Fue creado el Catálogo Nacional de Insumos para el Monitoreo de Plagas.

Fue creado el Catálogo Nacional de Insumos para el Monitoreo de Plagas.

La reglamentación surge de la necesidad de conocer el mercado nacional sobre dichos insumos agrícolas y brindar información actualizada y confiable a los usuarios de los mismos a través de dicho catálogo.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), a través de la Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA), y ante la necesidad de instrumentar medidas tendientes a promover el uso de herramientas de manejo integrado de plagas a través del monitoreo de sus poblaciones como de fomentar el uso de insumos sostenibles, procedió a la creación de un Catálogo Nacional de Insumos para el Monitoreo de Plagas.

El Catálogo estará a cargo de la División Control de Insumos de la DGSA. Los insumos abarcan a los utilizados exclusivamente para el monitoreo de plagas, incluyendo trampas y semioquímicos (sean atrayentes alimenticios, feromonas, paraferomonas) o cualquier otra sustancia con dicho fin.

No se comprenden los insumos semioquímicos para el control de plagas; tampoco comprende a los insumos semioquímicos que tengan doble acción, tanto para monitoreo y control de plagas. Ambos casos requieren sí el registro ante la DGSA.

La reglamentación surge de la necesidad de conocer el mercado nacional sobre dichos insumos agrícolas y brindar información actualizada y confiable a los usuarios de los mismos a través de dicho catálogo.

El mismo será actualizado por la DGSA en su página web, y será elaborado con información remitida por las empresas que los comercializan a través de la presentación de dos Anexos con información técnica estipulada en la Resolución y que será de carácter de declaración jurada.

Para acceder a la resolución: Resolución N° 686/022 de la DGSA: Insumos de Monitoreo de Plagas | Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (www.gub.uy)

La juventud no se rinde. Jóvenes de Montevideo instalaron invernáculos apoyados por La Bujía.

La juventud no se rinde. Jóvenes de Montevideo instalaron invernáculos apoyados por La Bujía.

El MGAP a través del programa La Bujía aportó US$ 10.000, pero el grupo de jóvenes puso su trabajo haciendo invernáculos y preparando la tierra. Ahora tienen el desafío de producir más y venderlo, como han hecho hasta ahora.

La producción agropecuaria bien encarada es una fuente laboral importante con posibilidades reales de crecimiento para los jóvenes. Son varias las instituciones que ofrecen programas financieros, de formación técnica, asesoramiento, etc., para todo los que quieran incursionar en un sector de la actividad que desde hace mucho se convirtió en el motor económico del país.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y sus direcciones juegan un rol fundamental en el desarrollo rural y la incorporación de jóvenes de todo el país, incluso Montevideo. Hace unos días la página web de esa Secretaría de Estado publicó la historia de un grupo de jóvenes que desde hace algunos años llevan adelante la producción hortícola. Todo lo producido lo venden a la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM), ferias o comercios del barrio. El trabajo los ha llevado a ampliar su producción con lo cual enfrentan nuevos desafíos.

Ian Tadich es estudiante de Agronomía, egresado de la Escuela Agraria de Montevideo vive en Puntas de Manga (Montevideo) y forma parte de un grupo de cuatro jóvenes que en 2018 se presentaron a la quinta edición de la convocatoria del programa Somos de Acá trabajando en la producción hortícola y posteriormente se presentan a un llamado de La Bujía.

Cabe recordar que la primera convocatoria del programa La Bujía -que lleva adelante la Dirección General de Desarrollo Rural (DGDR) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP)- se realizó en octubre de 2019 poniendo el foco en los jóvenes rurales ya que su fin es convocar jóvenes rurales e instarlos a presentar propuestas productivas y de desarrollo de servicios para la producción agropecuaria. Además, La Bujía ofrece apoyo económico no reembolsable para financiar propuestas productivas y de desarrollo de servicios. Como requisitos, los jóvenes deberán tener entre 18 y 29 años, y presentar las propuestas en grupos de al menos 5 integrantes, con el apoyo de un técnico privado de las ciencias agrarias, habilitado por el Registro y Habilitación de Técnicos Privados de la DGDR-MGAP.

CRECER Y EXPANDIRSE.

Ian dijo que el grupo buscaba expandirse: “Queríamos crecer, queríamos arrendar un campo y conseguir financiamiento para comprar más terneros para dedicarnos a un negocio de ese tipo. Fue cuando le propusimos al grupo presentar esa idea” y “fuimos a hablar al Ministerio”, contó.

El desafío “no era fácil”, reconoció. Las dificultades pasan “por las complicaciones que lleva arrendar el campo; al mismo tiempo sufrimos robos y tuvimos que dejar la actividad ganadera. Pero ya que veníamos trabajando con el grupo en el tema hortícola, presentamos un proyecto”.

“Decidimos presentar proyecto para hacer cultivo bajo invernáculo. La idea era construir dos invernáculos de 40 metros por 10, que era lo que nos cubría el proyecto. Entre que se formula el proyecto, se presenta, se aprueba y se dan los fondos, pasó un año y algo, nosotros continuamos con el proyecto en la cabeza, hablando con uno y con otro y consiguiendo precios, y así logramos pasar de tener dos invernáculos, a tres. En este momento tenemos los dos que habíamos presentado en la idea original y estamos haciendo un tercero, gracias a que el grupo se movió, consiguió contactos, la madera más barata, nylon de mejor calidad y más barato”, agregó.

El grupo cortó en el monte cerca de la mitad de la madera de los dos primeros invernáculos. La cortaron, pelaron e hicieron todo el trabajo sobre la madera, lo que les permitió llegar con los fondos para cubrir un tercer invernáculo: “Fue un plus del llamado La Bujía, presentamos la idea de dos y terminamos con tres invernáculos. Es algo a valorar. Como grupo logramos adaptarnos y conectar con gente que ya tenía invernáculos, lo que nos favoreció para conseguir mejores precios”.

Los invernáculos los instalaron en la quinta del abuelo de Guillermo, otro integrante del grupo, que queda en Peñarol viejo.

El MGAP a través de La Bujía aportó 10.000 dólares, pero el grupo de jóvenes puso su contrapartida: donde se hicieron los invernáculos había un monte de pelones que hubo que arrancar, árbol por árbol, prepararon el terreno sacando las raíces, tierra que hacía años no se movía, nivelaron el suelo, hicieron el tratamiento de los palos, el pozo para los postes, abonaron la tierra.

Al momento tienen plantado tomates en invernáculo y ya están por empezar a cosechar. Además, están preparando la tierra para plantar alguna verdura más, a campo.

“Desde que nos presentamos al llamado tuvimos que aprender muchas cosas en cuanto al seguimiento, la presentación, la rendición.  Siempre teníamos contacto con la gente del Ministerio, teníamos una duda y nos respondían enseguida. Tuvimos mucho apoyo. Una cosa que fue muy buena en este proyecto fue la posibilidad de haber contado con un técnico, que es nuestro Ingeniero. Las jornadas que el Ministerio nos cubría nos permitió tener un cultivo excelente. Todo el apoyo del Ministerio fue excelente. La experiencia fue muy enriquecedora”, subrayó.

Si bien Ian y Guillermo ya estaban vinculados a la producción, los otros dos jóvenes integrantes del grupo, Cinthya y Germán, que no estaban vinculados, comenzaron su con este proyecto y les sirvió muchísimo: “Fue muy enriquecedor para ellos, para su vida profesional y laboral”, valoró Ian. “Trabajar en grupo tiene algo bastante lindo. El tema de los consensos, y además saber que siempre estás contando con alguien que además de ser tu compañero de trabajo, es tu amigo”, apreció el joven.

UN MUNDO NUEVO, CON NUEVOS DESAFÍOS.

Su idea es continuar produciendo, crecer y vincularse más al tema agroecológico. Descubrieron allí un mundo nuevo: “Algo a lo que queremos apostar. Nuestra idea es seguir en el tema y vincularnos aún más a la parte agroecológica para disminuir al máximo cualquier uso de químicos que se pueda tener en la producción”.

Un volumen muy grande de lo que producen, lo venden en la UAM, una parte se vende a feriantes de la zona y otra, directamente al consumidor. “Todo lo que se produce, hasta ahora se ha podido vender. No hemos tenido grandes descartes”.

Ahora que van a tener un invernáculo más, la idea que tienen es lograr un volumen de producción mayor y diversificar la producción. También esperan poder presentarse para vender en alguna cadena de supermercados: “Es difícil cumplir con los requerimientos que ellos tienen, pero lo venimos conversando. Tenemos el tema en mente”, dice el joven.

Sus sueños, como jóvenes rurales, son seguir vinculados a la producción y terminar la Facultad. “Quieras o no, el estar vinculados a la producción te da un plus para cuando trabajás con la gente. Una llegada más a los productores y una llegada más a lo que vivimos los productores día a día”.

En una devastada Mariúpol, la horticultura familiar se abre paso en la Ucrania oriental.

En una devastada Mariúpol, la horticultura familiar se abre paso en la Ucrania oriental.

Larysa nunca había trabajado como agricultora, pero con ayuda de vecinos supo salir adelante, comenzando su camino como agricultora doméstica para garantizar la seguridad alimentaria de su familia.

FAO | La guerra sorprendió a Larysa Zueva mientras estaba haciendo su turno en un hospital psiquiátrico en Mariúpol, en Ucrania sudoriental. Permaneció más de un mes con su nieto en el refugio del hospital junto con unas 200 personas más. A pesar de los ataques, su trabajo en el hospital continuaba. Cuando se cortó el suministro de gas, recurrieron a una hoguera para cocinar, logrando así seguir alimentando y cuidando a sus pacientes.

“Los bombardeos eran muy intensos, por lo que no pudimos abandonar la ciudad durante la primera evacuación, pero el 22 de marzo, finalmente lo conseguimos”, dijo Larysa.

Larysa y su nieto viajaron cinco días hasta llegar a Pushkarivka, en la provincia de Dnipropetrovsk, al norte de Mariúpol, donde los bombardeos no eran constantes. Natalia, una antigua compañera de trabajo de la hija de Larysa, les recibió y les ayudó a establecerse.

“Mi apartamento en Mariúpol quedó totalmente destruido. No hay ningún sitio al que podamos volver. Nuestra hermosa y moderna ciudad, así como nuestro hogar, han desaparecido”, explica Larysa.

Ahora, ella y su nieto han alquilado una casa y ya han comenzado a cultivar la tierra. Poco a poco se van acostumbrando a su nuevo hogar, el huerto y los nuevos paisajes.

Ella nunca había trabajado como agricultora, pero los vecinos le ayudaron y le dijeron qué era lo que tenía que hacer y cómo.

Larysa Zueva.

“La gente aquí es muy atenta; nos dan consejos sobre cómo cultivar la tierra. Ayer plantamos fresas. Y también hemos comprado semillas de pepino y tomate. Hoy hemos recibido de la FAO papas de siembra, que vamos a plantar. Estamos plantando hortalizas, ya que nadie sabe qué sucederá a continuación”, añadió Larysa.

“En este momento, es absolutamente crucial ayudar a los agricultores, en particular agricultores en pequeña escala, que cultivan en huertos domésticos y producen alimentos para su propio consumo”, declaró el Sr. Pierre Vauthier, Oficial designado responsable de la FAO en Ucrania. “La respuesta de la FAO incluye el suministro de insumos agropecuarios junto con dinero en efectivo para ayudar a los pequeños agricultores y ganaderos más afectados a respetar los plazos del calendario agrícola. Este apoyo permitirá a los hogares producir hortalizas, cereales, leche, carne y huevos para alimentarse”.

La FAO trabaja en Ucrania desde 2003. Tras el inicio de la guerra, la Organización ha dispuesto un Plan de respuesta rápida para ofrecer asistencia agrícola y garantizar la seguridad alimentaria a las personas más afectadas por el conflicto.

En el marco del Plan de respuesta rápida, la FAO ha pedido un total de US$ 115,4 millones para ofrecer apoyo a 979.320 agricultores en pequeña escala y productores medianos de aquí a diciembre de 2022.

Hasta la fecha, se han recibido contribuciones financieras de Australia, Bélgica, el Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF) (proyectos de respuesta rápida), Francia, la Fundación Louis Dreyfus, el Fondo Humanitario para Ucrania, el Japón, la Oficina de Asistencia Humanitaria de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y la Unión Europea.

De la distribución de la FAO, Larysa recibió 50 kg de papas de siembra que ayudarán a cultivar en torno a 600 kg de papas para consumo familiar propio o para su venta.

Aunque no prevé que pueda regresar a su Mariúpol natal, sigue sin perder la esperanza y agradece sinceramente la asistencia y los insumos agrícolas.

“En cuanto acabe la guerra, me gustaría comprar esta casa”.

En total, la FAO ha entregado 862 toneladas de papas de siembra a 17.740 hogares en 10 provincias del país, en el este, el sur, el centro y el oeste de Ucrania. La distribución llegó a tiempo para la campaña de siembra de patata a mediados de mayo, lo que garantizará que esta fuente de alimento tan nutritiva se pueda cosechar en setiembre.

La familia de Larysa es uno de los 3.690 hogares en Dnipropetrovsk que han recibido asistencia del Programa de respuesta humanitaria de la FAO. La distribución de papas de siembra se realizó en colaboración con el Servicio de asesoramiento agrícola de la Organización Pública Regional de Dnipropetrovsk, un asociado local para la ejecución.

Se invita a las agencias de noticias y los medios de comunicación a reproducir y reutilizar tales historias y fotografías relacionadas con el crédito correspondiente. También se agradece un enlace a la historia original.

La historia original y las fotos relacionadas se pueden encontrar en:  De la devastada Mariúpol al cultivo en huertos domésticos en Ucrania oriental | Historias de la FAO | Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

Se puede acceder a todas las historias aquí: Articulos | Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (fao.org)

Situación y perspectiva de la comercialización mayorista de frutas y hortalizas.

Situación y perspectiva de la comercialización mayorista de frutas y hortalizas.

El informe del Observatorio Granjero aporta información comercial relevante recabada mediante la observación y el análisis del comportamiento de precios, calidades y cantidades ofertadas, enriquecida con la opinión de informantes calificados, referentes del sector comercial mayorista hortifrutícola.

Como ocurre todos los años en los meses de fin de otoño y comienzo del invierno, se observan claros signos estacionales de enlentecimiento en la venta mayorista. Este año con el agravante de la reducción en el consumo observado en los primeros meses que se acentuó en los últimos meses. Esta reducción en el consumo impacta directamente en la demanda mayorista de frutas y hortalizas que se sustenta en gran parte por el consumo de la amplia mayoría de la población de ingresos medios y bajos.

Por otra parte, la situación se agrava para el sector mayorista y productivo por los precios que se registran para varios grupos de productos por debajo de la expectativa histórica de precios, destacándose entre estos las frutas de hoja caduca especialmente manzana y pera, y en el caso de los citrus naranja y mandarina. Dentro de las hortalizas si bien la papa es de los rubros que cotizan más claramente por debajo de su expectativa histórica, analizando todo el primer semestre del año también han mostrado precios bajos varias hortalizas de hoja, como lechuga, acelga y espinaca y varias hortalizas secas como boniato y zapallos en los primeros meses de año.

Estos precios bajos terminan perjudicando la rentabilidad de las actividades productivas y de comercio mayorista (cuya ganancia corresponde a una proporción del precio final y los precios bajos determinan márgenes bajos).

HORTALIZAS DE FRUTO.

 Se comienzan a verificar problemas en la madurez de las partidas de varios rubros de este grupo lo que si bien no es un defecto desde el punto de visita de la calidad, se constituye en esta época del año en una característica indeseable dado que el producto demora en evolucionar hasta alcanzar las características óptimas de consumo.

En tomates, la mayoría presenta coloraciones pálidas con tonalidades verdes a rosadas y defectos como quemado por frío. Esto último especialmente como consecuencia de las intensas heladas agrometeorológicas ocurridas a fines de mayo y principios de junio, lo que afectó las plantas especialmente de las cabeceras de algunos invernáculos, fundamentalmente en la zona sur. Esta situación está prevista que continúe durante todo el invierno y que por el nivel de oferta y la superficie que hay instalada tanto en el norte como en el sur, los valores se mantengan relativamente estables sin cambios significativos, ya que el nivel de demanda durante el invierno generalmente no tiene variaciones bruscas.

En morrones, los rojos principalmente, la oferta desciende a medida que nos adentramos en el invierno debido que las plantas crecen y se desarrollan en condiciones de temperatura y luminosidad por debajo del óptimo, perjudicando el cuajado y crecimiento de nuevos frutos en los próximos meses.

Actualmente la oferta presenta algunos problemas de calidad, tal como poca intensidad de coloración o defectos por podredumbres, ambos debidos a la aplicación de técnicas de maduración forzada que aplican algunos productores, comúnmente llamado “estufado”, lo que acorta la vida poscosecha y genera que los frutos se ablanden rápidamente y adquieran coloraciones anaranjadas.

Esta situación lleva a un posible incremento en los precios en los meses de fin de invierno y comienzo de primavera, ya que el nivel en la demanda es algo mayor comparada al pleno invierno y podría darse una leve faltante de oferta de partidas con calidad superior.

En zapallitos, zucchini y berenjena, la oferta va descendiendo de manera paulatina con la baja de las temperaturas, mientras algunas partidas comienzan a presentar problemas de calidad, principalmente de sobre madurez, con coloraciones opacas. Esta situación lleva a una presión al alza de sus valores de venta, lo que se mantendría en las próximas semanas, iniciando una posible tendencia al alza.

HORTALIZAS SECAS.

Comienzan a agravarse los problemas en la calidad de cebolla que vienen verificándose desde hace varias semanas, disminuyendo paulatinamente la oferta. La variedad que está más comprometida es la Pantanoso y similares, mientras que las de tipo Sintéticas y 7 Cáscaras son la que presenta mejores características de calidad con partidas que presenta mayor cantidad de cáscaras y se perciben firmes al tacto. Si bien hubo una fuerte presión al alza en sus precios, ello estimuló el ingreso de partidas de manera irregular desde zonas fronterizas, que presentan valores muy por debajo que en el ámbito local. Finalmente, con la entrada en la primera quincena del mes de junio de las primeras partidas importadas de forma reglamentaria con un relativo bajo precio, se frenó por ahora la tendencia alcista en los precios de la cebolla local provocando incluso una reversión en la tendencia de los precios.

En ajo la oferta aún se mantiene estable, aunque comienzan a descender la proporción de partidas de ajos de calibres más grande. A su vez son los ajos grandes los que presentan deshidratación más severa de los dientes provocando el desgranado de la cabeza y la emisión de brotes, lo que afecta notable y negativamente su calidad comercial. Sin embargo, en los de calibres medianos y chicos la oferta continúa siendo alta, y aún no se verifican problemas graves de calidad externa. Es altamente probable que al abrir un diente se encuentre el brote en el centro. En cuanto a los valores no se esperaría un cambio significativo en el corto plazo.

En boniato y zapallo la oferta se mantiene relativamente estable, lo que hace que no se esperen cambios significativos en sus precios para las próximas semanas. Se aguarda que hacia finales del invierno la oferta comience a descender de manera paulatina, principalmente en calabacines, ya que estos son los que tienen una menor vida poscosecha (en comparación con Kabutiá) y se empiezan a deshidratar en el centro de la pulpa (ahuecado). En ese momento los precios sufrirían presiones al alza.

FRUTAS DE HOJA CADUCA.

Finaliza la oferta de uvas nacionales, con un precio relativamente estable debido a la calidad de las últimas partidas en plaza que se encuentran muy deterioradas. En las próximas semanas estarían ingresando algunas partidas importadas a precios superiores a los actuales.

En manzana la oferta se incrementa de manera paulatina y con una mayor proporción en el volumen de la variedad Cripps Pink, lo que presiona sus precios a la baja. Se prevé que esta situación se mantenga por varios menses, sin cambios significativos en sus precios.

En pera aumenta la proporción de partidas que son conservadas con tecnologías de atmósfera controlada, las que mantienen la calidad, a diferencia de aquellas conservadas en cámaras convencionales. Esta diferencia en calidad provoca que sus valores se dispersen y se aprecie un paulatino incremento de valores a medida que se extiende la zafra de peras William’s – preferidas por compradores y consumidores – las que habitualmente marcan la tendencia de precios. En la medida que algunos productores/operadores vayan terminando sus existencias de peras William’s aumentaría la presencia de peras de la variedad Packham’s Triumph.

HORTALIZAS DE HOJA.

Se incrementa paulatinamente la oferta en la mayoría de las hortalizas que integran este grupo con una presión de sus precios a la baja para espinaca, lechuga, acelga, cebolla de verdeo, apio y nabo. Sin embargo, en choclo o maíz dulce, se aprecia una clara baja en sus ingresos, así como en su calidad (principalmente en el llenado de granos), lo que se debe a que es una especie estival y las intensas heladas del fin de mes afectaron la mayoría de los cultivos instalados. Esta situación provocó un aumento en sus precios en los siguientes días. Al inicio de junio ingresaron al Centro Mayorista las primeras partidas de choclo de origen argentino, mejorando la calidad comercial, manteniéndose los valores de venta. En las próximas semanas ingresaría un mayor volumen de la misma procedencia lo que hace razonable esperar que se mantenga incambiado el escenario de precios.

La papa en otoño: Producción de 29.700 toneladas en un área menor a la de primavera.

La papa en otoño: Producción de 29.700 toneladas en un área menor a la de primavera.

El objeto de la encuesta fue obtener datos estimado de la superficie y producción del ciclo de primavera-verano 2021/2022; de la superficie sembrada de otoño 2022; y la cantidad y procedencia de la semilla utilizada para las siembras de otoño de 2022.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), presentó, a través de la Oficina de Estadísticas Agropecuarias (DIEA), los resultados de la “Encuesta de Papa Otoño 2022”, la cual fue realizada a fines de mayo.

LOS DATOS.

La superficie sembrada fue estimada en 1.292 hectáreas, siendo este un total 6% inferior a la superficie de la zafra de primavera del año pasado (1.372 ha). La producción de esta zafra se estimó en 29.700 toneladas con un rendimiento medio de 23 toneladas por hectárea sembrada.

La producción total de esta zafra es un 13% menor a la de la zafra de primavera 2020/21 (34.100 toneladas), debido en parte a una reducción de la superficie sembrada pero también a un menor rendimiento de los cultivos.

El rendimiento promedio de 23 toneladas por hectárea si bien es alto, es comparativamente menor al de la pasada zafra de primavera que marcó un récord absoluto con 24,9 toneladas por hectárea.

RIEGO. La proporción de superficie regada es muy alta y alcanzó en esta zafra al 93% de la superficie de cultivo.

COMERCIALIZACIÓN. La gran mayoría de la producción cosechada ya había sido comercializada al momento de la encuesta, restando por comercializar solamente 1.670 toneladas en ese momento.

CICLO PRODUCTIVO OTOÑO 2022.

La superficie sembrada en la zafra de otoño 2022 es de 2.538 hectáreas, resultando un valor 4% superior a la zafra de otoño del año anterior (2.434 ha.)

En cuanto a la procedencia de la semilla el 73% de la superficie de cultivo se sembró con semilla propia, el 4% con semilla nacional comprada y el 23% restante con semilla importada.

Se compraron 1.648 toneladas de semilla importada para sembrar una superficie de 591 hectáreas, lo que da una densidad promedio de 2.78 toneladas por hectárea.

Mattos: “El Plan Nacional de Agroecología se constituyó en un hito, estrategia productiva para el país”.

Mattos: “El Plan Nacional de Agroecología se constituyó en un hito, estrategia productiva para el país”.

El ministro destacó que esta forma de producción, tiene antecedentes desde hace mucho tiempo, pero no como un conjunto de conceptos y conocimientos desarrollados que hoy en día tenemos.

El ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, participó de la presentación Senda agroecológica, dirigida a organizaciones de la producción rural. El evento se realizó el miércoles 15 de junio en la sede del Ministerio. Del acto participaron otras autoridades como el director de Desarrollo Rural, Carlos Rydström; el presidente de la Comisión de Agroecología, Eduardo Blasina y la representante residente del Banco Mundial en Uruguay, Celia Ortega Sotés.

Al cierre del evento Mattos destacó la importancia que la agroecología tiene para el Ministerio. “El Plan Nacional de Agroecología se constituyó en un hito, estrategia productiva para el país, que no representa una amenaza de transformación de los sistemas productivos, sino una introducción de conceptos de producción que el mundo hoy está valorando y aplicando en casi todos los sistemas”, expreso.

Destacó que esta forma de producción, tiene antecedentes desde hace mucho tiempo, pero no como un conjunto de conceptos y conocimientos desarrollados que hoy en día tenemos y definió que “claramente nuestro sistema productivo debe apuntar a la preservación de los recursos, a la sostenibilidad de los procesos productivos, a no afectar el medio ambiente, y asegurar que el porvenir de las próximas generaciones sea más venturoso y reciban recursos naturales en mejores condiciones”.

Comentó que “Uruguay está bien posicionado respecto a su sistema productivo, a su matriz energética y a su propia estrategia, que podrá generar enormes ingresos potenciados para que el país, a través de la generación de energía renovable, pueda ser exportador de energía más allá de nuestro propio continente”.

Aseguró que el Ministerio está comprometido en mostrar nuestro sistema productivo amigable con el medio ambiente, que se mostró en la reciente Expo Uruguay Sostenible conjuntamente con el Ministerio de Ambiente.

Estos proyectos hablan de promover la producción sin afecta la productividad y teniendo una mirada de cuidado ambiental de los recursos naturales, consideró, y defendió el sistema productivo del país y definió que “es amigable, que sabemos hay que mejorar, sí, y tenemos compromisos de mejoramiento”, apuntando al cambio de la matriz energética como la forma de reducción de emisión de gases de efecto invernadero. Destacó los mercados de consumidores que eligen y están dispuestos a pagar los costos de estos productos que tienen el valor agregado de ser producidos dentro de los marcos de producción agroecológica.

Mattos felicitó a la Dirección de Desarrollo Rural y a la Comisión de Agroecología por la iniciativa, y al Banco Mundial por el apoyo, y destacó que claramente que “es un camino que está marcando esta administración, de apoyar y ayudar a los productores, mucho más en su propio desarrollo, en enseñarlos a un sistema productivo novedoso, que pueden incorporar conceptos ambientales, en el camino de la asistencia técnica, y la capacitación”.

Pin It on Pinterest