La Agencia de Energía advirtió que las emisiones de metano del sector energético son 70% más altas que los datos oficiales

La Agencia de Energía advirtió que las emisiones de metano del sector energético son 70% más altas que los datos oficiales

La advertencia es grave y relevante para el cuidado ambiental, pero también para poder evaluar correctamente el peso contaminante de cada actividad humana, en especial cuando sectores interesados intentan cargar la responsabilidad en la producción ganadera.

Hébert Dell’Onte | La International Energy Agency (IAE – Agencia Internacional de Energía) aseguró en un comunicado fechado el 23 de febrero que las emisiones globales de metano del sector energético informadas por los gobiernos no se condicen con la realidad: “Son aproximadamente un 70% mayores” a los informes oficiales. El dato se desprende de un nuevo análisis de la AIE publicó y es relevante para el cuidado ambiental, pero también para poder evaluar correctamente el peso contaminante de cada actividad humana, en especial cuando sectores interesados intentan cargar la responsabilidad en la producción ganadera.

En un comunicado la Agencia reafirma datos que ya se conocen y que en Uruguay técnicos del Instituto Nacional de Carnes (INAC) y del Instituto Nacional de Investigación Agropecuario (INIA) entre otras instituciones han difundido en cada oportunidad que se les presenta: “El metano es responsable de alrededor del 30% del aumento de las temperaturas globales desde la Revolución Industrial, y las reducciones rápidas y sostenidas de las emisiones son clave para limitar el calentamiento a corto plazo y mejorar la calidad del aire. El metano se disipa más rápido que el dióxido de carbono (CO2), pero es un gas de efecto invernadero mucho más poderoso durante su corta vida útil, lo que significa que reducir las emisiones de metano tendría un efecto rápido en la limitación del calentamiento global”.

Agrega que el sector energético contribuye con el 40% de las emisiones de metano, y “la edición ampliada de este año del Global Methane Tracker (*) de la AIE incluye por primera vez las emisiones país por país de las minas de carbón y la bioenergía, además de una cobertura detallada continua de las operaciones de petróleo y gas natural”.

En 2021 “las emisiones de metano del sector energético crecieron poco menos del 5%” lo que nos llevó “a niveles de 2019 y retrasó ligeramente el aumento en el uso general de energía, lo que indica que algunos esfuerzos para limitar las emisiones ya pueden estar dando sus frutos”.

Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia dijo que dado los altos precios que ahora tiene el gas natural, “casi todas las emisiones de metano de las operaciones de petróleo y gas en todo el mundo podrían evitarse sin costo neto”.

Para la IAE es “vital la transparencia sobre el tamaño y la ubicación de las emisiones, por lo que el subregistro masivo revelado por nuestro Global Methane Tracker es tan alarmante”, agregó”.

Se pueden lograr reducciones importantes con tecnologías conocidas y con políticas probadas y comprobadas, y si todas las fugas de metano de las operaciones de combustibles fósiles en 2021 se hubieran capturado y vendido, entonces los mercados de gas natural se habrían abastecido con 180.000 millones de metros cúbicos adicionales de gas natural. Ese total equivalente a todo el gas utilizado en el sector eléctrico de Europa y más que suficiente para aliviar la tensión del mercado actual, afirma la IAE en el comunicado.

VARIACIONES DE PAÍS A PAÍS.

Hay una variación importante entre el país con mejor desempeño y el de peor desempeño. “La intensidad de las emisiones de metano de las operaciones de combustibles fósiles varía ampliamente de un país a otro: los países y empresas con mejor desempeño son más de 100 veces mejores que los peores. Las emisiones globales de metano de las operaciones de petróleo y gas se reducirían en más del 90% si todos los países productores igualaran la intensidad de emisiones de Noruega, la más baja del mundo”.

En la Conferencia sobre el Cambio Climático COP26 en Glasgow se firmó un Compromiso Global de Metano lanzado por más de 110 países lo que “marcó un importante paso adelante” bajo el liderazgo de la Unión Europea y los Estados Unidos. Los países participantes acordaron reducir las emisiones de metano de las actividades humanas, incluida la agricultura, el sector energético y otras fuentes, en un 30% para 2030.

Hasta ahí todo sería positivo, “sin embargo, es necesario que se unan más emisores importantes. De los cinco países con las mayores emisiones de metano de sus sectores energéticos (China, Rusia, Estados Unidos, Irán e India), solo Estados Unidos forma parte del Compromiso tal como están las cosas”.

“Reducir las emisiones globales de metano de las actividades humanas en un 30% para fines de esta década tendría el mismo efecto sobre el calentamiento global para 2050 que cambiar todo el sector del transporte a cero emisiones netas de CO2”, dijo el Dr. Birol.

El vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans, declaró: “El metano es el segundo mayor contribuyente al calentamiento global. Por lo tanto, reducir rápidamente las emisiones de metano es una parte clave de nuestros esfuerzos para abordar la crisis climática. Como se establece en el Compromiso Global de Metano, necesitamos datos más precisos sobre las emisiones reales de metano. Al medir, informar y verificar, sabremos dónde los recortes de emisiones son más urgentes. El informe de la AIE subraya la necesidad de este esfuerzo”.

(*) Acceda al documento Global Methane Tracker: Overview – Global Methane Tracker 2022 – Analysis – IEA

Recuperación de los indicadores de los mercados globales

Recuperación de los indicadores de los mercados globales

Los precios de la energía suben, el petróleo continúa recuperándose por la constante demanda que ahora se encuentra apenas un 3% por debajo del nivel máximo registrado antes de la pandemia, los precios agrícolas se estabilizan y los fertilizantes siguen en aumento.

Los datos y las siguientes gráficas corresponden a un artículo sobre las perspectivas de los mercados globales publicado en el blog Voces del Mando Mundial, cuyos autores son los economistas John Baffes y Peter Nagle. El primero es especializado en agricultura.

LOS PRECIOS DE LA ENERGÍA SUBEN Y LOS PRECIOS DE LOS PRODUCTOS BÁSICOS NO ENERGÉTICOS SE ESTABILIZAN EN NIVELES ALTOS – Los precios de la energía han aumentado en los últimos tres meses, especialmente los del gas natural y el carbón, mientras que la mayoría de los precios de los productos básicos no energéticos se han estancado tras los pronunciados incrementos registrados a principios del año.

Las condiciones meteorológicas adversas han sacudido a muchos mercados de productos básicos: las temperaturas inusualmente altas en el verano aumentaron la demanda de electricidad; las sequías redujeron el suministro de energía hidroeléctrica y afectaron a algunos productos básicos agrícolas, mientras que las inundaciones tuvieron un impacto en la oferta de algunos metales y el carbón.

Se espera que la mayoría de los precios se reduzcan en 2022 a medida que se atenúen las limitaciones de la oferta.

LOS PRECIOS DEL PETRÓLEO CRUDO CONTINÚAN RECUPERÁNDOSE – Los precios del petróleo crudo continuaron su recuperación tras los bajos niveles producto del Covid-19, con un promedio del petróleo Brent de US$ 82 por barril en la primera mitad de octubre, muy por encima del nivel previo a la pandemia.

Los precios del petróleo se han visto impulsados por la recuperación constante de la demanda de este producto, que ahora se encuentra apenas un 3% por debajo del nivel máximo registrado antes de la pandemia. La producción también fue más lenta de lo esperado, debido a las interrupciones en la oferta y las limitaciones de capacidad.

Además, el valor del petróleo se ha visto respaldado por el alza de los precios del gas natural a medida que el petróleo se vuelve cada vez más competitivo como sustituto en la calefacción y la generación de electricidad.

LA PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO DECEPCIONÓ EN EL TERCER TRIMESTRE DE 2021 – Después de aumentar durante gran parte de 2021, la producción de petróleo crudo disminuyó en agosto y setiembre. La producción en Estados Unidos se vio interrumpida por el huracán Ida.

Los recortes en la producción de la OPEP y sus asociados (OPEP+) también se encontraban muy por debajo de la producción prevista, principalmente debido al mantenimiento y a los cortes no planificados en algunos países debido a las restricciones impuestas por el Covid-19 y, en parte, a la persistente debilidad de las inversiones, y a que algunos países producen con su capacidad total o al límite de ella.

LOS PRECIOS DEL GAS NATURAL Y EL CARBÓN SE DISPARARON – Los precios del gas natural y del carbón se han disparado en los últimos meses, y los precios al contado en Europa y Asia han llegado a máximos históricos, impulsados por la recuperación de la demanda y el estancamiento de la oferta.

La demanda de electricidad ha subido en consonancia con la recuperación económica, e impulsada por el clima más cálido que aumentó la demanda de refrigeración. La producción de electricidad a partir de fuentes renovables también disminuyó en varios países debido a la sequía y las bajas velocidades del viento. Las condiciones meteorológicas adversas afectaron la producción del gas natural y el carbón, y las inundaciones redujeron la producción de carbón en varios países, entre ellos China e Indonesia.

LOS PRECIOS AGRÍCOLAS SE ESTABILIZAN – Los precios de los productos agrícolas se estabilizaron durante el tercer trimestre de 2021, pero se mantienen en su nivel más alto desde 2013.

La disminución de algunos precios de los alimentos (por ejemplo, el arroz en respuesta al buen rendimiento en Asia sudoriental) se compensó con el alza de los precios de las bebidas (especialmente el café debido a las heladas en Brasil).

Después de varios años de crecimiento inferior al promedio, se espera que el suministro de cereales y oleaginosas crezca a niveles históricos en la actual temporada de cultivos de 2021-22.

EL PRECIO DE LOS FERTILIZANTES VA EN AUMENTO – El alza de los precios de los productos energéticos, especialmente del carbón y el gas natural, ha aumentado marcadamente los costos de los insumos agrícolas, incluidos los fertilizantes, que han subido más del 55% desde enero.

Los altos precios de la energía obligaron a algunas empresas químicas a detener o reducir la capacidad de producción. Los mayores costos de los insumos, junto con la aparición del fenómeno de La Niña, plantean importantes riesgos alcistas de los precios en la agricultura, mientras que con metas ambiciosas en materia de biocombustibles se pueden aumentar los precios de algunos cereales y oleaginosas en el largo plazo.

Fuente: https://blogs.worldbank.org/es/voces/las-perspectivas-de-los-mercados-de-los-productos-basicos-en-ocho-graficos?cid=ECR_E_NewsletterWeekly_ES_EXT&deliveryName=DM120853

Pin It on Pinterest