Trigo zafra 2022 alcanzó la mayor superficie sembrada desde 2015.

Trigo zafra 2022 alcanzó la mayor superficie sembrada desde 2015.

El rendimiento de trigo fue de 4.251 kilogramos por hectárea, un máximo histórico del cultivo, que supera el récord de la zafra 2020.

Montevideo | Todo El Campo | La Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) informó sobre los resultados de la encuesta agrícola Primavera 2022, la cual fue realizada durante enero con la finalidad de obtener, para los cultivos destinados a cosecha de grano seco, estimaciones de los cultivos de invierno (trigo, cebada y colza) sobre superficie sembrada, producción y rendimiento, en la cosecha 2022.

Para los cultivos de invierno para grano seco, zafra 2022, se estima una superficie sembrada de 860.997 hectáreas, 33% más que la siembra del invierno anterior que fue de 648.000 hectáreas.

La superficie sembrada de trigo fue superior a las 300.000 hectáreas, 23% arriba del registro del invierno anterior en el cual se sembraron 245.000 hectáreas. Se trata de la mayor superficie sembrada del cultivo desde la zafra 2015 cuando se sembraron 330.000 hectáreas.

El desempeño de cultivo fue muy bueno, a pesar del déficit hídrico que coincidió con gran parte de su desarrollo. Hubo un favorecimiento por otros factores climáticos positivos para el momento del llenado de granos.

El rendimiento de trigo fue de 4.251 kilogramos por hectárea, un máximo histórico del cultivo, que supera el récord de la zafra 2020.

En el siguiente cuadro se muestra el rendimiento de los principales cultivos de invierno en las últimas 8 zafras.

Foto de Jonathan Petersson | Pexels.

El trigo cierra al alza después de tocar un mínimo de 4 semanas. Caen la soja y el maíz

El trigo cierra al alza después de tocar un mínimo de 4 semanas. Caen la soja y el maíz

Aumento de casos de Covid-19 en China, clima en Argentina y la  relacionadas a demanda por commodities agrícolas pautaran  las decisiones de los operadores del mercado.  
Brasil/TodoElCampo-Los futuros de trigo de la Bolsa de Comercio de Chicago subieron el jueves por la venta de cobertura y la compra de gangas después de caer a un mínimo de casi cuatro semanas, dijeron analistas.

El maíz y la soja alcanzaron mínimos de dos semanas debido a que las preocupaciones sobre la demanda y los obstáculos económicos, incluido el impacto de un aumento en los casos de Covid-19 en China, continuaron pesando sobre los mercados agrícolas. Los principales índices de Wall Street también cayeron por temores al aumento de las tasas de interés por más tiempo de lo esperado.

"En su mayor parte, esto es macro", dijo Ted Seifried, vicepresidente y estratega jefe de mercado de Zaner Ag Hedge. “Eso es un riesgo. Esa es una preocupación con China y la situación de Covid allí”.

El contrato de trigo más activo en el CBOT terminó 1,25 centavos para ubicarse en $7,4675 el bushel. El contrato fijó previamente su precio más bajo desde el 9 de diciembre en 7,36 dólares el bushel.

La soja más negociada cerró con una baja de 12,75 centavos a 14,7075 dólares el bushel después de tocar su nivel más bajo desde el 22 de diciembre a 14,65 dólares el bushel. El maíz alcanzó su nivel más bajo desde el 20 de diciembre a 6,4850 dólares antes de terminar 1 centavo más bajo a 6,5275 dólares el bushel.

"Hay muchas preguntas sobre la demanda, no solo de granos, sino de la demanda mundial de productos básicos en su conjunto", dijo Seifried.

Para el trigo, la disponibilidad de suministros abundantes y de bajo precio de Rusia y Ucrania está creando una dura competencia para otros exportadores mundiales, dicen los comerciantes.

Los comerciantes también monitorearon el clima en Argentina, el mayor exportador mundial de aceite y harina de soya, asolada por la sequía. Las lluvias recientes impulsaron las siembras de 2022/23 después de retrasos, dijo la bolsa de granos de Buenos Aires. Las próximas lluvias reducirán el estrés en los cultivos en las áreas sur y oeste, dijo Commodity Weather Group.

Reuters

Paraguay. Repunta el área de trigo y canola, según informe del Inbio.

Paraguay. Repunta el área de trigo y canola, según informe del Inbio.

En 2022 el área de trigo fue de 451.430 hectáreas y de canola de 78.189 hectáreas.

Asunción, Paraguay | La producción agrícola paraguaya muestra un repunte del área de trigo y canola, después de tres años de descenso, publicó el Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio) recientemente difundido. El documento también muestra de forma discriminada las áreas de cobertura, separando por las que tienen cultivos de abonos verde y cobertura seca, todas estas áreas sobre siembra directa.

TRIGO. El informe del Inbio señala que en la campaña de invierno 2022 se sembró 451.430 hectáreas de trigo, unas 28.867 hectáreas más que el año anterior, cuando el área de este cultivo llegó a 422.563 hectáreas. Cabe destacar que desde 2018 hasta 2021, este cultivo tuvo una disminución paulatina en su área de siembra, convirtiéndose el 2022 el primer periodo de repunte en el área en varios años.

El área destinada al cultivo del trigo los últimos cinco años es la siguiente: En 2018 totalizaron 485.574 hectáreas; en 2019 fueron 477.164 hectáreas; en 2020 el área bajó a 442.887 hectáreas; en 2021 el descenso fue hasta las 422.563 hectáreas; y en 2022 subió a 451.430 hectáreas.

CANOLA. Respecto al cultivo de canola, el informe del Inbio revela que en el 2022 el área de siembra llegó a 78.189 hectáreas, unas 43.558 hectáreas más que el periodo de cultivo invierno 2021, cuando el área llegó a 34.631 hectáreas, también con un paulatino descenso, sostenido por varios años.

Si bien en el 2020 este cultivo tuvo un leve repunte, volvió a caer en el 2021, sin embargo, en el 2022 el área está a niveles más cercanos a los del 2018.

En 2018, fueron 79.242 hectáreas; en 2019 la caída fue estrepitosa, a 36.648 hectáreas; subió en 2020 a 38.722 hectáreas; en 2021 volvió a bajar a 34.631 hectárea; y en 2022 saltó a un área de 78.189 hectáreas.

COBERTURA.

En relación a cobertura seca, el informe del Inbio detalla que en el 2022 se alcanzó las 1.772.305 hectáreas, unas 78.771 más que el año pasado, donde el área alcanzó unas 1.693.534 hectáreas de cobertura seca.

En el caso de las parcelas con cobertura verde el área llegó a 1.528.038 hectáreas, sufriendo un muy leve descenso con relación al año pasado, cuando el área llegó a 1.540.934.

IMPORTANCIA DE ABONOS VERDES.

El periodo de invierno tiene una gran importancia en el sistema productivo nacional, ya que es la ventana que más se utiliza para mejorar las condiciones del suelo y preparar las parcelas para la zafra, productiva por excelencia.

Los cultivos de abonos verdes mejoran las condiciones del suelo, mediante sistemas radiculares eficientes, lo que permite infiltrar tanto nutrientes como humedad a mayores profundidades del suelo.

Los beneficios, son: recicla nutrientes y los disponibiliza; aumenta la materia orgánica en el suelo; permite una mayor infiltración de agua y una mejor oxigenación, lo que mejora la condición de los suelos.

Datos del trigo y la canola en Paraguay: Informe-Cultivos-de-Invierno-Trigo-Canola-Cobertura-Seca-Cobertura-Verde.pdf (inbio.org.py)

Paraguay. Envíos de trigo bajaron significativamente: el peor registro en 5 años.

Paraguay. Envíos de trigo bajaron significativamente: el peor registro en 5 años.

De enero a julio de este año Paraguay exportó 224.023 toneladas de trigo por US$ 77.764.630, es decir, 31.153 toneladas menos.

Asunción, Paraguay | Los envíos paraguayos de trigo de la zafra 2021/2022 fueron los más bajos de los últimos cinco años, ya que este país exportó hasta julio solamente 289.248 toneladas, una merma de 54.228 toneladas, en comparación con el mismo periodo de la campaña anterior, según el informe de Comercio Exterior de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco).

El informe indica que entre octubre de 2021 y julio de 2022 se embarcaron 289.248 toneladas de trigo, mientras que en el mismo lapso de la zafra pasada se exportaron 343.476 toneladas.

Respecto con el año calendario, de enero a julio de este año Paraguay exportó 224.023 toneladas de trigo por US$ 77.764.630, es decir, 31.153 toneladas menos, pero un incremento de US$ 11.993.721, en comparación con el mismo periodo de 2021, cuando se embarcaron 255.176 toneladas por valor de US$ 65.770.909.

La Lic. Sonia Tomassone, asesora de Comercio Exterior de Capeco, explicó que, si bien hubo menos envíos, el alza de los precios internacionales del cereal permitió que aumentaran los ingresos.

EXPORTACIONES DE MAÍZ.

Por otra parte, en julio comenzaron las primeras exportaciones de maíz zafra 2022 a un ritmo acelerado en comparación con el mismo periodo de la zafra anterior. En el séptimo mes de este año se enviaron 273.846 toneladas más que en igual mes de la campaña 2021, según el informe de la Capeco.

Tomassone manifestó que en el séptimo mes de la campaña pasada se enviaron al exterior 101.543 toneladas de maíz, mientras que en julio de este año fueron 375.389 toneladas, es decir, 273.846 toneladas más.

En cuanto a la cosecha, Tomassone dijo que se estima que el 80% de la nueva zafra de maíz ya se recolectó. Informó que, hasta el momento, los volúmenes cosechados en el norte del país presentan muy buena calidad y rindes, aunque en el sur se registraron algunos ataques de hongos, que redujeron el rendimiento y la calidad.

Destacó, no obstante, que la producción general a nivel país está en muy buenas condiciones, por lo que se espera un volumen de entre 5 millones y 5,5 millones de toneladas.

Rebaja arancelaria a la importación de harinas perjudica industria local.

Rebaja arancelaria a la importación de harinas perjudica industria local.

Para Molino Santa Rosa el decreto del Ejecutivo echa por tierra la estabilidad que ostentaba el sector donde “había un poco de importaciones de harina y de exportaciones” pero “nada significativo” dijo su presidente, Carlos Reyes.

Pérdida de fuente laboral, ruptura en la cadena de pagos y efectos en el desempeño económico de la industria nacional son algunas de las consecuencias denunciadas por las Cooperativas Molino Santa Rosa y Florida luego de conocerse el decreto que rebaja de 12% al 6% los aranceles para la importación de harina proveniente del Mercosur. Preservar las fuentes de trabajo sin tener que incrementar el precio de un producto de la canasta básica familiar estimuló a los industriales a movilizarse para intentar que el poder Ejecutivo revea esta decisión.

La decisión tomada por el Poder Ejecutivo y anunciada en su momento por la ministra de Economía Azucena Arbeleche de bajar del 12% al 6% los aranceles para la importación de harinas de la región, genera tensiones e incertidumbre en el sector molinero del país. Las cooperativas de los molinos Florida y Santa Rosa marcaron distancia a través de un comunicado en el cual puntualizan una serie de perjuicios para las empresas, el sector y las localidades donde se encuentran. Anunciaron en las últimas horas la contratación de una consultoría que les permita conocer con más precisión las consecuencias de estas medidas y “saber dónde estamos parados” señaló Nelson Mas, presidente de la Cooperativa Molino Florida.

En una reunión mantenida con la Cámara Empresarial de Florida que involucra al Centro Comercial, Asociación Rural de Florida y Sociedad de Productores de Leche de Florida y en la cual la Intendencia cumple un papel preponderante, varios legisladores oficialistas nacionales indicaron “que el decreto está por reverse”, aunque los molineros ponen reparos sosteniendo que “el decreto sigue firme y para el caso de la harina es definitivo”.

LA MEDIDA NO BAJARÁ EL PRECIO DEL PAN.

Por la cercanía y la relación comercial entre Uruguay y Argentina, el país vecino es el que tiene las mayores posibilidades de acceder a estos beneficios arancelarios. Mas que “esto de estar expuesto a lo que es la economía argentina” nos deja “en una incertidumbre total”, por tratarse de una de las economías “más fluctuantes del mundo”, publicó el semanario La Mañana.

Para los molineros locales, de habérselos tenido en cuenta podrían haber alcanzado con el equipo económico “una batería de medidas reales y que impacte en el precio final de la harina”. Agregó que esta rebaja arancelaria no “hará que llegue el pan más barato a la gente”.

El cooperativista indicó que las medidas de Economía son “un riesgo latente” para la industria nacional por las pérdidas de fuentes laborales y ruptura en las cadenas de pagos que pueda acarrear. “Hoy los molinos están perdiendo capital de giro” debido a que las subas de las materias primas y sobre todo del trigo, no se ven reflejadas en el precio final de la harina. Además existe un efecto derrame sobre la sociedad donde se encuentran ambos emprendimientos y que beneficia a toda la economía en general.

PARA SANTA ROSA ES UN PROBLEMA CAPITAL.

Para los trabajadores de la Cooperativa Molino Santa Rosa este decreto echa por tierra la estabilidad que ostentaba el sector donde “había un poco de importaciones de harina y de exportaciones” pero “nada significativo” dijo su presidente Carlos Reyes. Agregó que “la incertidumbre” tras esta decisión del Ejecutivo arroja preocupación entre los afectados, aún sin tener un escenario cierto sobre las consecuencias y derivaciones que tendrá sobre el sector.

La industria molinera nacional “ha retrasado los aumentos de harina” para no afectar el bolsillo de los uruguayos, pero “si el trigo mantiene este valor a noviembre y diciembre cuando se cosecha, la industria va a sufrir una fuerte descapitalización”. El no haber transferido todo el valor del aumento de los granos resintió también el ingreso de las empresas. Reyes estima que de no existir un escenario favorable para este fin de año, la empresa molinera de Santa Rosa sufrirá una descapitalización “entre el 20% y 25%” del capital de trabajo. El consumo de harina en el país es muy estandarizado producto del lento crecimiento demográfico. Estos beneficios a las importaciones de harina “obviamente va a redundar en pérdida de puestos de trabajo” manifestó Reyes.

EL RÉGIMEN ARANCELARIO DATABA DEL 2000.

Una consultoría a través de uno de los programas del Instituto Nacional del Cooperativismo que despeje algunas incógnitas y aporte más elementos para toda la industria nacional es el próximo paso en el cual están embarcados. “Nosotros no intentamos generar información solo a los molinos cooperativos sino que le sirva a todo el sector” indicó el entrevistado.

El sistema arancelario vigente data del año 2000 cuando en común acuerdo entre Argentina y Uruguay se dispusieron esos porcentajes “básicamente por las distorsiones que generaba (el vecino país) a los precios de su mercado interno”. Reyes sostuvo que durante todo ese tiempo existió cierta estabilidad que benefició al sector local.

El documento considera que de seguir adelante con lo que establece el decreto habrá pérdida de puestos de trabajo en la industria molinera nacional, efectos negativos sobre el desempeño económico de la industria nacional, restricciones de la industria local en cuanto a su abastecimiento de trigo, afectación en la cadena de pagos y disminución del costo y las exigencias en los controles de calidad que realiza el LATU a los productos importados (harinas, panificados, pastas).

UN ESCENARIO COMPLICADO.

El escenario coyuntural imperante con una guerra de por medio pone un signo de interrogación sobre el sector local, si se tiene en cuenta que el país es tomador de precios. Nelson Mas sostiene que el rubro debe ceñirse a los precios internacionales del trigo, que para el caso de la harina supera el 70% del total del costo de producción de este alimento.

Si bien no se piensa en faltante de materia prima para lo que resta del año, sí las reservas están ajustadas hasta la próxima zafra de trigo respondiendo a la corriente exportadora consecuencia de los buenos precios internacionales. La guerra en Ucrania apuntala este escenario que pone en mala posición a las empresas que deben afrontar el aumento permanente de los insumos. (Artículo de Álvaro Melgarejo en La Mañana).

Pin It on Pinterest