Presidente de la Rural de Durazno dijo que “es una buena noticia” el protocolo para exportar sorgo a China.

Presidente de la Rural de Durazno dijo que “es una buena noticia” el protocolo para exportar sorgo a China.

“Los protocolos tienen que salir muy bien medidos de acá, es casi una certificación y todos en la cadena somos responsables”

El presidente de la Sociedad Rural de Durazno, Ing. Agr. Ignacio Russi, consideró que el protocolo “es una buena noticia” porque hasta ahora en Uruguay el sorgo “básicamente se usa como alimento animal, tanto seco como húmedo”, pero hay países que importan y le dan otros usos como bebidas o harinas. Además, China es el principal importador de sorgo en el mundo con compras por US$ 3.000 millones en 2021.

El camino para lograr la habilitación tiene 4 años, comenzó en 2018 para la exportación de sorgo con destino consumo animal, pero en 2021 se amplió para consumo humano acordando con China la lista de plagas cuarentenarias.

“Para el productor lo mejor es tener una opción más de negocio, plantar un grano que no va a terminar en el mercado local”, o sea que “es algo bueno porque empieza a conocer de antemano las condiciones” y ahora el sorgo podrá “competir con los cultivos de verano como la soja, el maíz y el girasol”, opinó Russi al ser consultado por La Mañana sobre el tema.

“Cuantos más negocios tenga el productor arriba de la mesa para poder elegir mejor, porque va a haber productores que ya vienen cuidando el suelo y necesitan hacer un maíz o una soja, y otros productores que necesitan cuidar el suelo y el sorgo va a ser una alternativa posible” ya que agronómica y productivamente también tiene ventajas permitiendo rotaciones, ayudando a conservar el suelo.

Respecto a los costos, dijo que básicamente son como el maíz pero se abarata con la semilla. La diferencia se da en el manejo porque “el maíz tiene tecnologías que el sorgo no, tanto de herbicidas o estratégicas contra insectos”.

Cuando hablamos de protocolos se trata de la calidad del grano y como debe llegar a los puertos chinos. Si al llegar a destino no tiene las condiciones el comprador no tienen por qué pagar”, pero el exportador es “el responsable de regresar ese barco” con un producto que no cumple lo estipulado”. Concluyó señalando que el protocolo “es como una marca país”, por tanto “los protocolos tienen que salir muy bien medidos de acá, es casi una certificación y todos en la cadena somos responsables desde la primera línea de producción hasta cuando llega al barco”. (En base a artículo de La Mañana).

Las últimas lluvias dificultaron las cosechas.

Las últimas lluvias dificultaron las cosechas.

La cosecha de soja empezó tímidamente hace dos semanas, y en mayo se realizará más fuertemente sobre las siembras de noviembre tardío.

Las lluvias de las últimas horas han generado, en términos generales, algunas complicaciones en las cosechas, dijo el Ing. Ignacio Russi de la Unión Rural de Flores. A la fecha había “pocos cultivos totalmente prontos, pero la semana pasada comenzaron las trillas a buen ritmo y el grueso se dará la semana próxima”, comentó.

Otro tema es la siembra de los cultivos de inverno, “estas lluvias sirven para hacer emerger todo lo que es maleza y hay que empezar a controlarlas”.

A su vez, dijo que se ha dado “alguna siembra temprana, pero el fuerte será en mayo con colza, cebada y algo de trigo”.

“La cosecha de soja empezó tímidamente hace dos semanas, y en mayo se realizará más fuertemente sobre las siembras de noviembre tardío”.

Russi explicó las “recomendaciones técnicas en los años Niña es alargar los ciclos de la soja y retrasar las simbras, para zafar de lo que pasó este año que no llovió hasta el 15 de enero. Sabemos sí que la evopotranspiración máxima es en diciembre y en enero, y que es menor en noviembre y en febrero, entonces queremos poner el período crítico de los cultivos en febrero, y lo mismo pasa con el maíz tardío”, señaló.

Por tanto “sistemáticamente estamos alargando ciclos en la zona centro y no nos apuramos a sembrar porque sabemos que si el período crítico cae en enero tenemos altas chances de no tener agua”. En este caso “el atraso es provocado” por el manejo de los cultivos.

ESPERAR TRES DÍAS PARA INGRESAR A LAS CHACRAS.

Si no vuelve a llover correspondería esperar para ingresar a las chacras, con lo cual se generaría un retraso de 3 días en las cosechas.

Pero si el productor tiene urgencia de levantar la soja “capaz que se tira a cosecharla con un poco de humedad, en general eso no pasa porque aún estamos muy bien en las fechas para la siembra que viene. Entonces la prioridad es levantar el grano pero no romper las chacras”. Si eso llegara a suceder implica una inversión de “bastantes dólares por hectárea”.

RIEGO.

En otro orden Russi señaló que la soja con riego podría llegar a los 6.000 kilos por hectárea, y enfatizó que “el potencial genético está por arriba de ese volumen”.

Consultado por qué entonces no hay mayor riego, opinó que el invertir en riego “ata” al productor “a la agricultura”, cuando en muchas zonas del país se da “la rotación agrícola ganadera”.

Hoy “pagar riego con carne puede ser beneficioso, pero en realdad hay que hacer mucho cultivo, mucha producción y es mucha plata por muchos años” para amortizar la inversión. Pero además se necesita una “agricultura rentable y a los precios de hoy” que está en los US$ 600.

A su vez aclaró que “no siempre” bajo riego se logran rendimientos de 6.000 kilos, porque regar, significa “corregir la limitante del agua pero van a aparecer otras” como la de los nutrientes, el suelo, etc.

Foto de Ruralnet.

ENTREVISTA COMPLETA.

Pin It on Pinterest