Agricultores de Japón dejan el arroz y se vuelcan al trigo y la soja.

Agricultores de Japón dejan el arroz y se vuelcan al trigo y la soja.

Actualmente, el 80% del trigo y el 90% de la soja utilizada y consumida en Japón es importada, y sus precios han aumentado considerablemente ya que Rusia y Ucrania son sus principales productores. El arroz ha estado en una tendencia a la baja en Japón desde 1962.

Los agricultores en Japón están reduciendo la producción de arroz e invirtiendo en trigo y soja en respuesta a los altos precios a nivel mundial causados por la invasión rusa de Ucrania y las continuas tendencias dietéticas, informó Japan Today, citando una encuesta del Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca.

Japón que se divide en 47 jurisdicciones territoriales que denominan prefecturas, de las que 37 expresaron, a fines de abril, que reducirán la superficie de arroz, frente a las 22 prefecturas que respondieron de la misma manera en la encuesta anterior de enero, dijo el ministerio. Veintisiete prefecturas planean expandir la producción de trigo, mientras que 30 han dicho que aumentarán su cosecha de soja.

Actualmente, el 80% del trigo y el 90% de la soja utilizada y consumida en Japón es importada, y sus precios han aumentado considerablemente ya que Rusia y Ucrania son sus principales productores. El arroz ha estado en una tendencia a la baja en Japón desde 1962 en medio de una creciente diversificación de las dietas y una disminución de la población, y el consumo se redujo aún más por la baja demanda de los restaurantes debido a la pandemia de Covid-19.

El ministerio estima que el área total reservada para cultivar arroz de cocina en el país disminuirá en 35.000 hectáreas, pero recomienda que se reduzcan otras 4.000 hectáreas para reducir la producción para que coincida con el nivel de demanda en alrededor de 6,75 millones de toneladas.

Si bien el gobierno ha alentado las conversiones de cultivos de arroz para cocinar, 42 prefecturas respondieron en la encuesta que aumentarán la producción de arroz para animales. En su informe de abril, el Servicio Agrícola Extranjero (FAS) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos señaló un mayor uso de arroz como alimento a medida que disminuye el consumo de arroz de mesa, apoyando el crecimiento de rebaños de aves de corral y rebaños de cerdos.

FAS Tokio había pronosticado que el área de comercialización de arroz para la campaña 2022-23 sería de 1,51 millones de hectáreas, 10.000 hectáreas menos que 2021-22, y la producción sería de 7,55 millones de toneladas, 90.000 toneladas menos.

La producción de trigo fue proyectada por FAS Tokio para alcanzar 1,15 millones de toneladas en la campaña de comercialización 2022-23, mientras que la producción de soja se esperaba que fuera de 232.000 toneladas.

Artículo de John Reidy en Word-Grain. Imagen Mapamundi.online.

Fue lanzado bloque comercial Indo-Pacífico.

Fue lanzado bloque comercial Indo-Pacífico.

El nuevo bloque incluye países de primer orden y representa el 40% del PIB mundial. Según el presidente de EE.UU., fortalecerá los lazos en región clave para la tecnológica y la economía mundial.

El mundo sigue construyendo bloques comerciales, mientras en el Mercosur, apenas conformado por cuatro países íntimamente ligados en varios aspectos claves, no sabemos cómo ponernos de acuerdo. Llevamos 30 años intentándolo, con avances limitados, algunos retrocesos y mucho estancamiento.

Este lunes 23 de mayo la Casa Blanca informó que Estados Unidos y una docena de países socios del Indo-Pacífico lanzaron el Marco Económico del Indo-Pacífico para la Prosperidad.

Ayer, en Tokio (Japón), el presidente Joe Biden lanzó el Marco Económico Indo-Pacífico para la Prosperidad (IPEF) “con una docena de socios iniciales”, publicó la Casa Blanca.

Además de Estados Unidos, lo integran Australia, Brunei, India, Indonesia, Japón, República de Corea, Malasia, Nueva Zelanda, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam, juntos representa el 40% del PIB mundial.

Los países integrantes del marco IPEF  “creen que gran parte de nuestro éxito en las próximas décadas dependerá de qué tan bien los gobiernos aprovechen la innovación, especialmente las transformaciones en curso en los sectores de energía limpia, digital y tecnológica, al tiempo que fortalecen nuestras economías contra una variedad de amenazas, desde frágiles cadenas de suministro hasta corrupción y paraísos fiscales”.

La novedad es que “los modelos anteriores de compromiso económico no abordaron esos desafíos, dejando vulnerables a nuestros trabajadores, empresas y consumidores”.

PILARES CLAVES.

El marco se centrará en cuatro “pilares clave” que son: “Economía conectada”, “Economía resiliente”, Economía limpia” y “Economía justa”.

ECONOMÍA CONECTADA – “En cuanto al comercio”, Estados Unidos se compromete “de manera integral” con el resto de los países socios “en una amplia gama de temas”, siguiendo “normas de alto nivel en la economía digital, incluidas las normas sobre flujos de datos transfronterizos y localización de datos”, además de “aprovechar las oportunidades y abordar las preocupaciones en la economía digital, con el fin de garantizar que las pequeñas y medianas empresas puedan beneficiarse del sector de comercio electrónico en rápido crecimiento de la región”.

ECONOMÍA RESILIENTE – En el área de la Economía resiliente se procurará anticiparse y evitar “las interrupciones en las cadenas de suministro para crear una economía más resistente y protegernos contra los picos de precios que aumentan los costos para las familias”. Para lograrlo se confeccionará “un sistema de alerta temprana, el mapeo de las cadenas de suministro de minerales críticos, la mejora de la trazabilidad en sectores clave y la coordinación de los esfuerzos de diversificación”.

ECONOMÍA LIMPIA – En este punto se trata de acelerar esfuerzos “para abordar la crisis climática, incluso en las áreas de energía renovable, eliminación de carbono, estándares de eficiencia energética y nuevas medidas para combatir las emisiones de metano”.

ECONOMÍA JUSTA – Justa para “promulgar y hacer cumplir regímenes fiscales efectivos, contra el lavado de dinero y contra el soborno”.

PEQUEÑAS EMPRESAS.

Para Estados Unidos el acuerdo IPEF permitirá a “las pequeñas empresas y los ganaderos estadounidenses competir en el Indo-Pacífico”.

“La inversión extranjera directa de Estados Unidos en la región totalizó más de US$ 969.000 millones en 2020 y casi se ha duplicado en la última década. Para ese país “es la fuente de casi US$ 900.000 millones en inversión extranjera directa en los Estados Unidos”.

“Con el 60% de la población mundial, se proyecta que el Indo-Pacífico será el mayor contribuyente al crecimiento mundial en los próximos 30 años”, subrayó la Casa Blanca en el comunicado.

La carne uruguaya presente en Japón.

La carne uruguaya presente en Japón.

Japón representa el 9% de la importación mundial de carne vacuna en valor, siendo el tercer importador más relevante.

Se está llevando a cabo en Japón la Feria Foodex 2022 con más de 15.600 visitantes preregistrados en los dos primeros días, cifra superior a la del año pasado. Según la Secretaría de Foodex, en esta edición participan 44 países y regiones.

En la feria que se desarrolla como es habitual en el predio Makuhari Messe en la ciudad de Chiba, El Instituto Nacional de Carnes (INAC) está presente con un stand de 27 metros cuadrados.

Las carnes del Uruguay hacen su presentación con el apoyo de la embajada de Uruguay y su personal, ya que debido a las restricciones por la pandemia, no viajó delegación desde nuestro país.

Se cuenta con una plataforma de expo virtual y web guide en donde las empresas coexpositoras de INAC, mayormente frigoríficos, publican información y productos. Dado que no es posible estar en forma presencial, las plantas exportadoras se pueden registrar como coexpositores para figurar en el catálogo online y 10 empresas han optado por hacerlo.

Adicionalmente, la embajada realizó un seminario titulado Come Taste a Natural Country – Meat and other fine products from Uruguay en el que el encargado de Negocios presentó información estadística sobre las exportaciones de carne bovina a Japón y otros productos uruguayos de calidad.

Participaron autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores, miembros de la Asociación Japón-Uruguay, las empresas e importadores interesados.

INAC en Japón.

Ya visitaron el stand el presidente de NH Foods,  Yoshihide Hata, el presidente de Bronco Billy, Takeichi Katsuhiro (cadena de Restaurantes que promociona y sirve carne uruguaya), así como otros empresarios interesados.

Ha estado presente también la firma Kanetmasu, importadora de carne de vacuno.

Durante los intercambios se ha destacado el nuevo sitio en japonés de las carnes del Uruguay que tiene el objetivo de difundir información sobre el sistema de producción de Uruguay y la cadena cárnica, las características y atributos de las carnes, los puntos de diferenciación y también datos generales del Uruguay y recetas e información gastronómica.

Esta es la web para el mercado japonés: uruguayanmeats.jp ウルグアイビーフ|日本公式サイト (uruguayanmeats.jp)

EXPORTACIONES DE CARNE A JAPÓN AUMENTARON MÁS DE 100% EN VOLUMEN Y DÓLARES.

Las exportaciones de carne vacuna refrigerada de Uruguay a Japón sumaron 6.637 toneladas y US$ 47 millones en 2021.  Esto significa un aumento del 117% en volumen y del 115% en valor comparado al año anterior.

En términos de productos, el 75% del valor exportado corresponde a carne sin hueso enfriada y el restante 25% a congelada. El Ingreso Medio de Exportación (IMEx) fue de 7.112 dólares por tonelada. De este modo, Japón como destino representó el 2,3% del valor de las exportaciones de carne de Uruguay en 2021.

Es importante mencionar que Japón representa el 9% de la importación mundial de carne vacuna en valor, siendo el tercer importador más relevante.

Informe y fotografías de INAC.

Reunión virtual de Bustillo con su par japonés aproxima posiciones comerciales.

Reunión virtual de Bustillo con su par japonés aproxima posiciones comerciales.

Este año el presidente Luis Lacalle visitará Japón, un país con el cual Uruguay tiene un potencial comercial enorme.

Esta semana el ministro de Relaciones Exteriores Francisco Bustillo se reunió de forma virtual con el canciller japonés, Hayashi Yoshimasathe.

Cancillería informó que “en la ocasión se puso de relieve el excelente estado de las relaciones bilaterales y los sentimientos de respeto y de amistad entre ambos países en momentos de celebrarse los cien años del establecimiento de las relaciones diplomáticas”.

Ambos jerarcas destacaron la intención mutua de “continuar fortaleciendo estos sólidos lazos a través de nuevas acciones en el campo político, económico-comercial y de cooperación”, expresó el Ministerio a través de su cuenta oficial de Twitter.

En las conversaciones no faltó mencionar el viaje que este año el presidente de Uruguay, Luis Lacalle, realizará al país asiático. Bustillo y Yoshimasathe “convinieron que las fechas para dicha visita serán acordadas a través de consultas entre ambas cancillerías”.

“El canciller Bustillo recalcó los valores y principios que comparten ambos países, citando entre ellos la protección del medioambiente y el desarrollo sostenible y reafirmando también el firme compromiso de Uruguay con la paz y la seguridad internacionales, el desarme y la vigencia de los instrumentos que lo promueven, expresando su preocupación ante el nuevo lanzamiento de misiles balísticos por parte de Corea del Norte”.

OPORTUNIDADES DE COMERCIO.

Además, “subrayaron la importancia de promover las oportunidades para incrementar el comercio y la inversión entre ambos mercados”, también se ocuparon de “la entrada en vigor del Acuerdo para Evitar la Doble Imposición en julio de 2021 y del Acuerdo de Asistencia Aduanera Mutua en octubre del mismo año impulsarán aún más las relaciones económicas entre Japón y Uruguay”.

Uruguay consultó a Japón sobre el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) y los procedimientos para la incorporación de nuevos miembros.

Finalmente, Bustillo señaló los avances en el proceso de habilitación sanitaria en curso, en lo que refiere a la colocación, en el corto plazo, un producto uruguayo de alto valor y de gran demanda en el mercado japonés como la lengua de vacuno.

CENTRO LOGÍSTICO E HIDRÓGENO VERDE.

El funcionario japonés señalo el “potencial de Uruguay como centro logístico clave en la región latinoamericana y las perspectivas de impulsar proyectos en el área de las energías renovables, principalmente el hidrógeno verde”.

Foto de EFE.

Ahora la carne uruguaya, tiene su web en Japón

Ahora la carne uruguaya, tiene su web en Japón

Está pensada para los japoneses, pero bien puede ser utilizada por el uruguayo que deba viajar a aquel país de costumbres, cultura y tradiciones tan diferentes y que quiera sentirse un poco más cerca de su país: la página web de carnes uruguayas en Japón.

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) informó que se trata del “sitio oficial de carnes del Uruguay en Japón” y que fue lanzado debido al “interés de las empresas japonesas importadoras en dar a conocer más y mejor” nuestras carnes.

El lanzamiento se hizo en este mes, es un sitio en japonés (pero puede traducirse gracias a las herramientas que brinda la tecnología) “y tiene el objetivo de difundir información sobre el sistema de producción de Uruguay y la cadena cárnica, las características y atributos de las carnes, los puntos de diferenciación y también datos generales del Uruguay y recetas e información gastronómica”.

INAC ya ha informado sobre la importancia del Japón. Es “uno de los mercados más atractivos en el comercio internacional de carne” de vacuno.

UN MERCADO ATRACTIVO.

Datos oficiales indican que en 2020 las importaciones fueron US$ 3,3 mil millones y 600.000 toneladas, “representando 9% de la importación mundial, tanto en valor como en volumen. Asimismo, entre enero y setiembre de 2021, importó US$ 2.720 millones, mostrando otro crecimiento del 8,3% comparado con los nueve meses del 2020”.

Otro aspecto que debe resaltarse es que se trata de “un mercado de alto valor. Su alto ingreso por habitante lo posiciona como un demandante de proteína de alta calidad. En parte, esto se ve reflejado en la estructura de su canasta importadora: el 61% del valor importado corresponde a carne enfriada, con un valor para esta categoría que supera los US$ 8.100 por tonelada peso embarque”.

INAC destaca que, entre enero y setiembre de 2021, Estados Unidos fue el principal proveedor de carne vacuna, seguido por Australia, siendo ambos el 83% del suministro.

Siguen Canadá, Nueva Zelanda y México.

Uruguay se ubicó como 6to proveedor, participando con aproximadamente 1% del mercado importador nipón.

Con un consumo de 10 kilos de carne por persona al año, Japón tiene una cifra elevada frente a otros países asiáticos, y porque 6 de cada 10 kilos consumidos son importados.

AUMENTO DE LAS EXPORTACIONES DE URUGUAY A JAPÓN.

Datos difundidos por el INAC señalan que al 17 de noviembre de 2021 hubo un aumento del 104% en volumen de carne exportada por Uruguay a ese destino, y del 100% en valor, respecto a igual período de 2020.

O sea que las exportaciones de carne vacuna refrigerada de Uruguay a Japón sumaron 5.754 toneladas y US$ 41 millones al 17 de noviembre 2021.

En 2021, el 74% del valor exportado corresponde a carne sin hueso enfriada y el restante 26% a congelada. El Ingreso Medio de Exportación (IMEx) fue de U$S 7.115 por tonelada. Japón como destino representó el 2% del valor de las exportaciones de carne de Uruguay en 2021.

Esta nueva web se suma a la ya en línea para el mercado de Estados Unidos (uruguayanmeats.us) y la general de Carnes del Uruguay (uruguayanmeats.uy) que permite acceder a la información en tres idiomas: español, inglés y chino.

Página web de las carnes uruguayas en Japón: www.uruguayanmeats.jp

Pin It on Pinterest