La personalidad del animal incide en los resultados de su productividad.

La personalidad del animal incide en los resultados de su productividad.

Investigadores de Nueva Zelanda realizaron estudio que, entienden, identifican un vínculo entre las personalidades de los animales y la productividad.

Un estudio de AgResearch y DairyNZ recientemente publicado, investigó si los rasgos de personalidad del ganado lechero a pasto están asociados con los patrones de comportamiento diarios y la producción de leche.

“Con la ley (en Nueva Zelanda) reconociendo ahora que los animales son sintientes y tienen sentimientos, necesitamos tener una mayor comprensión de sus personalidades” dijo Jim Webster, jefe de la oficina de ética animal de AgResearch.

Los rebaños no tienen sentimientos, los individuos sí, por lo que, como mínimo, los productores deben comprender cómo los individuos se ven afectados por sus manejos”, agregó.

Lo que encontraron en la investigación fue que las vacas lecheras tienen personalidades únicas. Sus patrones de comportamiento son consistentes dentro de los individuos, pero varían entre los individuos, lo que se conoce como “personalidad”, y los aspectos específicos del conjunto de comportamientos expresados por los animales se denominan “rasgos de personalidad”.

“Cuando los tambos tenían solo 60 vacas, los productores tenían la oportunidad de conocerlas mejor, de forma individual y características únicas”, dijo. “Pero ahora los rebaños son más grandes, hay más automatización y la proporción de personas para las vacas ha cambiado drásticamente, por lo que no tienen el mismo tiempo para conocer a los animales. Y los códigos de bienestar se están moviendo para conocer y tratar a los animales de acuerdo con sus sentimientos, por lo que es importante encontrar formas de identificar lo que los animales necesitan”.

CÓMO HACER PARA UTILIZAR EL CONOCIMIENTO ANIMAL.

La investigación demuestra el concepto y los resultados no fueron una sorpresa. Pero el siguiente paso es determinar cómo se pueden utilizar estos resultados a escala comercial.

“Además de identificar los tipos de personalidad de un equipo humano, si los productores tienen la capacidad de descubrir las características subyacentes de sus vacas, pueden usarlas a su favor y aumentar la productividad de su rebaño”, dijo Webster. Si damos un paso más “podemos tener la capacidad de hacer algunas pruebas y administrar el rodeo en consecuencia, pero al menos ahora los productores pueden entender por qué ciertos animales se comportan de cierta manera”.

El estudio analizó el comportamiento diario de 87 vacas cruzadas durante un período de 16 días. Los investigadores observaron el tiempo de pastoreo, el tiempo de mentira y los patrones de rumiación, así como la producción de leche y si varios rasgos de personalidad influyeron en sus comportamientos.

Junto con otra literatura científica, encontraron variaciones en la cantidad de tiempo de descanso para el ganado lechero. Y parece haber una conexión en la que las vacas con menos tolerancia a objetos desconocidos y las personas desconocidas tienen menos tiempo acostadas.

La variación individual en el comportamiento de alimentación también se relacionó con los rasgos de personalidad en terneros, como individuos que presentaron un mayor comportamiento exploratorio en áreas desconocidas y tuvieron una mayor ingesta de alimentos sólidos.

Son indicadores que “pueden ayudar a los productores a determinar qué animales pueden tener el mejor potencial en su sistema actual, o pueden cambiar el manejo de ciertos animales para satisfacer sus necesidades y garantizar que obtengan lo mejor de ellos”, indicó.

La hipótesis fue que las vacas que son más reactivas a situaciones nuevas o potencialmente estresantes pueden haber reducido la producción de leche, posiblemente con un tiempo de descanso reducido o tiempo de pastoreo como factor contribuyente. Por otro lado, las vacas menos reactivas en estas situaciones pueden tener una mayor producción de leche, lo que puede estar relacionado con más tiempo dedicado al pastoreo o la rumia.

LAS PRUEBAS.

Se hicieron pruebas que tuvieron como objetivo caracterizar las respuestas a situaciones nuevas o situaciones estresantes reconocidas, o ambas. “Analizamos sus reacciones a nuevos objetos o personas colocadas en la ruta después de que salieron de la sala de ordeñe”, contó.

Las vacas se enfrentaron a objetos nuevos, incluso una mujer que no conocían, con una chaqueta y pantalones de alta visibilidad, con las manos en los bolsillos de la chaqueta. El resultado fue que las vacas se detenían o trataban de girar.

También hubo una prueba de contención en la que las vacas fueron mantenidas en instalaciones que inmovilizaron sus cabezas durante 15 segundos y luego fueron liberadas. Estaban marcados por su respuesta, que iba desde estar tranquilos hasta luchar violentamente.

Hubo cinco pruebas diferentes en total y hubo una alta variabilidad entre las respuestas de las vacas individuales.

El resultado: “Vimos que las vacas más tranquilas durante la contención e investigación del nuevo objeto tenían un tiempo de pastoreo más largo, lo que probablemente contribuyó a su mayor producción de leche en comparación con las vacas con puntajes bajos en esta característica”. Además, “las vacas que eran más reactivas al ordeñe produjeron menos leche que las vacas con puntajes bajos en este aspecto”.

CONCLUSIÓN.

Los resultados refuerzan la evidencia de que la personalidad se asocia con medidas de crecimiento y productividad en animales de producción y pueden explicar algunas de las variaciones en la producción observadas en grupos de animales en las mismas condiciones. “Hemos estado hablando de animales con sentimientos y emociones desde principios de la década de 2000, a pesar de que la industria no estaba lista en ese momento”, reflexionó Webster.

“Ahora, con la actualización de la ley y los códigos de bienestar que se están revisando, estamos haciendo un buen progreso y ayudaremos a los animales y las personas a lograr mejores resultados”.

Fuente MilkPoint en base a Farmers Weekly. Foto: captura de YouTube.

​AgResearch es una organización de investigación de Nueva Zelanda. El equipo de la Oficina de Ética Animal de AgResearch está compuesto por Jim Webster (líder), Vanessa Borman (coordinadora), Sharon Bennie (administradora), Elyssa Barnaby (Oficial de Bienestar Animal) y Susan Doohan (oficial de Bienestar Animal).

Pin It on Pinterest