Mattos dijo estar en desacuerdo con el Reglamento 1.115 de la UE y pidió a los países desarrollados controlar sus emisiones.

Mattos dijo estar en desacuerdo con el Reglamento 1.115 de la UE y pidió a los países desarrollados controlar sus emisiones.

Fernando Mattos: Cada vez se suman más certificaciones que distorsionan el mercado y encarecen la producción, pero nos piden precios barato.

Hébert Dell’Onte Larrosa | Montevideo | Todo El Campo | El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, criticó el exceso de reglamentaciones y certificaciones que se exige por parte de los destinos a los que Uruguay exporta y señaló que los países desarrollados deben solucionar sus emisiones que repercuten directamente en Uruguay.

Los planteamientos y las reflexiones del ministro fueron realizadas en el cierre del proyecto de cooperación “Certificación de productos agroexportables producidos bajo un manejo sostenible de los bosques nativos en Uruguay”, que tuvo lugar el martes 18 de junio.

“COMPLEJO CRUCE DE CAMINOS”.

En la oportunidad dijo que el mundo está hoy “en un cruce de caminos muy complejo”, porque hay una gran protección “por las guerras y la seguridad alimentaria”, y si además “vamos a estar introduciendo factores más distorsionantes, como procesos de certificación”, porque “ya tenemos la certificación sanitaria, la certificación religiosa, ahora la certificación ambiental, la certificación laboral, y vamos agregando costos mientras nos piden productos que cumplan con toDo esas condiciones y que sean baratos”.

“Es muy difícil poder llegar y alcanzar estas metas”, subrayó.

URUGUAY ES EJEMPLO EN CUIDADO AMBIENTAL.

Agregó que Uruguay “no le da la derecha a nadie porque hemos vivido, vivimos y viviremos de nuestros recursos naturales. No tenemos otro camino que las políticas de preservación y así lo demuestra nuestra legislación”.

Sin embargo, consideró que debe haber un “diálogo mucho más amplio respecto de los objetivos”, porque “si los países desarrollados no bajan sus emisiones, si no dejan de emitir las gigatoneladas de carbono atmosférico, que liberan anualmente, nosotros no dejaremos de tener esta situación de enorme vulnerabilidad” y que se ve en la historia reciente.

Recordó que “hace seis meses teníamos una emergencia agropecuaria por sequía y hoy estamos con emergencia agropecuaria por inundaciones”. Por otro lado, “ya se anuncia que en seis meses estaremos en sequía nuevamente. Ese es nuestro derrotero”.

“Siempre hay que celebrar que los países busquen a través del diálogo y el entendimiento, generando cooperación para resolver todas las desavenencias que se puedan generar, teniendo en cuenta que Uruguay y la Unión Europea tienen una larga tradición histórica y cultural”, reflexionó.

También se expresó en desacuerdo con el Reglamento 1.115/2023 de la Unión Europea que entrará a regir el próximo año y que exige demostrar que la producción de los países proveedores no proviene de actividades que impliquen deforestación.“Nos preocupa el Reglamento 1.115/2023, y no es novedad que nosotros no estamos de acuerdo con esa reglamentación”. No obstante, ese desacuerdo “no nos va inmovilizar, ni impedir atender los fundamentos que permitan que el comercio continúe fluyendo como socios comerciales que somos. Uruguay como país exportador debe ajustarse a las normas comerciales”.

IICA: La ganadería sostenible impulsa el desarrollo económico en las Américas y combate el cambio climático.

IICA: La ganadería sostenible impulsa el desarrollo económico en las Américas y combate el cambio climático.

IICA destaca la importancia de la innovación y el fortalecimiento institucional en el sector pecuario para avanzar hacia una ganadería más sostenible y resiliente.

Montevideo | Todo El Campo | Todos los países de las Américas tienen un rol estratégico en la provisión de proteínas animales de alto valor, en la disminución de la pobreza rural, en la seguridad alimentaria y nutricional y en el combate al cambio climático, señaló el representante del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en México, Diego Montenegro, haciendo especial referencia a su país.

Al participar en la 88 Convención Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG), Montenegro presentó la conferencia “La sostenibilidad de la ganadería de las Américas: Parte de la solución para el cambio climático”, en la que mencionó que la ganadería en América Latina y el Caribe tiene un aporte crucial en la solución del cambio climático y los ganaderos son un eslabón imprescindible y central para su transformación.

Con una contribución del 46% al PIB agrícola de América Latina y el Caribe (ALC), la ganadería se establece como un pilar económico vital.

En 2022, la región exportó productos cárnicos y lácteos valorados en 23.000 millones de dólares, demostrando su relevancia en los mercados globales.

México, en particular, tiene avances notables que le ha permitido posicionarse como el sexto productor mundial de carne de vacuno. En los últimos diez años, el país ha visto un crecimiento del 20,4% en la producción de carne y un 19,5% en la producción de leche de origen vacuno.

Montenegro destacó el potencial de la ganadería en las estrategias de desarrollo sostenible, pero, reconoció que enfrenta desafíos significativos, especialmente el ser proveedor de proteína de alta calidad y de manera simultánea combatir el cambio climático.

Los sistemas de producción ganadera varían ampliamente en términos de su huella de carbono, y las estrategias para reducir estas emisiones son cruciales para el futuro sostenible de la ganadería.

BUENAS PRÁCTICAS GANADERAS.

Lo anterior, dijo, puede lograrse impulsando una ganadería sostenible, mediante  la adopción de buenas prácticas como son la nutrición animal, mejoramiento genético, el cuidado de la salud de los suelos, manejo integrado de cultivos, manejo agroecológico, gestión hídrica, fomento del pastoreo intensivo regenerativo, mejoramiento genético y reproductivo, reforestación, uso de transporte, maquinaria y equipo inteligente, eléctrico; energía solar, biodigestores, fomento de la investigación y desarrollo e innovación y con la promoción de agregación de valor.

PROYECTO SABERES.

Por ello, el IICA promueve el proyecto SAbERES, que se centra en la planificación territorial e innovación financiera para aumentar la resiliencia de México ante el cambio climático.

SAbERES trabaja en Jalisco, Michoacán, Tabasco y Chiapas, en conjunto con las asociaciones ganaderas locales para avanzar en el establecimiento de sistemas silvopastoriles, mejorar la gestión del agua, la captación de carbono en suelos ganaderos; incrementar la cobertura arbórea en pastizales, optimizar la suplementación alimenticia y el manejo del hato, ajustando la carga animal para maximizar la eficiencia y minimizar el impacto ambiental.

El IICA ha impulsado varias iniciativas, con el fin de contribuir a disminuir emisiones y aumentar la resiliencia al cambio climático a través de capacitación, asesoría técnica y la integración territorial de cadenas de valor. Además, promueve mejoras en la nutrición y genética animal para reducir el impacto ambiental.

Montenegro subrayó la importancia de adaptar los métodos para medir las emisiones de gases de efecto invernadero a los distintos sistemas de producción y ecosistemas, tanto intensivos como extensivos. “El uso de tecnologías avanzadas ofrece la posibilidad de integrar la seguridad alimentaria con la climática global, abriendo el camino hacia un futuro sostenible para la ganadería en la región”, concluyó.

Las financieras estarían por detrás de los certificados de sostenibilidad en la industria cárnica.

Las financieras estarían por detrás de los certificados de sostenibilidad en la industria cárnica.

La industria cárnica debería actuar urgentemente para lograr el reconocimiento de las métricas climáticas que diferencian el efecto de calentamiento de las emisiones de metano biogénico de corta duración en comparación con las emisiones de dióxido de carbono

Montevideo | Todo El Campo | Los principales impulsores de la presentación de informes sobre las credenciales de sostenibilidad en las cadenas de valor de la carne roja australiana no son los consumidores, sino los bancos y el Gobierno, dice un artículo publicado por Beef Central, un sitio web dedicado a la carne de vacuno australiana.

En un extenso artículo publicado el lunes 6, Beef Central hace referencia a un artículo científico publicado en la revista Agriculture el 29 de abril donde se asegura que “se encontró poca evidencia de que los consumidores sean los impulsores de la certificación de sostenibilidad”, por el contrario, “los principales impulsores” son “el sistema financiero mundial” que se expresa a través de “políticas coordinadas de acción climática por parte de los proveedores de servicios financieros y en la legislación financiera gubernamental emergente relacionada con el clima”.

El estudio referido fue publicado en la revista científica Agriculture el 29 de abril, titulado Drivers of Sustainability Credentialling in the Red Meat Value Chain: A Mixed Methods Study, escrito por el científico de CSIRO, el Dr. Bradley Ridoutt (*), y recomienda que la industria de la carne roja debería “actuar urgentemente” para lograr el reconocimiento de las métricas climáticas que diferencian el efecto de calentamiento de las emisiones de metano biogénico de corta duración en comparación con las emisiones de dióxido de carbono.

Agrega que la transición a cero emisiones netas de gases de efecto invernadero presenta muchos riesgos para las cadenas de valor de la carne roja, lo que podría implicar intervenciones costosas y un acceso más difícil a los servicios financieros, con implicaciones directas para los costos de producción y el valor de los activos.

Recomienda una “acción urgente” por parte de la industria de la carne roja para lograr el reconocimiento formal y el uso de métricas climáticas que diferencien el efecto de calentamiento de las emisiones biogénicas de metano de corta duración en comparación con las emisiones de dióxido de carbono.

Falta “un enfoque de la acción climática en las cadenas de valor de la carne roja que sea proporcional al perfil de emisiones de gases de efecto invernadero, que está dominado por el metano biogénico de vida corta”, agrega, y añade: “Los objetivos de estabilización climática del Acuerdo de París pueden cumplirse sin reducir estas emisiones a cero neto”.

Si bien hay alguna evidencia de que los consumidores están dispuestos a pagar más por productos cárnicos con credenciales de sostenibilidad, señala el informe, también hay evidencia que apunta a lo contrario.

“En general, la evidencia relativa a la disposición a pagar por productos cárnicos diferenciados por la acreditación de sostenibilidad es limitada, ya que se deriva principalmente de experimentos de elección utilizando productos hipotéticos en lugar de estudios realizados en entornos de consumidores reales”, dice.

Un mensaje recurrente del estudio es que los procesadores no ven valor en la acreditación de sostenibilidad a nivel de producto para los consumidores.

La consulta con los procesadores de carne roja reveló escasas pruebas de que las credenciales de sostenibilidad sean una oportunidad de creación de valor para los consumidores.

La principal excepción fue en el caso de los productos cárnicos rojos 100% alimentados con pasto, para los que existe una prima de precio en algunos mercados y donde las credenciales de sostenibilidad pueden mejorar la propuesta de valor general para los consumidores.

Varios procesadores destacaron la demanda de los consumidores de productos de carne roja 100% alimentados con pasto de primera calidad y señalaron que, para estos productos, las credenciales de sostenibilidad eran un atributo de apoyo.

Esto incluyó credenciales de sostenibilidad como “libre para deambular”, lo que implica un alto nivel de bienestar animal, libre de hormonas y antibióticos, y criado utilizando prácticas agrícolas regenerativas.

De manera abrumadora, los procesadores de carne roja australianos identificaron que la principal demanda de acreditación de sostenibilidad proviene de grandes entidades corporativas en la cadena de valor, de bancos y otros proveedores de servicios financieros, y del Gobierno: “La opinión común sobre las grandes entidades corporativas en la cadena de valor era que la acreditación de la sostenibilidad tenía menos que ver con aumentar el valor para los consumidores de carne roja y más con abordar sus propios requisitos para reportar información de sostenibilidad corporativa y abordar las políticas corporativas”.

REGULACIÓN GUBERNAMENTAL

Además de los impulsores de la acreditación de sostenibilidad en el sector financiero, la consulta con los procesadores de carne roja también identificó la regulación gubernamental emergente.

El Departamento del Tesoro del Gobierno de Australia ha propuesto un proyecto de ley con una implementación gradual que en un corto número de años requerirá que las empresas con un ingreso anual de 50 millones de dólares australianos y tan solo 100 empleados informen sobre los procesos de gobernanza relacionados con el clima, la planificación de la transición y los objetivos relacionados con el clima, y las emisiones de GEI.

Muchos procesadores de carne roja en Australia superarían estos umbrales de información, al igual que los minoristas corporativos de alimentos y comestibles.

El proyecto de ley exige a las empresas que divulguen las emisiones materiales de alcance 3, que se refieren a las emisiones que se producen en la cadena de valor de la entidad declarante.

En el caso de un procesador de carne roja, esto incluiría las emisiones asociadas con el sistema de producción que produjo el ganado y, en el caso de un minorista de carne roja, esto incluiría las emisiones de GEI asociadas con la cría y el procesamiento.

El estudio dice que el marco australiano de legislación en torno a la divulgación relacionada con el clima puede verse como una respuesta a los desarrollos emergentes de la información financiera internacional que han surgido como resultado del trabajo del Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima establecido por el Consejo de Estabilidad Financiera del Banco de Pagos Internacionales (BPI), “que puede considerarse un impulsor de origen”.

Si bien las oportunidades para que las cadenas de valor de la carne roja se beneficien de la acreditación de la sostenibilidad pueden ser pocas, los impulsores de más allá de la cadena de valor presentan muchos riesgos, según el estudio.

“El riesgo es que, cada vez más, la toma de decisiones a nivel empresarial en la cadena de valor de la carne roja se vea directamente influenciada por los proveedores de servicios financieros”, agrega.

“Tampoco es descartable que los bancos puedan reequilibrar sus carteras de préstamos e inversiones lejos de los productores de carne roja, lo que dificultaría la refinanciación o la compra de granjas productoras de ganado ovino y vacuno sin intervenciones a gran escala para mitigar o compensar las emisiones a través del secuestro de carbono en los suelos y la vegetación”, lo que “sin duda tendría implicaciones para la productividad, la rentabilidad y el valor de los activos”.

Otro riesgo es que los productores más pequeños que no puedan cumplir con los nuevos requisitos de información corran el riesgo de quedar fuera de las cadenas de suministro.

Otra observación importante fue que los principales impulsores de la acreditación de la sostenibilidad no son locales, sino que se originan en la formulación de políticas globales, surgen de fuera de la cadena de valor y crean el riesgo de interferir con los procesos normales de funcionamiento de la cadena de valor que tradicionalmente se refieren a la producción eficiente de bienes y servicios que son valorados por los consumidores.

“Lo que está surgiendo es una situación en la que las instituciones financieras se alejan de las cadenas de valor y los consumidores y toman decisiones sobre el ritmo y el alcance del cambio social y ambiental”.

Artículo completo: Las instituciones financieras, no los consumidores, son el principal impulsor de la acreditación de sostenibilidad en la industria de la carne roja: estudio – Beef Central

(*) Texto completo gratuito | Impulsores de la acreditación de la sostenibilidad en la cadena de valor de la carne roja— Un estudio de métodos mixtos (mdpi.com)

Nota. El Dr. Ridoutt ha publicado anteriormente una investigación que muestra que el objetivo de “neutralidad climática” es realista para la industria australiana de la carne roja para 2026: La neutralidad climática es «realista y alcanzable» para el sector de la carne roja de Australia para 2026 – Beef Central

Bajas en Fonterra: la leche en polvo entera sigue arriba de los tres mil dólares.

Bajas en Fonterra: la leche en polvo entera sigue arriba de los tres mil dólares.

Los productos de exportación de Uruguay ajustaron a la baja; la leche en polvo entera lo hizo en 4,2% quedando a US$ 3.148 la tonelada.

Montevideo | Todo El Campo | Se realizó el martes 19 una nueva subasta de Fonterra que volvió a bajar. Fue la segunda licitación de marzo y ambas cerraron con caídas en el promedio; también bajó la leche en polvo entera, por tercera subasta consecutiva.

El detalle de los valores es el siguiente (en dólares, la tonelada):

Promedio: US$ 3.497 (-2,8%).

Manteca: US$ 6.408 (-1,4%).

Cheddar: US$ 4.192 (-1,9%).

Leche en polvo descremada: US$ 2.517 (-4,8%).

Leche en polvo entera: US$ 3.148 (-4,2%).

Grasa butírica anhidra: US$ 6.794 (+2,5%).

Lactosa: US$ 778 (-4,4%).

Muzzarella: US$ 3.905 (-1%).

FONTERRA Y LAS EMISIONES DE EFECTOS INVERNADERO.

En otro orden, portales neozelandeses como Rural News Group informan hoy que la cooperativa Fonterra ayudará a los agricultores para que alcancen los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Así lo dijo Sean Spence, asesor de productos lácteos sostenibles de Farm Source para el norte y centro de Canterbury (isla sur).

Spence dijo que Fonterra cree que la leche de Nueva Zelanda es la leche más valiosa del mundo debido a nuestro modelo de agricultura alimentada con pasto, que le da una huella de carbono de un tercio del promedio mundial, pero era importante entender por qué Fonterra ahora había establecido objetivos de GEI.

En ese sentido hay cuatro factores claves. Uno de ellos es el acceso al mercado y a los clientes; en segundo lugar, el acceso a la financiación futura; tercero, Fonterra es una de las 200 empresas en Nueva Zelanda que pronto tendrán que informar sobre los objetivos de riesgo climático y el progreso hacia esos objetivos como manda la ley de mercados financieros; y en cuarto lugar, está la aspiración de Fonterra de ser un líder de la sostenibilidad a largo plazo, que consiste en crear resiliencia en el negocio.

La ateniense Diana Shipping construirá buques con emisiones “casi nulas”.

La ateniense Diana Shipping construirá buques con emisiones “casi nulas”.

Transporte de carga inicia el proceso hacia las emisiones cero. Son dos buques que construirá una empresa china.

Montevideo | Todo El Campo | Diana Shipping, compañía proveedora de servicios marítimos con ubicación en Atenas (Grecia), anunció el miércoles 14 que acaba de firmar contratos para la construcción de dos buques Kamsarmax valor US$ 46 millones cada uno, con metanol y combustible dual de 81.200 toneladas peso muerto (TPM). Ambos buques se construirán en Tsuneishi Group (Zhoushan) Shipbuilding Inc., China, y se espera que se entreguen prontos para operar el primero en la segunda mitad de 2027, y el segundo en la primera mitad de 2028.

Estos nuevos buques se diseñarán para cumplir con los requisitos de niveles de eficiencia energética y emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociadas, tal como se establece en la Fase 3 del Índice de diseño de eficiencia energética (EEDI), así como para cumplir con la normativa sobre emisiones (NOx-Tier III) de la Organización Marítima Internacional (OMI).

Son buques capaces de operar con metanol o fueloil indistintamente.

Cuando funcionan con metanol verde, los buques están diseñados para producir emisiones de GEI casi nulas según la metodología de evaluación del ciclo de vida del combustible (LCA) del pozo a la vigilia (WTW).

Foto de portada Diana Shipping | X @Dianaship

Pin It on Pinterest