150 años de vitivinicultura.

150 años de vitivinicultura.

Este año estamos celebrando el año del patrimonio vitivinícola, en homenaje a Harriague y Francisco Vidiella.

Montevideo | Todo El Campo | El Instituto Nacional de Vitivinicultura realizó el lanzamiento de los festejos por los 150 años de la viña y el vino en Uruguay, una celebración que recuerda el registro del primer viñedo en el país y el comienzo de la actividad vitivinícola industrial.

En este contexto la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación del Ministerio de Educación y Cultura ha resuelto dedicar el fin de semana del Patrimonio 2024 a la vitivinicultura. Bajo el lema “El vino como tradición: inspiración, trabajo e innovación”, se honrará a las figuras de Pascual Harriague y Francisco Vidiella y, a través de ellos, a todas y cada una de las personas que alimentan todos los días nuestro patrimonio vitivinícola.

La presentación, que se llevó a cabo en la sede del Instituto, contó con la participación del ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Fernando Mattos, junto al presidente y vicepresidente de Inavi, Enól. Ricardo Cabrera y Sr. Oscar Perdomo, el director de la Comisión de Patrimonio, Arq. William Rey y la Ing. Agr. Estela De Frutos.

UN AÑO DE VARIOS FESTEJOS.

Cabrera dio a la bienvenida a los asistentes y señaló que estamos celebrando el año del patrimonio vitivinícola, en homenaje a Pascual Harriague y Francisco Vidiella.

Pero al mismo tiempo, los 100 años de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), los 50 años de los grupos CREA y los 60 de la Asociación de Enólogos del Uruguay.

Un año particularmente relevante para el mundo de la vitivinicultura, recalcó.

Estela De Frutos, en tanto, repasó algunos hitos de estos 150 años, destacó el valioso legado de los pioneros Harriague y Vidiella en la construcción de la historia vitivinícola y puso de manifiesto la importancia de colocar al vino uruguayo en el “pedestal de la cultura”.

Por su parte, el director de la Comisión de Patrimonio dio cuenta del trabajo que se está realizando para sellar la identidad del país a través de la producción, “con la esperanza de que mucha gente comience a reparar en el patrimonio tan importante que tenemos vinculado a la vitivinicultura”.

Finalmente, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ing. Fernando Mattos, sentenció: “No hay nada más tradicional, más patrimonial que el recuerdo, la memoria y las tradiciones que vienen de la propia casa. Si hay una actividad que está vinculada con la migración, con los orígenes y con la historia lejana, es la vitivinicultura uruguaya”.

CAMPAÑA TIERRA DE VALORES.

Durante el encuentro se presentó, además, la campaña que Inavi está llevando adelante con el objetivo de preservar la memoria histórica del sector, rescatar su valor patrimonial y entender la relevancia de la vitivinicultura para el desarrollo económico, cultural, social y turístico del país.

Bajo la consigna Tierra de Valores, la campaña busca transmitir la esencia de la viña y el vino en Uruguay y las particularidades de su legado, con el objetivo de seguir promoviendo el desarrollo de una vitivinicultura innovadora, sostenible y responsable.

En el año 1874 se establecieron los viñedos de Pascual Harriague en San Antonio Chico (Salto), y la granja del catalán Francisco Vidiella en Colón (Montevideo).

Años después, ambos verían el fruto de su esfuerzo con las primeras cosechas de las variedades Tannat y Folle Noir, respectivamente, conocidas originalmente por sus apellidos.

Posteriormente, estos dos pioneros también ganarían los premios otorgados por el Gobierno, por haber sido los primeros en elaborar 100.000 litros de vino nacional puro.

Estas familias, pioneras en la vitivinicultura, fueron el cimiento fundamental de nuestro patrimonio vinícola, al introducir nuevas cepas y demostrar que cultivar vid en Uruguay sí era posible. Dos hombres visionarios que dieron el primer impulso a esta tierra de valores.

En base a Inavi con adaptaciones para Todo El Campo.

La campaña está disponible en 150 años de Vitivinicultura en Uruguay – Celebramos en cada paso, nuestra tierra de valores.

Panorama global del vino, informe de la OIV muestra las dificultades del sector.

Panorama global del vino, informe de la OIV muestra las dificultades del sector.

En 2023 se redujo el consumo mundial de vino mientras aumentó el valor de su comercio, con la inflación golpeando con fuerza, dijo la OIV -Organización internacional de la Viña y el Vino.

Montevideo | Todo El Campo | El 26 de abril, el director general de la OIV (Organización internacional de la Viña y el Vino), John Barker, desde su sede en Dijon (ciudad de Francia), presentó el informe anual sobre “Actualidad de la Coyuntura del sector vitivinícola mundial en 2023”, en el que recoge datos sobre superficie mundial de viñedo, producción mundial de vino, consumo y exportaciones mundiales de vino.

2023 fue un año en el que el sector mundial del vino tuvo que enfrentarse a fuertes retos. Con una producción históricamente baja y precios al alza, se dejaron sentir fuertes presiones inflacionistas que ya habían comenzado en 2022.

La superficie mundial sigue a la baja, perdiendo un 0,5%, respecto a 2022, situándose en los 7,2 millones de hectáreas. Esta tendencia a la baja, que se mantiene por tercer año consecutivo, se explica por la eliminación de viñedos en las principales regiones vitivinícolas, en ambos hemisferios.

En cuanto a la producción mundial de vino en 2023, muchos viñedos de todo el mundo se vieron afectados por condiciones climáticas extremas y enfermedades fúngicas, llevando a una producción mundial de vino históricamente baja, de 237 millones de hectolitros. Con respecto a 2022, se registró una caída del 10%, tratándose de la producción más baja desde 1961.

En lo referente al consumo mundial de vino, la OIV lo estima en 2023 en 221 millones hl, lo que supone un descenso del 2,6% respecto a las ya bajas cifras de 2022. El aumento de los costos de producción y distribución, impulsado por las presiones inflacionistas, provocó un aumento de los precios del vino para los consumidores, con un menor poder adquisitivo. A pesar de estos retos, algunos mercados han demostrado su resistencia.

Las exportaciones mundiales de vino en 2023 también se vieron notablemente afectadas por la subida de los precios. Aunque el volumen total de vino exportado descendió en 99 millones de hectolitros, el valor de las exportaciones alcanzó los 36.000 millones de euros. El precio medio de vino en exportación alcanzó un máximo histórico de 3,62 euros por litro. (Observatorio Español del Mercado del Vino).

Las siete tendencias globales que transformarán el vino en 2024.

Las siete tendencias globales que transformarán el vino en 2024.

Los desafíos estructurales se mezclan con oportunidades de innovación y crecimiento. La adaptación a las preferencias de los consumidores jóvenes, el enfoque en la sostenibilidad y la exploración de nuevos mercados y canales de venta serán claves para el sector.

Montevideo | Todo El Campo | 2024 no será el año en que el vino deje de evolucionar. A pesar de los desafíos que el sector vitivinícola enfrenta -pasando por declives estructurales en mercados maduros hasta las complicaciones derivadas del cambio climático- las tendencias emergentes están moldeando de manera decisiva la industria global del vino.

Esas corrientes muestran los cambios en los patrones de consumo y producción, pero también abren nuevas posibilidades para el crecimiento y la innovación.

Las siguientes son las siete tendencias clave que están definiendo el futuro del vino a nivel mundial, presentadas y analizadas por IWSR, una web líder en datos e inteligencia de mercados de bebidas alcohólicas: Declive estructural y oportunidades en nuevos mercados. Retos en la captación de consumidores jóvenes. Aumento de la confianza y el conocimiento sobre el vino. La dinámica del “menos pero mejor”. Dominio de los vinos de bajo grado alcohólico. Crecimiento en el comercio electrónico. Desafíos climáticos y sostenibilidad.

DECLIVE ESTRUCTURAL Y OPORTUNIDADES EN NUEVOS MERCADOS

El vino enfrenta un declive estructural a largo plazo, especialmente en mercados tradicionales. Sin embargo, la región Asia-Pacífico se destaca como un área de oportunidad gracias a la apertura de mercados emergentes y un creciente interés por importaciones premium. A pesar de las caídas en volúmenes de vino tranquilo, el vino espumoso sigue mostrando signos de crecimiento, impulsado por un interés renovado en segmentos como el de «otros espumosos», que ha visto aumentos en 14 de los 20 mercados principales. La reapertura del comercio en China y el creciente atractivo de economías en desarrollo como Tailandia y Vietnam subrayan esta tendencia hacia la diversificación y la calidad.

RETOS EN LA CAPTACIÓN DE CONSUMIDORES JÓVENES.

La industria del vino se enfrenta al reto de atraer a consumidores más jóvenes en un contexto donde las generaciones emergentes, como la Gen-Z, muestran menor interés en el vino comparado con generaciones anteriores. Estos jóvenes consumidores, más inclinados hacia bebidas de baja graduación alcohólica, cócteles y cervezas artesanales, representan un desafío para el sector. No obstante, hay oportunidades de captación en mercados específicos donde los millennials muestran un interés creciente por el descubrimiento y la experimentación dentro de la categoría.

AUMENTO DE LA CONFIANZA Y EL CONOCIMIENTO SOBRE EL VINO

A pesar de los desafíos, los consumidores jóvenes que se adentran en el mundo del vino lo hacen con un nivel de confianza y conocimiento superior al de generaciones anteriores. Este grupo demográfico muestra una mayor apertura a la exploración y experimentación, impulsando un interés renovado y una participación activa en la categoría. Sin embargo, este aumento en la confianza no necesariamente se traduce en un conocimiento objetivo más profundo sobre el vino, posiblemente debido a la influencia de la tecnología y un cambio en las prioridades de consumo.

LA DINÁMICA DEL “MENOS PERO MEJOR”.

La tendencia hacia el consumo de productos de mayor calidad, aunque en menor cantidad, continúa siendo un motor importante para la premiumización en el sector del vino. A pesar de algunos signos de desaceleración, la demanda por vinos de alta gama persiste, especialmente en mercados en crecimiento como India y China. Este enfoque en la calidad sobre la cantidad refleja un cambio en las preferencias de consumo, especialmente entre los consumidores más jóvenes.

DOMINIO DE LOS VINOS DE BAJO GRADO ALCOHÓLICO.

Los vinos de bajo grado alcohólico están ganando terreno, liderando el crecimiento en este segmento con innovaciones enfocadas en atributos saludables, como menor contenido calórico y alcohólico. Esta tendencia responde a una demanda creciente por parte de consumidores conscientes de su salud, aunque el segmento de vinos sin alcohol aún enfrenta retos en términos de percepción de calidad y disponibilidad.

CRECIMIENTO EN EL COMERCIO ELECTRÓNICO

El comercio electrónico sigue siendo un canal de crecimiento para el vino, aunque su participación de mercado está siendo erosionada gradualmente por categorías menos maduras como los licores y las bebidas listas para consumir. La inversión en el canal digital es crucial para mantener la relevancia y conectarse con un público cada vez más habituado a las compras en línea.

DESAFÍOS CLIMÁTICOS Y SOSTENIBILIDAD

El cambio climático representa uno de los desafíos más importantes para la producción vitivinícola, afectando la calidad de la uva y los tiempos de cosecha. Esto ha llevado a una adopción más amplia de prácticas sostenibles y técnicas de cultivo adaptativas. La sostenibilidad se ha convertido en una prioridad para los consumidores, impulsando a las marcas a explorar envases alternativos y estrategias de producción más ecológicas.

Fuente Vinetur, con adaptaciones para Todo El Campo.

Inavi incorporó nuevas tecnologías, plan de uvas y bodegas sostenibles en el país

Inavi incorporó nuevas tecnologías, plan de uvas y bodegas sostenibles en el país

Montevideo/TodoElCampo-El año 2023 comenzó con una cosecha de uvas complicada por la sequía, pero finalizó con buenos resultados. El presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi), Ricardo Cabrera, reconoció la existencia de “una merma importante en la producción” que, como contrapartida trajo consecuencias positivas. “Produjo vinos de mejor calidad, con mayor valor alcohólico y sensorial y también se puso en marcha una ley. Una sobretasa para el pago de granizo y agentes climáticos adversos que pudo lograr una ayuda importante para todos los productores tanto viticultores como bodegueros con viñedos por 60 millones de pesos”, dijo Cabrera. El subsidio se obtuvo “en dos semanas, nada más” y se efectivizó en noviembre pasado.
TECNOLOGÍA
Con respecto a los avances en el laboratorio, “incorporamos nueva tecnología como los análisis rápidos para vinos, dado el volumen de 5.000 muestras anuales, la tecnología para verificar hongos tanto en pasas de uvas como en vinos y seguimos trabajando con el sistema isotópico en cuanto a la detección de agua y agregados que no son naturales de la uva y el vino”. Cabrera agregó que “la figura estrella es el plan de uvas sostenible junto al de bodegas sostenibles. Andamos casi en el 50% de producción sostenible. Se hace una cadena de custodias con productos no autorizados con un mecanismo de control a través de LTQA, que es una certificadora internacional con sede en Uruguay”. Inavi va camino a la certificación de “todas las hectáreas de viñedos y bodegas del país en un futuro cercano con un sistema que se basa en la trazabilidad y en la permisividad de determinados productos y la prohibición de otros”.
CONVENIOS Y MERCADOS
Inavi firmó “convenios con Francia y el objetivo de mantener trabajos permanentes en Estados Unidos con el Grupo Mundial del Vino, el grupo Mercosur, la concreción de la incorporación de profesionales jóvenes, el retiro incentivado de funcionarios de muchos años y la sustitución tres a uno del personal cada vez más calificado”. El instituto tiene “presencia permanente en ferias, eventos y degustaciones, organizadas por Uruguay. Tenemos dos mercados muy importantes que son Brasil y Estados Unidos. Sobre todo el primero. Después abrimos el mercado de Suecia que es un monopolio, seguimos trabajando muy fuerte en México y Canadá. Lo único que nos complica un poco es el tema de los impuestos al no tener Uruguay acuerdos bilaterales”. Una delegación de Inavi viajó a China en dos oportunidades.

El tinto se rezaga. Las nuevas tendencias mundiales en el consumo de vino.

El tinto se rezaga. Las nuevas tendencias mundiales en el consumo de vino.

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) analizó la tendencia del consumidor de vino resultando que desde 2013 la producción de vino blanco se impone al tinto.

Hébert Dell’Onte Larrosa | Montevideo | Todo El Campo | Según revistas especializadas, el vino tiene su origen entre los años 6.000 y 5.000 a.C., pero no es hasta la Edad de Bronce (3.000 a.C.) cuando se estima que se produjo el verdadero nacimiento del vino, estimándose que antes, quizá, se había logrado de forma accidental. Estudios arqueológicos encontrado indicios que fijan el origen de la primera cosecha de vino en Súmer, esas fabulosas tierras que eran regadas por el Tigris y el Éufrates en el Oriente Próximo, la antigua Mesopotamia.

Otros estudios remiten el origen del vino a la Edad de Piedra, periodo comprendido, aproximadamente entre los 2.500.000 y 3.000 años a. C. y se lo coloca como una de las primeras creaciones del hombre, lo cual es muy posible que sea cierto dado que la uva es el único fruto que fermenta naturalmente, o sea que al dejar su jugo en recipiente (que podría ser de piedra), se hace prácticamente solo.

La Biblia dice en el libro Génesis que Noé -el del arca- fue un agricultor que plantó una viña, bebió el vino y sin darse cuenta por ser el primer humano en probarlo, se embriagó, lo que lo convierte en el primer enólogo en el mundo. En la Antigua Grecia se menciona a Dioniso, el dios del vino, al que los romanos llamaban Baco.

Como fuere, el del vino es un sector que está en permanente transformación, sea desde la Edad de Piedra o porque Noé lo descubrió. Gracias a aquellos primeros hombres comenzó una evolución que nos trae a las finezas actuales.

LOS CAMBIOS DESDE EL AÑO 2000.

Según el OIV Focus 2023 se puede observar un cambio dramático y drástico en el número de bebedores de vino a nivel mundial, alejándose del vino tinto y acercándose a los vinos blancos y los rosados, comentó Sobrelías, una revista digital especializada en vinos y bodegas.

En el gráfico siguiente se ve el comportamiento mundial del vino blanco, tinto, y rosado desde el año 2000, el cambio de tendencia en la producción solo se explica por un cambio en la preferencia del consumidor.

Lo que se muestra es la evolución de la producción mundial de vino por color/mhl, 2000-2021 (Fuente: OIV).

Entre 2000 y 2004, el vino tinto representó en promedio el 47,6%, poco menos de la mitad del total mundial. En 2013, nueve años después, los blancos superaron a los tintos y mantienen su liderazgo desde entonces. Entre 2017 y 2021, la participación del vino tinto había caído aún más, hasta el 42,6%, en comparación con el 49,3% del blanco. Los vinos rosados tienen una producción muy similar ahora que hace dos décadas. No obstante, el consumo ha aumentado.

Así lo representa la siguiente gráfica que muestra cómo evolucionó el consumo mundial de vino rosado/ml, 2000-2021 (Fuente: OIV).

TENDENCIAS Y DESAFÍOS.

Sobrelías analiza las tendencias del consumidor mundial y menciona la “mayor graduación en los vinos tintos”; o que “las nuevas generaciones quieren ingerir menor cantidad de alcohol”; también que ese perfil de bebedores ha introducido en sus preferencias “los vinos espumosos, donde los tintos no tienen presencia”. Y se podría seguir enumerando factores.

“Diferentes” son las causas que “se han unido para que la producción y el consumo del vino tinto esté en claro retroceso”, mientras que los “blancos, rosados y espumosos, están entrando con fuerza en los perfiles de los nuevos bebedores”.

Eso es algo que “genera incertidumbre ya que, cuando estos consumidores vayan aumentando en edad no se sabe si seguirán fieles a los perfiles de vinos que beben actualmente o si pegarán el salto a los vinos tintos”, advierte Sobrelías, y ahí hay un desafío muy interesante para el mercado de bebidas y las bodegas en particular.

Si embargo el análisis agrega: “Todo hace indicar” que eso no sucederá, y el alejamiento del tinto es un paso sin retorno para las nuevas generaciones. “Lo que parece hoy una caída en el consumo de vino tinto, puede convertirse en un drama que no tardará mucho en llegar”. Imagen de portada: antiguas pinturas y frescos muestran al pueblo egipcios trabajando la tierra con plantas de vid, la mayoría en forma de emparrados. Imagen tomada de internet.

Pin It on Pinterest