No erradicar el hambre y la malnutrición tiene un costo superior al de las soluciones.

No erradicar el hambre y la malnutrición tiene un costo superior al de las soluciones.

Un nuevo reporte especial realizado por FAO, Cepal, WFP e IICA apunta a la importancia de invertir en la agricultura y la necesidad de realizar otras intervenciones para reducir la inseguridad alimentaria y la malnutrición.

Montevideo | Todo El Campo | El nuevo informe Financiamiento para la seguridad alimentaria y la nutrición en América Latina y el Caribe (*), realizado en conjunto por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Programa Mundial de Alimentos (WFP) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), advierte que los costos de no combatir el hambre y la malnutrición pueden llegar a ser más altos que los de las soluciones para garantizar la seguridad alimentaria y una mejor nutrición.

Según el reporte, se estima que el gasto producido por la inacción ante el impacto del hambre y la malnutrición representa en promedio un 6,4% del PIB de los países estudiados.

En contraste, el promedio del costo de trabajar para cerrar la brecha de ingresos con transferencias para el acceso a dietas saludables es 1,5 % del PIB, sin incluir costos de gestión e implementación.

El informe identifica diferentes tipos de financiamiento para la seguridad alimentaria y la nutrición en América Latina y el Caribe y su relación en el PIB regional: el financiamiento del consumo y la producción de alimentos; el gasto público relacionado a gastos agropecuarios y de protección social; los flujos internacionales de desarrollo; y el financiamiento proveniente del sistema bancario y los mercados de capitales.

La publicación destaca la importancia de invertir en la agricultura y la necesidad de realizar otras intervenciones para reducir la inseguridad alimentaria y la malnutrición, evidenciando que el problema principal no proviene de la escasez de alimentos, sino de la falta de acceso físico y económico, especialmente en zonas rurales pobres y con poblaciones vulnerables.

El documento realza la necesidad de hacer una estimación de los costos asociados a la implementación de políticas, programas e intervenciones como elemento previo al análisis del financiamiento de la seguridad alimentaria y la nutrición. También destaca la importancia de mejorar la recopilación de información sobre los distintos flujos de financiamiento.

“Alinear las políticas sociales, económicas y comerciales y los objetivos de mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición en América Latina y el Caribe es fundamental, más aún cuando el gasto en alimentos representa el 22% del PIB regional”, señaló Mario Lubetkin, subdirector general y representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

Lubetkin enfatizó, además, que las intervenciones integrales que aborden los ingresos y el acceso a alimentos nutritivos, las preferencias de los consumidores y las regulaciones sobre etiquetado frontal nutricional de alimentos, así como el apoyo a la agricultura familiar mediante sistemas de compras públicas pueden contribuir a fortalecer los sistemas agroalimentarios y el acceso equitativo a dietas saludables.

El director general del IICA, Manuel Otero, enfatizó: “La tarea que tenemos por delante ahora es realizar a nivel de país análisis similares en el contexto de planes y programas integrales para el fortalecimiento y mejora de los sistemas alimentarios, operacionalizando los objetivos, instrumentos e institucionalidad, con una clara estimación de costos y, por supuesto, su financiamiento, tomando una visión amplia de los seis flujos financieros principales, como se plantea en el documento”.

“Los ministros de Agricultura de las Américas nos han encomendado trabajar conjuntamente para una Alianza Continental para la Seguridad Alimentaria y el Desarrollo Sustentable. Este trabajo con el resto de agencias forma parte de esos esfuerzos, y el IICA está siempre a disposición de sus estados miembros para lograr estos objetivos, trabajando conjuntamente con nuestros colegas del sistema interamericano”, concluyó.     

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Cepal, José Manuel Salazar-Xirinachs, indicó que “la incidencia de la pobreza extrema en la región fue de 11,4% en 2023, según estimaciones de la Cepal, lo que significa que más de 70 millones de personas en la región no tienen ingresos suficientes para adquirir una canasta básica de alimentos”.

“Esa incidencia es más más alta entre las mujeres, la población indígena y las personas que viven en zonas rurales. Por ello, es imperativo fomentar políticas públicas inclusivas y promover una mejor focalización del gasto público, capaz de impactar directamente a las poblaciones en situación de vulnerabilidad. En la actualidad, más de la mitad del total de las transferencias monetarias en América Latina y el Caribe se destina a hogares con ingresos per cápita superiores a la línea de pobreza”, destacó Salazar-Xirinachs.

La falta de ingresos para acceder a una dieta saludable y nutritiva está entre las principales causas del hambre y la inseguridad alimentaria en América Latina y el Caribe. De hecho, esta región tiene la dieta saludable más cara del mundo”, aseguró Lola Castro, directora regional de WFP para América Latina y el Caribe, agregando que “es inaceptable que las poblaciones más vulnerables sigan pagando un costo tan alto por cuenta de la desnutrición, sobrepeso y obesidad o doble carga de la malnutrición, cuando el continente produce suficientes alimentos para alimentar a toda su población”.

(*) Acceda al documento: Financiamiento para la seguridad alimentaria y la nutrición en América Latina y el Caribe (iica.int).

En marzo, China canceló compras de trigo a Australia y EE.UU. incidiendo sobre los precios.

En marzo, China canceló compras de trigo a Australia y EE.UU. incidiendo sobre los precios.

De esa manera puso presión a la baja sobre los mercados, mientras que las perspectivas favorables para la cosecha de 2024 en Rusia y Estados Unidos también contribuyeron a la caída de los precios.

Montevideo | Todo El Campo | En marzo, los precios del trigo bajaron por tercer mes consecutivo, según el informe mensual que realiza la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El organismo internacional señaló que el índice de cereales de marzo alcanzó un promedio de 110,8 puntos, es decir 3,0 puntos menos que en febrero (-2,6 %), y 27,7 puntos por debajo a marzo de 2023 (-20,0%).

La FAO explica el rol de China en esa caída: “Los precios mundiales del trigo para la exportación bajaron en marzo por tercer mes consecutivo, principalmente debido a la fuerte competencia de las exportaciones entre la Unión Europea, Rusia y Estados Unidos”, comienza diciendo.

Sucede que frente a suministros “abundantes” China canceló compras de trigo a Australia como a los Estados Unidos, lo que “ejerció una presión a la baja sobre los mercados, mientras que las perspectivas favorables para la cosecha de 2024 en Rusia y Estados Unidos también contribuyeron al tono más tenue de los precios”.

Cabe consignar que los científicos chinos desarrollaron un nuevo tipo de trigo que logra mayores rendimientos para la producción de pan, según un artículo de investigación publicado en Plant Biotechnology Journal, según publicó Todo El Campo a inicios de marzo.

MAÍZ. DIFICULTADES LOGÍSTICAS DE UCRANIA Y LA COSECHA DE ARGENTINA Y BRASIL.

Volviendo a la FAO, el organismo dice que “los precios del maíz para la exportación evolucionaron ligeramente al alza respecto del mes anterior. El aumento del interés de los compradores, especialmente de China, ante las dificultades logísticas de Ucrania y otros lugares, reforzó en cierta medida los precios del maíz, pero se vio contrarrestado por la presión estacional de la Argentina y el Brasil”, estos dos países se está recogiendo la cosecha.

CEREALES SECUNDARIOS Y ARROZ.

Sobre los cereales secundarios, la FAO dice que “en marzo bajaron los precios mundiales de la cebada, mientras que subieron los del sorgo”; y “para todos los tipos de arroz” el índice FAO “disminuyó un 1,7% en marzo, principalmente a consecuencia de la débil demanda mundial de importaciones”.

Foto de portada: trigo en China | Spanish.china.org.

La FAO mejoró su pronóstico de mayor producción de cereales en el mundo.

La FAO mejoró su pronóstico de mayor producción de cereales en el mundo.

También señalo que los conflictos y las condiciones atmosféricas adversas están exacerbando el hambre en los 45 países de todo el mundo de cuyas evaluaciones se desprende que necesitan asistencia alimentaria externa

Montevideo | Todo El Campo | La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) mejoró levemente su pronóstico de producción total de cereales a 2.840 millones de toneladas, según lo publicado en la Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales.

El reporte señala que en 2023/24 la utilización de cereales será de 2.823 millones de toneladas, 1,1% más respecto del año anterior. El alza se explica por un mayor uso de maíz y trigo como alimento animal.

También se prevé que aumenten las reservas mundiales de cereales, debido enteramente a los cereales secundarios, y que la relación entre las reservas mundiales y su utilización finalice el año en un nivel “holgado” del 31,1%.

Asimismo, se espera que el comercio mundial de cereales aumente un 1,3% respecto del año anterior, impulsado por la mejora de las perspectivas sobre la exportación de maíz en Ucrania y la mayor demanda de China.

La FAO también publicó su pronóstico preliminar sobre la producción mundial de trigo en 2024, fijándolo en 797 millones de toneladas, lo que representa un aumento del 1,0% desde 2023. La bajada de los precios del trigo ha provocado un descenso interanual del 6% en la siembra de trigo de invierno en América del Norte, donde, pese a ello, la producción podría aumentar debido a las buenas perspectivas de rendimiento.

Las condiciones atmosféricas favorables también apuntalan las expectativas de aumento de la producción de trigo en 2024 en Rusia que es una potencia exportadora, así como en China, India, Pakistán, Irán y Turquía.

LOS CONFLICTOS AGRAVAN LA INSEGURIDAD ALIMENTARIA.

La FAO también señalo que los conflictos y las condiciones atmosféricas adversas están exacerbando el hambre en los 45 países de todo el mundo de cuyas evaluaciones se desprende que necesitan asistencia alimentaria externa, según el último informe Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, una publicación trimestral del Sistema mundial de información y alerta sobre la alimentación y la agricultura (SMIA) de la FAO, también publicado este mes.

En el informe se señala que los conflictos en los países asiáticos del Cercano Oriente y en África occidental y oriental están provocando niveles alarmantes de la fase más grave de inseguridad alimentaria aguda. Hay gran preocupación por la situación de toda la población de la Franja de Gaza en Palestina. Por otra parte, se prevé que las condiciones atmosféricas secas generalizadas agraven la inseguridad alimentaria en África austral.

Se espera que la producción total de cereales en 2024 aumente modestamente en los 44 países de bajos ingresos y con déficit de alimentos, los bajos niveles de producción registrados en 2023 y la creciente escasez de existencias han hecho que aumenten las necesidades de importación de varios países subsaharianos.

En los últimos años, el volumen del comercio mundial se incrementó en un 180%.

En los últimos años, el volumen del comercio mundial se incrementó en un 180%.

Los 10 principales países exportadores de agroalimentos son Estados Unidos, Países Bajos (en gran medida reexportador), Brasil, Alemania, Francia, China, España, Canadá, Italia e Indonesia.

Montevideo | Todo El Campo | En 2021 el comercio agroalimentario global alcanzó 1,9 billones de dólares, con un crecimiento del 120% entre 1995 y 2021 y una participación del 7,5% en el total del comercio de bienes, en promedio, durante el período, según el documento “Oportunidades para promover el comercio agroalimentario intrarregional en América Latina y el Caribe” de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En ese mismo período, el volumen del comercio mundial se incrementó en un 180%, según datos de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Los 10 principales países exportadores de agroalimentos son Estados Unidos, Países Bajos (en gran medida reexportador), Brasil, Alemania, Francia, China, España, Canadá, Italia e Indonesia; y la participación de América Latina y el Caribe (ALC) en el comercio mundial de estos productos es de un 15,6% en el caso de las exportaciones y un 6,3% en el de las importaciones.

Agrega que “el 70% del comercio agroalimentario corresponde a productos procesados como carnes, grasas y aceites, vinos, preparaciones alimenticias diversas, quesos, entre otros”.

Más adelante señala que “el comercio mundial de productos agrícolas mostró ser resiliente a las perturbaciones causadas por la pandemia” en 2020. Desde la oferta eso se explica porque “la producción agroalimentaria se vio menos afectada que otras actividades por las medidas de aislamiento, en tanto que, desde el punto de vista de la demanda, existe una menor elasticidad ingreso en comparación con otros productos”, o sea que cuando se reduce el ingreso de la población, la cantidad demandada de alimentos disminuye en menor proporción que la de otros bienes que no son de primera necesidad.

Asimismo, la invasión a Ucrania por parte de Rusia “involucra a países relevantes en la provisión de productos agrícolas y generó disrupciones en la oferta a nivel global”.

“FACILITAR LA INTEGRACIÓN Y PROMOVER EL BUEN FUNCIONAMIENTO DE LOS MERCADOS AGRÍCOLAS”

En ese contexto, el documento citado subraya “la importancia de facilitar la integración y promover el buen funcionamiento de los mercados agrícolas”, porque “el comercio internacional basado en reglas es fundamental para el funcionamiento del sistema agroalimentario global porque incrementa la eficiencia y permite acceder a una mayor variedad de alimentos por un menor precio”.

Además, “en un contexto de volatilidad de precios, la apertura comercial puede contribuir a la estabilidad de precios, al mitigar shocks idiosincráticos”.

Más adelante el documento dice que “los costos del comercio bilateral en la agricultura corresponden principalmente a transporte (26% del total), donde influyen la distancia geográfica y la mediterraneidad”.

Se destaca que hay “deficiencias en la infraestructura física necesaria para garantizar la conectividad comercial internacional (puertos, sistemas ferroviarios internacionales, etc.)”, como también “una menor eficiencia de las instituciones reguladoras”.

A pesar del desarrollo del transporte, “la distancia geográfica tiene un rol relevante en los costos del comercio bilateral agroalimentario”.

ARANCELES Y MEDIDAS NO ARANCELARIAS.

Por otro lado, la FAO y el BID dicen que “los productos agrícolas y pesqueros enfrentan aranceles más elevados y presencia de medidas no arancelarias”, además de “otros estándares públicos y privados con mayor frecuencia que otros sectores.

Algunos de los sectores con mayores alícuotas son las bebidas, tabaco, carnes, lácteos, productos de la molinería, preparaciones de carne y pescado, preparaciones de cereales, hortalizas, frutas, entre otros.

Asimismo, en el sector agroalimentario “también existe una mayor incidencia de subvenciones a las exportaciones y ayudas internas que tienen efectos distorsivos sobre el mercado”. Las estimaciones de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), “a nivel mundial”, muestran que “las transferencias brutas de consumidores y contribuyentes a los productores agrícolas que surgen de las medidas de política representan, en promedio, un 18% del valor de la producción”.

REGIONALIZACIÓN DEL COMERCIO DE AGROALIMENTARIO.

El documento menciona “la regionalización del comercio agroalimentario”, un concepto que hace referencia a “la tendencia de los países a comerciar más dentro de una región que con países fuera de ella. Los países forman clusters comerciales -que pueden ser regionales o expandirse para incluir países extrarregionales- dentro de los cuales tienden a comerciar más”.

Esos clusters “se basan en la proximidad geográfica y la integración económica forjada por los acuerdos comerciales regionales. Los más relevantes son la Unión Europea”, ejemplifica entre otros casos, y agrega: “La excepción son los miembros del Mercosur, los cuales se diferencian de gran parte de sus vecinos”.

DESCARGAR EL DOCUMENTO.

Aquí puede descargar o ver en línea el documento Oportunidades para promover el comercio agroalimentario intrarregional en América Latina y el Caribe (104 páginas).

El Índice de precios de la FAO de enero cayó empujado por los cereales y la carne.

El Índice de precios de la FAO de enero cayó empujado por los cereales y la carne.

 En enero los precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) siguieron cayendo en enero, principalmente debido al retroceso del trigo y el maíz.

Montevideo | Todo El Campo | Al comenzar el año, el índice de precios de los alimentos de la FAO fue de 118,0 puntos en enero, 1,2 puntos (un 1,0%) menos que diciembre. La baja se debe a menores precios de los cereales y la carne. Los productos lácteos y los aceites vegetales registraron ligeros ajustes.

Los 118,0 puntos de enero se ubicaron en 13,7 puntos (10,4%) por debajo de enero de 2023.

LOS CEREALES BAJARON 2,2%.

El precio FAO de los cereales se posicionaron en 120,1 puntos en promedio, o sea 2,7 puntos (-2,2%) menos que en diciembre, y 27,4 puntos (-18,6%) menos que su valor de enero de 2023.

El trigo bajó impulsado por la fuerte competencia entre los exportadores y la llegada de suministros recién cosechados a los países del hemisferio sur.

Los precios de exportación del maíz cayeron bruscamente mes a mes, debido a la mejora de las condiciones de los cultivos y el comienzo de la cosecha en la Argentina, así como al aumento de los suministros en los Estados Unidos de América tras una revisión al alza de sus estimaciones de producción.

También bajaron los precios mundiales de la cebada y el sorgo.

En cambio, el índice de precios del arroz de la FAO aumentó otro 1,2% en enero, debido en gran medida a un aumento de los precios del arroz índica de mayor calidad debido al fuerte ritmo de los envíos tailandeses y pakistaníes y a las compras adicionales de Indonesia.

CAÍDA DE LA CARNE.

El índice de precios FAO de la carne tuvo en enero un promedio de 109,8 puntos, una caída de 1,5 puntos respecto a diciembre (-1,4%), generándose así el séptimo descenso mensual consecutivo. El precio promedio se sitúa 1,3 puntos debajo de enero de 2023 (-1,2%).

Las cotizaciones internacionales de la carne de aves de corral siguieron descendiendo en enero, respaldadas por la persistente debilidad de la demanda mundial y las amplias disponibilidades exportables en los principales países exportadores.

Análogamente, las cotizaciones de la carne de porcino disminuyeron ligeramente debido a una disminución de las compras de importación por parte de China, en consonancia con el aumento de la producción nacional de carne de porcino y la abundancia de suministros procedentes de algunos países productores.

Los precios mundiales de la carne de vacuno también cayeron marginalmente, debido principalmente a los elevados suministros de exportación de Oceanía y América del Sur.

Por el contrario, los precios internacionales de la carne de ovino aumentaron debido a la elevada demanda mundial de importaciones y a la disminución de la oferta de animales para sacrificio en Oceanía, ya que las recientes lluvias han incentivado a los ganaderos a retener a los animales durante más tiempo.

LÁCTEOS SIN CAMBIOS.

Los productos lácteos prácticamente no tuvieron cambios en el índice FAO. El promedio fue de 118,9 puntos, esto es 25,8 puntos (-17,8%) por debajo de su valor en el mismo mes de hace un año.

En enero, las cotizaciones internacionales de la manteca y la leche en polvo entera aumentaron, casi compensando los descensos de los precios de la leche en polvo descremada y el queso.

La manteca subió debido al aumento de la demanda de los compradores asiáticos, junto con una demanda más robusta del sector minorista de reposición de existencias e inventarios más ligeros en Europa occidental.

La leche en polvo entera también aumentó debido a la mayor demanda de entregas a mediano plazo, especialmente por parte de China, y a la caída estacional de la producción en Nueva Zelanda

La leche en polvo descremada y del queso disminuyeron, ya que la demanda de suministros al contado siguió siendo moderada y se cubrieron adecuadamente las necesidades inmediatas de los compradores.

ACEITES VEGETALES.

Respecto a los aceites vegetales, el índice de la FAO se situó en enero en un promedio de 122,5 puntos, es decir que solo aumentó 0,2 puntos (+0,1%) con respecto a diciembre. En relación a enero de 2023, el precio actual está 17,9 puntos abajo (-12,8%).

La estabilidad del índice de precios intermensual reflejó los efectos combinados del aumento de los precios mundiales de los aceites de palma y girasol que compensaron la disminución de las cotizaciones de los aceites de soja y colza.

Los precios internacionales del aceite de palma aumentaron moderadamente en enero, impulsados principalmente por la disminución estacional de la producción en los principales países productores y la preocupación por las condiciones meteorológicas desfavorables en Malasia.

Mientras tanto, las cotizaciones mundiales del aceite de girasol subieron, impulsadas por el aumento de la demanda de importaciones, en particular de Turquía.

En cambio, los precios internacionales de los aceites de soja y colza disminuyeron debido, respectivamente, a las perspectivas de grandes suministros procedentes de América del Sur y a la persistencia de amplias disponibilidades en Europa.

AZÚCAR.

El azúcar en el índice FAO se situó en un promedio de 135,3 puntos, 1,1 puntos más que en diciembre (+0,8 %), y 18,5 puntos más que en enero de 2023 (+15,9%).

Pin It on Pinterest