Seguridad alimentaria. Urge reconocer igual jerárquica de países libres de aftosa sin o con vacunación.

Seguridad alimentaria. Urge reconocer igual jerárquica de países libres de aftosa sin o con vacunación.

La afirmación es de Patrick Buholzer, referente internacional de salud animal e investigador sobre enfermedades animales transmisibles y su relación con la seguridad alimentaria.

Brasilia, Brasil | Todo El Campo | Es urgente reconocer la misma jerarquía a los países cuya ganadería está libre de fiebre aftosa sin o con vacunación, también es necesario para apuntalar la seguridad alimentaria, dar más estabilidad a los productores agropecuarios y favorecer el bienestar animal. Hacerlo, en consecuencia, beneficiaría a toda la sociedad, dijo Patrick Buholzer, director ejecutivo del TAFS Forum, organización internacional con sede en Suiza, dedicada a la investigación de enfermedades animales transmisibles y su relación con la seguridad alimentaria.

“La distinción entre países libres de aftosa con o sin vacunación tenía sentido en el pasado. Es hora de reconocer que los dos status son equivalentes, ya que hoy las vacunas son de calidad y, junto con los métodos de diagnóstico muy avanzados y precisos que se han desarrollado en los últimos años, son una excelente herramienta para contener la enfermedad”, dijo Buholzer durante una entrevista con el programa AgroAmérica, que se emite por el canal de TV Agro Mais, de Brasil.

En la oportunidad se explayó sobre la necesidad de un nuevo abordaje de esta enfermedad viral. Durante la conversación, abogó por una comprensión global en común del problema.

En ese sentido consideró que desde el punto de vista de la seguridad y el acceso a mercados internacionales de carne, lo decisivo para los países es probar la ausencia de aftosa y el funcionamiento de un sistema de vigilancia consistente, pero es secundario si esto es con o sin vacunación.

“URUGUAY ES UN CASO MUY SIGNIFICATIVO”.

El experto subrayó que muchos países sudamericanos tienen un excelente desempeño en cuanto a la calidad y seguridad de su producción ganadera con el estatus de libres de aftosa con vacunación: “Un caso muy significativo es el de Uruguay, cuya producción accede a múltiples mercados internacionales y, lejos de ser considerada de riesgo, es reconocida por su seguridad”.

Buholzer dijo que la equivalencia entre estas dos situaciones es conveniente tanto desde el punto científico como comercial. “Aunque el comercio hoy no tiene restricciones para los países que vacunan, daría más seguridad igualar las situaciones. Incluso los productores ganaderos tendrían más estabilidad y previsibilidad”, puntualizó.

Buholzer explicó que, debido a la diferencia que se establece hoy, se crean incentivos incorrectos, que hacen que muchos países busquen pasar al status de libre de aftosa sin vacunación, a veces con apuro, lo que tiene riesgos potenciales: “La decisión de dar por terminada la vacunación debe ser basada en evaluaciones de riesgo, que consideren la situación epidemiológica local y en la región. Es riesgoso eliminar la vacunación sin un análisis cuidadoso, con la motivación de tener más oportunidades de acceder a nuevos mercados”.

También aseguró que este paso contribuiría a que no se sacrifiquen animales sanos, ya que habría menos brotes de aftosa. “Sacrificar animales sanos –advirtió- hoy ya no es aceptable para las sociedades y lo hemos comprobado en diferentes oportunidades”.

SEMINARIOS EN ASIA.

Buholzer dio detalles durante la entrevista de un trascendente seminario internacional en el que importantes actores discutieron recientemente este tema en Seúl, la capital de Corea del Sur. La actividad captó el interés de diferentes países asiáticos, donde el consumo de proteína animal ha venido creciendo. Asia es un comprador principal de carne sudamericana y las perspectivas es que las ventas seguirán creciendo en los próximos años.

“En Seúl tuvimos una muy buena discusión y encontramos un gran compromiso de los participantes. Asistieron representantes de organizaciones internacionales, del sector industrial y también de compañías de vacunas y otras vinculadas a la salud animal. Fue un debate muy abierto”, contó, indicando que TAFS planea dos nuevos y próximos seminarios, en Tailandia y en Taiwán.

Buholzer explicó que los países asiáticos presentaron su situación en cuanto a la fiebre aftosa, que es muy distinta a la de América: “En Asia todavía la aftosa está muy presente en distintos países. La propia Corea del Sur tuvo un brote hace muy poco tiempo, que felizmente pudo ser contenido rápidamente. En cambio, en Sudamérica, la mayoría de los países son libres de aftosa con vacunación desde hace muchos años. No hubo brotes en muchos años en la mayoría de los países sudamericanos”.

La vacuna es como una póliza de seguro y reconocer de la misma manera el estatus con o sin vacunación dará beneficios a todos. Lo venimos repitiendo y estamos obteniendo una muy positiva repercusión. La gente entiende que este cambio es necesario desde un punto de vista científico y también para garantizar la seguridad alimentaria, en un momento en que la crisis climática crea condiciones muy desafiantes para la producción agroalimentaria”, concluyó.

Agro América es un programa emitido por el canal brasileño de TV Agro Mais, del Grupo Bandeirantes de comunicación, cuya producción es fruto de una alianza con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. (IICA).

Es posible tener un plantea habitable si resignar producción y seguridad alimentaria.

Es posible tener un plantea habitable si resignar producción y seguridad alimentaria.

¿Es posible conjugar, en un mismo modelo de país y sin conflictos, conceptos y acciones como “cambio climático”, “productividad económica”, “seguridad alimentaria e hídrica”, y “salud”?

Montevideo | Todo El Campo | Los desafíos mundiales, como el cambio climático, la productividad económica, la seguridad alimentaria e hídrica, y la salud, podrían superarse si los países utilizan sus recursos naturales con mayor eficiencia y, según un nuevo informe, esto puede lograrse sin sacrificar el ambiente ni la prosperidad humana.  Los países tienen la capacidad necesaria para casi duplicar su desempeño, ya sea en términos de rentabilidad económica o de resultados ambientales al mejorar en una dimensión sin sacrificar la otra.

Mediante una combinación de ciencia innovadora, fuentes de datos, y modelos biofísicos y económicos, en el informe Las fronteras de la naturaleza: Lograr sostenibilidad, eficiencia y prosperidad con el capital natural, se ofrece una forma novedosa de abordar el desafío fundamental de la sostenibilidad.

En dicho informe se señala cómo y dónde los países pueden utilizar los recursos naturales de manera más eficiente para prosperar sin dañar el planeta ni traspasar sus límites en el uso de los recursos naturales.

“Esta labor nos ayuda a entender lo que está sucediendo a nivel de los países y la manera en la que estos pueden alcanzar sus objetivos de desarrollo sin sacrificar las metas en materia de biodiversidad o cambio climático”, dijo Richard Damania, economista en jefe de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial.

“Los países pueden tomar determinadas medidas ahora para brindar a sus habitantes una vida mejor y, al mismo tiempo, mantener un planeta habitable”, aseguró Damania.

En el informe, preparado por el Banco Mundial, el Natural Capital Project (Proyecto de Capital Natural) y el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), se concluye que casi todos los países presentan importantes brechas de eficiencia en el uso de sus recursos naturales. Superar estas diferencias puede servir de ayuda para enfrentar muchos de los problemas económicos y ambientales más apremiantes del mundo: el cambio climático, la productividad económica, la seguridad alimentaria e hídrica, y la salud. En general, los países tienen la capacidad necesaria para casi duplicar su desempeño, ya sea en términos de rentabilidad económica o de resultados ambientales al mejorar en una dimensión sin sacrificar la otra.

Dado que los países enfrentan necesidades contrapuestas y tienen presupuestos limitados, abordar las ineficiencias sigue siendo una de las formas más eficaces en función de los costos y más atractivas desde el punto de vista económico para alcanzar los objetivos mundiales de sostenibilidad. Asignar y gestionar la tierra, el agua y otros recursos naturales de una mejor manera podría aumentar el total de los ingresos anuales de alrededor de US$ 329.000 millones en todo el mundo, que se derivan de la agricultura, el pastoreo y la silvicultura, y producir una cantidad de alimentos suficiente para la población mundial hasta 2050, sin una pérdida neta de bosques y hábitats naturales.

“Este trabajo novedoso ayudará a integrar el valor que la naturaleza proporciona a la sociedad en las decisiones importantes”, señaló Steve Polasky, profesor de Economía Ecológica/Ambiental de la Universidad de Minnesota e integrante del Natural Capital Project.

“En las herramientas innovadoras que se desarrollaron para este informe, se aprovechan los datos ambientales y económicos a nivel mundial, con el fin de proporcionar información práctica para la toma de decisiones políticas, financieras y de gestión por parte de los responsables de esta tarea”, señaló.

Según el informe, evitar la deforestación podría ayudar a secuestrar 85.600 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono adicionales (o hasta 1,7 años de emisiones mundiales), sin afectar el crecimiento económico. Además, gastar los montos actuales en la prevención de la contaminación atmosférica de una manera más eficiente podría ayudar a salvar 366.000 vidas más cada año. Muchas de estas oportunidades se encuentran en países de ingreso bajo y mediano, es decir, los que más se beneficiarían con estas medidas.

No hay una solución única para todos, dadas las enormes diferencias que existen entre los países y los desafíos que enfrentan. En el informe, por tanto, se identifican los cambios necesarios y en qué parte de un país es preciso implementarlos. Asimismo, se proporcionan indicadores para evaluar las ventajas relativas y se identifica la combinación de políticas más adecuada para el país. El resultado es una hoja de ruta detallada que puede ayudar a los países a seleccionar el enfoque más viable y asequible para satisfacer sus necesidades ambientales y de desarrollo. (BM)

El informe Nature’s Frontiers se puede descargar aquí (en inglés): Aquí.

China busca garantizar su seguridad alimentaria.

China busca garantizar su seguridad alimentaria.

“Si hay un cliente sensible al precio en el mundo, son los chinos. Si no les gusta el precio cancelan los contratos, pero si el precio se vuelve lo suficientemente barato, volverán y comprarán”.

Beijing, China | Todo El Campo | Hay un país que es el hogar del 20% de la población mundial, pero representa solo el 10% de la tierra cultivable del mundo, y a pesar de tener como objetivo declarado ser autosuficiente en granos para 2032, ha aumentado las importaciones de maíz, trigo y soja en doce veces en los últimos cinco años.

Ese país, es China, y ninguna nación en los últimos años ha sido más agresiva, tanto a nivel nacional como en el extranjero, al abordar sus problemas de seguridad alimentaria.

Para aumentar la producción nacional de granos, China ha hecho lo siguiente:

  • Reconsideró su posición sobre el maíz y la soja genéticamente modificados y está en camino de adoptar la tecnología de semillas transgénicas.
  • Recientemente se aprobó la seguridad de una variedad de soja editada genéticamente.
  • Instó a los agricultores a plantar hileras más estrechas de maíz y otros cultivos y a duplicar el cultivo siempre que sea posible.
  • Proporcionó mayores incentivos financieros para que los agricultores plantaran soja para intentar disminuir su dependencia de las importaciones.

Sin embargo, si todos esos planes se implementan con éxito, es dudoso que China pueda alimentarse con rendimientos de maíz y soja actualmente estimados en un 60% por debajo de los de los Estados Unidos y con una superficie tan limitada.

Incluso parece que el impulso bien intencionado de China para aumentar la producción nacional de soja puede estar afectando negativamente la producción de otros cultivos y la rentabilidad de sus agricultores. En los últimos años, más agricultores están plantando soja, que en este momento son de menor rendimiento y menos rentables que cultivos como el maíz y el trigo. Eso podría cambiar si China decide comprometerse completamente con la soja genéticamente modificada, pero por ahora puede estar contribuyendo a un cambio hacia más importaciones de trigo y maíz.

En los últimos tres años, China ha importado 29 millones, 21 millones y 18 millones de toneladas, respectivamente, de maíz. Antes de la campaña comercial 2020-21, el récord de importaciones de maíz fue de 7,5 millones de toneladas. China ha seguido un patrón similar con el trigo, importando 10,6 millones y 9,5 millones de toneladas en 2020-21 y 2021-22, respectivamente, y un estimado de 12 millones de toneladas este año, lo que sería un récord. Antes de eso, el récord de importaciones de trigo fue de 6,7 millones de toneladas en 2013-14.

Steve Nicholson, estratega global del sector de granos y oleaginosas en Rabobank, dijo que en términos de estrategias de consumo, China está tratando de reducir el volumen de soja requerido para la producción de alimento animal.

“Están haciendo cambios en sus raciones de alimento para su rebaño de cerdos”, dijo Nicholson. «Habían estado usando una inclusión del 12% al 15% (de harina de soja) en sus raciones, pero básicamente quieren reducirlo a la mitad, lo que requerirá menos soja».

Si bien la retórica del Gobierno chino se centra en la autosuficiencia, el mensaje se contradice de alguna manera con una gran cantidad de inversiones en infraestructura y tierras agrícolas en países extranjeros.

“Si van a ser autosuficientes, ¿por qué invertirían en el extranjero en lugares como América del Sur y África?”, preguntó Nicholson. “Eso es un rasguño de cabeza para mí. Hay una razón por la que están haciendo inversiones en esos lugares. Necesitan tierra para producir para su población”.

CUBRIENDO SUS APUESTAS.

China ha cubierto sus apuestas de autosuficiencia con inversiones extranjeras, sobre todo en Brasil, el mayor productor y exportador de soja por un margen que ha ido aumentando cada año. La producción brasileña de soja casi se ha duplicado en los últimos 10 años, pasando de 82 millones de toneladas a 154 millones, según el Servicio Agrícola Exterior (FAS) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Las exportaciones se han más que duplicado de 41,9 millones de toneladas a 92,7 millones durante ese tiempo.

Por el contrario, se estima que China producirá 20,2 millones de toneladas de soja en la campaña comercial 2022-23. Aunque eso representaría un aumento del 53% con respecto a hace 10 años, todavía representa solo el 18% de lo que consume anualmente.

Dado que los chinos ya han invertido varios miles de millones de dólares en la mejora de la infraestructura agrícola de Brasil y a través de la compra de tierras, los funcionarios brasileños están cortejando una nueva ronda de inversiones de Cofco, una agroindustria estatal china y uno de los mayores comerciantes de granos del mundo, según informes recientes de los medios.

Según Cofco, Brasil representa más del 40% de las inversiones globales de la compañía y dos tercios de su personal global de 11,000 se encuentran allí. Cofco ya ha invertido en Santos, el principal puerto de soja de Brasil, y actualmente está ampliando su capacidad de terminal de exportación a 14 millones de toneladas para ayudarlo a alimentar la voraz demanda de soja de China.

China también ha realizado importantes inversiones relacionadas con la agricultura en África, aunque es probable que no se logre un retorno total de la inversión durante muchos años, dijo Nicholson, debido a problemas crónicos con la estabilidad política y económica. Pero con una gran cantidad de tierra cultivable sin explotar o subutilizada, el potencial a largo plazo está ahí.

“Tenga en cuenta que China ve el retorno de la inversión de manera diferente que, por ejemplo, Estados Unidos”, dijo Nicholson. “Son una operación estatal. ¿Una compañía de granos estadounidense iría a algún lugar y perdería dinero durante 10 años? Probablemente no. Lo harán por un tiempo y verán si funciona, pero si no funciona durante un período de tiempo más largo, subirán las apuestas”.

Los chinos no tienen los mismos obstáculos que los ABCD (ADM, Bunge, Cargill y Louis Dreyfus), o cualquier otra empresa agroindustrial privada o pública. Son pensadores a largo plazo. Creen que eventualmente funcionará y se les pagará esos dividendos en una fecha posterior».

INICIATIVA DE LA FRANJA Y LA RUTA.

Otra empresa costosa diseñada para reforzar la seguridad alimentaria de China es la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI). Lanzada en 2013 por el mandatario chino, Xi Jinping, la vasta colección de iniciativas de desarrollo e inversión fue ideada para vincular Asia oriental y Europa a través de la infraestructura física. Desde entonces, China ha firmado documentos de cooperación agrícola y pesquera con más de 80 países, y se han llevado a cabo más de 650 proyectos de cooperación de inversión agrícola en países a lo largo de la Franja y la Ruta.

“La región de la Franja y la Ruta, con su vasto territorio y ricos recursos agrícolas, es un área importante para la cooperación y el comercio agrícola de China y desempeña un papel importante para garantizar la seguridad alimentaria y la seguridad de los productos agrícolas”, dijo Ma Lili, de la Escuela de Economía y Administración de la Universidad del Noroeste, en un sitio web del Gobierno chino.

Ma dijo que el BRI ha creado condiciones favorables para la cooperación agrícola en términos de conectividad, facilitación del comercio y la inversión, integración monetaria y promoción de intercambios.

Según datos de la Administración General de Aduanas, en 2021, China importó 326.55 millones de yuanes (unos 47.84 millones de dólares) de productos agrícolas de los países de la BRI, un aumento del 26% interanual.

Nicholson dijo que aunque el BRI sigue siendo parte de la ecuación en la seguridad alimentaria de China, algunos países «se han vuelto un poco más escépticos porque los carga con la deuda que le deben a China».

COMPRADORES PRAGMÁTICOS

Aunque la creciente tensión geopolítica entre China y Estados Unidos, que tradicionalmente ha sido uno de los mayores proveedores de granos y semillas oleaginosas de China, llevó a una guerra comercial que duró casi dos años hacia fines de la década de 2010 y el reciente rechazo del plan de China de construir un molino de maíz en Dakota del Norte, Nicholson dijo que la decisión de comprar soja estadounidense, maíz o trigo finalmente bajarán al precio.

Señaló que el anuncio de China a fines de abril de que cancelaría la compra de 560.000 toneladas de maíz estadounidense probablemente fue un problema de precios, no político.

“Si hay un cliente sensible al precio en el mundo, son los chinos”, dijo Nicholson. “No están cancelando los contratos porque no quieren maíz estadounidense; simplemente no les gusta el precio. Si el precio se vuelve lo suficientemente barato, volverán y lo comprarán”.

Con Brasil y Argentina aumentando la producción de maíz y China fortaleciendo sus lazos políticos y económicos con esa región, los productores de granos y oleaginosas estadounidenses, particularmente los productores de soja, se han preocupado por la posible pérdida de una parte significativa del mercado chino en los próximos años. Incluso con los miles de millones de dólares que ha invertido en tierras agrícolas e infraestructura en América del Sur, Nicholson cree que cuando la soja estadounidense sea la opción más barata, China no dudará en retroceder.

“China es extremadamente pragmática y hará lo que sea bueno para ellos al final”, agregó.

Para el Gobierno chino, eso significa un esfuerzo bien coordinado para aumentar la producción nacional de granos y semillas oleaginosas, al tiempo que se vincula estratégicamente a tantas fuentes extranjeras de productos agrícolas como sea posible.

Artículo de Arvin Donley en World-Grain.com, del cual es editor | Foto: campo agrícola en China | CGTN.

China en la ONU pide mayor coordinación entre países y estabilización del mercado alimentario global.

China en la ONU pide mayor coordinación entre países y estabilización del mercado alimentario global.

Además, científicos chinos descubrieron nuevo gen que permite aumentar la cosecha de trigo al mejorar la tolerancia a la sequía del cultivo y la eficacia del uso de nitrógeno.

El representante permanente de China ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Zhang Jun, dijo que la comunidad internacional debe trabajar en conjunto para estabilizar el mercado mundial de alimentos, garantizar diversos suministros de alimentos y facilitar el comercio agrícola a nivel mundial.

“En primer lugar, necesitamos fortalecer la coordinación y estabilizar el mercado mundial de alimentos”, dijo en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el conflicto y la seguridad alimentaria que tuvo lugar el jueves 19.

“Para salvar la brecha de suministro, la comunidad internacional necesita trabajar en conjunto para buscar un suministro diversificado de alimentos y mantener el buen funcionamiento del comercio agrícola internacional”, dijo.

Agregó que “es importante traer de vuelta al mercado internacional productos agrícolas y fertilizantes de Ucrania, Rusia y Bielorrusia. Celebramos los esfuerzos del secretario general de las Naciones Unidas en este sentido”.

“Pedimos la rápida eliminación de las restricciones a la producción de alimentos y a las exportaciones impuestas por sanciones unilaterales, a fin de permitir un flujo constante de producción y suministro de alimentos”, dijo.

Zhang añadió que dada que la situación de inseguridad alimentaria empeorará, la comunidad internacional, en particular los países desarrollados, deberían aumentar el suministro de alimentos de emergencia y la asistencia, y proporcionar ayuda oportuna y específica a los grupos vulnerables como las mujeres y los niños.

“Es importante que las agencias internacionales de auxilio tengan garantizado el acceso humanitario”, señaló.

Sobre la reestructuración y reforma del sistema alimentario mundial, Zhang dijo que es necesario “promover una transformación profunda y mejorar la resiliencia del sistema alimentario mundial”.

“Al igual que muchas crisis alimentarias que hemos afrontado desde el siglo XX, la crisis actual pone de manifiesto una vez más los problemas estructurales del sistema alimentario mundial. El modelo mundial de oferta y demanda de alimentos se caracteriza por una producción de alimentos altamente concentrada en unos pocos países, mientras que los países consumidores están geográficamente dispersos. Esto hace que el equilibrio de la oferta y la demanda de alimentos sea altamente vulnerable a condiciones climáticas extremas, pandemias, conflictos armados y otros factores de emergencia e imprevistos”.

Zhang dijo que para fortalecer la resiliencia del sistema alimentario mundial para que este pueda soportar los riesgos, es importante ayudar a los países en desarrollo a mejorar su capacidad de autosustento, aumentar la agricultura y los insumos rurales, acelerar el progreso en la ciencia y la tecnología agrícolas, mejorar la infraestructura agrícola y ampliar la disponibilidad de alimentos.

Zhang dijo que China siempre ha hecho del suministro de alimentos a su población una prioridad en su gobernanza nacional.

“Con el 9% de la tierra cultivable del mundo, alimentamos a casi una quinta parte de la población mundial total. Hemos eliminado la pobreza absoluta que ha asolado al país durante miles de años”, señaló.

CIENTÍFICOS CHINOS DESCUBREN NUEVO GEN QUE ELEVAR EL RENDIMIENTO DEL TRIGO.

Científicos chinos han descubierto un nuevo gen que permite aumentar la cosecha de trigo al mejorar la tolerancia a la sequía del cultivo y la eficacia del uso de nitrógeno, según informó la Academia China de Ciencias Agrícolas (CAAS).

La sequía y la deficiencia de nitrógeno son los principales factores que limitan el rendimiento del trigo a nivel global, explicó Ma Youzhi, científico de la CAAS.

Mejorar genéticamente la tolerancia a la sequía del cultivo y la eficacia del uso de nutrientes permite que la producción del trigo sea estable y sostenible en las áreas afectadas por la escasez de agua y la baja fertilidad del suelo como consecuencia del calentamiento global y de la disminución de los recursos naturales, indicó Youzhi.

Investigadores de la CAAS clonaron el GmTDN1, un gen que codifica un factor de transcripción similar al DREB, de una variedad de soja resistente al estrés y lo introdujeron en dos variedades modernas de trigo de invierno. Las variedades mejoradas del trigo mostraron mejoras significativas en la tolerancia a la sequía y en bajo nivel de nitrógeno.

Los hallazgos tienen el potencial de contribuir a la seguridad alimentaria mundial al mejorar la tolerancia a la sequía y la eficacia del uso de nitrógeno de los cultivos de cereales, según el estudio publicado recientemente en la revista Plant Biotechnology Journal.

Fuente Xinhua. Todo El Campo accedió al artículo de la revista Plant Biotechnology Journal al que se puede acceder en el siguiente enlace: GmTDN1 mejora los rendimientos de trigo al inducir una doble tolerancia tanto a la sequía como al estrés bajo en N – Zhou – – Plant Biotechnology Journal – Wiley Online Library

Empresas agroalimentarias se comprometen a trabajar más cerca de agricultores, luego de convocatoria de IICA.

Empresas agroalimentarias se comprometen a trabajar más cerca de agricultores, luego de convocatoria de IICA.

La invasión de Rusia a Ucrania, que ya generó aumentos de precios en productos agropecuarios, fertilizantes y energía, refuerza la importancia de las políticas públicas de apoyo a los agricultores familiares, principales abastecedores de alimentos en la región.

Empresas del sector agroalimentario con actuación global -y fuerte presencia en las Américas- coincidieron en la necesidad de elaborar estrategias conjuntas, que articulen los esfuerzos de los sectores público y privado destinados a afrontar los riesgos para la seguridad alimentaria que generó el conflicto bélico en Europa del Este.

Convocados por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) a un diálogo sobre los desafíos que plantea la coyuntura, representantes de las compañías señalaron que la invasión de Rusia a Ucrania, que ya generó aumentos de precios en productos agropecuarios, fertilizantes y energía, refuerza la importancia de las políticas públicas de apoyo a los agricultores familiares, principales abastecedores de alimentos en la región.

Debido a que Rusia y Ucrania son importantes productores de granos y Rusia es también un exportador significativo de energía y fertilizantes, la guerra ha generado mayor volatilidad en mercados mundiales que ya atravesaban una época complicada, en un contexto de crisis superpuestas, por la pandemia de Covid-19 y los cada vez más evidentes efectos del cambio climático.

En ese sentido, las diferentes crisis que se retroalimentan están haciendo retroceder en materia de pobreza y seguridad alimentaria a América Latina y el Caribe, región que se encuentra en una situación difícil de la que solo podrán salir con un buen diagnóstico, dijo Manuel Otero, director general del IICA, al abrir el debate.

La directora de Asuntos Gubernamentales de PepsiCo en tanto señaló que “estamos hablando de fenómenos externos como la pandemia, el cambio climático y el conflicto bélico en Europa que están afectando la seguridad alimentaria y en ese sentido consideramos muy importante que el tema forme parte de la agenda de la Cumbre de las Américas que se realizará en Los Ángeles. Es necesario que se realice un ´side event´ en la Cumbre, que genere compromisos serios por parte de los gobiernos de la región, del sector privado y de organismos como el IICA alrededor de este tema”.

“La convocatoria es una muestra del espíritu de apertura del IICA y de su voluntad de cooperación con el sector privado”, señaló Facundo Etchebehere, vicepresidente global para Asuntos Públicos y Corporativos de Danone, quien señaló la necesidad de que el sector agroalimentario tenga una fuerte presencia en la próxima Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 27), en la que la agricultura debe ser considerada parte de la solución a los desafíos ambientales globales.

José Perdomo, presidente de CropLife Latin America, afirmó que uno de los grandes capitales que tiene la región es la presencia de pequeños agricultores con el potencial de producir más de lo que producen actualmente, si pueden acceder a las soluciones que aporta la ciencia y la tecnología.

Matt O´Mara, director senior de ADM, valoró el papel jugado por el IICA para asegurar que la agricultura esté presente en la mesa de las discusiones internacionales. “En las actuales circunstancias, Europa y América tienen que estar más cerca para discutir y acordar sobre políticas agrícolas, sostenibilidad y la agenda sobre el clima”, puntualizó.

Anne Murphy, de Cargill, se refirió a la preocupación que genera la disponibilidad de insumos como fertilizantes y combustibles debido a los aumentos de los precios. “La respuesta de los productores a los precios altos –dijo- es una pregunta todavía abierta. Y otra incógnita es qué pasará con el comercio, tema que está en la agenda del IICA”.

Ronald Romero, de Fresh del Monte, consideró que los productores agropecuarios afrontan problemas para trasladar sus aumentos en los costos al resto de la cadena de suministros, lo que va a impactar negativamente en los niveles de producción y va a ralentizar la inversión en desarrollo sostenible e investigación.

“Nos preocupamos por producir cada vez más, pero lo que sucede en toda la cadena de abastecimiento es que existe un altísimo porcentaje de desperdicio de los alimentos. Y eso no puede seguir sucediendo”, sostuvo Ricardo Coto, director global de Alimentos Frescos en Price Smart.

Servando Valdez, también de PepsiCo, consideró que las empresas “tenemos responsabilidad, como así también recursos humanos y financieros para dar apoyo en esta crisis. Debemos continuar ayudando a los pequeños y medianos agricultores con financiamiento y esquemas de productividad, ya que son ellos los que enfrentan el reto más difícil”.

“Hemos observado que los agricultores medianos y pequeños van a reducir la cantidad de insumos que utilizan en la producción y como consecuencia vamos a tener una caída lógica de los rendimientos. Eso es preocupante para cultivos estratégicos en la región como maíz, arroz y frijol, cuyos precios van a subir y por lo tanto van a generar más pobreza”, advirtió, a su turno, Carlos Torres, director regional para América Central y el Caribe de Syngenta.

En la misma línea, Martín Zúñiga, director para América Central y el Caribe en CropLife, anticipó que la actual crisis podría volverse más grave. “Actualmente –afirmó- el problema no es de disponibilidad de alimentos, pero sí de precios. Los estados tendrán que hacer un esfuerzo fiscal para ayudar a familias que no podrán adquirir los alimentos. Hay que ayudar a los agricultores que están enfrentando problemas de costos, porque si no tendremos, ya no un problema de precios, sino de escasez relativa de alimentos”.

Por su lado, el presidente de DSM Latin America, Mauricio Adade advirtió que las complicaciones del actual escenario de ninguna manera pueden llevar a pensar en postergar las prioridades ambientales. “Llevamos varios años retrasados”, apuntó.

Manuel Otero entregó algunos datos que reflejan el impacto directo que la crisis en Europa del Este tiene para la producción agropecuaria y las exportaciones de la región y en ese sentido apuntó que el precio de los fertilizantes es “el talón de Aquiles” de muchos países de las Américas.

Brasil, por ejemplo, importa el 85% de los fertilizantes que consume de Rusia y Bielorrusia. Rusia es el principal destino de las exportaciones de carne de res congelada de Paraguay y Colombia y compra el 20% de las ventas de banano ecuatoriano. Además, el aumento del precio de los commodities alimentarios impacta fuertemente en países vulnerables como Haití y los del este caribeño.

Recordó que IICA lanzó en marzo pasado, pocos días después de la invasión a Ucrania, un Observatorio de Políticas Públicas para los Sistemas Agroalimentarios (OPSAa), que ya se ha constituido en un instrumento relevante para ayudar a los países a navegar este periodo de incertidumbre e inestabilidad.

“La seguridad alimentaria –cerró Otero- está al tope de la agenda global, como ya lo explicitaron los principales líderes del mundo. Debemos tener claro que la agricultura, además de abastecer alimentos y generar divisas y empleo, es, por sobre todo, un instrumento para la paz. Las Américas es garante de la seguridad alimentaria y nutricional y de la sostenibilidad ambiental global. Y este tiempo de crisis nos da la oportunidad de profundizar el sendero de una producción sustentable”.

Pin It on Pinterest