Zavala: La remisión de leche cayó 13%, son 500.000 litros menos.

Zavala: La remisión de leche cayó 13%, son 500.000 litros menos.

El tambo vive una situación muy complicada como hace mucho que no vivimos a pesar de que la seca causó muchos problemas financieros, pero la seca se solucionó con plata.

Montevideo | Todo El Campo | Si el invierno llega con menos agua de lo normal, “sería una buena noticia”, dijo el productor lechero Justin Zavala en diálogo con Diario Rural (CX 4 Rural), dado que la cantidad de agua disponible en los campos.

En otro orden señaló que hubo una reunión de la asamblea de los 29, estableciéndose un pago extra a los productores remitentes: “Lo principal para el productor es la reliquidación” por una “ganancia de Conaprole de US$ 5 millones en el período”.

Zavala comentó que esa “ganancia es pequeña para el nivel de facturación” de la cooperativa, pero sin dudas importante para los productores.

Ese total se va a reliquidar “en función de los sólidos de febrero a mayo y se va a pagar el martes próximo, lo que viene muy bien”. Aquellos que tienen saldo van a tener que resignar una parte para ir cancelando, “pero igual es un buen aporte”.

BAJA DE LA REMISIÓN.

En cuanto a la producción, el productor dijo que el forraje está muy limitado y que hay una merma en la remisión de leche, en comparación con igual mes de 2023, del 13%, que son 500.000 litros de leche menos que están entrando a la planta de Conaprole.

Esa caída se debe a la falta de pasto; mucho no se puedo sembrar, lo que se sembró no nación bien, comentó.

Además, las vacas tienen muy bajo confort, no tiene lugar sin barro y hay muchos productores con excelentes instalaciones de comida que han colapsado en los accesos a los comedores, todo por el exceso de agua.

El tambo vive una situación muy complicada como hace mucho que no vivimos a pesar de que la seca causó muchos problemas financieros, pero la seca se solucionó con plata, cosa que ocurre con el barro y la humedad actual.

La preocupación del sector es mucha, enfatizó.

Foto de Inale.

AUDIO COMPLETO.

Justino Zavala | Diario Rural | CX4 Rural
Tambos. La menor producción preocupa a Conaprole.

Tambos. La menor producción preocupa a Conaprole.

La situación es que se produce leche más barata, porque es a pasto, pero bajan los litros producidos.

Montevideo | Todo El Campo | Comenzamos un año totalmente diferente a 2023, dijo el productor de leche y gremialista Justino Zavala al ser entrevistado por el programa Diario Rural (CX 4 Rural). Este es “un añito que viene medio cabortero” porque después de la seca “comenzó a llover y no quiere parar”, agregó.

“Está complicado porque queda gente con silos para levantar, como en el caso de los sorgos, las máquinas están enterradas y es complicado con los camiones; la siembra de reigrás se atrasó y eso es muy importante para la lechería”.

Pero no queda ahí la lista de dificultades, sino que a lo anterior hay que agregarle que “la leche que no aparece, por lo que (la cooperativa) Conaprole está preocupada”, comentó.

Sobre este punto, Zavala dijo que “tenemos dos situaciones”.

Por un lado “si miramos los números de hoy, el tambero con un litro de leche comprando dos kilos de maíz. Con un dólar que en la cortita nos favorece porque los tamberos cobramos en peso, hoy el negocio de la leche no es malo, pero lo que está pasando es que los productores no cobran”.

En Conaprole “hay más de 300 matrículas en rojo y el doble deben estar cobrando una cantidad insuficiente” a la vez que “venimos con una presión financiera muy importante”.

Por lo tanto, “el negocio en sí está como para que mejore y que ande bien, el tema es que hoy la situación está compleja para muchísimos productores y eso hace que la producción no se exprese como debería”, explicó.

Zavala dijo que “fue un golpe durísimo” la baja del precio de la leche en agosto (2023) dispuesta por Conaprole, cuando quedó en US$ 0,36; “pero hoy por la caída (del dólar) estamos en casi US$ 0,40. Sin aumentar el precio en peso aumentó en dólares y como nosotros compramos mucho en dólares, el resultado del negocio mejoró”.

“Como la leche no está en los niveles que debería, Conaprole hizo un análisis y los que han caído en producción no son los pequeños, fueron los grandes productores. Los que tienen vacas con mayor productividad, porque el año pasado tenían una alimentación de ganado encerrado, con concentrados, con reservas, y este año pasaron a comer pasto, generándose el problema que nos lleva a la situación en que estamos”, aclaró.

Sobre el costo de producir un litro de leche, dijo que “de estar de US$ 0,36 para arriba, por lo que estaríamos en un punto de equilibrio entre lo que cuesta producir y lo que se recibe por litro, y con las variaciones del tipo de cambio puede mejorar un poco”.

En definitiva, la situación es que se produce leche más barata, porque es a pasto, pero bajan los litros producidos.

Sin embargo, “no hay una explicación porque las vacas están en muy buena condición, parieron bien, los sólidos están impecables, pero la leche no aparece” por lo que es menos exacto el pasto que el grano.

ENTREVISTA COMPLETA.

China compra menos leche y genera problemas al sector productor e industrial de Uruguay.

China compra menos leche y genera problemas al sector productor e industrial de Uruguay.

Justino Zavala dijo que “la gran apuesta de la lechería uruguaya que fue China se cayó”, y al dejar de comprar Nueza Zelanda presiona sobre otros mercados.

Montevideo | Todo El Campo | China está comprando mucho menos leche lo que lleva a que Nueva Zelanda, que le vende el 90%, salga a buscar otros mercados presionando en países que Uruguay tiene en la mira; por otra parte, Brasil sigue siendo un mercado importantísimo a pesar de que en diferentes estados hay movidas contra la importación de leche de Argentina y Uruguay.

Justino Zavala -productor de Canelones y gremialista rural- dijo que “la gran apuesta de la lechería uruguaya que fue China, se cayó”. “No es haya desaparecido del mercado mundial, pero es muy inferior en su participación”, acotó en declaraciones al programa Diario Rural (CX 4 Rural).

Explicó que “Nueva Zelanda tiene (con China) un acuerdo de libre comercio que comenzó a regir en forma plena en enero de este año, y si antes le vendía el 90% ahora ese porcentaje va a aumentar”.

No obstante, al caer las compras chinas ocurren dos cosas, dijo Zavala. Lo primero es que “no nos va a compra nada a nosotros”; y los segundo “es que los neozelandeses que tenían en China un mercado importante, salen a vender a los mercados del mundo porque les sobra producción”, presionando a los destino de Uruguay, como es Argelia.

La respuesta de Uruguay es buscar nuevos mercados en Medio Oriente y África, y “algo se ha empezado a colocar, pero no podemos dejar de pensar que Brasil fue el mercado que sostuvo el precio de los productores el año pasado y esperamos que este año también tenga un rol fundamental”, a pesar de que los productores brasileros están trabajando para que no entre ni un litro de leche de Argentina y Uruguay.

Ya está habiendo dificultades. Por ejemplo “los camiones de frontera pasan más de diez días para ingresar”, en una situación “difícil”, pero “esperamos que no se complique demasiado porque es un mercado muy importante para Uruguay, particularmente este año”.   

Un detalle positivo es que África no es un destino desconocido para Uruguay. “Argelia es el segundo comprado de leche del mundo y está en ese continente, no es conocido y Conaprole ha hecho ventas, pero no mueve la aguja. Las grandes ventas de Uruguay son Brasil, Argelia y China, esos tres son los que definen la ecuación. Antiguamente participaba Cuba pero es país cayó en la ruina y nos dejó un pequeño clavo”.

“Obviamente que hay que abrir mercados y luchar, está el sudeste asiático donde se está trabajando mucho”.

Justino Zavala: Sin política de Estado que trascienda gobiernos, no se cumplirá con objetivo de hacer crecer la lechería.

Justino Zavala: Sin política de Estado que trascienda gobiernos, no se cumplirá con objetivo de hacer crecer la lechería.

El productor también destacó la importancia de abrir mercados y encontrar acuerdos que mejoren la competitividad.

Canelones | Todo El Campo | ¿Es posible duplicar la producción de leche en 15 años? la pregunta se la planteó el productor y gremialista Justino Zavala en un artículo de su autoría.

Comienza recordando que en último foro del Instituto Nacional de la Leche (Inale) se presentó un plan estratégico para la cadena láctea, con el cual se busca incrementar la producción entre 50% a 100% en los próximos 15 años, no obstante “por ahora el plan como tal no existe, o no está definido claramente más allá de su objetivo de producción”, subrayó Zavala, que pasó a hacer una reseña de la evolución del sector con claras diferenciaciones entre la etapa inicial (año 1900), la fase de adopción de tecnología (fines de los 70), y la fase de estancamiento (los últimos 10 años) .  

La etapa inicial va “desde los primeros registros en 1900 hasta la década de los 80, con un pico marcado a partir de la creación de Conaprole en 1936 seguido por un largo período de estancamiento”, escribió en Todotambo.

Justino Zavala.

Luego, “a partir de fines de los setenta, se inicia una fase de adopción de tecnología” por parte del sector primario “con base en la implantación de praderas, producción de leche en base a pasturas y se corresponde con fuertes incentivos a la exportación”. Se dan “cambios profundos” que impulsan “el período de mayor crecimiento del sector a tasas del orden del 4,8% acumulativo anual”.

“Finalmente, en los últimos 10 años, hemos entrado en una fase de estancamiento, definida por la pérdida de productores, la diferenciación entre los que adoptan tecnología que siguen creciendo a tasa elevada y un número importante que no crece o decrece”.

LOS FACTORES QUE IMPULSARON EL DESARROLLO.

De esas tres etapas, Zavala destaca que en cada una “hubo un factor central que impulsó el desarrollo”.

En la primera, “fue la necesidad de abastecer la población”; “en el segundo el cambio tecnológico que empujó a la fase industrial y fue acompañado por una política de Estado de generar los instrumentos necesarios para exportar”.

Ahora, “para retomar el crecimiento tenemos que pensar cuál sería el factor ‘x’ que traccione a la cadena para lograr el objetivo planteado”. Zavala no duda en afirmar que “ese factor es la inserción internacional en los mercados”.

En ese sentido enfatiza: “Si no logramos abrir”, o sea, “encontrar acuerdos que nos permitan competir en igualdad de condiciones en los mercados que pagan más por nuestra producción, quizá carezca de sentido lograr un crecimiento tan acelerado”.

Asimismo, también hay que resolver los desafíos de la “adopción de tecnología, el ingreso de nuevos productores, la reconversión de importantes sectores de la industria, entre otros”.

En esas soluciones la industria juega un papel importante, pero no es su tarea, sino que “es una tarea del país y tiene que ser una política de Estado que trascienda los gobiernos”, concluyó.

Justino Zavala: “Estancamiento o al menos un crecimiento limitado”.

Justino Zavala: “Estancamiento o al menos un crecimiento limitado”.

Se confirma la caída “preanunciada desde el año pasado” cuando observamos una importante disminución del número de reemplazos (vaquillonas de más de 2 años y de 1 a 2 años)”.

La baja en el stock en vacas lecheras, según los datos difundidos recientemente por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) confirma la caída “preanunciada desde el año pasado” cuando observamos una importante disminución del número de reemplazos (vaquillonas de más de 2 años y de 1 a 2 años)”, escribió el producto Justino Zavala en la última edición de la revista Todo Tambo, y advirtió desde el título que estamos ante “una mala señal”.

“En la declaración jurada cerrada el 30 de junio de 2021 se contabilizaron 30.816 vaquillonas menos que en 2020”, la caída es casi del 23%, “de una categoría que apenas daba para suplir a las vacas que se descartan” cada año.

En 2021 las declaraciones eran de 419.665 vacas, que con el 25% de descarte, una estimación que Zavala dice es “conservadora”, la demanda hubiera sido de 105.000 vaquillonas, “lo que significa que el 100% de las vaquillonas” de 1 a más de 2 años “deberían haber entrado a producir en 2022”.

“Lamentablemente, hemos retrocedido en la disponibilidad de información y no contamos con datos ciertos del número de vacas de razas lecheras enviadas a faena durante el ejercicio”; esa información “que en otros países surge mensualmente, en mi país parece imposible conseguir” y debemos “suponer” que por impulso de los buenos precios de la carne “la faena no debe haber sido menor a las 80.000 cabezas”, o un poco más por la liquidación de Olam.

 A su vez, este año la exportación de terneras no tuvo un peso importante, comentó.

Por esas razones, “no debe sorprendernos que las vacas lecheras hayan bajado de 419.665 de 2021 a 389.872 de 2022”, la diferencia es de -29.793, un 7% menos

El resto de las categorías no varió de forma significativa, “pero recordemos que estamos 21% debajo de 2020” que son “casi 29.000 vaquillonas menos, por lo que no es esperable una recuperación del stock por ese lado”.

“Es una muy mala señal que nos anticipa estancamiento o al menos un crecimiento limitado” de la producción individual de nuestras vacas, con la limitante de os costos de los altos concentrados.

El siguiente es el artículo completo.

Pin It on Pinterest