SPF: Proyecto aprobado por Diputados es de “irracionalidad técnica” e “inaplicable”.

SPF: Proyecto aprobado por Diputados es de “irracionalidad técnica” e “inaplicable”.

“Se aprobó un proyecto con irracionalidad técnica, que tendrá efectos negativos sobre la inversión forestal, y que termina siendo inaplicable en muchas zonas como el sur del país”.

Montevideo | Todo El Campo | La Sociedad de Productores Forestales (SPF) lamentó que la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley con “ajustada mayoría”, que peca por “irracionalidad técnica” lo que en el futuro generará consecuencias. “Las actividades productivas no pueden estar permanentemente en vilo a lo que el Parlamento decida cada año para satisfacer su juego político”, agregó la institución.

En sus redes sociales la SPF escribió que “lamentablemente en el día de hoy (jueves 15/12) una ajustada mayoría de diputados votó un proyecto de ley sobre prevención y combate de incendios forestales que desconoce la opinión técnica y profesional” de la Dirección Nacional de Bomeros (DNB), el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) y la Dirección General Forestal (DGF) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Agregó que “como consecuencia de ello, se aprobó un proyecto con irracionalidad técnica, que tendrá efectos negativos sobre la inversión forestal, y que termina siendo inaplicable en muchas zonas como el sur del país”.

Las actividades productivas no pueden estar permanentemente en vilo a lo que el Parlamento decida cada año para satisfacer su juego político. El tema de la prevención de incendios es algo muy importante que los productores forestales hemos encarado con profesionalismo”, señalaron.

YA SE HABÍAN TOMADO MEDIDAS.

El proyecto de ley aprobado por Diputados parte como consecuencia de los incendios que afectaron al país a fines de 2021 y comienzo de 2022, por lo que la SPF enfatiza que “luego de los incendios del verano pasado, los productores forestales tomamos muchas medidas adicionales a las que ya se tomaban, que incluyeron retirar las plantaciones de los centros poblados, aumentar los recursos de detección, mejorar los recursos de combate y la capacitación adicional de las personas”.

Dirección Forestal triplicó las inspecciones.

Dirección Forestal triplicó las inspecciones.

Este año, la inversión para evitar incendios forestales, será de US$ 3,5 millones.

Durazno | Todo El Campo | Se realizó en la Central de Monitoreo y Despacho de Durazno el lanzamiento de la temporada 2022-2023 del Operativo de Protección Antiincendios Forestales, actividad que contó con la participación del presidente del a Sociedad de Productores Forestales, Nelson Ledesma; el director general Forestal del MGAP, Carlos Faroppa; el comisario mayor Martín Bogao; comandante de los Servicios de Bomberos del Interior, además de autoridades del Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) y del Centro Coordinador de Emergencias Departamentales (Cecoed) de Durazno.

El MGAP señaló que el director Forestal de esa Secretaría de Estado, Carlos Faroppa, junto a su equipo de la Dirección Forestal “resaltó el trabajo interinstitucional que se lleva adelante para la prevención de incendios”.

También destacó “el trabajo que viene llevando adelante Dirección General Forestal, que ha triplicado el número de inspecciones”.

Faroppa también hizo referencia a la capacidad sancionatoria que la Institución tendrá a partir de enero; y señaló la importancia de la iniciativa privada en la inversión y mejora de equipamiento para la prevención de incendios forestales.

ESTE AÑO, LA INVERSIÓN PARA EVITAR INCENDIOS FORESTALES, SERÁ DE US$ 3,5 MILLONES.

La Sociedad de Productores Forestales emitió un comunicado en el cual señala que en el lanzamiento de la temporada se informó que el Operativo de Protección Antiincendios Forestales esta temporada 2022-2023 incorporará grandes cambios, los que se pasan a detallar:

a) Se gestionan las emergencias bajo el Sistema de Comando de Incidentes (SCI), tal como lo hará Bomberos.

b) Se ha implementado un sistema compuesto por 15 cámaras de detección en el litoral, que permite utilizar un sistema de inteligencia artificial para un monitoreo continuo de las zonas. Esto ayudará a una mejor detección de los incendios y un despacho de las brigadas más rápido.

c) Se incorporó, como recursos de combate, aviones aeroagrícolas debidamente condicionados, los que operarán desde pistas cercanas a los bosques, provistas de agua y medios para cargarla a las aeronaves.

d) Se creó un Central de Monitoreo y Despacho (CMD), ubicada en Durazno. Allí se realiza el monitoreo de la detección en todo el país, ya sea por cámaras, aviones, reporte de las torres o avisos que lleguen vía teléfono.

e) La gestión se basa en un moderno software de base cartográfica, con visualización del riesgo, tanto climático como debido al combustible, y con un catastro actualizado de recursos disponibles y utilizables.

f) Se han actualizado los manuales de operación y protocolos de combate, tanto internos como de apoyo a la DNB, y en conjunto con otras instituciones del Estado. Actuar de manera coordinada entre diferentes organismos, implica tener procedimientos y protocolos comunes, consensuados y aceptados de antemano.

g) Se han realizado capacitaciones en el Sistema de Comando de Incidentes (SCI), metodología empleada por la DNB y por gran parte de los respondedores a emergencias en el mundo. 135 personas con nivel gerencial y de mandos medios, de 23 empresas participaron de las mismas.

Este sistema de prevención y respuesta ingresa al noveno verano consecutivo de operaciones a nivel nacional, resultado de la evolución de diferentes iniciativas asociativas regionales, con antecedentes desde hace por lo menos 20 años.

Además, se informó sobre los cambios ya mencionados el operativo sigue utilizando:

i) 5 rutas de detección área de focos, con otros tantos aviones, que recorren hasta tres veces por día las diferentes zonas ocupadas por los predios protegidos.

ii) Sistema de torres de vigilancia (norte de Tacuarembó y Rivera).

iii) 3 bases helitransportadas para dar una respuesta rápida al detectar un foco.

iv) 3 vehículos para repostaje de combustible a los helicópteros en los puntos de combate.

v) Recursos de diferente tipo, pertenecientes a las empresas forestales, los que integrarán un catastro a disposición de la CMD.

Integran los operativos más de 80 empresas que significan el 90% de los socios de SPF, y cubren casi el 90% de los bosques implantados (unas 900.000 hectáreas de bosques). Trabajan directa o indirectamente en los operativos de cada verano, aproximadamente 100 personas de tres nacionalidades.

La SPF dijo que los fitosanitarios cuestionados por el MGAP no están prohibidos.

La SPF dijo que los fitosanitarios cuestionados por el MGAP no están prohibidos.

Los fitosanitarios están autorizados en la producción de alimentos, no se encuentran registrados para uso forestal, pero su uso no está prohibido; y toda la región los utiliza en alimentos y forestación.

Ante la información de que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) tomará medidas con la empresa UPM por usar productor no habilitados en el vivero sobre la ruta 4, la Sociedad de Productores Forestales (SPF) emitió una declaración sobre regularizar el registro de productos fitosanitarios para uso forestal.

El MGAP señaló que UPM utiliza en el vivero más de 15 productos fitosanitarios, de los que solo dos están habilitados, según un reporte de la Dirección General de Servicios Agrícolas.

La SPF dijo que “por medio de la Comisión de Sanidad” el sector forestal “está trabajando desde hace más de un año” con el citado Ministerio a través de la Dirección de Servicios Agrícolas, “y las cámaras de agroquímicos en la regularización del registro de productos fitosanitarios para uso forestal”.

Destaca que “es importante” considerar que “los productos fitosanitarios en cuestión cuentan con autorización y registro para su uso en producción de alimentos. No se encuentran registrados para uso forestal, pero su uso no está prohibido por ley”.

Agrega que las empresas forestales aplican esos productos en los viveros “en condiciones controladas y en el marco de certificaciones internacionales, que son evaluados periódicamente por auditores independientes”. “Por otro lado, estos productos se utilizan en toda región (Argentina, Brasil, Chile y Paraguay) en producción de alimentos y forestación con fines comerciales, con los registros correspondientes”, concluye.

ARU y la SPF se oponen y rechazan la iniciativa de la Intendencia de Paysandú sobre caminería.

ARU y la SPF se oponen y rechazan la iniciativa de la Intendencia de Paysandú sobre caminería.

La ARU señaló que “se opone categóricamente” y la SPF manifestó “honda preocupación y rechazo”.

La Asociación Rural del Uruguay (ARU) y la Sociedad de Productores Forestales (SPF) se expresaron respecto a la intención del intendente de Paysandú, Nicolás Olivera, de imponer un “precio” al uso de la caminería rural.

La ARU señaló que “se opone categóricamente” y la SPF manifestó “honda preocupación y rechazo”.

ARU: “ES UN IMPUESTO ENCUBIERTO”.

La Asociación Rural expresó en el comunicado que “apoya expresamente las manifestaciones de la Gremial de Productores y Transportistas del departamento de Paysandú y de todo el sector productivo del departamento”.

“Conocemos y reclamamos por el estado de los caminos rurales, bajo el entendido de que los productores ya aportan recursos con este fin, directamente, y además, a través de transferencias desde el Gobierno Central a las intendencias”.

Reconoce que con un “mejor control y fiscalización”, junto con “un uso más eficiente de los recursos permitirá recomponer los caminos”, sin embargo, advierte que “nunca a través de la generación de nuevos cobros, que si bien se le llama precio´´ termina siendo un impuesto encubierto que afecta a todos de los productores del país.

SPF: “INICIATIVAS SIMILARES HAN SIDO DECLARADAS COMO INCONSTITUCIONALES”.

Los productores forestales manifestaron su “apoyo a las manifestaciones de rechazo de la Gremial de Productores y Transportistas de Paysandú”.

Consideran que “la propuesta en cuestión agrega costos a la producción nacional afectando negativamente su competitividad, desalentando la inversión y la generación de empleo”.

“Cualquier recurso adicional que aporte el sector privado debe originarse en mejoras tangibles en la eficiencia de las cadenas de producción que no aumenten los costos de producción y eventualmente los reduzcan”, afirman.

La SPF advierte que “la caminería posee una serie de problemas estructurales”, pero la propuesta del intendente de Paysandú “no contribuye a solucionar”. Las fallas estructurales “deberían ser abordados a nivel nacional en conjunto con todas las intendencias y las distintas cadenas productivas”.

Y concluye recordado que “iniciativas similares han sido declaradas como inconstitucionales por parte de la Suprema Corte de Justicia”.

La actividad forestal se posiciona en el sureste uruguayo con oportunidades productivas y nuevos retos para la investigación.

La actividad forestal se posiciona en el sureste uruguayo con oportunidades productivas y nuevos retos para la investigación.

Todos los árboles del país importan y si bien el Programa Forestal de INIA tiene sede en Tacuarembó, los técnicos pasan muchas horas en la zona sureste.

La madera chipeada que exporta Uruguay es producida en el sureste del país, con una marcada participación de los departamentos de Rocha y Lavalleja. Al igual que en el norte y en el litoral, allí la actividad a escala comenzó tras la ley forestal de 1987, pero se diferencia en su producción porque no es liderada por empresas integradas, sino por productores y fondos de inversión que encuentran en la serranía una oportunidad y múltiples retos en los que el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) ha debido trabajar para buscar soluciones.

“La forestación en el sureste está centrada en producir rolos que luego se chipean y se exportan a Europa y Asia para hacer celulosa. Históricamente se ha plantado la especie de Eucalyptus globulus y recientemente se ha incorporado el Eucalyptus smithii, ya que ambos generan una cantidad de pulpa de celulosa por metro cúbico de madera que hacen viable su exportación como materia prima”, explicó el Ing. Roberto Scoz, director del Programa Forestal de INIA.

Scoz detalló también que la producción en esta región es mixta. “Lo que más predomina es la ganadería por ser una zona típicamente de serranía con campo natural y la forestación surge como una oportunidad productiva adicional”. Además, destacó que tiene un área importante de suelos de prioridad forestal, pero es la zona menos ocupada en proporción a otras, por lo tanto, “es la que más espacio tendría para seguir creciendo”.

Por tratarse de productores y fondos de inversión, no cuentan con programas de mejoramiento genético propio como sí lo tienen las empresas forestales integradas que pueden autoabastecerse. Ante esto, la obtención de material genético para la región sureste se ha convertido en una de las principales necesidades y el aporte de INIA en ese sentido es clave.

“Tener programas de mejora genética para producir semilla comercial en la región siempre fue una demanda, ya que si no dependen mucho de genética externa. Además, cuando surgen nuevas plagas y enfermedades, por ejemplo, un hongo que empieza a afectar a los árboles, la herramienta para contrarrestarlo es generar materiales resistentes mediante mejora genética. Ahí entra INIA en el partido”, dijo Scoz.

“Todos los árboles del país nos importan y si bien el Programa Forestal de INIA tiene sede en Tacuarembó, pasamos muchas horas en el sureste”, resaltó el experto. De hecho, el programa de mejoramiento genético del instituto está fuertemente relacionado a las especies que crecen en la zona. Con globulus tiene un largo camino de trabajo y el smithii se sumó hace dos años por el interés que ha cobrado.

A nivel sanitario, uno de los principales problemas que afecta al Eucalyptus globulus es la Teratosphaeria, que hizo que se retraiga el interés por su plantación y que creciera el interés por la especie smiithi. Este movimiento en la demanda abrió dos líneas de trabajo para INIA, uno centrado en generar materiales resistentes a este hongo para el caso del globulus y otro en abastecer al sector con semilla comercial de la nueva especie de interés.

“No es siempre el caso, pero con la implantación de una especie nueva suelen aparecer nuevos problemas sanitarios y de adaptación que los traducimos en desafíos para la investigación y que estamos trabajando con mucho énfasis en el Consorcio Forestal conformado por INIA, el Laboratorio Tecnológico del Uruguay y la Sociedad de Productores Forestales”, manifestó Scoz.

El investigador también destacó las oportunidades y fortalezas de la producción en esta zona. “La actividad forestal tiene cuatro grandes aristas productivas en Uruguay: la celulosa, la madera aserrada, los troncos para exportación y con el sureste se suma la colocación en el extranjero de chips para producir celulosa en destino. Se podría decir que es un sistema que a escala macroeconómica genera un equilibrio valioso para el país y para el sector que se debe cuidar”.

Además, señaló que ve con buenos ojos las posibilidades que brinda la complementariedad de la ganadería con la forestación. “Esa combinación que en algún momento fue atractiva por lo económico, hoy también lo es por lo ambiental. Los árboles son aliados en la mitigación del cambio climático, por la fijación de carbono, y en el bienestar animal, ya que brindan abrigo y sombra al rodeo”.

La actividad recreacional de la zona también puede potenciarse con la forestación. “Plantar árboles que sumen a la diversidad del paisaje creo que es una oportunidad. Llevado a un caso simple, no es lo mismo hacer senderismo en un espacio con o sin árboles”, ejemplificó Scoz. Asimismo, reconoció que esta interacción “genera una sana presión sobre los temas ambientales que siempre están sobre la mesa en la agenda de investigación, no solo asociados al rubro forestal sino también al uso de la tierra en su conjunto”. “La discusión ya no pasa por ‘producción forestal sí, producción forestal no’, sino por ‘cómo la llevo adelante o teniendo en cuenta qué’”, señaló el referente, quien vio con buenos ojos el futuro de la región sureste forestal. “Mientras los precios y los costos se mantengan, es un negocio rentable que dinamiza la economía regional. Las consultas que recibimos muestran que nuevos fondos de inversión y productores empiezan a verlo como una posibilidad clara de generar renta adicional. Para la investigación el reto a futuro está en seguir sumando a la productividad y la sostenibilidad de un rubro de interés creciente y con un mercado bastante estable”, concluyó.

Pin It on Pinterest