Cinco formas en que la ciencia, la tecnología y la innovación ayudan a transformar los sistemas agroalimentarios del mundo

Cinco formas en que la ciencia, la tecnología y la innovación ayudan a transformar los sistemas agroalimentarios del mundo

Encontrar nuevas soluciones para lograr un futuro mejor en materia de alimentación.

Se prevé que para 2050 la población mundial superará los 9.000 millones y se estima que aumentarán las poblaciones urbanas y disminuirán las poblaciones rurales. Si bien la producción de alimentos en términos absolutos podría ser suficiente para alimentar a una población creciente, existen importantes deficiencias en los países en lo que respecta al uso de la ciencia, la tecnología y la innovación en la producción agrícola y alimentaria. Dado que las tierras cultivables productivas y los recursos de agua dulce están gravemente limitados en muchas partes del mundo y que la aplicación de prácticas agrícolas deficientes o las consecuencias del cambio climático provocan la degradación marina y de la tierra, es imprescindible que transformemos nuestros sistemas agroalimentarios.

Eso solo será posible mediante la aplicación generalizada de la ciencia, la tecnología y la innovación. 

He aquí cinco formas en que la ciencia, la tecnología y la innovación pueden aumentar la resiliencia y la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios.

1. UTILIZAR APLICACIONES DIGITALES EN LOS SISTEMAS AGROALIMENTARIOS.

En el sector agroalimentario, se han producido avances recientes, como las tecnologías móviles, la teledetección y la informática distribuida, en el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación. La reducción de la brecha digital ha permitido a los pequeños productores aprovechar las redes de telefonía móvil y la disponibilidad de internet para acceder a la información, los insumos, los mercados y la financiación. Aunque estas tecnologías se están difundiendo rápidamente, también están evolucionando rápidamente, y las comunidades más pobres tienen dificultades para mantenerse al día de los avances en materia de infraestructura, costos, alfabetización electrónica, marcos reglamentarios y acceso a servicios.

Las aplicaciones móviles tienen funciones amplias en términos de gestión, seguimiento, comercialización, finanzas y apoyo a las decisiones, y los pequeños productores dependen de ellas cada vez más. En Fiji, por ejemplo, se está utilizando una aplicación para teléfonos inteligentes con el fin de ayudar a cultivar alimentos nutritivos y promover una alimentación saludable.

Las tecnologías digitales, como la inteligencia artificial y la cadena de bloques, pueden desempeñar un papel importante en la mejora de la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios. Al brindar capacitación y garantizar el acceso a las tecnologías más novedosas, la FAO está ayudando a garantizar que los pequeños productores no queden excluidos de los avances que se producen en este campo en rápida evolución.

2. UTILIZAR LA INNOVACIÓN CON EL FIN DE RECLAMAR ESPACIOS INFRAUTILIZADOS PARA LA AGRICULTURA URBANA.

Se estima que en 2050 dos tercios de la población mundial vivirán en entornos urbanos. Los entornos urbanos y periurbanos representan recursos en su mayoría sin explotar en cuanto a tierra y agua para la producción vegetal, la agroforestería, la cría de ganado y la acuicultura. Los espacios infrautilizados en las ciudades y sus proximidades pueden utilizarse para ecologizar el ambiente y producir alimentos, con lo que se reduce la dependencia de los bienes transportados y comercializados, que se están volviendo cada vez más caros.

Una extensión de la producción urbana es la “agricultura vertical”, en la que pueden utilizarse estructuras inactivas, tales como edificios antiguos o contenedores para transporte descartados. Este tipo de agricultura aprovecha el espacio vertical para producir cultivos en un ambiente controlado. Se trata de una producción agrícola automatizada en interiores en la que se utiliza la hidroponía, una atmósfera artificial e iluminación LED. Es posible producir todo el año, de manera independiente de las condiciones meteorológicas, pero su establecimiento es costoso y requiere mucha electricidad. Si bien en la actualidad esta tecnología relativamente sofisticada solo resulta adecuada para regiones con fácil acceso a equipos especializados y financiación inicial, los avances tecnológicos pronto podrían permitir una mayor adopción. 

La FAO está ofreciendo recursos a los responsables de la toma de decisiones para promover la agricultura urbana y garantizar que haya tecnologías adecuadas a disposición de todos, fomentando la conversión de zonas urbanas en ciudades verdes.

3. REDUCIR LAS DISTANCIAS Y MEJORAR EL ACCESO A TRAVÉS DE INTERNET.

Tradicionalmente, para los pequeños productores rurales, cuanto mayor era la distancia respecto de los pueblos y ciudades, más difícil solía ser el acceso a los servicios

Gracias al desarrollo y la difusión de las tecnologías digitales, como internet y los teléfonos móviles, pueden mitigarse algunos de los problemas derivados de la distancia y del acceso limitado o costoso. La planificación y la gestión han mejorado en gran medida al poder coordinar digitalmente entre productores y compradores, por ejemplo, y tener acceso a fuentes de datos que pueden ayudar en la adopción de decisiones.

Las tecnologías móviles no pueden sustituir por completo las infraestructuras físicas, pero pueden facilitar el acceso a numerosos servicios en grado mucho mayor que lo que era posible anteriormente.

4. ELABORAR VACUNAS VETERINARIAS IRRADIADAS.

Las vacunas son esenciales para controlar y prevenir numerosas enfermedades animales, algunas de las cuales también amenazan la salud humana. Las vacunas estimulan una respuesta inmunológica que ayuda a combatir una enfermedad inminente. La radiación puede utilizarse para desactivar microorganismos patógenos para que un animal vacunado no desarrolle una enfermedad y no se vea en riesgo a causa de la vacunación con un microorganismo vivo, lo que podría iniciar una enfermedad de manera involuntaria.

La tecnología de irradiación permite el desarrollo de vacunas seguras para animales porque evita la necesidad de compuestos químicos que suelen utilizarse para desactivar microorganismos tales como los virus.

Un programa del Centro Conjunto FAO/Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de Técnicas Nucleares en la Alimentación y la Agricultura está prestando apoyo a la capacitación del personal y brindando suministros y equipos para el Instituto Nacional de Veterinaria de Etiopía. Todo el personal técnico del Departamento de Investigación y Desarrollo del Instituto ha recibido capacitación de la FAO y el OIEA. “Ya sea a través de cursos cortos o de becas más largas, todos han estado expuestos a avances científicos de vanguardia”, señaló la Sra. Martha Yami, directora general del Instituto.

Las exportaciones de ganado, que ascienden a más de un millón de cabezas al año son esenciales para la economía etíope. Estas exportaciones no serían posibles sin las técnicas nucleares. Las vacunas veterinarias irradiadas impulsan la industria ganadera en países donde las enfermedades representan un obstáculo para la producción sostenible.

5. MEJORAR LAS CADENAS DE VALOR CON MEJORES TECNOLOGÍAS.

Las cadenas de valor son complejas; proporcionan salarios, ganancias, impuestos y suministros a los consumidores. También abarcan una amplia gama de personas: desde los productores hasta los consumidores. 

Su sostenibilidad depende de componentes económicos, sociales y ambientales, y los aspectos de bajo rendimiento pueden afectar a la sostenibilidad en alguno de estos niveles o todos ellos.

La FAO apoya el desarrollo de cadenas de valor alimentarias sostenibles, que analiza las cadenas de valor de forma holística y conecta a los productores con los consumidores. Asimismo, la FAO ayuda a los principales actores de las cadenas de valor a determinar ámbitos de bajo rendimiento y a intervenir en consecuencia.

La ciencia, la tecnología y la innovación pueden brindar nuevas soluciones a los problemas a que se enfrentan los sistemas agroalimentarios. Si las aprovechamos, estaremos mejor preparados para producir alimentos de forma segura para nuestro futuro. (FAO).

Uruguay pierde el 11% del total de alimentos disponibles para consumo humano, cerca de 1 millón de toneladas al año.

Uruguay pierde el 11% del total de alimentos disponibles para consumo humano, cerca de 1 millón de toneladas al año.

Nuestro país se moviliza contra la pérdida y el desperdicio de alimentos. El país contará con un ámbito interinstitucional para coordinar la lucha contra pérdidas y desperdicios alimentarios.

El lunes 26 de setiembre quedará reactivado el Comité Nacional para la Prevención y Reducción de las Pérdidas y los Desperdicios de Alimentos en lo que será la apertura de una semana de actividades en el marco Día Internacional de la Concientización sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cada 29 de setiembre.

Liderado por el Ministerio de Ambiente, con secretaría técnica de la Organización de la Alimentación y la Agricultura (FAO) y financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Comité Nacional para la Prevención y Reducción de las Pérdidas y los Desperdicios de Alimentos (PDA) en Uruguay quedará oficialmente conformado este lunes, en el marco de una actividad de lanzamiento prevista en la Torre Ejecutiva de 15.30 a 18.30 horas y que contará con la participación de: Adrián Peña, ministro de Ambiente; Fernando Cuenin, jefe de Operaciones del BID; Gonzalo Kmaid, asistente representante de Programa y Oficial a Cargo de la FAO; Natalia Basso, coordinadora de Gestión de Calidad del Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca de Argentina; Chiara Fioretto y Cynthia Lima, ambas del Ministerio de Ambiente.

PÉRDIDA DE ALIMENTOS DESDE EL INICIÓ DE LA PRODUCCIÓN.

Las pérdidas de alimentos se producen al inicio de la cadena, desde la producción agropecuaria y la cosecha de vegetales, el sacrificio o la captura de animales hasta que los alimentos llagan al minorista, pero sin incluirlo.

El desperdicio de alimentos se produce en la venta al por menor y en el consumo, doméstico y de servicios gastronómicos públicos o privados, en los últimos eslabones de la cadena alimentaria.

La reducción de las pérdidas y desperdicios de alimentos es una prioridad global acordada en los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) definida en 2015 y acordada entre todos los países miembros de la Organización de Naciones Unidas.

La meta 12.3 del ODS 12 Producción y Consumo Sostenible propone: “reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha”.

Uruguay no es ajeno a la problemática asociada a las PDA, ya que las primeras estimaciones con respecto a la generación de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos indican que aproximadamente el 11% del total de alimentos disponibles para consumo humano se pierde o se desperdicia anualmente, lo que equivale a cerca de 1 millón de toneladas al año.

OTRAS ACTIVIDADES.

Además del relanzamiento del Comité, la FAO organiza desde su sede regional en Santiago de Chile un seminario virtual de Conmemoración del Día Internacional, el mismo jueves 29 de setiembre de 12.00 a 13.30 horas de Uruguay, con participación del representante para América Latina y el Caribe y subdirector general de la FAO, el uruguayo Mario Lubetkin, y el intendente de Canelones, Yamandú Orsi, en ejercicio de la presidencia protempore de la Red de Ciudades Intermedias y sistemas agroalimentarios.

Además, el viernes 30 está prevista una actividad en la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM), en la que participará el ministro de Ambiente, junto a autoridades y referentes de la FAO, la Intendencia de Montevideo y la UAM.

También el viernes, se realiza el lanzamiento del Concurso Nacional de Recetas “Cocina sin desperdicios”, en el que la FAO participa como jurado, a través de una especialista regional.

Este conjunto de actividades se enmarca en la semana de Concientización sobre Pérdidas y Desperdicio de Alimentos en Uruguay, impulsada por el Ministerio de Ambiente, con apoyo de la FAO y el BID.

La agenda completa está disponible en el enlace a continuación: Lanzamiento Comité Nacional para la Prevención y Reducción de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos (PDA) en Uruguay | Ministerio de Ambiente (www.gub.uy)

Uruguay y la FAO firmaron proyectos internacionales para preservar recursos acuáticos.

Uruguay y la FAO firmaron proyectos internacionales para preservar recursos acuáticos.

Los ministerios de Ambiente y de Ganadería, Agricultura y Pesca suscribieron, junto con la FAO, iniciativas enmarcadas en agenda productiva y ambiental.

El ministro de Ambiente, Adrián Peña, y su par de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP), Fernando Mattos, junto con el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y el Caribe, el uruguayo Mario Lubetkin, firmaron dos proyectos vinculados ambos a la gestión de recursos acuáticos. Uno sobre la gestión de los recursos hídricos en la laguna Merin y el otro para trabajar en cuestiones de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR).

Lubetkin participó de manera virtual del evento que tuvo lugar en la Expo Prado.

Las dos iniciativas están alineadas con una perspectiva común en el trabajo de ambos ministerios: posicionar a Uruguay como productor sostenible de alimentos, cuidando sus recursos naturales y el esfuerzo de Uruguay en pos del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), señaló Lubetkin.

La apertura del evento estuvo a cargo del representante de la FAO en Uruguay, Gonzalo Kmaid, que destacó el hecho realizar estas firmas “en la Expo Prado dónde ambiente y producción se dan la mano y dónde Uruguay establece su compromiso de trabajar de manera mancomunada sobre los recursos hídricos y contar con el apoyo de la FAO para eso”.

PROYECTO CUENCA LAGUNA MERÍN.

El primero de los dos proyectos a firmarse es un proyecto binacional que creará las condiciones necesarias para apoyar la gestión binacional armonizada y colaborativa de la cuenca de la laguna Merín, incluyendo las otras lagunas costeras de las zonas y el río binacional Yaguarón.

“Durante la fase preparatoria del proyecto en un mapeo inicial de los actores involucrados, arrojó que 850.000 personas tienen como fuente de abastecimiento el agua y los recursos de la cuenca y unas 83.000 personas, del cual el 38% son mujeres, viven de sus recursos naturales”, agregó Lubetkin.

La laguna Merín es el segundo lago en superficie de Sudamérica (3,750 km²) y junto con las vecinas lagunas de los Patos y Mangueira representa el complejo de lagunas costeras más grande del mundo.

“La abundancia y calidad de agua dulce que se vierte en la laguna Merín es una fuente de riqueza ambiental y económica: sus aguas sustentan actividades agrícolas, forestales, ganaderas, pesqueras, acuícolas, turísticas, de abastecimiento de agua, entre otros servicios en ambos países”, destacó Lubetkin.

“El Ministerio tiene muchas responsabilidades a través de su Dirección Nacional de Aguas tiene la responsabilidad de la gestión de los recursos hídricos ya sean superficiales o subterráneos, por ello es bien importante esto que vamos a firmar que tiene que ver con una mejora de gestión en lo que es el espejo de agua más grande del país que es la Laguna Merín, donde conviven la producción con una riqueza de biodiversidad reconocida a nivel internacional”, dijo Peña.

De ejecución conjunta con Brasil financiado en parte por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), está previsto que este proyecto brinde una visión clara compartida de la cuenca y de los problemas que la afectan y una hoja de ruta negociada y específica para actuar en apoyo a la gestión transfronteriza.

A su vez, “este proyecto fortalecerá las capacidades del sector público y privado de Brasil y Uruguay para la gestión conjunta e integrada de recursos hídricos, haciendo énfasis en el uso sostenible y eficiente del agua; la preservación de ecosistemas; y la adaptación al cambio climático”, explicó Lubetkin luego de la firma.

Peña también destacó “lo virtuoso de que además del trabajo entre todos los actores, el trabajo binacional, el trabajo con el Brasil y la posibilidad de complementarnos y la posibilidad de escalar en conocimientos que se logran desde ambos países. Estas experiencias son muy positivas y nos permiten a nosotros como país escalar y mejorar. Por eso estos casi 5 millones de dólares que se van a invertir en esta gestión, entendiendo la gestión de los recursos hídricos con la amplitud que debe ser entendida, no se trata solo del agua, se trata de lo que pasa en el vínculo con el agua, de lo que pasa con las personas que trabajan, en este caso, en la laguna Merín, de lo que pasa con la vida natural allí”.

Esta iniciativa que se implementará durante 5 años (hasta 2027) cuenta con un aporte del Fondo GEF de 4,85 millones de dólares a los cuales se suma el cofinanciamiento de Uruguay y Brasil, que es mayor.

Por su lado, el ministro Fernando Mattos dijo que “seguramente la FAO nos puede proporcionar a través de su colaboración y su ayuda los elementos necesarios para encontrar el justo equilibrio en lo que es el mantenimiento de las condiciones naturales, pero también que no sean obstáculos para la generación de oportunidades para las personas que viven en la rivera de esta fuente de agua natural tan importante que nos une y nos debe unir cada vez más con el país vecino Brasil”.

“Así que celebramos la oportunidad de este convenio, saludamos este nuevo ejercicio de unión y de trabajo en conjunto multiinstitucional. De eso se trata, en eso estamos afianzados, en este camino para construir progreso, construir futuro y construir sustentabilidad en este proceso”, agregó el titular del MGAP, respecto al proyecto de Gestión binacional e integrada de los recursos hídricos en la Cuenca de la Laguna Merín y Lagunas Costeras, más conocido como Proyecto Cuenca Laguna Merín.

La laguna Merín es muy importante como reservorio de biodiversidad, como reservorio también de lo que es la disponibilidad de agua dulce sobre la cuenca más importante de producción arrocera por lo tanto allí también interactuamos ambos ministerios en lo que son las políticas de equilibrio para los aspectos de sustentabilidad de los procesos productivos”, indicó Mattos.

PROYECTO ACUERDO PUERTO.

La segunda iniciativa firmada es un proyecto internacional, en el que participan varios países, de apoyo a la ejecución del “Acuerdo sobre medidas del Estado rector del puerto” suscrito en Roma el 22 de noviembre de 2009, en oportunidad del 36° Período de Sesiones de la Conferencia de la FAO. La iniciativa parte de la premisa que la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada debilita los esfuerzos nacionales y regionales de conservación y ordenación de las poblaciones de peces y, como consecuencia, inhibe el progreso hacia el logro de los objetivos de sostenibilidad y responsabilidad a largo plazo establecidos en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y en el Código de Conducta para la Pesca Responsable, entre otros.

Apunta a mejorar la capacidad de los Estados para aplicar el acuerdo y las operaciones, medidas y herramientas complementarias de seguimiento, control y vigilancia, con apoyo financiero del Ministerio de Océanos y Pesca de la República de Corea. Es impulsado por la FAO y se desarrollará en apoyo a las instituciones, entes y autoridades nacionales de Cuba, Fiji, Filipinas, Saint Kitts y Nevis, y Uruguay responsables de asuntos normativos, jurídicos y operativos relacionados a la implementación del acuerdo y de los instrumentos internacionales y mecanismos regionales relacionados.

“Uruguay aportará a este esfuerzo global, su experiencia, sus buenas prácticas, y sus logros. Así como también trabajará para sumar oportunidades de mejora y de mayor superación”, agregó por su parte Lubetkin, respecto a la participación del país en este proyecto.Los costos totales de esta iniciativa internacional se estiman en 2 millones de dólares a ser implementados por la FAO en los seis países durante 5 años. La firma por Uruguay estuvo a cargo del ministro Mattos. (En base a FAO | Foto de FAO).

Expo Prado. Uruguay y la FAO firmarán proyectos internacionales sobre recursos acuáticos.

Expo Prado. Uruguay y la FAO firmarán proyectos internacionales sobre recursos acuáticos.

Se trata de las iniciativas sobre el proyecto cuenca laguna Merín y el acuerdo puerto. Ambas iniciativas involucran a los ministerios mencionados y están alineadas con la perspectiva de trabajo conjunto.

Los ministros de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, y de Ambiente, Adrián Peña, junto con el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y el Caribe, Mario Lubetkin, firmarán dos proyectos vinculados a la gestión de recursos acuáticos.

El acto se llevará a cabo el domingo próximo (11/09) en la sala Multipropósito a las 17.00 horas. Se trata de las iniciativas sobre el proyecto cuenca laguna Merín y el acuerdo puerto.

 Ambas iniciativas involucran a los ministerios mencionados y están alineadas con la perspectiva de trabajo conjunto que vienen llevando, con el fin de posicionar a Uruguay como productor sostenible de alimentos, cuidando sus recursos naturales.

PROYECTO CUENTA LAGUNA MERÍN.

El primero de los dos proyectos a firmarse es un propósito binacional de aguas internacionales que creará las condiciones necesarias para apoyar la gestión binacional armonizada y colaborativa de la cuenca de la laguna Merín, incluyendo las otras lagunas costeras de las zonas y el río Yaguarón.

La cuenca hidrográfica de la laguna Merín, compartida entre Brasil y Uruguay, es la segunda más grande de Sudamérica en superficie, con 3.750 km2.

De ejecución conjunta con Brasil financiado en parte por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), está previsto que este proyecto brinde una visión clara compartida de la cuenca y de los problemas que la afectan y una hoja de ruta negociada y específica para actuar en apoyo a la gestión transfronteriza.

Esta iniciativa también supone invertir en la gestión de recursos que combinen beneficios sociales y ambientales, resiliencia y generen lecciones sobre la implementación durante y luego del proyecto. A su vez, se trabajará en fortalecer las capacidades del sector público y privado en Brasil y Uruguay para la gestión conjunta e integrada de recursos hídricos la cuenca de la laguna Merín, haciendo énfasis en el uso sostenible y eficiente del agua; la preservación de ecosistemas y sus servicios; y la adaptación al cambio climático.

Esta iniciativa que se implementará durante 5 años (hasta 2027) cuenta con un aporte del Fondo GEF de US$ 4,85 millones a los cuales se suma el cofinanciamiento de Uruguay y Brasil, que es mayor.

El proyecto de Gestión binacional e integrada de los recursos hídricos en la cuenca de la laguna Merín y lagunas costeras es más conocido como Proyecto cuenca laguna Merín y, por Uruguay, será firmado por el ministro Peña.

PROYECTO ACUERDO PUERTO.

La segunda iniciativa que se firma este domingo es un proyecto internacional, en el que participan varios países, de apoyo a la ejecución del acuerdo sobre medidas del Estado rector del puerto. Apunta a mejorar la capacidad de los Estados para aplicar el acuerdo y las operaciones, medidas y herramientas complementarias de seguimiento, control y vigilancia, con apoyo financiero del Ministerio de Océanos y Pesca de la República de Corea.

Esta iniciativa parte de la premisa que la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) debilita los esfuerzos nacionales y regionales de conservación y ordenación de las poblaciones de peces y, como consecuencia, inhibe el progreso hacia el logro de los objetivos de sostenibilidad y responsabilidad a largo plazo establecidos en, entre otros foros, en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas (el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 en particular) y en el Código de Conducta para la Pesca Responsable. Por eso, el Acuerdo sobre medidas del Estado rector del puerto, del que Uruguay es parte, busca prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada desde su entrada en 2016.

Este proyecto impulsado por la FAO, será implementado como parte del Programa mundial de desarrollo de capacidad sobre este acuerdo.

Se desarrollará en apoyo a las instituciones, entes y autoridades nacionales de Cuba, Fiji, Filipinas, Saint Kitts y Nevis, y Uruguay responsables de asuntos normativos, jurídicos y operativos relacionados a la implementación del acuerdo y de los instrumentos internacionales y mecanismos regionales relacionados, con el fin de fortalecer los marcos normativos y legislativos nacionales y mejorar las capacidades y competencias nacionales para combatir la pesca INDNR.

Gracias a esta iniciativa se espera reducir la incidencia de la pesca INDNR, lograr impactos positivos en las economías nacionales y mejores medios de vida para las comunidades costeras, aumentar la seguridad alimentaria para las comunidades costeras en función de la sostenibilidad de los ecosistemas marinos locales, reducir la presión sobre la sostenibilidad de la pesca marina y de los daños al medio ambiente, mejorar la gobernanza de la pesca y por último alcanzar una menor incidencia de otras actividades ilegales asociadas con la pesca INDNR.

Los costos totales del Proyecto se estiman en US$ 2 millones a ser implementados por la FAO en estos seis países durante 5 años. La firma por Uruguay estará a cargo del ministro Mattos.

Se transmitirá por el canal de YouTube de la FAO: Uruguay y la FAO firman dos proyectos internacionales en la Expo Prado de Montevideo – YouTube

FAO registró una nueva caída en el índice de precios de los alimentos.

FAO registró una nueva caída en el índice de precios de los alimentos.

Cayeron los índices de los cereales, lácteos y la carne.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dijo que el índice de alimentos que publica de forma mensual, en agosto tuvo una nueva baja, la quinta consecutiva. El promedio fue de 138,0 puntos (-1,9% menos que en julio). Pese al último descenso, el índice continúa alto, encontrándose 10,1 puntos (7,9%) por encima de su valor de hace un año.

CAÍDA DE LOS CEREALES.

El índice de los cereales de la FAO registró en agosto un promedio de 145,2 puntos, es decir, 2,0 puntos (un 1,4%) menos que en julio, pero está a 14,8 puntos (un 11,4%) por encima de su valor de agosto de 2021.

En agosto, los precios internacionales del trigo disminuyeron 5,1%, lo que representa su tercer descenso mensual consecutivo, debido a una mejora de las perspectivas sobre la producción, especialmente en el Canadá, Estados Unidos y Rusia, y a una mayor disponibilidad estacional dado que están recogiendo las cosechas en el hemisferio norte, así como a la reanudación de las exportaciones desde los puertos ucranianos en el mar Negro por primera vez tras una interrupción de más de cinco meses. El trigo se mantuvo un 10,6% por encima de los valores alcanzados en agosto del año pasado.

Los precios internacionales de los cereales secundarios aumentaron apenas un 0,2% en agosto y se situaron en promedio un 12,4% por encima de sus valores de hace un año.

Los precios del maíz mostraron un leve incremento, del 1,5%, en gran medida influidos por las perspectivas de disminución de la producción en los Estados Unidos y la Unión Europea debido a las condiciones calurosas y secas, mientras que la reanudación de las exportaciones de Ucrania evitó que los precios aumentaran todavía más.

La cebada y el sorgo disminuyeron un 3,8% y un 3,4%, respectivamente.

El índice de todos los tipos de arroz se mantuvo estable en agosto, ya que los ligeros descensos en las cotizaciones de las variedades de arroz índica más comercializadas compensaron los leves aumentos de los precios en otros segmentos del mercado arrocero.

BAJA DE LOS LÁCTEOS.

El promedio para el índice de los lácteos de agosto fue de 143,5 puntos, 3,0 puntos (2,0%) menos que en julio, lo que representa su segundo descenso mensual consecutivo, pero aun así se encuentra 27,3 puntos (un 23,5%) por encima de su valor de hace un año.

En agosto descendieron las cotizaciones internacionales de la manteca y la leche en polvo, debido principalmente a una menor demanda de suministros al contado por parte de la mayoría de los principales importadores, ya que las existencias seguían siendo suficientes para satisfacer sus necesidades inmediatas.

Las expectativas del mercado de un aumento de los suministros procedentes de Nueva Zelandia en la nueva campaña de producción también deprimieron los precios internacionales, pese a que siguió registrándose un descenso de la producción lechera en varias de las principales regiones productoras, como los Estados Unidos y Europa occidental.

Por el contrario, los precios mundiales del queso aumentaron por décimo mes consecutivo, como resultado de la firme demanda mundial de importaciones y el gran volumen de ventas internas, especialmente en los destinos turísticos europeos.

TAMBIÉN BAJÓ LA CARNE.

El índice de precios de la carne de la FAO quedó en agosto en 122,7 puntos, con un descenso de 1,8 puntos (un 1,5%) respecto de julio, lo que también representa su segundo descenso mensual consecutivo desde el máximo histórico alcanzado en junio de 2022, pero se mantuvo 9,3 puntos (un 8,2%) por encima de su valor de hace un año.

En agosto cayeron las cotizaciones internacionales de la carne de aves de corral, debido al descenso de las importaciones de los principales importadores y a unas disponibilidades exportables mundiales algo elevadas.

Los precios mundiales de la carne de vacuno descendieron a causa de la débil demanda interna en algunos de los principales países exportadores, lo que dio lugar a una subida de los suministros para la exportación, y de un modesto incremento de los suministros australianos.

Por el contrario, las cotizaciones de la carne de cerdo subieron a consecuencia de la continua limitación de la oferta de cerdos de matanza, mientras que los precios de la carne de ovino se recuperaron moderadamente, debido al aumento de la demanda de importaciones en algunos países europeos, lo que compensó la reducción de las compras de China.

Pin It on Pinterest