Si el rey está desnudo, la culpa no es del niño que dice la verdad que los otros también ven, pero no se animan a expresar.

Montevideo | Todo El Campo | En la lechería, ¿vemos la realidad o lo que nos dicen que tenemos que ver? La interrogante la planteó Justino Zavala en un artículo de opinión difundido recientemente.

El productor y dirigente gremial de Canelones, comienza recordando la historia “El nuevo traje del emperador” que Hans Christian Anderson publicó en 1837: Hace casi dos siglos, en 1837, Hans Christian Andersen publicó una fábula titulada “El nuevo traje del emperador”. Cuenta la historia que un monarca que se preocupaba mucho por su vestuario, un día oyó que un par de artesanos podían fabricarle la tela más suave que pudiera imaginar, pero además, con la sugestiva propiedad de que era invisible para los tontos o incapaces. Una vez que le anunciaran que estaba terminado (y sin querer admitir que no veía nada), el rey se puso el inexistente atuendo confeccionado con la tela para participar en un desfile y se paseó delante de todos en ropa interior hasta que un niño exclamó: “¡Pero si el rey está desnudo!”, escribió Zavala.

Continuó resaltando que “la lechería uruguaya vive un momento complicado, muy complicado”.

“ESTRANGULAMIENTO FINANCIERO”.

Primero fue la sequía y luego el exceso de lluvia que causaron “una fuerte caída en la remisión de leche, problemas sanitarios, problemas de calidad en la leche”, lo que genera “un estrangulamiento financiero de nuestras empresas, aliviado por la largamente esperada asistencia financiera para los productores de menos de 3.000 lts/día y las acertadas medidas de Conaprole, fundamentalmente la reliquidación sobre la leche remitida de febrero a marzo”.

De todas formas, “la realidad (…) nos dice que no hemos generado las herramientas adecuadas para superar la coyuntura y que si no lo hacemos, el costo en producción y productores, va a ser significativo”, asentó en Todotambo.

Los tamberos han caído en una “situación de pesadumbre y cansancio”, y se sienten en soledad porque son “los únicos a los que se les pide que se ajusten el cinturón, que sean más eficientes, que los números dan aunque estés en saldo deudor 0 cobres unos pocos pesos”.

Concluye indicando que se necesita liderazgo, el que “hoy falta”, y si se quiere salir de la coyuntura es necesario comenzar “por estar al lado de los productores y no pensar que son tontos o incapaces” de analizar la realidad.

Pin It on Pinterest

Compartir

Comparte este contenido en tus redes sociales!