el principal mercado de las menudencias bovinas australianas, habiendo comprado una de cada cuatro toneladas exportadas en los últimos 12 meses.

En resumen, esta alta heterogeneidad de flujos comerciales evidencia una gran oportunidad para colocar una amplia gama de productos cárnicos uruguayos.

EXPORTACIONES DE URUGUAY.

Históricamente, Asean ha tenido una baja relevancia relativa en las exportaciones de la cadena cárnica uruguaya. El valor máximo registrado fue de US$ 25 millones en 2009 incluyendo todas las carnes, menudencias y subproductos. Esto representó 2% del valor total exportado dicho año. Desde entonces, las exportaciones uruguayas a este bloque se han posicionado en niveles inferiores, con valores que oscilan entre US$ 5 y US$ 17 millones anuales. En parte, esto se debe a la pérdida de acceso para ingresar carne bovina a Malasia. Actualmente, los principales productos exportados son subproductos no comestibles y menudencias, y los principales destinos son Singapur, Vietnam y Tailandia. Entre enero y noviembre de 2021, las colocaciones a Asean suman US$ 14 millones.

ACCESO A MERCADOS

Según el Índice de Acceso a Mercados que elabora INAC, la carne bovina uruguaya accede al 77% del mercado mundial. En suma, los miembros de Asean representan 1/3 del acceso faltante. Indonesia, Vietnam, Malasia y Filipinas son los importadores más relevantes de este subgrupo, representando más del 95% de dicho acceso faltante. Si se logran exportaciones relevantes a estos 4 destinos, Uruguay alcanzaría un nivel de acceso al mercado importador de carne bovina similar al de Nueva Zelanda.

Para lograrlo, es necesario trabajar, al menos, en dos niveles:

Acceso sanitario: Uruguay sólo cuenta con habilitación sanitaria para exportar carne bovina a Singapur. Otros países con flujos importadores relevantes como los mencionados anteriormente (Indonesia, Malasia, Filipinas o Vietnam) no están habilitados.

Acceso Halal: además del acceso sanitario, en algunos países de esta región es necesario dar cumplimiento a estándares específicos en términos de faena religiosa Halal. Actualmente este proceso no ha sido realizado.

Los aranceles por defecto en la mayoría de estos países no son prohibitivos, están por debajo de 12% (arancel promedio que paga la carne bovina uruguaya actualmente). De este modo, podría concretarse comercio sin necesidad de contar con un tratado de libre comercio (a pesar de que contar con reducción arancelaria siempre es conveniente).

INAC expuso ante embajadores de Asean interés para que llegue carne uruguaya

INAC expuso ante embajadores de Asean interés para que llegue carne uruguaya

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) recibió a los representantes diplomáticos de países integrantes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Association of Southeast Asian Nation–Asean), a quienes informó sobre el potencial exportador de las carnes uruguayas.

En el marco de una visita a Uruguay de los representantes oficiales de Vietnam, Indonesia, Malasia, Tailandia y Filipinas acreditados ante el Gobierno uruguayo pero con sede en Buenos Aires, INAC informó sobre Uruguay, su condición de país agropecuario, el tipo de producción que se hace en el país, el sistema de trazabilidad, los destinos que compran el producto y el potencial e interés que existe para abastecer a sus países.

Las embajadoras Linglingay F. Lacanlale de Filipinas y Niniek Kun Naryati Sisewojo de Indonesia, los embajadores Nur Azman Abdul Rahim de Malasia y Thanh Duon Quoc de Vietnam, y el encargado de Negocios de Tailandia, Chakra Phan Yumari, fueron agasajados en una parrillada por el presidente de INAC, Conrado Ferber y los integrantes de Junta del Instituto Eduardo Urgal y Daniel De Mattos.

Asistieron también el ministro de Ganadería Fernando Mattos, el subsecretario de la cartera Ignacio Buffa y el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado.

También asistieron el presidente de la Cámara de Comercio Mercosur Asean, Rodolfo Caffaro, y el presidente de la Cámara de Comercio Asean Uruguay, Diego Martínez.

La presentación estuvo a cargo del jefe de Acceso e Inteligencia de Mercados de INAC, Álvaro Pereira.

“De esas cinco naciones, cuatro tienen aranceles de importación relativamente bajos, mientras que Tailandia impone un 50%, pero de acuerdo a lo conversado se podría ingresar en mejores términos con cortes de calidad”, dijo Ferber.

CRECEN LAS IMPORTACIONES.

“Los países de Asean representan hoy compras por el 6% de mercado, pero su consumo per cápita se ubica en 3 kilos de carne vacuna al año, por lo que su potencial importador es enorme, dada su tendencia a occidentalizar los hábitos de consumo y considerando que su población, unos 650 millones de habitantes, son un alto porcentaje del total mundial”, dijo Ferber tras el encuentro.

Tres de los diplomáticos degustaron, y elogiaron, los cortes de biche ancho que consumieron, mientras que los otros dos comieron pescado, teniendo en cuenta que la carne no tenía certificación Halal.

Para acceder a dichos mercados, Uruguay tiene primero que acordar aspectos sanitarios, siendo Vietnam con el que se está más avanzado en los trámites desde el MGAP.

A su vez, se estuvo conversando sobre cómo lograr una adecuada certificación Halal. Salvo Filipinas, las demás naciones son islamistas, pero cada país tiene requerimientos diferentes: algunos exigen una autoridad religiosa presente en Uruguay, otros confían en la acción de agencias especializadas y en algún caso solo se pide una certificación más sencilla.

Desde INAC, luego de superar estos pasos, se piensa en la forma de aterrizar de buena manera en la región, a efectos de conocer en profundidad los mercados y atender el tipo de demanda de sus poblaciones.

“De esas cinco naciones, cuatro tienen aranceles de importación relativamente bajos, mientras que Tailandia impone un 50%, pero de acuerdo a lo conversado se podría ingresar en mejores términos con cortes de calidad”, dijo Ferber.

ENCUENTRO POSITIVO.

La devolución a la presentación y al menú de la cena fue muy positiva.

“Son gente de primer nivel, que está en Buenos Aires, pero son concurrentes a varios países de la región. Dijeron que para ellos Uruguay ha sido un gran descubrimiento, y manifestaron su deseo de trabajar para levantar barreras y generar comercio entre sus países y el nuestro”. Ferber también informó que hubo un compromiso para continuarán las conversaciones, en algunas semanas, en un encuentro en Buenos Aires. Los embajadores estuvieron varios días en Montevideo, mantuvieron una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo; tomaron parte de una actividad en la Universidad Católica, visitaron el Parque de las Ciencias y hasta asistieron al partido Uruguay-Argentina por las eliminatorias para el Mundial de Catar. (INAC).

Pin It on Pinterest