¿Cómo afecta la leishmaniasis al ser humano? Informe de la Organización Mundial de la Salud.

¿Cómo afecta la leishmaniasis al ser humano? Informe de la Organización Mundial de la Salud.

Informe parcial de la Organización Mundial de la Salud al 12 de enero de 2023.

Montevideo | Todo El Campo | Se detectó un caso de leishmaniasis en Durazno. La enfermedad afecta a los perros, pero se transmite al ser humano. En enero de este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó el siguiente informe al que accedió Todo El Campo publica de forma parcial.

DATOS Y CIFRAS.

Hay tres formas principales de leishmaniasis: la visceral (la más grave porque, a falta de tratamiento, casi siempre resulta fatal), la cutánea (la más común, que en general causa úlceras cutáneas) y la mucocutánea (que afecta boca, nariz y garganta).

El patógeno de la leishmaniasis es un protozoo parásito del género Leishmania que se transmite por la picadura de flebótomos hembra infectados.

La enfermedad, que afecta a algunas de las poblaciones más pobres del planeta, está asociada a factores como la malnutrición, los desplazamientos de población, las malas condiciones de vivienda, la debilidad del sistema inmunitario y la falta de recursos económicos.

Se calcula que cada año hay entre 700.000 y 1 millón de nuevos casos.

Solo una pequeña parte de las personas infectadas por el parásito acaban padeciendo la enfermedad.

PANORAMA GENERAL.

La leishmaniasis (o leishmaniosis) es causada por más de 20 especies del género de parásitos protozoarios Leishmania. Se conocen más de 90 especies de flebótomos que transmiten el parásito. La enfermedad se manifiesta en tres formas principales:

Leishmaniasis visceral (también denominada kala-azar): a falta de tratamiento, es mortal en más del 95% de los casos. Se caracteriza por episodios irregulares de fiebre, pérdida de peso, hepatoesplenomegalia y anemia. La mayoría de los casos se dan en Brasil, el este de África y la India. Se calcula que anualmente se producen en todo el mundo entre 50.000 y 90.000 nuevos casos de leishmaniasis visceral, de los que solo se notifican a la OMS entre un 25% y un 45%. Puede desencadenar brotes y resultar mortal.

Leishmaniasis cutánea: esta forma, que es la más frecuente, provoca lesiones cutáneas, sobre todo ulcerosas, en las zonas expuestas del cuerpo, que pueden dejar cicatrices de por vida y causar discapacidad grave o la estigmatización de la persona. Alrededor del 95% de los casos se producen en las Américas, la cuenca del Mediterráneo, Oriente Medio y Asia Central. Se calcula que cada año se dan en el mundo entre 600.000 y 1 millón de nuevos casos, pero solo 200.000 de ellos son notificados a la OMS.

Leishmaniasis mucocutánea: esta forma provoca la destrucción parcial o completa de las membranas mucosas de nariz, boca y garganta. Más del 90% de los casos se dan en el Estado Plurinacional de Bolivia, el Brasil, Etiopía y el Perú.

TRANSMISIÓN.

Las leishmanias se transmiten por la picadura de flebótomos hembra infectados, que necesitan ingerir sangre para producir huevos. Hay unas 70 especies animales, entre ellas el ser humano, que pueden ser fuente de transmisión del parásito.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO.

Las personas presumiblemente afectadas de leishmaniasis visceral deben solicitar atención médica de inmediato. El diagnóstico de la leishmaniasis visceral reposa en una combinación de signos clínicos y pruebas parasitológicas o serológicas (como pruebas de diagnóstico rápido). Las pruebas serológicas son de poca utilidad en el caso de la leishmaniasis cutánea y mucocutánea, cuyo diagnóstico se confirma cuando los análisis parasitológicos corroboran las manifestaciones clínicas.

El tratamiento de la leishmaniasis depende de varios factores, en particular la forma de la enfermedad, la presencia o ausencia de patologías concomitantes, la especie del parásito y la localización geográfica. La leishmaniasis se puede tratar y curar, pero para ello es necesario un sistema inmunitario competente porque los medicamentos, por sí solos, no eliminarán el parásito del organismo. De ahí el riesgo de recidiva en caso de inmunodepresión. Hay que administrar de inmediato un tratamiento completo a todo paciente al que se haya diagnosticado leishmaniasis visceral. En el número 949 de la Serie de Informes Técnicos de la OMS, dedicado a la lucha contra la leishmaniasis, así como en las más recientes directrices publicadas sobre la leishmaniasis y el VIH en el este de África y Asia Sudoriental y en las directrices para el tratamiento de la leishmaniasis en la Región de las Américas, se ofrece información detallada sobre el tratamiento de esta enfermedad.

PREVENCIÓN Y CONTROL.

La prevención y el control de la propagación de la leishmaniasis es una empresa compleja, que requiere el uso de muchas herramientas. Las principales estrategias reposan en los procedimientos enumerados a continuación.

El diagnóstico precoz y la rápida administración de un tratamiento eficaz reducen la prevalencia de la enfermedad y previenen la discapacidad y la muerte, ayudando a reducir la transmisión y a vigilar la propagación y la carga de morbilidad. Existen fármacos muy eficaces y seguros contra la enfermedad, especialmente contra la forma visceral, aunque a veces son difíciles de utilizar. El acceso a estos medicamentos ha mejorado sensiblemente gracias a un mecanismo de precios negociados por la OMS y a un programa de donación de medicamentos por conducto de la Organización.

La lucha antivectorial ayuda a reducir o interrumpir la transmisión de la enfermedad reduciendo el número de flebótomos. Entre los métodos de lucha destacan la fumigación con insecticidas, el uso de mosquiteros tratados con insecticida, la gestión de las condiciones del medio y la protección personal.

La eficaz vigilancia de la enfermedad es importante para seguir de cerca su evolución y actuar rápidamente en caso de epidemia o cuando se registren elevadas tasas de letalidad en personas bajo tratamiento.

El control de los reservorios animales es una tarea compleja, que conviene adaptar al contexto de cada lugar.

Para la movilización social y fortalecimiento de las alianzas se requieren intervenciones eficaces de movilización y formación de las comunidades que induzcan cambios de comportamiento, adaptándolas siempre a las condiciones locales. Las alianzas y la colaboración con diferentes interlocutores y con otros programas de lucha contra enfermedades transmitidas por vectores son un aspecto absolutamente esencial.

RESPUESTA DE LA OMS.

La labor de la OMS para combatir la leishmaniasis se concreta en lo siguiente:

  • Apoyo técnico y económico a los programas nacionales de lucha contra la leishmaniasis para actualizar directrices, procurar acceso a medicamentos de calidad garantizada y concebir planes de lucha, dispositivos de vigilancia y sistemas de preparación y respuesta frente a epidemias;
  • Vigilancia de las tendencias epidemiológicas y evaluación del efecto que surten las actividades de lucha por medio del sistema mundial de vigilancia en línea, lo que ayudará a dar más a conocer la carga mundial de leishmaniasis, propugnar medidas de lucha y promover un acceso equitativo a los servicios de salud;
  • Elaboración de normas y estrategias normativas científicamente fundamentadas para prevenir y combatir la leishmaniasis, lo que incluye actividades de creación de capacidad como cursos en línea sobre las enfermedades tropicales desatendidas (openwho.org);
  • Refuerzo de la colaboración y la coordinación entre asociados y partes interesadas;
  • Promoción de la investigación, en particular sobre medicamentos seguros, eficaces y asequibles, herramientas de diagnóstico y vacunas; y
  • Apoyo a la Región de Asia Sudoriental, la única que tiene en curso una iniciativa para eliminar la leishmaniasis visceral como problema de salud pública entre 2022 y 2026, objetivo que se define como menos de un caso por cada 10 000 habitantes, a nivel de distrito en Nepal y a nivel de subdistrito en Bangladesh y la India. Los países aspiran a que la OMS valide la eliminación de la enfermedad para finales de 2023. La región puso en marcha el Marco Estratégico Regional 2022-2026 para acelerar y mantener la eliminación del kala-azar en la Región de Asia Sudoriental.

Foto OMS.

Organismos internacionales instan a los gobiernos a “asegurar la preparación para una pandemia de influenza aviar en todos los niveles”.

Organismos internacionales instan a los gobiernos a “asegurar la preparación para una pandemia de influenza aviar en todos los niveles”.

El documento al que accedió Todo El Campo menciona 8 medidas generales, instan a los gobiernos a tomar medidas respecto a la influenza aviar. La última de la lista es la más impactante.

Hébert Dell’Onte Larrosa | Montevideo | Todo El Campo | Dada la propagación sin precedentes del virus de la influenza aviar A(H5N1) entre aves y mamíferos, y el riesgo potencial para la salud humana, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de la Salud Animal (OMSA) divulgaron una serie de medidas y llaman a todos los países a ponerlas en práctica.

Las instituciones mencionadas señalan 8 medidas, pero la última de la lista es la más impactante: 1) Prevenir la influenza aviar en su fuente; 2) detectar, informar y responder rápidamente a los brotes animales; 3) fortalecer la vigilancia en animales y humanos; 4) realizar investigaciones epidemiológicas y virológicas en torno a brotes en animales e infecciones humanas; 5) compartir datos de secuencia genética; 6) fomentar la colaboración  entre sectores de la salud humana y animal; 7) comunicar el riesgo; y 8)  asegurar la preparación a una pandemia.

El siguiente es el desarrollo que la FAO, la OMS y la OMSA: 1) Prevenir la influenza aviar en su fuente, principalmente a través de medidas de bioseguridad mejoradas en las granjas y en las cadenas de valor avícolas, y aplicar buenas prácticas de higiene.

Los miembros de OMSA, en consulta con el sector avícola, pueden considerar la vacunación de aves de corral como una herramienta complementaria de control de enfermedades basada en una vigilancia sólida y teniendo en cuenta factores locales como las cepas de virus circulantes, la evaluación de riesgos y las condiciones de implementación de la vacunación.

2) Detecte, informe y responda rápidamente a los brotes de animales como primera línea de defensa. Cuando se detecta una infección en animales, se alienta a los países a implementar estrategias de control como se describe en los estándares de la OMSA.

3) Fortalecer la vigilancia de influenza en animales y humanos para permitir una respuesta temprana, se debe mejorar la vigilancia basada en el riesgo en los animales antes y durante los períodos de alto riesgo.

Los casos de influenza aviar en animales deben informarse a la AMSA de manera oportuna.

La secuenciación genética debe realizarse periódicamente para detectar cualquier cambio en los virus ya presentes en el área o la introducción de nuevos virus.

En humanos, se debe priorizar lo siguiente: (i) vigilancia de infecciones respiratorias agudas graves y enfermedades similares a la influenza, (ii) revisión cuidadosa de cualquier patrón epidemiológico inusual, (iii) notificación de infecciones humanas bajo el Reglamento Sanitario Internacional, y (iv) intercambio de virus de influenza con los Centros Colaboradores de Referencia e Investigación sobre la Influenza del Sistema Mundial de Vigilancia y Respuesta a la Influenza (GISRS) de la OMS.

4) Llevar a cabo investigaciones epidemiológicas y virológicas en torno a brotes en animales e infecciones humanas. Se debe mejorar la vigilancia para detectar e investigar rápidamente más casos sospechosos en animales y humanos.

5) Comparta los datos de secuencia genética de virus de humanos, animales o sus entornos en bases de datos de acceso público rápidamente, incluso antes de la publicación revisada por pares.

6) Fomentar la colaboración entre los sectores de salud humana y animal, especialmente en las áreas de intercambio de información, evaluación conjunta de riesgos y respuesta.

7) Comunicar el riesgo. Alertar y capacitar a los trabajadores de la salud y las personas expuestas ocupacionalmente sobre las formas de protegerse.

Se debe advertir al público en general, así como a los trabajadores con animales, que eviten el contacto con animales enfermos y muertos, y que informen de ello a las autoridades de sanidad animal.

También se les debe recomendar que busquen atención médica si no se encuentran bien y que informen a su proveedor de atención médica sobre cualquier exposición a animales.

8) Asegurar la preparación para una pandemia de influenza en todos los niveles.

Sobre el final, se agrega: “La propagación del virus a los cinco continentes habla de la necesidad de cooperación global y alerta para proteger a los animales, las personas y las economías”.

Especies de mamíferos infectados.

Por último, los editores del documento de la FAO, OMS y OMSA, mencionan las especies de mamíferos que hasta el momento “se sabe que están infectados con virus A(H5N1)”.

El detalle es el siguiente: “hurón, visón, nutria europea, nutria de río norteamericana, nutria marina, tejón europeo, zorrillo, zarigüeya de Virginia, leopardo de Amur, tigre de Amur, león de montaña, pescador, turón europeo, lince, gato montés, gato doméstico, zorro rojo, coyote, mapache, perro mapache, perro de monte sudamericano, oso negro americano, oso pardo, oso grizzly, oso kodiak, cerdo doméstico (solo serología), foca gris, foca común, lobo marino, león marino, marsopa, delfín mular, delfín común de hocico corto, delfín de lados blancos, perros, perros mapaches japoneses, marta haya, focas del caspio, oso negro asiático, delfín chileno, marsopa de burmeister.

Finalmente agregan: “Se necesitan más estudios para comprender los niveles de referencia de infección en mamíferos salvajes”.

Detectan cepa de gripe aviar más virulenta y capaz de infectar mamíferos.

Detectan cepa de gripe aviar más virulenta y capaz de infectar mamíferos.

La Organización Mundial de la Salud alertó sobre el aumento de gatos infectados con gripe aviar en Polonia. Se teme que en cualquier momento podamos estar ante una de las peores crisis sanitarias.

Montevideo | Todo El Campo | A fines de junio, las autoridades de la salud polaca advirtieron sobre gatos enfermos por el virus de la gripe aviar. Hasta el 11 de julio se habían analizado 47 animales y un caracol cautivo. De ese total, 29 muestras dieron positivo a la cepa H5N1, debiéndose sacrificar 14 felinos, en tanto otros 11 murieron por la enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también informó sobre un incremento inusual en el registro de muertes de gatos en Polonia.

El sistema de salud en Polonia y la OMS están estudiando los casos debido a la preocupación de que la cepa de gripe aviar, al combinarse con otra variante capaz de transmitirse a los seres humanos, pueda dar lugar a una nueva mutación del virus, con mayores niveles de transmisión.

El informe de la OMS afirma que, tras el que considera el primer caso documentado de un número significativo de gatos infectados de gripe aviar diseminados por una amplia zona geográfica dentro de un país, el riesgo para la población en general es bajo, mientras que la amenaza es “baja a moderada” para los propietarios de los gatos y veterinarios tratantes. La observación de este último grupo de personas resultó, para todos los casos, sin síntomas de contagio.

UNA CEPA MÁS CONTAGIOSA HABÍA SIDO ADVERTIDA.

El caso de los gatos infectados en Polonia confirma las conclusiones de una investigación publicada a principios del mes pasado y dirigida por Richard Webby, director del Centro de Investigación sobre Patologías Aviarias de la OMS.

El estudio afirmó que desde 2021, el virus A(H5N1) se volvió más infeccioso y su velocidad de transmisión aumentó, tanto en América del Norte como en Europa, Asia y África.

Esta cepa más virulenta comenzó a contagiar mamíferos como lobos marinos, zorros, ratones, perros, gatos, hurones y humanos. En las cepas más virulentas, por ejemplo, existen hurones contagiados que tuvieron lesiones necrotizantes graves en el tracto respiratorio superior.

El virus de la gripe aviar no ha mutado para convertirse en una enfermedad que se transmite de manera masiva entre los humanos, a pesar de tener registros de casos. Sin embargo, la posibilidad no se descarta.

“Nuestras peores sospechas se están confirmando, el virus se está adaptando cada vez mejor a distintas regiones del mundo”, asegura Rafel Ojeda, veterinario zootécnico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“En cualquier momento puede convertirse en una de las peores crisis sanitarias de la región”, advierte el responsable de seguirle la pista a uno de los patógenos más temidos en la actualidad, el que provoca la gripe aviar. Las autoridades de salud mundial están implementando una estrategia para evitar que el A(H5N1) se convierta en la siguiente gran pandemia para la humanidad.

Evitar la propagación de gripe aviar ha sido el objetivo de virólogos e instituciones, luego de los primeros casos de contagio en humanos, en 1997. Aunque la tasa de mortalidad varía en función de la cepa de gripe, el promedio se estableció en 50%. Según las estadísticas de la OMS, 5 de cada 10 personas que se enfrentan al virus H5N1 mueren. En comparación, la tasa de mortalidad del Covid-19 fue del 3%.

En base a artículo de Fernanda González en Wired.

Pin It on Pinterest