La tecnología, una pieza fundamental en la sostenibilidad de la producción avícola.

La tecnología, una pieza fundamental en la sostenibilidad de la producción avícola.

En el futuro, la producción avícola se digitalizará completamente.

Luis Eduardo Casas Cirión* y Andrea Macarena Carvalho* | Montevideo | Todo El Campo | Los avances tecnológicos se han convertido en un pilar fundamental de la producción avícola y, en concreto, de la avicultura de precisión. Su objetivo es hacerla más sostenible, rentable y mejorar aspectos relacionados con el medio ambiente, el bienestar animal, la inocuidad o la seguridad alimentaria.

La utilización de sistemas inteligentes de gestión avícola permite aumentar la producción y amortizar los costos y el uso de recursos. Estos incluyen tecnologías de precisión, como sensores inteligentes, cámaras, automatización de procesos agrícolas y plataformas de toma de decisiones basadas en datos, que permiten mejoras en el bienestar de las aves, alimentación de precisión y detección rápida de enfermedades infecciosas.

No obstante, para llevar a cabo lo anterior, se necesitan personas expertas que sepan interpretar los datos y manejar a los animales. Estos trabajadores, mediante el uso de tecnologías, pueden ejercer un control exhaustivo sobre el ambiente de las granjas, la alimentación y los bebederos, el levante de gallinaza (estiércol) de forma diaria, o la recolección de huevos mediante el uso de cintas transportadoras.

Así, uno de los beneficios más importantes que tiene para el granjero cada uno de los avances tecnológicos es la posibilidad de acceso a su granja en remoto. Esto le facilita el control de la misma y le brinda las ventajas de mejora en la productividad, reducción de mano de obra y mejor calidad de la producción.

En el futuro, la producción avícola se digitalizará completamente, utilizando cámaras, sensores inteligentes, inteligencia artificial, y sistemas informáticos integrados para el procesamiento de big data, generando condiciones de producción óptimas.

En cuanto a las mejoras medioambientales, con la utilización de tecnologías inteligentes se obtienen beneficios relacionados con la reducción en la generación de residuos, permitiendo una disminución en la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Igualmente, permite mejoras en la conservación de los recursos hídricos, por la merma de la contaminación por nitratos y antibióticos en el agua.

Este aspecto es clave, ya que en la actualidad los ecosistemas de agua dulce se encuentran entre los más afectados del mundo, y esta es un insumo crucial para la vida, la prestación de servicios básicos y la realización de actividades económicas.

En relación con el suelo, también genera beneficios por el menor aporte de fósforo y metales pesados, lo cual es relevante para no afectar la biodiversidad de este. Hay que destacar en este punto que el 95% de los alimentos proviene de la tierra, por lo cual mantener la salud de los suelos es vital para la seguridad alimentaria.

Si consideramos que un tercio del suelo del mundo se encuentra degradado por la erosión, la salinización, la compactación, la acidificación y la contaminación química, la avicultura de precisión se convierte en una herramienta a destacar. Por otro lado, mediante la nutrición y el uso de tecnologías inteligentes, esta práctica tiene un impacto positivo en el bienestar animal.

Contribuye a mejorar la inocuidad alimentaria, que se refiere a todos los riesgos asociados a los alimentos que pueden repercutir en la salud de las personas, como puede ser la contaminación por incidencia de patógenos.

Por último, no debemos olvidar que las exigencias de los consumidores de hoy en día se fijan en el origen de sus alimentos, en cómo se produjeron, en quién lo hizo y en qué condiciones. Para ello, la trazabilidad, la cadena de bloques, la inteligencia artificial, y el internet de las cosas, pueden crear una cadena de suministro integrada desde la granja a la mesa que tenga mayor transparencia, eficiencia e inocuidad.

Artículo original de El Español, publicado el 22 de mayo de 2024.

Foto de Cátedra Avícola y Agropecuaria.

(*) LOS AUTORES. Luis Eduardo Casas Cirión es doctor en Ciencias Veterinarias en la Universidad de la República y miembro del Consejo Asesor del Instituto de Estudios del Huevo. Andrea Macarena Carvalho es doctora en Ciencias Veterinarias.

Opacidad de UTE al soslayar participación de generadores privados afecta las tarifas

Opacidad de UTE al soslayar participación de generadores privados afecta las tarifas

Paysandú/TodoElCampo-Los empresarios nucleados en la Asociación Uruguaya de Generadores Privados de Energía Eléctrica (Augpee) cuestionan la decisión política de UTE de no convocarlos para invertir en un nuevo parque fotovoltaico para generar electricidad con fuentes renovables, y consideran que la decisión del ente de invertir unos 100 millones de dólares en un parque fotovoltaico para la generación de 100 megavatios de electricidad se inscribe en la falta de transparencia del ente estatal.

El empresario sanducero Ing. Miguel Fraschini, integrante de esta asociación, destacó a EL TELEGRAFO que no se han reflejado en las tarifas los menores costos de generación, y coincidió con reflexiones vertidas por el Ing. Martín Bocage, actual presidente de la agremiación, en el sentido de que esta inversión directa se hace por fuera de la competencia con privados y que consecuentemente no se está actuando en la necesaria consideración hacia el usuario, que se beneficiaría con menores costos de este tipo de emprendimientos si se actuara en un mercado transparente. Precisó Fraschini que “la UTE fue muy reticente y reactiva a contratar la energía de parte de los privados. O sea que ya lo hizo a instancias del Poder Ejecutivo, lo hizo porque el Poder Ejecutivo le dio instrucciones de hacerlo, de convocatorias a energía privada, pero en la interna de UTE siempre hubo una resistencia como que a tercerizar, en este caso la generación, porque dicen ellos que eso hace que UTE pierda poder, pierda dominio, y están siempre en contra de los privados”.

Fuente: El Telegrafo

Federico Morixe: “La tecnología y la pasión son fundamentales para el futuro de la agricultura”.

Federico Morixe: “La tecnología y la pasión son fundamentales para el futuro de la agricultura”.

“Exploramos la vanguardia de la agricultura en Estados Unidos. Durante esta emocionante travesía, nos sumergimos en el corazón del cinturón maicero estadounidense y participamos en el prestigioso Farm Progress Show”.

Montevideo | Todo El Campo | Federico Morixe Mailhos, gestor de Riesgo en Gletir, destacó el papel de la “tecnología y la pasión” en el “futuro de la agricultura” a raíz de un viaje a Estados Unidos donde exploró la agricultura estadounidense.

En sus redes sociales contó que tuvo “el privilegio de formar parte de un viaje transformador junto a Productiva, SGA y FIMIX agrofinanzas, en el cual exploramos la vanguardia de la agricultura en Estados Unidos. Durante esta emocionante travesía, nos sumergimos en el corazón del cinturón maicero estadounidense y participamos en el prestigioso Farm Progress Show”.

En el viaje, Morixe quedó “impresionado por la excelencia en cada aspecto de la agricultura” de esa región: “Desde los sobresalientes rendimientos de los cultivos hasta la adopción de tecnología de última generación. Además, me conmovió profundamente la calidad de vida de las comunidades agrícolas, donde los agricultores viven en armonía con la naturaleza y tienen acceso a servicios de primer nivel”, escribió.

También contó que desde el Centro de Investigación de Corteva Agriscience en Des Moines, Iowa, hasta la exposición de maquinaria agrícola más importante del mundo en Decatur, Illinois, “experimentamos de cerca la innovación en inteligencia artificial, robótica, maquinaria autónoma y drones agrícolas inteligentes. Estas tecnologías están transformando la agricultura y seguro tendremos la oportunidad de disfrutar de ellas en América del Sur en un futuro cercano”.

En GDM, Grupo Don Mario, “presenciamos el impacto global en la genética de semillas, así como a un productor de semillas de Bayer Cono Sur comprometido en adaptar la investigación genética a las necesidades de los agricultores”.

“Visitamos un lugar donde los agricultores entregan maquinaria usada, que es expertamente renovada y puesta a subasta, brindando oportunidades de compra a todos los productores del mundo”, describió en su posteo publicado en X, Instagram y Facebook.

En la parte final del viaja, Morixe visitó “los campos de José Álvarez (conocido en las redes sociales, donde es muy activo, como Bumper Crop @BumperCrop1), un agricultor argentino en Illinois, donde aprendimos valiosas lecciones sobre prácticas agrícolas excepcionales y rendimientos impresionantes”.

Para concluir, añadió lo que hemos elegido para el título: “Este viaje reafirmó mi convicción de que la tecnología y la pasión son fundamentales para el futuro de la agricultura”; y como cierre personal escribió: “Siempre es un placer aprender de experiencias enriquecedoras como esta y espero seguir compartiendo conocimientos y conexiones en el emocionante mundo de la agricultura”.

¿Quién forma a los productores?

¿Quién forma a los productores?

“Todas las tecnologías son herramientas que en manos del productor se pueden potencializar; y él debe aprender a manejarlas y creo que aprender es el cuello de botella”.

Horacio Jaume | Mucho se habla y escribe sobre la nueva ruralidad; que no es otra cosa que el perfil del nuevo productor rural. Muchos ven ese futuro a través de la robótica y a través de ella el desarrollo.

Yo personalmente creo en el hombre como piedra angular de cualquier cosa que se pretenda hacer. Creo en ese productor que conoce cada vez más, a través de la tecnología, el lugar en que vive y trabaja.

Todas las tecnologías son herramientas que en manos del productor se pueden potencializar; y él debe aprender a manejarlas y creo que aprender es el cuello de botella.

El productor pone en práctica la tecnología de hoy, mientras que el investigador mira el mañana.

Los ecógrafos, los análisis de suelos, todas son herramientas que se deben llevar adelante y poner en marcha. Eso se puede apreciar en la agricultura, en la cabaña, en la quesería artesanal o en el engorde a corral, en el tambo que puede ser un megatambo o un tambo chico, y también en haras de caballos.

Pero hay algo que a mi modo de ver es el hilo conductor de la profesión y el agro: es que el campo tiene que tener alma, que vibre, que empuje. No es algo frío y silencioso, es pasión y esfuerzo.

El desafío es hacer productores y en ese punto no hemos sabido cómo.

No es un investigador, el productor es el que se queda cuando todos se van, es el que debe resolver y hacer, y es el que vive a diario su realidad. Tiene que saber regar, curar un cultivo, emparejar una tropa, o dar una toma. No es otra cosa que el trabajo diario de cualquier establecimiento. ¿Dónde se forman esos productores?

Pin It on Pinterest