En Argentina: Importante aumento en el número de animales encerrados.

En Argentina: Importante aumento en el número de animales encerrados.

Informe Rosgan: Al 1° de junio, el stock de animales en feedlots se ubica en 1,9 millones de cabezas, un 12% superior a los 1,7 millones informados un mes atrás y muy próximo a los máximos registrados en junio y julio del año pasado.

Rosario, Santa Fe, Argentina | Todo El Campo | De acuerdo a los datos informados por el Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina), en mayo creció un 20% el ingreso de animales a los feedlots, 541.707 animales según los DTe (documentos de tránsito electrónicos) emitidos a esos destinos, unos 100.000 animales más que los registrados en abril.

Habitualmente, los mayores ingresos de animales se producen entre los meses de marzo a junio, coincidente con el pico estacional de zafra de terneros. El año pasado, presionados por la falta de pasto que ofrecían los campos, se evidenció un adelantamiento en la salida de animales y consecuentemente del pico de ingreso a los feedlots, alcanzando ya en marzo los 582.000 animales ingresados.

Este año, con una situación climáticamente mucho más benigna, esa curva de ingresos incluso se ve algo más retrasada de lo habitual, dado que hasta el mes pasado los ingresos se encontraban ciertamente amesetados en torno a los 430.000 a 450.000 cabezas mensuales mientras que, recién en mayo se registró el primer incremento significativo de la campaña.

Claramente, este ligero corrimiento en la curva de llenado responde en gran medida al ritmo de salida de terneros registrado desde los propios campos de cría.

A diferencia del año pasado, donde las tasas más elevadas de salida -medidas sobre el stock inicial de la categoría- se registraron durante los primeros tres meses del año, en 2024 la curva de salida de estos terneros también mostró un ligero amesetamiento durante abril, con una tasa de salida inferior al promedio de los últimos 5 años -excluido 2023- para luego crecer fuertemente en mayo y alcanzar un total de 1,53 millones de terneros/as trasladados con destino cría/invernada. En efecto, medido sobre los cerca de 14,7 millones de terneros y terneras registrados en stock al 31 de diciembre de 2023, la salida de mayo refleja una tasa del 10,4%, una de las tasas más elevadas para ese mes de los últimos años.

En este contexto, favorecidos por una mayor oferta de terneros, los valores de la reposición continuaron mejorado durante mayo, no solo por el estancamiento que se registra en el precio de los terneros sino a su vez, por la ligera mejora nominal que ha estado registrando el precio del novillito gordo liviano en los últimos dos meses, aun en un escenario de gran debilidad del consumo y precios reales retrasados en los que va del año para ambas categorías.

Asimismo, otro de los factores que se presenta a favor de esta actividad de engorde intensivo con fuerte componente financiero dentro de la ecuación de compra y venta tras un proceso de engorde que involucra en promedio de 120 a 150 días, es la fuerte baja de tasas de interés que ha estado instrumentando el Banco Central desde inicios de la nueva gestión, y que en el último mes registró recorté de 20 puntos porcentuales pasado del 60% al 40% anual.

De acuerdo a los últimos datos reportados por el Senasa al 1° de junio, el stock de animales en feedlots se ubica en 1,9 millones de cabezas, un 12% superior a los 1,7 millones informados un mes atrás y muy próximo a los máximos registrados en junio y julio del año pasado, cuando se llegó a superar los 2 millones de animales en stock.

En definitiva, este importante incremento en el encierre actual de animales, permite vislumbrar un buen nivel de oferta de animales terminados que debería comenzar a salir, en promedio, a partir de los próximos dos a tres meses.

Foto de portada de Bioración.

Los feedlots son la contracara de la seca. Análisis de Rosgan sobre el impacto de los corrales en la dinámica de precios.

Los feedlots son la contracara de la seca. Análisis de Rosgan sobre el impacto de los corrales en la dinámica de precios.

Los corrales han sido refugio obligado de gran parte de este flujo de hacienda que no pudo ser contenida por los productores por la falta de pasto, marcando actualmente récords de ocupación.

Rosario, Argentina | Rosgan | Todo El Campo | La falta de lluvias y la elevada salida de hacienda que sufren los campos encuentra su contracara en el feedlot. Los corrales han sido refugio obligado de gran parte de este flujo de hacienda que no pudo ser contenida por los productores por la falta de pasto, marcando actualmente récords de ocupación.

A inicios de mes, según datos del Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina), los feedlots llegaron a alojar 1,95 millones de animales, cifra que comparado con igual corte del año pasado marca un incremento del 37,5% interanual y supera tres meses antes de lo esperado el máximo nivel de existencias alcanzado el año pasado en el mes de junio con 1,94 millones de animales encerrados.

Sin embargo, los mismos datos provistos por Senasa muestran para el mes de abril un índice de reposición que, aún en fase de ‘fase de llenado’, comienza a curvar su trayectoria. De acuerdo a los datos informados, durante abril los feedlots recibieron un total de 520.135 vacunos mientras que durante el mismo período salieron unos 391.898 animales; este movimiento de ingresos sobre egresos es el que origina este Índice de Reposición del 133% en abril. Es decir, si bien la cantidad de animales que ingresan sigue siendo superior a la cantidad de animales que egresan de los corrales, el ritmo de llenado comienza a desacelerarse, siendo 14 puntos inferior al registrado un mes atrás.

Del mismo modo, los datos preliminares que informa Senasa hasta la primera semana de mayo confirman esta tendencia, con un índice de reposición significativamente inferior al registrado a este mismo corte, en los últimos tres años.

Más allá del resto de categorías que coyunturalmente pueden seguir alimentando fuertemente la oferta para los corrales en los próximos dos a tres próximos meses, la elevada participación de terneros y terneras en los encierres totales (45%) puede estar marcando detrás de estos indicadores de menor reposición un comienzo de declinación de la zafra. Una zafra que, como venimos mencionando, este año ha tenido una salida más adelantada producto de la seca y que, consecuentemente, debería tener a agotarse más rápidamente. Parte de esta moderación en el ritmo de salida de terneros ya se ha empezado a ver en los movimientos de abril con 1,42 millones de terneros y terneras saliendo de los campos, volumen muy similar al registrado en los últimos tres años.

Lo cierto es que, hasta el momento, la elevada oferta de terneros que ha estado llegando al mercado sigue presionando fuerte los valores de la invernada, llevando a una relación contra el precio del gordo, históricamente baja. Actualmente, la relación entre el precio del ternero de invernada y el precio del novillito gordo se ha invertido, algo que indudablemente favorece al engorde.

Si tomamos la referencia de precio que marca el ternero Rosgan para el mes de mayo, $ 482,82 y el promedio de valores para la categoría novillito en el MAG en lo que va del mes, $ 493,55, tenemos una relación de compra/venta instantánea de 0,98 puntos contra un promedio de 1,20 en los últimos 10 años. Esta relación que hoy vemos negativa, es la más baja desde abril de 2019, año en el que también los valores del ternero registraron un fuerte retraso en términos reales. Tomando valores promedio de abril, el precio del ternero, medido en pesos constantes, refleja una caída en términos reales del 39% contra un ternero que, en abril de 2022 -llevado a valores de hoy- se ubicaría en $ 788 pesos el kilo. En el caso del gordo, el retraso de valores en términos reales se reduce a un 22% interanual.

En adelante, el elevado nivel de ocupación que hoy muestran los corrales, mantendrá un mercado muy bien abastecido por los próximos meses. El año pasado, tras haber alcanzado un nivel de existencias similar al actual en junio, el feedlot logró volcar durante todo el segundo semestre del año un promedio de más de 400.000 animales terminados por mes.

La duda que se plantea este año es si este aparente adelantamiento de los encierres, no comenzará a declinar tempranamente acortando el período de abastecimiento previo al fin de año.

De ser así, el precio de la carne y por ende del gordo, que al menos hasta octubre debería permanecer relativamente contenido, debería disparar una corrección significativa hacia fin de año, una vez disipada la incertidumbre preelectoral.

Por su parte, el resto de las categorías de cría e invernada que actualmente son las que mayor retraso de valor presentan debido a la sobre oferta generada por la falta de campos, muy probablemente muestren una dinámica de ajuste, temporalmente más anticipada.

Todo este adelantamiento de ventas que estamos viendo no solo de la invernada sino también en vientres vacíos, iniciada la segunda mitad del año, con una perspectiva climática ya más clara y ante el inminente riesgo de sufrir correcciones significativas en el valor de la moneda, los valores de reposición tenderán a afirmarse, no solo por la necesidad de recuperar carga en los campos sino también por la necesidad de llegar al último trimestre lo suficientemente capitalizado en bienes que ofrezcan protección de valor y capacidad productiva para de cara al próximo ciclo.

Argentina. Los feedlots dejan de reponer hacienda y presentan “números horribles”.

Argentina. Los feedlots dejan de reponer hacienda y presentan “números horribles”.

En “los últimos años los feedlots fueron perdiendo la cantidad de hacienda propia porque con lo que vendían reponían menos animales”.

La Cámara Argentina de Feedlot publicó el Informe de encierre al 1° de agosto, el cual presentó “números horribles”, según el presidente de esa institución, Juan Eiras.

El documento se realizó en base a la información recibida de 111 establecimientos asociados; son datos suministrados por sus socios y corresponden a los movimientos de ingresos y egresos de animales de sus respectivos establecimientos durante el mes previo, a su capacidad de encierre y al stock final de cada uno de ellos al 01° de agosto último.

La Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra) comentó que “los engordes a corral dejaron de reponer debido a que pierden plata en cada animal que envían a faena y la perspectiva para el negocio no es optimista teniendo en cuenta la pérdida del poder de compra del consumo interno”.

En “los últimos años los feedlots fueron perdiendo la cantidad de hacienda propia porque con lo que vendían reponían menos animales”.

Al iniciar la zafra “la tendencia por un corto tiempo pareció revertirse al punto tal que llegaron a tener una rentabilidad aceptable”, pero “los últimos reportes de la Cámara de Feedlot dan cuenta de que la situación volvió a empeorar”, puntualiza el comentario de Fifra.

Su vicepresidente Juan Eiras dijo en diferentes medios que “los números son horribles” y que la situación puede empeorar todavía más en tanto el consumo no tienen perspectivas de mejoras en su capacidad de pago.

El último relevamiento de la Cámara Argentina de Feedlots, “la mayor parte de las empresas está en proceso de vaciado, la reposición es en consecuencia menor a 1 por cada animal que va a faena y las pérdidas son crecientes. El número a inicios de mes les daba un margen bruto negativo de mil pesos que se fue superando con el paso de las semanas en tanto la invernada se afirmó, subieron otros insumos y el valor del ganado para la faena se estancó”.

Foto: Facebook de la Cámara Argentina de Feedlot. Por más información de la Cámara Argentina de Feedlot: CAF – Cámara Argentina de Feedlot – Inicio

La Asociación de feedlots de Australia y MLA publicaron un manual de prácticas ganaderas.

La Asociación de feedlots de Australia y MLA publicaron un manual de prácticas ganaderas.

Acceda a esta guía para adoptar las mejores prácticas en su feedlot que es parte de un conjunto de iniciativas para ayudar a la industria de feedlot a establecer colectivamente mejores prácticas y rendimiento.

Australia | La Australian Lot Feeders’ Association (Alfa), el máximo organismo de la industria australiana de corrales de engorde de ganado y Meat & Livestock Australia (MLA) desarrollaron un manual de pautas de mejores prácticas para la industria australiana de feedlots como una guía práctica para los alimentos.

El desarrollo del manual fue dirigido por el presidente del Comité de Acreditación de la Industria de Feedlot (Fliac), Jim Cudmore, quien tiene una amplia experiencia con iniciativas, proyectos y estrategias de la industria de feedlots, y es conocido como un influyente campeón de la industria de la carne de vacuno.

LA GUÍA, UNA HERRAMIENTA PARA AYUDAR A LOS OPERADORES.

El manual de Mejores Prácticas de Gestión de Feedlot (BMP) es una herramienta para ayudar a los operadores de feedlot a establecer directrices, identificar resultados y procedimientos operativos claves para los estándares de mejores prácticas en alineación con el actual Esquema Nacional de Acreditación de Feedlot (NFAS).

El documento es una guía práctica para que los operadores de feedlots consideren en sus programas operativos y de gestión.

El objetivo del manual es proporcionar una guía concisa y un documento de referencia para los operadores de feedlots y sus equipos para promover mejores prácticas en la industria australiana de feedlots. También se puede utilizar para ayudar en la capacitación de las personas, el desarrollo de procedimientos internos y para revisar los requisitos de los corrales de engorde a lo largo del tiempo.

Como el máximo consejo de la industria que representa a los productores de carne de vacuno alimentada con granos, ALFA tiene la responsabilidad de desarrollar políticas de una manera que refleje los estándares de mejores prácticas y de desarrollar información que mejore los comportamientos de mejores prácticas en las operaciones de feedlot.

¿QUÉ INCLUYE?

El manual de mejores prácticas de gestión presenta directrices para que los operadores de feedlots las consideren al abordar los procedimientos operativos clave en todo el espectro de actividades emprendidas en un corral de engorde de ganado vacuno de carne.

Las directrices se formulan sobre la base de resultados específicos que se orientan en plazos específicos.

Los operadores de feedlot pueden utilizar el enfoque de tipo lista de verificación para formular actividades y acciones para abordar los resultados deseados específicos de su empresa.

El manual también contiene referencias a información adicional de la industria y hojas informativas.

Acceda al documento en el siguiente enlace (en inglés): 211019-b.flt.8012–guideline-handbook-for-the-australian-feedlot-industry_v3.pdf (mla.com.au)

La faena y la importancia del corral.

La faena y la importancia del corral.

El gerente de Información del INAC analizó la alta faena que tiene Uruguay al finalizar el primer trimestre del año, se refirió también al rol del novillo y del animal de corral. Mucho de lo que está pasando se explica “por la importancia que ha tenido el corral”.

“En la faena el nivel de actividad es extraordinario respecto a lo que ha sido históricamente, acabamos de cerrar el año 2021 con una serie de récord en actividad, precios y volúmenes, y este trimestre continúa con el acelerador a fondo”, así resumió Jorge Acosta, gerente de Información del Instituto Nacional de Carnes (INAC), la situación de la faena en el país a pocos días de finalizar marzo.

“La semana pasada la faena cerró arriba de las 58.000 cabezas que es un número elevado”, y a nivel de trimestre “estamos con una faena 14% más que en igual período del año pasado, con más de 580.000 cabezas en el primer trimestre significa que venimos con un nivel muy bueno de actividad”, expresó.

Respecto a las características del tipo de animal que se faena Acosta dijo que el crecimiento observado es similar en vacas y novillos, “pero si uno se mete dentro de los novillos” lo que observa es que “en las categorías diente de leche, seis dientes y adultos de boca llena es un poquito menos que el año pasado. La que sí ha crecido mucho es la categoría de 2 a 4 dientes” con unos 170.000 animales a la fecha que es el 30% más que en 2021.

“La principal explicación de que eso ocurra está dada por la importancia que ha tenido el corral en este período”, subrayó.

Consultado si sólo el animal de corral explica el aumento o si también hay animales de pasto, Acosta explicó: “Yo dije 170.000 cabezas y en el corral habilitado a la Cuota 481 estamos en 80.000 animales de cuales no todos son novillos”. Lo que sucede es “que entre el corral puro y la producción de campo, en el medio hay un conjunto de sistemas de intensificación de la producción que son los que explican el crecimiento de las vacas, novillos y vaquillonas”.

Si decimos que salieron 80.000 animales y hay 60.000 novillos, no son los 170.000 novillos de 2 a 4 dientes mencionados. “Hay otros sistemas intensivos que son los que están tirando y haciendo posible acelerar el proceso”.

CAMBIO ESTRUCTURAL.

Agregó que el cambio que se está dando es “estructural” y no es de un año para el otro, sino que “se ha dado de a poco”.

“La última es la década del corral” que “no son sólo los animales que salen para la 481, es todo lo que deriva y la señal que va hacia atrás en una demanda más sofisticada, con necesidades mayores sobre la eficiencia de los animales”.

También hubo “cambios en el comportamiento de los productores, en inversión, manejo de los sistemas, eso hizo que los cambios sean estructurales” y si nos preguntamos “¿por qué se le dio a Uruguay los récords del año pasado?, en parte por circunstancias externas como la demanda firme, pero también porque estaba preparado: había animales con posibilidades de terminarlos a tiempo y de faenarlos”.

ENTREVISTA COMPLETA AL ING. ACOSTA.

Pin It on Pinterest