Confirman cepa de influenza aviar altamente patógena en vacas lecheras en EE.UU.

Confirman cepa de influenza aviar altamente patógena en vacas lecheras en EE.UU.

A diferencia de las aves de corral afectadas, no sería necesario sacrificar a los animales; se espera que el ganado se recupere por completo, dijo el comisionado de Agricultura de Texas, Sid Miller.

Montevideo | Todo El Campo | Una de las mayores preocupaciones de la comunidad científica global como de las autoridades sanitarias respecto a la influenza aviar es su posibilidad de mutar y comenzar a afectar masivamente a mamíferos, facilitando o posibilitando el contagio a otros animales de producción o inclusive al ser humano.

Respecto a ese temor, el martes 26 de marzo el portal informativo especializado en avicultura, El Sitio Avícola, informó que se ha detectado e identificado influenza aviar altamente patógena (gripe aviar) en un ganado vacuno lechero de Texas, Estados Unidos.

“Hoy (martes 26), el comisionado de Agricultura de Texas, Sid Miller, recibió la confirmación del secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Tom Vilsack, y del Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (Aphis)” de que se había detectado gripe aviar en establecimientos lecheros, publicó el citado portal.

Son tres los tambos de Texas y uno en Kansas los que han dado positivo, mientras que el Departamento de Agricultura de Texas (TDA) está monitoreando atentamente este brote.

Sid Miller expresó: “Esto presenta otro obstáculo más para nuestro sector agrícola en el Panhandle de Texas”; agregó que la “máxima prioridad es proteger a los productores de Texas y la seguridad de nuestra cadena de suministro de alimentos”

“El Departamento de Agricultura de Texas utilizará todos los recursos disponibles para mantener los altos estándares de calidad y seguridad que definen la agricultura” local, añadió, según informa el Departamento de Agricultura de Texas.

Texas ocupa el cuarto lugar en producción de leche a nivel nacional y sigue siendo un actor clave en la industria láctea.

NO HAY AMENAZAS PARA EL PÚBLICO.

Miller aseguró a los consumidores que las rigurosas medidas de seguridad y los protocolos de pasteurización garantizan que los productos lácteos no se vean afectados por la gripe aviar; y que la industria láctea de Texas mantiene estándares estrictos para garantizar la seguridad de cada producto.

No hay ninguna amenaza para el público y no habrá escasez de suministro”, aseguró. “No se sabe que haya entrado leche contaminada en la cadena alimentaria; todo ha sido descartado. En el raro caso de que parte de la leche afectada ingrese a la cadena alimentaria, el proceso de pasteurización matará el virus”.

SÍNTOMAS E IMPACTOS ECONÓMICOS.

Sobre los síntomas en el ganado, El Sitio Avícola señalo que son similares a los de la gripe, que incluyen fiebre y leche espesa y descolorida, acompañados de una fuerte reducción en la producción de leche.

Los impactos económicos en las instalaciones continúan, ya que los rodeos lecheros que se ven muy afectados pueden perder hasta el 40% de su producción de leche durante 7 a 10 días hasta que los síntomas desaparezcan.

BIOSEGURIDAD.

Es vital que las instalaciones lecheras de todo el país practiquen mayores medidas de bioseguridad para mitigar una mayor propagación.

Se recomienda las lecherías de Texas que utilicen todas las medidas de bioseguridad estándar, incluida la restricción del acceso únicamente al personal esencial, la desinfección de todos los vehículos que entran y salen de las instalaciones, el aislamiento del ganado afectado y el descarte de toda leche contaminada.

Además, es importante limpiar y desinfectar todos los bebederos del ganado y aislar el agua potable donde pueda estar contaminada por aves acuáticas.

Se pide a los productores notificar al veterinario del tambo si sospechan que alguno de sus animales muestra síntomas de esta afección. “A diferencia de las aves de corral afectadas, presagio que no habrá necesidad de despoblar los tambos”, afirmó Miller. “Se espera que el ganado se recupere por completo”.

Inale: Está disponible la Certificación del Sistema de Gestión de Efluentes de Tambos.

Inale: Está disponible la Certificación del Sistema de Gestión de Efluentes de Tambos.

Los productores de todo el país pueden solicitarla para certificar su buena gestión ambiental en sus sistemas de gestión de efluentes de tambos.

Montevideo | Todo El Campo | El Instituto Nacional de la Leche (Inale) informó que está disponible la Certificación del Sistema de Gestión de Efluentes de Tambos.

Se trata de una herramienta voluntaria para verificar, reconocer y comunicar el adecuado diseño, implementación y operación del sistema de gestión de efluentes (SGE) en el tambo.

La certificación contribuye a la mejora continua en buenas prácticas ambientales, dijo Inale.

¿En qué consiste?, en un proceso mediante el cual se analiza y evalúa el cumplimiento de requisitos formales y técnicos sobre el adecuado diseño, implementación y operación del SGE del tambo, por sala de ordeñe.

La solicitud de la certificación se debe descargar únicamente de la web de Inale y una vez completada enviar al correo certidaciones@inale.org para iniciar el proceso.

Para iniciar solicitud de certificación y acceder a más información ingresar a la web de Inale, o directamente a inale.org/certificacion

El tambero necesita financiación para acceder a la tecnología que mejore la producción.

El tambero necesita financiación para acceder a la tecnología que mejore la producción.

“Gran parte de los costos de tecnología son carga impositiva”, y en otros países “vale la mitad”, dijo Richard Long, productor familiar en Colonia, por lo que hay camino para recorrer en ese sentido, observó en un mensaje a los gobernantes.

Richard Long explota un tambo con su familia en Tarariras, departamento de Colonia. Comenzó desde muy joven, a los 18 años, y mantiene el mismo entusiasmo de siempre, pero no desconoce las dificultades que presenta el sector.

Entrevistado por la revista oficial de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL) expuso parte de los proyectos en que trabaja para mejorar el funcionamiento y el rendimiento de la empresa, y mencionó algunas de las dificultades del rubro.

Por ejemplo, dijo que es muy difícil comenzar de cero, por lo que emprendedores jóvenes pocas veces toman ese camino, aunque hay algunos que lo recorren, no sin dificultades; también llamó a los productores de más edad a no transmitir mensajes negativos porque eso aleja a la juventud; y a las autoridades les planteó la necesidad de contar con financiamiento para poder acceder a las tecnologías disponibles.

Sobre ese último punto dijo que hay mucha tecnología disponible que permite que el tambo sea menos sacrificado, sin embargo, “el problema es que para poder acceder a ella se precisa financiamiento y plazos largos, ya que lleva tiempo estabilizarse para luego tener cierto volumen de ingreso constante”. En Uruguay esas tecnologías son muy caras en comparación con lo que sucede en otros países donde “valen la mitad”. Y “gran parte de los costos son la carga impositiva”, por lo que hay camino para recorrer en ese sentido, observó en un mensaje -sin mencionarlos- a los gobernantes.

La siguiente es la entrevista completa publicada por la revista de la ANPL (con algunas modificaciones para Todo El Campo), que se puede encontrar en la web de la institución junto a otros artículo e informaciones del sector lechero nacional – Lechería | Anpl | Montevideo. Fotos de la revista oficial de la ANPL.

“EL TAMBO ES MUY DIFÍCIL, LO QUE NO DUDO ES QUE HACIÉNDOLO BIEN TE GENERA SATISFACCIONES INCOMPARABLES CON OTRO RUBRO”.

Tarariras, Colonia | ANPL | Richard Long comenzó muy joven a trabajar formalmente en el tambo, contando con apenas 18 años, con su propio Dicose. Con el correr de los años fue creciendo en cantidad de animales y hoy maneja el establecimiento de sus padres.

“El tambo es chico para hacer muchas maniobras o divisiones, por lo que trabajamos en conjunto”, explicó.

Hoy está a cargo del establecimiento, aunque asegura que las decisiones se toman en conjunto. Si bien su padre está jubilado y su madre está próxima a hacerlo, no dejan de desarrollar tareas en el campo. Long recordó que sus padres debieron ocuparse de sus abuelos, razón por la cual tuvieron que desatender las tareas del tambo y fue así que él comenzó a encargarse. “La idea es que siga yo como responsable, pero siempre haciéndolo en familia”, por lo que no maneja la posibilidad de independizarse.

Richard Long | ANPL.

Actualmente cuentan con unas 60 a 70 vacas en ordeñe, con producciones que rondan entre 15 y 18 litros de leche por animal. Reconoce que están en un momento de baja producción por problemas reproductivos que los afectaron en los últimos dos años. “La seca nos ha golpeado mucho y a su vez tuvimos un foco de leptospirosis, lo que nos provocó varios abortos”, contó, y asegura que el objetivo es llegar a las 80 o 90 vacas en producción. De hecho su proyecto para recibirse fue sobre la posibilidad de implementar un sistema de cama caliente donde alcanzarían las 120 vacas estabuladas.

Por otro lado explicó que el establecimiento está ubicado sobre tierras muy arcillosas que se compacta rápidamente. “Tenemos problemas de enmalezamiento con senecio por lo que estamos trabajando para poder implantar las praderas. Estamos en ese proceso de reorganizar el suelo y el ganado”. Si bien el objetivo es a largo plazo poder implementar el sistema de cama caliente, aseguró que existen varios escalones previos y problemas que solucionar. “Por un tema de área y de distancia de los campos, sería una buena herramienta para implementar”.

También apuesta a conseguir personal, porque lleva tiempo tener los campos lejos. La posibilidad de contar con más área cerca del tambo no es viable ya que está rodeado de productores grandes que manejan entre 300 has y 1.000 has. “Estoy en una baldosa. La tierra, si bien es de alta producción, todavía no la estamos aprovechando lo suficiente. Tenemos que generar cultivos como praderas anuales y silos, para así tener en un futuro un sistema de cama caliente”, reconoció.

Hoy los números de la empresa les permiten tener un margen que “ilusiona, pero siempre debemos estar alerta. Veníamos de tener margen cero, por lo cual tener algo de margen siempre es muy bueno, pero hay que decir que todo cuesta más, por lo que no nos podemos confiar”.

Sobre por qué decidió continuar en la lechería, Long se describió como una persona que se aburre fácilmente. “El tambo te permite hacer muchas cosas combinando varios rubros en uno porque está el manejo veterinario, el del forraje, etc.”. A su vez, destacó que tuvo la suerte de poder estudiar en Montevideo donde se recibió de licenciado en Gestión Agropecuaria, pero esa experiencia le permitió ver que la vida en la ciudad no era para él.

“Tengo el tambo de mi familia y es un rubro que conozco porque he vivido siempre con él y con él voy a continuar”, aseveró.

AUNQUE HAY CASOS, EN EL TAMBO ES CASI IMPOSIBLE COMENZAR DE CERO.

Sobre las posibilidades que tienen otros jóvenes de iniciarse en la actividad, sostuvo para quien no está en el rubro “es casi imposible porque empezar de cero es muy caro”.

Si bien señaló que existen ejemplos de jóvenes que han adquirido campos del Instituto Nacional de Colonización, no es la realidad de la mayoría. “Los jóvenes que continúan en la actividad, generalmente es porque se criaron en el tambo y sus padres o sus familias los ayudan a empezar”. De todas formas señaló que se requiere de mucho esfuerzo, apoyo y “sobre todo espíritu, ya que es un proceso largo que lleva de tres a cuatro años para poder ver los resultados”.

Analizando porqué a los jóvenes les cuesta seguir en la lechería, asegura que muchas veces la propia familia, sin darse cuenta, va generando la sensación de que el tambo es horrible. “Si toda la vida escuchamos a nuestros padres quejarse del tambo, es claro que es difícil que los jóvenes sigan en la actividad, por lo tanto, el primer cambio debería venir desde la propia casa”.

Está claro que el tambo es difícil, lo que no dudo es que haciéndolo bien las satisfacciones que te da es muy difícil que otro rubro pueda dártelas dijo Long.

FALTA FINANCIAMIENTO PARA INVERTIR EN LA TECNOLOGÍA DISPONIBLE.

Por otro lado sostuvo que hoy en día, en el mundo hay disponible mucha tecnología que permite que el tambo sea menos sacrificado. “El problema es que para poder acceder a ella se precisa financiamiento y plazos largos, ya que lleva tiempo estabilizarse para luego tener cierto volumen de ingreso constante”.

Para Long, esas tecnologías siguen siendo muy caras en el país comparándolas con lo que sucede en otros países del mundo donde “valen la mitad”.

Gran parte de los costos son la carga impositiva”, por lo que hay camino para recorrer en ese sentido.

EL APOYO DE LA ANPL Y CONAPROLE.

Long entiende que las gremiales trabajan mucho para brindar mejores oportunidades a los productores, pero asegura que muchas veces “terminan chocando con una pared. Como jóvenes hemos planteado cosas a la directiva de ANPL pero vemos que no pueden avanzar, estimo que muchas veces por temas burocráticos o políticos”.

Por último destacó el apoyo que siempre han recibido por parte de Conaprole. “Hemos tenido etapas con números en rojo y nos han apoyado mucho, por lo cual estamos muy conformes de remitir a la cooperativa”.

Pin It on Pinterest