Ante la disparada de los combustibles, el presidente de EE.UU. propuso reducir impuestos que los encarecen.

Ante la disparada de los combustibles, el presidente de EE.UU. propuso reducir impuestos que los encarecen.

La medida no soluciona el problema de fondo, pero sería un alivio para las familias, dijo Joe Biden a través de un comunicado de la Casa Blanca.

Hébert Dell’Onte | La evolución alcista del precio del petróleo ha afectado todas las economías del mundo en todas sus escalas y dimensiones. Los gobiernos, sin importar su tipo ni las políticas económicas que desarrollen, se han visto obligados de subir el precio de los combustibles para cubrir los costos de importación, con lo cual acaban trasladando el peso a los ciudadanos que ven cómo se multiplica el valor de cada litro cada vez que concurren a la estación de servicio. Incluso aquellos que no tienen vehículos deben pagar más por los productos básicos cuya producción y distribución también se ha encarecido por efecto del petróleo.

Para evitar trasladar el precio al consumidor final los gobiernos deben ser imaginativos y generar formas y maneras que alivien a las familias y al sistema productivo.

El precio del combustible está formado por el valor del crudo y otros componentes que incluyen impuestos. Es rebajando esos impuestos, cualquiera sea el destino final que le den, la forma más simple de aliviar a los consumidores.

Con esa lógica y buscando la forma de reducir el precio del combustible en su país, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, propuso a los legisladores suspender por 90 días el cobro de un impuesto que incrementa su valor en 18 centavos de dólar y pidió a los gobiernos estatales que tomen medidas similares.

El mandatario estadounidense se dirigió al Congreso para que suspenda el impuesto federal a la gasolina durante los próximos 90 días. Lo que sucede actualmente es que “cada vez que alguien va a la estación de servicio a llenar el tanque” del vehículo, “el Gobierno Federal cobra un impuesto de 18 centavos por galón” (poco más de 3,5 litros) de combustible, o “un impuesto de 24 centavos por galón de diésel”.

Esos impuestos existen desde hace 90 años “y son importantes”, aseguró, “porque los usamos para mantener nuestras carreteras”. Sin embargo, Biden aclaró que las carreteras se arreglarán igual con otros fondos mientras no se recaude como hasta ahora. La diferencia es que “al suspender el impuesto a la gasolina de 18 centavos durante los próximos 90 días, podemos dar a las familias un poco de alivio”.

A su vez, hizo un llamamiento para que los estados también reduzcan sus impuestos. “Hay otras maneras de reducir el precio de la gasolina”, dijo, y consiste en que “los estados también suspendan el impuesto estatal”, o en su defecto “encuentren otras formas de brindar algún alivio”.

“Los impuestos estatales a la gasolina promedian 30 centavos más por galón”, señaló, y anunció que hay estados que ya han actuado según su pedido, es el caso de Connecticut y Nueva York, entre otros.

Biden reconoció que la media es temporal y no soluciona el problema, “pero proporcionará un alivio inmediato, solo un poco de respiro, a medida que continuamos trabajando para reducir los precios a largo plazo”.

Desde la Casa Blanca se estima que una suspensión por tres meses del impuesto tendría un costo de US$ 10.000 millones.

En la foto Joe Biden | Foto de la Casa Blanca.

AIE advierte que en los próximos meses podría faltar combustible en Europa.

AIE advierte que en los próximos meses podría faltar combustible en Europa.

Estamos en una situación más grave que la crisis del petróleo de los años 70. En ese momento el problema era sólo el petróleo, hoy además se suma el gas natural y la electricidad.

Mientras la inflación bate récord en toda la eurozona, el precio de los combustibles en algunos países europeos marca valores máximos. ¿Hasta dónde se llegará con esta situación?, es difícil saberlo, sobre todo cuando las soluciones no están a la vista y se suman más problemas y desafíos.

Ayer la Agencia Internacional de Energía advirtió que durante el verano europeo faltaría combustible, mientras el crudo supera los 124 dólares.

Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) dijo que la falta de oferta y los precios altos, podrían generar falta de combustible en Europa, durante los meses del verano en ese continente.

“Cuando la temporada principal de verano empiece en Europa y Estados Unidos, la demanda de combustible crecerá. Y entonces podría haber cuellos de botella, por ejemplo con el diésel, la gasolina o el querosén, especialmente en Europa”, dijo Birol al diario alemán Der Spiegel, uno de los más importantes de ese país.

En Europa hay países que dependen de la importación de petróleo, peo también de sus derivados y refinados. A su vez China ha limitado algunas exportaciones con el argumento de que antes debe asegurar el suministro a sus ciudadanos.

La crisis que se avecina es “mucho más grande” que la del crudo en los años 70, generada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que decidió embargar las exportaciones de crudo a determinados países en respuesta a la guerra de Yom Kipur (en octubre de 1973 Egipto y Siria atacaron Israel). El agravante hoy es que hace cincuenta años solamente era una crisis de petróleo, pero ahora es una crisis conjunta de petróleo, gas natural y electricidad, comentó Birol.

A la hora cero de hoy el combustible subió 2%.

A la hora cero de hoy el combustible subió 2%.

El Poder Ejecutivo absorbió parte de la suba que se correspondería fuera del 5% al 8%, pero se decidió que fuera del 2%.

A la hora cero del este martes 1° de marzo el precio de los combustibles registró un alza del 2% como consecuencia de la disparada del petróleo. El ajuste, según la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y Agua (Ursea) hubiera sido de 5% a 8%, pero el Poder Ejecutivo aplicó sólo el 2% absorbiendo parte del impacto.

El ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, dijo en rueda de prensa que el mundo vive momentos de mucha volatilidad y que las decisiones se deben tomar “con mucha prudencia y no proyectar el máximo del aumento”.

El incremento del 2% ya se aplicó, ahora hay que ver cómo evoluciona y analizar si la tendencia se consolida o la situación se normaliza, si los gobiernos de Rusia y Ucrania retoman el diálogo y se logra la paz, lo que permitiría que el costo del petróleo volviera a un cauce, consideró.

El precio del combustible se disparó a 95 dólares, por encima del promedio de la Ursea para el mes, que era 84 dólares, dijo Paganini.

NUEVOS PRECIOS DE LOS COMBUSTIBLES.

A continuación se señala el producto, el precio anterior y el precio a partir de hoy.

Nafta Súper 95: de $ 73,41 a $ 74,88.

Nafta Premium 97: de $ 75,34 a $ 76,85.

Gasoil 10S: de $ 65,98 a $ 67,30.

Gasoil 50S: de $ 52,94 a $ 53,99.

Supergás: de $ 59,16 a $ 60,35.

Combustibles. El Gobierno “no piensa en precios diferenciales para el sector productivo”.

Combustibles. El Gobierno “no piensa en precios diferenciales para el sector productivo”.

En los últimos doce meses el precio del barril Brent aumentó 57,95%. En enero, el precio medio del barril fue de US$ 86,51 frente a los US$ 74,17 de diciembre, lo que implica un alza de 16,64%, según datos de la prensa especializada. La perspectiva es que el Brent siga afirmándose, repercutiendo directamente en las finanzas de nuestra petrolera Ancap, el bolsillo del consumidor final local y los costos de las empresas.

Ayer, el subsecretario del Ministerio de Industria, Energía y Minería, Walter Verri, dijo que el Gobierno “no piensa en precios diferenciales” para el sector productivo, y agregó que las “ganancias extraordinarias” que ha tenido Ancap permitió “amortiguar el impacto” de la última suba que fue del entorno de los tres pesos por litro de naftas, gasoil y por kilo de supergás.

El objetivo del Gobierno es mantener la transparencia en el precio de la nafta y que tener un combustible competitivo con la región.

En declaraciones a radio Universal, el jerarca dijo que “hay una explicación, hay una norma que marca un techo para la suba. Nosotros amortiguamos el impacto porque hay ganancias extraordinarias por parte de Ancap”, y añadió que “es una aplicación buena de la norma a favor de la gente”.

“Pasamos la barrera de los 90 dólares en el costo del barril”, cosa que “que hace 8 años no ocurría”, explicó.

LUC Y SUBA DE COMBUSTIBLES.

El subsecretario fue consultado sobre cómo repercute la suba en el debate que se está desarrollando respecto a la Ley de Urgente Consideración (LUC), sobre lo que consideró: “La gente vota por otras motivaciones, por si está mejor o peor que antes de la LUC”. “Está claro que la gestión del gobierno tiene una altísima aceptación en la población y es claro que la LUC ha tenido beneficios ya en lo que hace a la vida de los uruguayos y no ha tenido ninguna de esas cosas tan malas que han dicho. El ejemplo más simple es la portabilidad numérica”.

¿PRIVATIZACIÓN DEL PORTLAND?

Sobre la privatización del portland dijo es “un disparate y una mentira” decir tal cosa: “Es un disparate, una gran mentira. No hay intención privatizadora, lo que está previsto es una asociación con un privado. Es insostenible que en un área no esencial como el portland sigamos perdiendo US$ 250 millones como hasta ahora, si no se hacen inversiones vamos a un colapso”. “Se dicen cosas que no son, con tal de obtener un voto y eso debilita a la democracia, debemos discutir por lo alto, tenemos diferencias y las vamos a tener, pero discutamos con argumentos serios, con argumentos reales”, concluyó.

Por segundo mes consecutivo, en diciembre no subirán los precios de los combustibles.

Por segundo mes consecutivo, en diciembre no subirán los precios de los combustibles.

Uno de los puntos de crítica al gobierno por parte del sector productivo es el subsidio del gasoil al boleto, por el cual se encarece la producción y se perjudica la competitividad. Sobre ese tema el ministro Paganini dijo que el Gobierno está ocupado en lograr una baja gradual y por eso desde mayo está congelado en $ 3,48, pesando menos en el precio final.

El informe de Ursea indicó que se debería hacer un ajuste adicional al ya recomendado el mes pasado y que el Gobierno no hizo, pero “nosotros decidimos que el combustible no va a subir” en diciembre, dijo el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini.

No va a subir “el gasoil, ni la nafta Súper, la nafta Premium ni el super gas” a pesar de la recomendación de la Ursea, aseguró el jerarca.

“Y no lo hace porque los números de Ancap siguen dando muy positivo por los negocios extraordinarios que se han podido hacer vinculados a la producción de electricidad para Brasil”, explicó.

Hay un “margen de ganancia importante que tiene que ver con esos negocios que no estaban tomados en cuenta en la metodología y nos permiten mantener sin trasladar los aumentos internacionales de los combustibles al precio al público”, subrayó.

SUBSIDIO AL BOLETO.

Uno de los puntos de crítica al gobierno por parte del sector productivo es el subsidio del gasoil al boleto, por el cual se encarece la producción y se perjudica la competitividad.

Sobre ese tema el ministro Paganini dijo que el Gobierno está ocupado en lograr una baja gradual y por eso desde mayo está congelado en $ 3,48, pesando menos en el precio final.

Las declaraciones de Paganini fueron hechas en el programa La Entrevista de Canal 5.

LOS PRECIOS.

Nafta Super, $ 70,41.

Nafta Premium, $ 72,34.

Gasoil 50-S, $ 49,94.

Gasoil 10-S, $ 64,48.

Queroseno, $ 45,38.

Super gas, $ 56,16.

AUMENTAN LOS INGRESOS NETOS DE ANCAP.

Por otra parte, Ancap informó que “los ingresos netos” de la empresa “aumentaron 33% al mes de octubre con respecto a igual período de 2020”.

Pin It on Pinterest