El agro debe ser protagónico en la COP 27, dijo Premio Mundial de la Alimentación 2022.

El agro debe ser protagónico en la COP 27, dijo Premio Mundial de la Alimentación 2022.

Lo afirmó la climatóloga, científica e investigadora estadounidense Cynthia Rosenzweig en una reunión con ministros y secretarios de Agricultura de las Américas para debatir iniciativas de acción climática para la transformación del sector.

La voz de la agricultura deber resonar con fuerza y ser protagonista en la Conferencia de las Partes (COP27) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, programada para noviembre en Egipto, por su rol clave y potencial único para liderar las acciones frente a los desafíos globales que impone este tema.

Así lo puso de manifiesto la climatóloga estadounidense Cynthia Rosenzweig, ganadora este año del Premio Mundial de la Alimentación, en la “Reunión de las Américas sobre Cambio Climático y Agricultura: En Camino hacia la Cumbre de las Américas de 2022 y Más Allá”, convocada por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

El encuentro reunió a una veintena de ministros y secretarios de Agricultura de los países de las Américas con el propósito de tratar formas de abordaje conjuntas e identificar mecanismos apropiados de acción y oportunidades para canalizar recursos técnicos y financieros para transformar el sector agrícola ante el cambio climático.

“En la COP27 debe haber un enfoque mayor en la agricultura”, sentenció Rosenzweig, investigadora sénior y jefa del grupo para impacto climático del Instituto Global de Estudios Espaciales de la NASA.

“El mundo entero está hablando sobre la urgencia de tener una acción ante el cambio climático y no tenemos todo el tiempo para hacer las cosas, debemos embarcarnos en la década de la acción para el clima ya”, enfatizó la principal científica adjunta en la Facultad de Climatología de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Esta agrónoma y agricultora con más de 40 años de carrera profesional, remarcó ante los líderes del sector agropecuario del hemisferio que, para lograr avances significativos en materia climática, es imperativa la voluntad política, más aún en el escenario global actual marcado por la pandemia y el conflicto bélico en el Este de Europa.

“Aunado al conflicto que está impactando la agricultura y la seguridad alimentaria en todo el mundo, también necesitamos una voluntad política mayor para ayudar al sector agrícola. Tenemos que trabajar juntos para poder transformar el sector, para poder responder a los retos del cambio climático, los medios de vida de los agricultores y la seguridad alimentaria”, complementó la fundadora en 2010 del Proyecto de Intercomparación y Mejoramiento de Modelos Agrícolas (AgMIP, en inglés), una red mundial de investigadores que con el uso de modelos climáticos y de sistemas alimentarios ayuda a mejorar el pronóstico del futuro de los sistemas agrícolas y alimentarios.

Ante los ministros, Rosenzweig reconoció que el sector agrícola de la región, al que catalogó de innovador, ha venido sumando avances cruciales en respuesta a los retos climáticos, entre ellas estrategias de adaptación del agro.

Citó las vinculadas a la conservación y la gestión del suelo y agua, la diversificación de cultivos, la de agricultura climáticamente inteligente, los sistemas de alerta temprana, el cambio creciente de las plantaciones para evitar el calentamiento del hábitat y las plagas y la gestión mejorada de los pastos y el ganado. 

“Las estrategias de adaptación están aumentando y eso es lo que se necesita, pero también necesitamos hacer más”, indicó la Premio Mundial de la Alimentación 2022, dejando claro que el sector agropecuario requiere apuntalar aún más sus esfuerzos.

“Claramente necesitamos entendimiento técnico y allí es donde el IICA es un líder definitivamente, necesitamos que mejoren la gobernanza y haya nuevas estrategias para hacer frente al cambio climático; existen barreras y en este momento no podemos superarlas, faltan programas educativos para los agricultores, conocimiento adecuado para la adaptación y limitaciones financieras que son una parte fundamental”, describió Rosenzweig, respaldando sus argumentos con el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), organización intergubernamental de las Naciones Unidas.

En la reunión la científica norteamericana repasó además los impactos actuales y los previstos en materia de alimentación y agricultura a raíz del cambio climático, así como la vulnerabilidad de las Américas y los sistemas agroalimentarios si se acrecienta la inacción climática y el calentamiento global.

“Vamos a tener cambios climáticos mucho más extremos y la seguridad alimentaria se verá cada vez más afectada. Hay significantes impactos actuales y proyectados en muchas de las regiones:  las precipitaciones y las temperaturas extremas se intensificarán, habrá disminución en la provisión de agua o en el suministro de agua que va a tener una repercusión en la producción agrícola, en la pesca tradicional que impactará la seguridad alimentaria y en los medios de vida rurales, de los agricultores, especialmente para agricultores pequeños y medianos, los pescadores y los pueblos indígenas”, concluyó la experta. (IICA).

La foto: Cynthia Rosenzweig, ganadora del Premio Mundial de la Alimentación 2022. Fotografía de: https://www.wfp.org/.

17 países debatieron sobre rol del agro en negociaciones globales para la acción climática.

17 países debatieron sobre rol del agro en negociaciones globales para la acción climática.

Más de una veintena de negociadores de 17 países, entre ellos Uruguay, coordinaron perspectivas sobre cómo la agricultura puede aportar soluciones frente al cambio climático, como parte de los preparativos hacia la COP 27 que se realiza a finales de año.

Representantes del sector agropecuario de 17 países de las Américas intercambiaron perspectivas sobre cómo debe actuar y posicionarse la agricultura en las negociaciones internacionales sobre cambio climático de cara a su participación en la Conferencia de las Partes 27 (COP 27) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre este tema (CMNUCC), que se realizará en noviembre en Egipto.

Los representantes, 25 en total, fueron parte de un taller organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la secretaría ejecutiva del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC) y la Plataforma de Acción Climática en Agricultura de Latinoamérica y el Caribe (Placa).

Los negociadores representaron a Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Dominica, Estados Unidos, El Salvador, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

En la apertura del taller participaron el ministro de Agricultura y Ganadería de Costa Rica, Renato Alvarado; el subdirector del IICA, Lloyd Day; y Lucrecia Rodríguez (por CAC).

“Cuando negocien los recursos que el mundo tiene para la protección ambiental piensen que lo que están negociando es la vida de seres humanos que están en el campo todos los días, esperando un apoyo para salir adelante, para tener un negocio rentable, porque la gente que está en el campo tiene dignidad y merece de nosotros, los que tenemos las oportunidades y potestades de dirigir y cambiar el rumbo de la historia, que lo hagamos con ese pensamiento”, instó Alvarado.

El taller se realizó en la Sede Central del IICA en Costa Rica y tuvo como eje central la Labor Conjunta de Koronivia sobre la Agricultura, iniciativa que reconoce la particular vulnerabilidad de la agricultura al cambio climático y las amenazas para la seguridad alimentaria, establecida en la COP del 2017.

En este proceso se abordan temas relacionados con suelos, uso de nutrientes, agua, ganadería, métodos para evaluar la adaptación y las dimensiones socioeconómicas y relativas a la seguridad alimentaria del cambio climático en los sectores agrícolas.

Lloyd Day hizo un llamado a los negociadores agrícolas de los 17 países de las Américas representados para encontrar consensos y destacar en foros internacionales como la COP 27 el papel clave que juega la agricultura, al ser parte de la solución a los desafíos climáticos, así como la relevancia y avances que está dando el sector para fomentar la transición hacia sistemas agroalimentarios más inclusivos, resilientes y sostenibles.

“La agricultura de las Américas tendrá un asiento importante en las negociaciones climáticas con los líderes del mundo, vamos a encontrar consensos en el hemisferio y con otras partes del mundo que enfrentan los mismos desafíos. La agricultura hasta ahora se había visto en la arena del cambio climático como el problema, pero somos parte de la solución, debemos crear este espíritu de solidaridad entre negociadores y los técnicos que conocen el tema”, afirmó el subdirector del IICA.

La secretaría ejecutiva del CAC, Lucrecia Rodríguez, remarcó que propiciar eventos de esta índole es trascendental para unificar un mensaje claro del valor de la agricultura.

“Lo que pensamos es cómo fortalecemos a los equipos y a las personas que llegarán a negociar para ir con una sola voz, una misma visión y un mismo mensaje de lo que la agricultura representa para la producción de alimentos, y lo más importante, qué estamos haciendo para adaptar la actividad al cambio climático y contribuir a su mitigación”, concluyó.

Pin It on Pinterest