Con el agro como líder, San José recupera niveles de actividad prepandemia pero con desafíos en la “normalización”.

Con el agro como líder, San José recupera niveles de actividad prepandemia pero con desafíos en la “normalización”.

En San José, al igual que desde una perspectiva nacional, el proceso de normalización está en curso, pero es lento y asimétrico. Será vital impulsar la recuperación económica con políticas de carácter estructural que eleven el crecimiento de mediano plazo en la economía (educación, seguridad social, inserción internacional, relaciones laborales).

El 16 de diciembre de 2021 se presentaron los resultados de la Cuarta Edición del Observatorio Económico de San José en el pabellón de la Asociación Rural de San José. Se trata de una herramienta que han llevado en conjunto las gremiales empresariales del departamento (Asociación Rural de San José, Centro Comercial de Libertad, Centro Comercial de San José y Sociedad de Productores de Leche de Rodríguez) y la Intendencia de San José.

Esta Cuarta Edición tuvo como principal objetivo lograr una continuidad en los datos recabados, reforzando el monitoreo semestral de las expectativas empresariales de forma de complementar el análisis de la actividad económica departamental.

Las últimas cifras procesadas por el Observatorio Económico de San José indican que el departamento estaría recuperando los niveles de actividad pre pandemia en estas últimas semanas de 2021.

Los indicadores departamentales que se publican con mayor frecuencia muestran que en los últimos meses las señales son positivas: el avance exitoso en el plan de vacunación permitió una notoria mejora de la situación sanitaria, lo que se reflejó en un incremento de la movilidad urbana en San José. El indicador de movilidad que construye Google consolidó una recuperación sostenida desde el mes de octubre de 2021, ubicándose en varios puntos por encima de la movilidad pre pandemia.

La mejor perspectiva sobre el control sanitario, junto con la mayor movilidad, seguirá teniendo sin duda un impacto positivo en la recuperación del consumo a nivel departamental.

Las ventas de combustibles también muestran niveles significativos de recuperación, y los beneficiarios de seguro de desempleo en San José fueron 1.786 personas a octubre 2021 (último dato disponible). Se debe recordar que el promedio mensual de beneficiarios de este seguro para San José se ubicaba aproximadamente en 1.600 personas previo al Covid-19. Esto parece señalar que el empleo permanece en una tendencia de recuperación, que si bien es moderada respecto a otros indicadores, está en línea con el desempeño positivo del mercado laboral a nivel nacional.

PERÍODO FAVORABLE PARA EL SECTOR AGROPECUARIO.

Por su parte el sector Agropecuario continúa atravesando un periodo favorable, potenciado por factores internacionales positivos que impulsan la producción nacional. La demanda externa ha permanecido en niveles elevados por lo que el sector ha transitado un buen desempeño en cuanto a remisión de leche y faena bovina durante el segundo semestre de 2021.

En este marco de recuperación, también se ha consolidado un contexto más favorable de perspectivas en los comerciantes y productores maragatos. Los indicadores de expectativas recogen una visión más positiva que ediciones anteriores, relacionada por un lado con la mejora de la situación sanitaria, pero también con un mejor desempeño de la economía a nivel nacional.

Por ejemplo, los datos mostraron un panorama optimista respecto al desempeño de su empresa dentro de un año, donde el 57% de los empresarios indican que la situación general de su compañía será mejor, el 39% dice que permanecerá igual, y solo el 4% estima que dentro de un año la situación general de su empresa será peor. En cuanto a las “perspectivas de ingresos”, el 40% de los empresarios estiman que al cierre del año 2021 sus ingresos serán mayores respecto al 2020, mientras que el 19% estiman que serán menores.

DESAFÍOS EN EL PROCESO DE NORMALIZACIÓN.

Sin embargo, aún existen algunos desafíos en lo que será el proceso de normalización. Siguiendo con el análisis de expectativas, por ejemplo, las perspectivas de mayor producción para 2022 (44%) son mayores que las expectativas de mayor inversión (33%) o mejora de la rentabilidad (33%). Esto sucede probablemente debido a que las empresas visualizan que la recuperación de la actividad se produce antes que la recuperación de la rentabilidad. A su vez, los planes de inversión inevitablemente dependen de la recuperación de la rentabilidad.

En cuanto a las expectativas de personal contratado para el próximo año, los resultados son más optimistas que la edición anterior, aunque una vez más se presentan algunos desafíos a tener en cuenta. Las empresas que planean contratar más personal son relativamente menos que las empresas que esperan producir más o invertir más. El 11% de las empresas encuestadas estiman incrementar su plantilla de trabajadores en los próximos 12 meses, mientras que el 33% estima invertir más y el 44% producir más. A pesar de esto, es sustancialmente bajo el porcentaje de empresas que estima emplear menos personal el año próximo: solo el 3% de los consultados tiene pensado reducir su plantilla de trabajadores durante el año 2022.

LA RECUPERACIÓN NO ES HOMOGÉNEA.

Aun así, y pese a la mejora en las expectativas empresariales respecto a ediciones anteriores, es importante advertir que la recuperación no está siendo homogéneo en todos los sectores y empresas: por ejemplo, del 18% de empresas que presentaron una diminución en sus ingresos durante el primer semestre 2021, el 40% de ellas estima que podrá recuperar los niveles de facturación pre pandemia recién a fines de 2022. En su mayoría se trata de empresas relacionadas al sector Servicios, que aún no se encuentran trabajando al 100% de su capacidad y que están estrechamente relacionadas al levantamiento reciente de las restricciones sanitarias.

CONCLUSIÓN: EL AGRO LIDERA LA RECUPERACIÓN.

En resumen, la recuperación viene siendo heterogénea desde la perspectiva sectorial. Por un lado el sector Agropecuario continúa liderando la recuperación departamental, favorecida por un escenario internacional de crecimiento mundial y elevados precios de commodities que los expertos indican se prolongará durante 2022.

Por otro lado, los sectores Industria y Comercio presentan señales consistentes de recuperación en el nivel de actividad, pero con importantes desafíos en la recuperación del empleo.

Por último, el sector Servicios: turismo, esparcimiento, alojamiento, entre otros, que aún se encuentran afectados y vienen con un desempeño aún por debajo de la recuperación general.

Por lo tanto, en San José, al igual que desde una perspectiva nacional, el proceso de normalización está en curso, pero es lento y asimétrico. Será vital impulsar la recuperación económica con políticas de carácter estructural que eleven el crecimiento de mediano plazo en la economía (educación, seguridad social, inserción internacional, relaciones laborales). Mientras la tasa de crecimiento del PIB continúe en niveles bajos, no será suficiente para generar el deseado “efecto derrame” que impulse el consumo y la recuperación del empleo de manera sustancial. Asimismo, resulta clave continuar con el exitoso proceso de vacunación actualmente en curso en el país, en tanto persisten riesgos relacionados a nuevas olas y variantes, que podrían generar impactos negativos adicionales.

Pin It on Pinterest