Tercera cuota de devolución a productores lecheros suma $ 65 millones.

Tercera cuota de devolución a productores lecheros suma $ 65 millones.

El primer reembolso se efectuó en diciembre de 2021 y benefició a 610 productores y el segundo, en marzo de 2022 para 711 emprendedores, ahora es el tercer desembolso para 850 productores.

En la tercera cuota de devolución a productores lecheros el Gobierno reintegrará 65 millones de pesos a 850 productores, por el excedente del Fondo de Financiamiento y Desarrollo Sustentable de la Actividad Lechera.

El subsecretario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Ignacio Buffa, recordó que en 2021 hubo una modificación de la ley del fondo lechero donde se corrigió el hecho de que los productores que nunca habían tomado el crédito que otorgaba la ley o aquellos que, habiendo terminado de pagar su deuda, tuvieran que continuar pagando. A partir de esa corrección se comenzó a devolver el monto excedente.

Los pagos a los productores se realizan mediante depósitos bancarios cada tres meses.

Buffa detalló que el primer reembolso se efectuó en diciembre de 2021 y benefició a 610 productores y el segundo, en marzo de 2022 para 711 emprendedores, ahora es el tercer desembolso para 850 productores.

“La tercera devolución, a realizarse en los próximos días, llega en un momento importante del sector lechero, que atravesó una crisis fuerte en los últimos 6 años y que hoy se está recuperando, en virtud de la competitividad y la mejora en la relación de precios”, acotó el jerarca, quien indicó que los reintegros trimestrales seguirán vigentes mientras haya productores que terminen de pagar sus créditos.

Tomando en cuenta estas primeras tres devoluciones el reintegro asciende a un total de 4 millones y medio de dólares.

“Cualquier cosa que mejore la situación de los productores lecheros es buena para la cadena del sector. No hay cadena si no hay ordeñe”, manifestó Buffa, y publicó la web del MGAP.

FTIL amenazó otra vez con afectar exportaciones, y elevó la apuesta anunciando entrevistas con embajadas de países destino

FTIL amenazó otra vez con afectar exportaciones, y elevó la apuesta anunciando entrevistas con embajadas de países destino

Se amenazó nuevamente con afectar las exportaciones y anunció que solicitará entrevistas con las embajadas de países a los que Uruguay exporta, lo que, sin duda, afectará la totalidad de la cadena láctea como los intereses del país.

La Cámara de la Industria Láctea del Uruguay (CILU) expresó en un comunicado que el lunes 20 de junio, en el marco del Consejo de Salarios, el Poder Ejecutivo formuló una nueva propuesta de cláusula de paz que también fue rechazada por la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL).

Es la segunda cláusula de paz, y fue rechazada “en forma inmediata por la dirigencia de la FTIL”, precisa en el comunicado fechado el martes 21 de junio. Además la Federación “reiteró las amenazas de afectar las exportaciones”, agrega.

La CILU aclaró que por parte de la industria “se mantiene la propuesta económica que es significativamente mejor que los lineamientos del Poder Ejecutivo (recuperación de 1,6% en 18 meses) y de la mayoría de los convenios firmados en otras ramas de actividad y la CILU estaba dispuesta a aceptarla (se recupera en 24 meses el período puente generado por la pandemia, de 4,82%, asegura la inflación anual futura, y durante 2025 se otorga partida mensual de $ 2.000)”.

EXCEPCIONES A LA CLAUSULA DE PAZ PROPUESTA Y RECHAZADA POR LA FTIL.

La nueva cláusula de paz propuesta por el Ministerio de Trabajo disponía que “el compromiso de paz no alcanza las siguientes situaciones: Reivindicaciones salariales originadas por actualizaciones tecnológicas futuras y ya concretadas, en cuanto no hayan sido puesta en funcionamiento”; “reestructuras operativas o funcionales”; la “afectación de condiciones de trabajo no vinculadas a aspectos salariales”; la “afectación de fuentes laborales”, “o cualquier acto o decisión de similar tenor no vinculado directamente con aspectos salariales”.

A su vez establecía a texto expreso que “en ningún caso se restringirá de ninguna forma las instancias bipartitas o tripartitas en la que pueda plantearse o negociar sobre cualquier asunto que las partes entiendan pertinente”.

NUEVA AMENAZA A LAS EXPORTACIONES.

La CILU señala que FTIL “desestimó, sin ningún análisis, la nueva cláusula de paz”, pero además “amenazó nuevamente y en forma irresponsable afectar las exportaciones y anunciando la solicitud de entrevistas con las embajadas de aquellos países a los que Uruguay exporta, lo que, sin duda, afectará no solo a la totalidad de la cadena láctea, sino también a los intereses del país”.

Por último, la Cámara llama “a la reflexión de todos los trabajadores, autoridades, partidos políticos y organizaciones sindicales porque se está poniendo en riesgo la credibilidad y futuro del país con serias e irresponsables amenazas”.

El lunes regresan las movilizaciones del sector lácteo.

El lunes regresan las movilizaciones del sector lácteo.

La propuesta de la industria es que los trabajadores recuperen la pérdida salarial, se aseguren aumentos según la inflación por cuatro años y una partida extra que se extiende por un año, pero la rechazar porque no aceptan una cláusula de paz exclusiva por temas salariales por esos 4 años.

El viernes 17 se llevó a cabo la movilización anunciada por la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) y el paro de dos horas, bajo la consigna de “defensa del salario”.

La Federación señala que los trabajadores no han sido considerados en el crecimiento que ha tenido el sector y se señala a la Cámara de la Industria Láctea del Uruguay (CILU) como responsable de agravar la situación al pretender introducir una “cláusula de paz” que consideran abusiva y que los trabajadores no están dispuestos a aceptar.

Desde la CILU en cambio se subraya que los trabajadores tienen en sus manos una propuesta que los beneficia claramente con la total recuperación salarial, aumentos según la inflación por cuatro años y una partida especial de 2.000 pesos por trabajador por mes durante un año.

Sin embargo los trabajadores no reparan en el esfuerzo de la industria y se niegan a esas mejoras porque rechazan una cláusula de paz que garantiza que durante la duración del convenio -4 años- no haya reclamos salariales. La cláusula de paz es sólo por temas salariales.

En resumen y para dejarlo claro: Los trabajadores recuperan la pérdida salarial, se aseguran aumentos según la inflación por cuatro años y una partida extra que se extiende por un año, pero no aceptan una cláusula de paz únicamente por temas salariales por esos 4 años.

PODRÍA FALTAR LECHE FRESCA.

El viernes, luego de las movilizaciones y el paro, los trabajadores hicieron una pausa y trabajarán a reglamento hasta el lunes 20 cuando la FTIL y la CILU se reúnan una vez más.

FTIL señaló que no faltará leche fresca, pero sí puede haber faltante de subproductos. Sin embargo los distribuidores de productos Conaprole advirtieron que está en duda el normal abastecimiento de la leche fresca.

Las empresas distribuidoras debieron enviar trabajadores al seguro de paro como consecuencia del conflicto que ya lleva varios meses.

APOYO DEL PIT-CNT.

A través de sus redes sociales el PIT-CNT apoya la movilización de FTIL señalando que “la industria láctea crece y crece, pero la torta no se reparte” y que “el  ‘derrame’ es una mentira”. “Se acumulan 18 meses de pérdida salarial, van 6 meses de consejo de salarios vencido”, expresa, sin ninguna referencia a la recuperación propuesta por la CILU.

En la foto, trabajadores durante la movilización del viernes 17 (foto del PIT-CNT).

Conflicto con la industria láctea: Más paros y afectación de las exportaciones.

Conflicto con la industria láctea: Más paros y afectación de las exportaciones.

En el último punto del comunicado se expresa que en la última quincena de junio “se comenzará a tomar acciones de enlentecimiento de las exportaciones lácteas”

Hébert Dell’Onte | La Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) lo anunció hace unas semanas (a fines de abril), ahora parece estar dispuesta a cumplirlo: Se tomarán acciones que van a enlentecer las exportaciones de los productos lácteos. Las medidas comenzarán en la segunda quincena de junio, o sea a partir de hoy o de la próxima semana.

Según la Federación, hay un retraso en el ajuste salarial que lleva ya 18 meses, con vencimiento de los Consejos de Salarios sin que se vean señales de una nueva instancia.

Luis Goichea de FTIL, dijo que se lleva “casi un año y medio sin tener el Consejo de Salarios resuelto, 6 meses de negociación y una pérdida importante de salarios para todos los trabajadores lácteos”.

Agregó que “no hay convocatorias para el Consejo de Salarios” y se busca poder avanzar en ese punto, pero la Cámara de la Industria Láctea del Uruguay (CILU) ha “aparecido” con cláusulas que “no se condicen con lo que ha sido la historia de los Consejos de Salarios”.  

“Todo está trabado por la cláusula de paz”, agregó.

EL VIERNES.

Por lo anterior las medidas de lucha de la Federación se incrementan y no realizará horas extras, además el viernes 17 realizará dos horas de paro por turno. Ente el 20 y el 25 de junio pararán 24 horas.

Artículos relacionados: Conflicto lácteo. El nudo está en la cláusula de paz. – Todo El Campo y Radicalización sindical: Lácteos amenazan con trancar exportaciones. – Todo El Campo

MGAP proporcionará fardos de fibra vegetal a productores familiares.

MGAP proporcionará fardos de fibra vegetal a productores familiares.

El déficit hídrico ya lleva varios meses en todo el país. Desde diciembre del 2021, se declaró en emergencia agropecuaria sobre más de 12 millones de hectáreas.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) declaró la emergencia agropecuaria por 90 días en una superficie que abarca 11,8 millones de hectáreas sobre varios departamentos.  A partir de esa resolución, específica para los rubros de ganadería y lechería, el Ministerio brindará fardos de fibra vegetal a productores familiares (con establecimientos de menos de 500 hectáreas Conneat 100) para preservar su ganado en invierno.

El Ministerio recordó que el beneficio estará disponible para quienes no mantengan deudas con los planes de la cartera.

Las zonas comprendidas están dentro de los departamentos de Durazno, Florida, Paysandú, Río Negro, Tacuarembó, Cerro Largo, Lavalleja, Salto, Artigas, Treinta y Tres, Rivera, San José, Soriano, Montevideo y Canelones.

Resolución 1.840/021: Durazno: 5ª, 6ª, 7ª, 8ª, 9ª, 11ª y 14ª; departamento de Florida: 6ª, 11ª, 12ª y 14ª; departamento de Paysandú: 9ª, 10ª y 11ª; departamento de Río Negro: 9ª; y departamento de Tacuarembó: 3ª, 4ª, 11ª y 16ª

Resolución 1.841/021: Durazno: 5ª, 6ª, 7ª, 8ª, 9ª, 11ª y 14ª; departamento de Florida: 6ª, 11ª, 12ª y 14ª; departamento de Paysandú: 9ª, 10ª y 11ª; departamento de Río Negro: 9ª; y departamento de Tacuarembó: 3ª, 4ª, 11ª y 16ª

Resolución 01/022: Paysandú: 12ª y Río Negro:  4ª, 5ª y 7ª.

Resolución 02/022: Durazno: 3ª, 10ª y 12ª; Florida: 10ª; Paysandú: 6ª, 7ª y 8ª; Río Negro: 8ª, 10ª y 11ª. Cerro Largo: 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 12ª, 14ª, 15ª y 16ª; Lavalleja: 3ª, 5ª, 11ª y 12ª; Salto: 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª, 6ª, 7ª, 8ª, 9ª, 15ª y 16ª; y Treinta y Tres: 6ª.

Resolución 020/022: Durazno: 2ª, y 4ª; Florida: 2ª, 5ª, 9ª, 15ª y 16ª; Lavalleja: 1ª, 4ª, 6ª y 13ª; Paysandú: 1ª, 2ª, 3ª, 4ª y 5ª; Río Negro: 1ª, 2ª, 6ª y 12ª; Tacuarembó: 5ª; Treinta y Tres: 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª, 7ª, 8ª, 9ª, 10ª. Artigas: 3ª, 7ª, 10ª, 11ª y 12ª; Canelones: 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª, 6ª, 7ª, 8ª, 9ª, 10ª, 11ª, 12ª, 13ª, 14ª, 15ª, 16ª, 17ª, 18ª, 19ª, 20ª, 21ª, 22ª, 23ª, 24ª, 25ª, 26ª, 27ª, 28ª, 29ª y 30ª; Flores: 2ª y 3ª; Montevideo: 8ª, 16ª, 17ª, 18ª, 19ª, 20ª, 21ª, 22ª, 23ª, 24ª y 25ª; Rivera: 7ª; San José: 10ª y 11ª; y Soriano: 7ª y 12ª.

Resolución 118/022: Artigas: 1a, 2a, 4a, 5a, 6a, 8a y 9a; Cerro Largo: 5a; Rivera: 3a, 5a, 6a y 8a; Salto: 10a y 11a y Tacuarembó: 8a.

La emergencia agropecuaria habilitará los fondos necesarios para la adquisición de un volumen importante de fardos que se dispondrán tanto en instalaciones del MGAP como en predios cedidos por organizaciones rurales y sociedades de fomento que ya se ofrecieron para el acopio.

El ministro Fernando Mattos destacó que esta declaración se realizó por sugerencia de la Comisión de Emergencias.

“Queremos prevenir y contribuir a sostener la viabilidad de los productores, quiénes por la falta de fibra en las pasturas, la baja disponibilidad en el volumen de forraje y el estado corporal del ganado al entrar el próximo invierno podrían llegar a una crisis forrajera. Debemos pensar y actuar hoy de forma preventiva”, publicó la web de Ganadería.

El déficit hídrico ya lleva varios meses en todo el país. Desde diciembre del 2021, se declaró en emergencia agropecuaria sobre más de 12 millones de hectáreas. Si bien este panorama se fue revirtiendo por el comienzo de las precipitaciones muchos de estos campos aún no se recuperarán y enfrentan el invierno en un estado crítico.

En Argentina los robots están transformando la vida de las vacas lecheras.

En Argentina los robots están transformando la vida de las vacas lecheras.

Como ocurre en otros países productores, en Argentina también avanza esta tecnología; las claves de un proceso que no tiene vuelta atrás.

Argentina | Vacas que se ordeñan solas. Voluntariamente. Sin necesidad de que el personal de un tambo se levante a las dos de la mañana para realizar el primer ordeño. ¿Sueño o realidad? Algo palpable, real. Es el ordeño robótico, que cobra cada vez más difusión en el país, a semejanza de lo que sucede en el mundo.

La tecnología consiste en la incorporación de un equipamiento que permite extraer la leche con menor intervención humana en esta tarea y más tiempo en la gestión del sistema. Se utilizan equipos con tecnología de lectura láser y 3D, que permiten colocar y retirar automáticamente las pezoneras. Las vacas van a las instalaciones de ordeño voluntariamente, en el momento que lo deciden, sin horario fijo.

Los robots de ordeño se ubican en boxes individuales en un tinglado o en un espacio dentro de los establos. Una vez que una vaca se instala en un box, donde se le provee alimento concentrado, se extiende un brazo -semejante a los que hacen soldaduras en las líneas de fabricación de autos- que, mediante un láser “lee” los pezones y “dibuja” la ubre al robot, para que se guíe en la colocación de las pezoneras.

“La primera vez que se ordeña la vaca, el robot memoriza lo que leyó”, explica el consultor lechero Juan Monge. Posteriormente, intenta colocar las pezoneras con la información que dispone, auxiliado por el vacío que produce. De ahí en adelante, detecta el flujo de leche y comienza a ordeñar grabando esas posiciones. En el siguiente ordeño, con la información disponible, el robot ya conecta más fácilmente las pezoneras. Y la tercera vez ajusta mejor todavía los movimientos del brazo.

Los robots de ordeño son equipos que emplean algoritmos que van “aprendiendo” a medida que más veces se ordeña la vaca. Se pueden complementar con una cámara 3D ubicada por encima del animal, que “lee” cuando se mueve y le “avisa” al brazo para que se adapte a esa nueva posición. Otros sistemas ajustan físicamente el espacio del box según el tamaño de la vaca que entre a cada ordeño.

Con el ordeño robotizado no hacen falta dos o tres turnos para el ordeño. Habitualmente, las vacas van voluntariamente a los robots a cualquier hora del día, con mínima necesidad de presencia del personal en las instalaciones para la tarea del ordeño. Con ese criterio de libertad para los animales, se puede conseguir más producción de leche por mayor descanso, menor estrés por los arreos, etc. “Los sistemas convencionales de ordeño exigen 45 a 60 minutos para la operación, entre arreo, extracción de leche y vuelta del lote por cada ordeño; con equipamiento robótico la operación demanda 6 a 15 minutos por ordeño. Los movimientos que se ahorran permiten que las vacas se echen y descansen más tiempo, que fluya más leche a las ubres y que aumente la producción”, indica Monge.

Las vacas se dirigen voluntariamente a los robots principalmente en búsqueda de alimento. De acuerdo con el sistema que se implemente, pueden tener tránsito libre o guiado. El primero define que la vaca puede ir de su lugar de descanso a la ración, al agua o al robot según ella lo defina; en el segundo, el animal debe seguir un circuito para acceder a la ración y al agua, que generalmente la induce a pasar primero por el robot. La frecuencia de ordeño varía con el tiempo de lactancia determinando que la vaca que más lo requiera más se ordeñe y, por lo tanto, reduzca la presión en la ubre.

Las razones para implementar un cambio hacia el ordeño robótico son varias. “En muchos casos, se incorpora cuando hay necesidad de una renovación de la sala de ordeño, que está en malas condiciones o resulta obsoleta”, afirma Monge. “Supone un cambio de paradigma, un aggiornamiento que permite un trabajo menos esforzado del personal e impulsa el aumento de producción láctea”, agrega.

El sistema de ordeño robótico incorpora indefectiblemente mediciones individuales de salud y de producción de los animales. Los robots tienen sensores que miden a la velocidad de ordeño, el flujo de leche, la temperatura, las células somáticas, etc. Con todos esos datos se pueden anticipar problemas sanitarios e implementar medidas preventivas. Con la ayuda de collares también se pueden detectar las vacas en celo. “Si bien las salas convencionales pueden contar con mucha de esta información, el robot suele ser la excusa para ese salto tecnológico”, observa Juan.

El ordeño robótico no se recomienda para empresas que no han alcanzado un nivel de eficiencia mínimo en el manejo de la alimentación o que tienen indicadores productivos deficientes en general. “Antes de pensar en un cambio del sistema de ordeño habría que eficientizar el sistema productivo para producir más leche, con alta eficiencia de conversión de alimento en producto”, aconseja el experto.

Al contrario de lo que mucha gente cree, la escala no es factor que limite la adopción del ordeñe robótico. Un robot puede ordeñar 60 vacas y esa es la cantidad mínima para incorporar un equipo. De ahí en más, no se conoce el límite superior. En Estados Unidos hay tambos con 40 robots y en Chile, con 64. En el país hoy hay robots para el ordeño de tres marcas: Lely, De Laval y GEA. Las dos primeras, con mayor número de robots vendidos en el mercado argentino. El costo promedio del ordeño robótico es del orden de 2500 dólares por vaca.

ADAPTACIÓN.

No todas las vacas se adaptan al ordeño robótico con facilidad. Hay animales que se plantan y deben ser obligados a ir a ordeñarse, mientras otros aceptan sistema con facilidad, como las vacas Jersey. También hay diferencias en la velocidad de ordeño. A igual producción, el tambero preferirá quedarse con un animal que se ordeña en seis minutos frente a otro que demanda diez por tener menor flujo de leche. Se puede seleccionar por ese carácter.

La conformación de la ubre es otro factor por considerar. Son preferibles animales con cuartos simétricos y homogéneos. En ese sentido, Juan Pablo Martinengo, asesor técnico en Leche de Select Sires & Juan Debernardi, dice que “independientemente del sistema de ordeño, la ubre debe tener una buena conformación”. Agrega que “no existe discusión con respecto a las inserciones de la glándula mamaria: debe tener una firme inserción anterior, bien adherida al abdomen, con capacidad, como así también un adecuado ligamento medio fuerte”. Con estas características se consiguen ubres más funcionales y saludables, y vacas con mayor longevidad.

Es muy importante tener en cuenta que la forma y posición de las diferentes partes de la ubre y la fuerza con que se sostiene a través de las inserciones son muy heredables. Por ello, con la selección genética se puede modificar su posición y su estructura anatómica.

“Las ubres más funcionales tienen forma simétrica y con profundidad adecuada. Lo ideal es alrededor de cinco centímetros de distancia entre el piso de la ubre y el garrón en vacas adultas, con una firme inserción de los ligamentos suspensorios, que la mantienen adherida fuertemente el abdomen, lejos del piso, que puede ser fuente de contaminación o de lesión de las ubres muy descolgadas”, define Martinengo. La solidez de estos ligamentos es fundamental para que la ubre soporte altas producciones y dure la mayor cantidad de partos posible.

Por otro lado, los pezones tienen que ser de un largo adecuado (cinco a seis centímetros) y deben estar ubicados bien por debajo de cada cuarto de la ubre, con forma homogénea. Cuando se tiene este tipo de pezones, las vacas se van a ordeñar de forma correcta, sin dejar residuos de leche y sin problemas de mastitis, que es la principal causa de pérdida económica en la cadena láctea estadounidense.

La capacidad de la ubre debe ser la suficiente para producir y almacenar gran cantidad de leche. Con ese propósito es muy importante que tengan una excelente textura, con una ubre posterior muy alta y muy ancha. Si se mira la vaca desde atrás, el tejido secretor de la ubre debe comenzar lo más alto posible, cerca de la vulva, con suficiente ancho para que le dé capacidad de producción. Hay que considerar que los cuartos posteriores producen, aproximadamente, el 60% del total de leche.

(Fuente La Nación).

Pin It on Pinterest