4 tragos que se pueden preparar con vino.

4 tragos que se pueden preparar con vino.

Mojito de vino blanco, clericó, sangría y ponche de leche. Estos cuatro tragos son ideales para quienes aman el vino y quieren probarlo de una forma distinta.

MOJITO DE VINO BLANCO

El primer trago de esta lista es el mojito de vino blanco, una variación al tradicional trago que permite probar tanto el cóctel cómo el vino blanco de una forma distinta a la que estamos acostumbrados.

Se prepara de la misma forma que un mojito, pero con la diferencia de que utiliza como alcohol principal el vino blanco. A este se le suman limonada con gas (puede ser Sprite), limones exprimidos y menta fresca. También se le puede agregar azúcar si se busca un sabor más dulce.

CLERICÓ

El clericó es una de las formas más populares de tomar cocteles con vino. El mismo suele consumirse en las fiestas y durante el verano, siendo las cenas de Navidad y Año Nuevo las más populares.

El clericó se suele preparar en una jarra.

La mezcla incluye frutas de estación (principalmente naranja, manzana, banana, durazno, pera, kiwi, ciruela y frutilla) cortadas en cubos, vino blanco y azúcar, todo en una jarra grande que después se sirve de a tragos.

SANGRÍA.

La sangría, un trago muy similar al clericó pero que en lugar de tener vino blanco tiene vino tinto. Además, cuenta con algunas diferencias cómo lo es la inclusión de jugo de naranja y frutas como el limón o la lima.

La sangría es un trago ideal para el verano.

Pero lo más llamativo de este trago es sin lugar a dudas su nombre, el cual lo tiene ya que al terminarlo debe parecerse a sangre, pero con una consistencia un poco menos viscosa. Al igual que el clericó, se suele servir en jarra aunque también se puede preparar de manera particular en un vaso.

PONCHE DE LECHE.

Uno de los tragos más jugados de esta lista: el ponche con leche. Se trata de un cóctel que suele tomarse en Chile (conocido allí como «chupilca con leche») y que mezcla el vino tinto con leche condensada.

Se prepara con una botella de vino tinto frío y unos 200 mililitros de leche condensada, mientras que se deben batir bien fuerte al hacer la bebida hasta obtener una composición uniforme de color amoratado. También se le puede agregar canela y extracto de vainilla para dar mejor sabor.

Extracto de artículo de El Cronista. Fotos de El Cronista.

Organización Internacional del Vino informó sobre caída de la producción global.

Organización Internacional del Vino informó sobre caída de la producción global.

Por la caída de la producción, principalmente en Italia, Francia y España que son los mayores productores de vino del mundo. Esos tres países elaboran el 78% de todo el vino de la UE, y representan casi la mitad de la producción mundial de vino. Por lo tanto, sus caídas tienen un efecto significativo en los números globales.

La prensa especializada asegura que en 2021 la producción mundial de vino cayó a un mínimo histórico. 2021 fue un año terrible para la producción de vino en varios de los grandes países productores de vino. La producción mundial de vino alcanzó un mínimo casi récord de alrededor de 250 millones de hectolitros. Los tres grandes países europeos, Italia, Francia y España, experimentaron descensos sustanciales, informó Forbes.

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) difundió cifras que revelan un panorama sombrío para la producción mundial de vino en 2021. Los números son, por supuesto, preliminares en esta etapa temprana, pero es poco probable que cambien mucho.

Según la OIV la producción mundial total de vino alcanzará alrededor de 250 millones de hectolitros (dentro de un rango de 247 a 253 Mhl). Este número está muy cerca de la cosecha en 2017 de 247 Mhl, que fue el volumen más pequeño realizado en más de veinte años.

En 2021 la caída fue del 4% en comparación con 2020 que tuvo ya una producción menor. La pequeña cosecha en 2021 sigue a dos años que también han dado bajos volúmenes, 2019 con 258 Mhl y 2020 con 262 Mhl. Los tres años están muy por debajo del promedio de 20 años de 269 Mhl.

LA PREGUNTA CLAVE: ¿TENDREMOS ESCASEZ DE VINO Y GRANDES AUMENTOS DE PRECIOS?

¿Tendremos escasez de vino y grandes aumentos de precios?, es la pregunta relevante, pero esas cifras aunque dramáticas no significan necesariamente que nos dirijamos a una escasez de vino o que el vino se vuelva más caro por falta de oferta.

Hay muchos más factores a tener en cuenta: En primer lugar, tenemos, por supuesto, el consumo de vino. Durante los años de la pandemia, algunas cifras preliminares indican que el consumo también ha disminuido. El consumo de vino es mucho más difícil de estimar que la producción, por lo que llevará algún tiempo obtener números confiables, pero en 2020 se estimó que el consumo de vino había disminuido en un 3%.

Retrocediendo a 2018 tuvimos, como contraste con el pequeño volumen de este año, una cosecha excepcionalmente grande de 294 Mhl, el segundo volumen más grande en 20 años. Así que también hay que tener en cuenta, por ejemplo, los volúmenes de stock.

¿POR QUÉ UNA PRODUCCIÓN TAN BAJA EN 2021?

La única razón que explica la caída es la muy pequeña cosecha en algunos países europeos, y en particular en los tres grandes países productores de vino, los tres más grandes del mundo, Italia, Francia y España:

Italia: -9% a 44,5 Mhl.

España: -14% a 35 Mhl.

Francia: -27% a 34,2 Mhl.

En 2020 juntos esos tres países hicieron 136,5 Mhl. En 2021 hicieron solo 113.7 Mhl, una disminución de 22.8 Mhl o -17% colectivamente. Estos tres países elaboran el 78% de todo el vino de la UE. También representan casi la mitad de la producción mundial de vino. Por lo tanto, no es de extrañar que sus caídas tengan un efecto significativo en los números globales.

ITALIA SIGUE LIDERANDO.

Italia sigue siendo el mayor productor de vino del mundo. Pero Francia ha perdido su segundo lugar y cayó al tercer debido a su cosecha excepcionalmente pobre. España se convirtió en el segundo mayor productor de vino en 2021.

Las cifras casi catastróficas de Francia fueron causadas por condiciones climáticas muy desfavorables durante la mayor parte de la temporada de crecimiento: heladas, granizo, tormentas y humedad en el verano (causando enfermedades). La producción de vino francesa es la más baja desde 1957.

Las caídas en Italia y España tienen causas similares, pero menos severas.

La buena noticia, sin embargo, es que, en la mayoría de los casos, la calidad es buena a pesar de los problemas climáticos.

EL RESTO DEL MUNDO.

El resto del mundo muestra números mucho más positivos. En general, tenían números de producción de vino bastante positivos.

Estados Unidos, el tercer mayor productor de vino del mundo, aumentó el volumen de vino en un 6% hasta alcanzar los 24,1 Mhl. Australia, Chile, Argentina y Sudáfrica, que generalmente compiten por las posiciones cinco a ocho en el ranking mundial, lo hicieron bien, o muy bien en algunos casos: hasta un 30% tanto para Australia como para Chile (a 14,2 Mhl y 13,4 Mhl respectivamente), +16% para Argentina (12,5 Mhl), y un +2% más modesto para Sudáfrica (10,6 Mhl).

El total de los productores del hemisferio sur experimentó un crecimiento del 19%. Sin embargo, su total solo alcanza los 59 Mhl, comparable a Italia solo en un buen año.

El artículo de Forbes aclara que China no ha reportado ningún número, pero la OIV espera que continúe la tendencia del año pasado con números cada vez más bajos cuando se estimaba que era el décimo mayor productor del mundo.

En base a artículo de Forbes / Foto principal bodega Moizo.

Pin It on Pinterest