Desarrollan una resistencia duradera para la roya asiática de la soja.

Desarrollan una resistencia duradera para la roya asiática de la soja.

El rasgo transgénico desarrollado proporcionará una herramienta adicional de manejo de enfermedades para los agricultores.

Debido a las condiciones invernales suaves, la soja en América Latina es particularmente vulnerable a la roya asiática (ASR), una enfermedad fúngica que puede causar una pérdida de rendimiento del 10 al 80 por ciento en los países donde está establecida, lo que conlleva un riesgo significativo para los agricultores y los sistemas agrícolas. La colaboración entre 2Blades Foundation y Corteva Agriscience (*) ha permitido producir un rasgo transgénico para la resistencia a la ASR, con ensayos de campo exitosos de variedades de soja latinoamericanas que contienen el nuevo transgén.

El rasgo transgénico desarrollado proporcionará una herramienta adicional de manejo de enfermedades para los agricultores de la región, aumentando la durabilidad de la resistencia a las enfermedades y las opciones para estrategias integradas de manejo de enfermedades. Aunque los avances científicos anteriores habían llevado a algunas mejoras en el control de la ASR de la soja en países como Brasil, la resistencia genética duradera no se había conseguido, y es una herramienta importante para que los agricultores mitiguen el riesgo de la enfermedad.

“La roya de la soja es un desafío clave para los productores y debe combatirse con una estrategia integrada”, explicó Peter van Esse, vicepresidente y líder de grupo de 2Blades. Además, añadió que la resistencia genética contra ASR ayudará a brindar a los productores una herramienta poderosa para controlar la enfermedad de una manera más efectiva y sostenible.

El conocimiento de 2Blades sobre la resistencia a enfermedades, combinado con la competencia en pruebas de laboratorio y de campo de Corteva, así como la experiencia en desarrollo de productos, impulsaron la decisión inicial de colaborar en 2013. De 2013 a 2018, llevaron a cabo una investigación conjunta para identificar nuevos genes de resistencia a ASR. (Fundación Antama).

(*) 2Blades Foundation 2Blades y Corteva Agriscience

En la provincia de Buenos Aires, juez penal juvenil prohibió trigo transgénico.

En la provincia de Buenos Aires, juez penal juvenil prohibió trigo transgénico.

Por ser tolerante a la sequía y resistente a herbicidas, el trigo ahora prohibido por juez juvenil había sido autorizado para exportar a Brasil, Colombia, Nueva Zelanda y Australia.

Hébert Dell’Onte Larrosa | Estamos en un momento en que todo se judicializa, y los jueces aceptan tomar decisiones para lo que han demostrado no estar preparados, incluso se animan a contradecir la ciencia cuando, salvo que tengan una formación específica, es un área que no dominan.

Es la ciencia la que debe decidir sobre las vacunas para tratar una enfermedad, y es la ciencia la que debe hacer lo propio sobre los cultivos transgénicos. Pero un juez de feria en Uruguay y un juez penal adolescente en Argentina tomaron decisiones ajenas a su competencia, que los supera en capacidad y formación.

En Argentina -que es el caso que nos ocupa hoy- un juez penal juvenil de la provincia de Buenos Aires prohibió, como media cautelar, la siembra de trigo transgénico. La medida fue tomada a comienzo de mes y afecta un logro de una reconocida bioquímica argentina, la Dra. Raquel Chan. El material prohibido por el magistrado penal había puesto a la ciencia de ese país en la consideración global.

El osado magistrado es el Dr. Néstor Salas, titular del Juzgado de Responsabilidad Penal Juvenil 2 de la ciudad de Mar del Plata, y el trigo en cuestión es el HB4.

La resolución de Salas fue atendiendo el reclamo de particulares que se presentaron ante el juzgado en representación de 40 organizaciones, entre ellas comunidades indígenas, asambleas de pueblos fumigados y emprendimientos de la agricultura familiar, informaron medios argentinos.

Se dispuso la “prohibición temporal en todo el territorio de la provincia de Buenos Aires del uso y liberación a cielo abierto de la variedad exótica de Trigo Modificado Genéticamente IND-00412-7”, dice la resolución.

La medida extrema tendrá vigencia en tanto el Gobierno provincia no efectivice la creación de una Comisión Provincial sobre Biotecnología y Bioseguridad Agropecuaria, impuesta por la Ley 12.822, la cual se encuentra pendiente desde hace más de 20 años.

Daño a la producción y a las exportaciones.

La mayor área de trigo de Argentina está en la provincia de Buenos Aires, por lo que la decisión no es inocua a la producción de alimentos de ese país.

En octubre 2020 el trigo fue aprobado por resolución del Ministerio de Agricultura de la Nación. El HB4 se trata del primer trigo transgénico del mundo y fue desarrollado por la bioquímica e investigadora argentina, Raquel Chan, destacándose por ser resistente a la sequía.

Por esa tolerancia a la sequía como su resistente al herbicida glufosinato de amonio, el trigo prohibido por juez juvenil había sido autorizado para exportar a varios países: Brasil, Colombia, Nueva Zelanda y Australia.

En mayo pasado Todo El Campo publicó comentarios de la Dra. Chan quien dijo que “nada de lo que comemos es natural”; también informamos que la científica fue destacada por la BBC como una de las diez más destacadas de América Latina.

Chan había dicho que oponerse a los transgénicos es como ser antivacunas.

Para leer los artículos sobre la Dra. Chan ingresar a los siguientes enlances:

Relación cercana de agricultores y científicos favorecerá producción de alimentos, dijo bioquímica argentina Raquel Chan. – Todo El Campo

Destacada científica: “Nada de lo que comemos es natural”. – Todo El Campo

Argentina tendrá la primera cerveza transgénica del mundo.

Argentina tendrá la primera cerveza transgénica del mundo.

Será elaborada por Bioceres, una empresa argentina enfocada en tecnología agrícola que recientemente consiguió importantes aprobaciones para sus productos de soja y trigo, y ahora mira a la bebida alcohólica.

Bioceres Crop Solutions Corp. (BIOX), la empresa argentina de tecnología agrícola que está intentando convencer al mundo de que consuma trigo genéticamente modificado, está en conversaciones con la productora de cerveza artesanal Rabieta para elaborar la primera cerveza transgénica de la historia.

La empresa, que cotiza en la bolsa de EE.UU., se está moviendo para proveer sus semillas de trigo HB4 a Rabieta y a un productor de aves de corral con fines de alimentación, dijo el CFO de Bioceres, Enrique López Lecube en una entrevista que concedió el 18 de mayo en el marco del evento New Economy Gateway Latin America de Bloomberg en Panamá, que reúne a líderes empresariales y gubernamentales para discutir temas relacionados con el comercio, las finanzas, la salud, el clima y las ciudades de la región.

Los acuerdos vendrían después de un contrato similar con la empresa de confitería Havanna, ya que Bioceres busca llegar a donde ninguna empresa lo ha hecho antes, ganando la aceptación mundial para el trigo editado genéticamente.

Aunque la gran mayoría de los cultivos de soja y maíz del mundo ya son transgénicos, éstos se destinan principalmente a la alimentación del ganado. El trigo biotecnológico, en cambio, sería consumido directamente por los humanos en pan y pasta, informó Bloomberg.

El trigo HB4 tolera la sequía en un momento en que los agricultores, desde América hasta Oceanía, se enfrentan al cambio climático y a la sequedad extrema.

Argentina, uno de los principales exportadores de trigo, dio su aprobación final a la siembra de HB4 tras la autorización de consumo de su principal comprador, Brasil. Sin embargo, a los exportadores les preocupa que los cargamentos destinados a los importadores de trigo que aún no han autorizado el HB4 estén contaminados con la cepa transgénica, lo que dejaría a Argentina fuera de esos mercados.

Los temores de los comerciantes podrían comenzar a disminuir si, como espera Bioceres, Australia se convierte en el segundo gran proveedor mundial de granos en dar luz verde a la siembra.

El impulso está claramente a favor del trigo HB4, dijo López Lecube, ya que los problemas de sequía de la agricultura mundial se ven agravados por las vacilantes cosechas de grano en la región del Mar Negro debido a la invasión de Rusia a Ucrania.

“Esta perturbación crea un espacio para que la tecnología estabilice el suministro de alimentos”, dijo.

Fuente Bloomberg, artículo de James Attwood , Carolina Millan y Jonathan Gilbert.

Destacada científica: “Nada de lo que comemos es natural”.

Destacada científica: “Nada de lo que comemos es natural”.

Raquel Chan, investigadora del Conicet y que la BBC destacó como una de las diez científicas más destacadas de América Latina. Además, opinó que oponerse a los transgénicos es como ser antivacunas.

Argentina | La Dra. Raquel Chan (foto) es argentina, bioquímica, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) especializada en biotecnología vegetal y directora del Centro Científico Tecnológico del Conicet Santa Fe. Recientemente su nombre, muy común en las publicaciones y artículos científicos, saltó a los medios de comunicación generalistas por ser la responsable de desarrollar la soja transgénica argentina aprobada por China.

En una conferencia que dictó en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Rafaela, donde se refirió respecto a los transgénicos y comparó a sus críticos con los antivacunas, agregó que lo que comemos no es natural.

“A mucha gente no les gusta los transgénicos porque no entiende, así como no quieren una vacuna”, afirmó, y agregó que hay una fantasía sobre los alimentos naturales. Son muchos “los que creen que lo que comemos es natural si no es transgénico, y eso no es verdad. Nada de lo que comemos es natural ni estaba así en la naturaleza. Nada”, enfatizó.

Argumentó que todo lo que comemos fue mejorado por la acción humana: “Dos plantas tienen una serie de hijas, algunas más lindas, otras más feas. El productor se queda con las lindas, las cruza con otras lindas y así, a lo largo de 500 años de agricultura, tenemos lo que compramos hoy en el súper”. Eso es lo que se llama selección.

Para que quede claro: “El maíz no existía en México, sino que es hijo de las mutaciones del teocintle (son los antecesores directos de los cuales se domesticó el maíz como cultivo). El brócoli no existía en la naturaleza, así como la coliflor, el kiwi y tantos otras frutas y verduras. Son producto del trabajo de mejoradores a lo largo de la historia”, subrayó.

LA FANTASÍA DEL ALIMENTO NATURAL: “NATURAL NO HAY NADA”

Es una fantasía creer que no comer transgénico es comer natural. “En realidad uno come bastante bien, pero hay que diferenciar entre orgánico y natural. Natural no hay nada, y orgánico quiere decir que no se usó herbicida en su producción. El problema con lo orgánico (salvo para algunos cultivos que se han logrado) es que como se muere todo, porque las plantas son atacadas por hongos, insectos y malezas, la producción es muy baja y el costo es muy alto”.

En Europa venden manzanas “preciosas y orgánicas, pero a 5 euros cada una.¿Quién puede pagarlas. El tema no es que esté en contra de la producción orgánica, sino que mientras tenga esos costos se nos va a morir de hambre más gente que hoy”.

LA FANTASÍA EUROPEA: “TODO ES NATURAL”.

Chan explicó la posición “naturalista” de Europa como el resultado de un conflicto estratégico con Estados Unidos.

Lo que sucedió fue que Estados Unidos le ganó a Europa la batalla de los transgénicos. Como respuesta los europeos “inventaron a los verdes” que se oponen a los transgénicos, pero “se les fue la mano” y ahora “no los pueden controlar”.

El resultado es que en Europa “no usan transgénicos salvo en lugares muy acotados”, sin embargó “sí usan glifosato, sí usan herbicida”.

Decir que Europa es natural “es una fantasía” porque se tienen que sacar de encima las malezas y lo hacen con glifosato, un producto sobre el cual “cada 5 años renuevan el permiso por otros 5 años”, y eso pasa “porque la ciencia no ha podido encontrar algo mejor” y difícilmente lo hagan en algún momento, “aleluya si se encuentra algo mejor”.

Con datos de INTA.

Estudio desmonta mitos contrarios a los cultivos transgénicos.

Estudio desmonta mitos contrarios a los cultivos transgénicos.

“La ciencia no ha evidenciado ningún daño por el uso de cultivos transgénicos”, escriben los autores del estudio. “En cambio, se han documentado los beneficios económicos, ambientales y de salud por su comercialización”, agregan.

Cornell Alliance for Science | A pesar de su éxito comprobado en la mejora de los sistemas alimentarios del mundo, los cultivos genéticamente modificados (GM o transgénicos) han atraído mitos y falsedades que continúan empañando la percepción pública de esta tecnología, según reporta un nuevo estudio.

“Los transgénicos están rodeados de muchas controversias. Desde que se lanzaron comercialmente los primeros productos GM, ha estado en marcha el debate sobre los riesgos reales versus percibidos del uso de OGMs”, afirma el nuevo estudio revisado por pares publicado en Applied Sciences. Los autores, que trabajan en las facultades de dos universidades en España, ofrecen un análisis de riesgo-beneficio basado en evidencia científica y desacreditan los mitos que los grupos de interés han difundido.

“La ciencia no ha evidenciado ningún daño por el uso de cultivos transgénicos”, escriben los autores. “En cambio, ha documentado los beneficios económicos, ambientales y de salud de su comercialización. En general, el considerable consenso científico se mantiene, en la medida en que los alimentos GM comercializados actualmente no presentan un riesgo mayor que los alimentos tradicionales”.

La gente da varias razones para su vacilación hacia los cultivos transgénicos, que van desde la seguridad hasta las aprensiones morales. Otras preocupaciones incluyen la preocupación por la toxicidad, las alergias, la posible transferencia horizontal de genes (THG, por sus siglas en inglés) al medio ambiente o a otras especies y las implicaciones a largo plazo de los cultivos transgénicos, según señalan los autores.

El estudio concluye que, según la evidencia científica disponible, la THG entre plantas GM y otros organismos presenta riesgos no significativos para la salud humana y la seguridad ambiental. Se observa además que los cultivos transgénicos comercializados han superado previamente evaluaciones de riesgo, incluidas pruebas de alergenicidad. Además, los cultivos transgénicos y sus productos se someten a una evaluación rigurosa antes de su lanzamiento comercial, lo que garantiza la seguridad para el público y el medio ambiente.

“El marco legal que regula los alimentos y piensos transgénicos intenta garantizar altos niveles de protección para la salud humana y animal y también para el medio ambiente. A nivel mundial, las autoridades responsables de evaluar los productos transgénicos han adoptado estrategias específicas basadas en la experiencia y el conocimiento científico adquirido en las últimas décadas para evaluar su seguridad”, afirma el estudio.

Los autores señalan que la tecnología GM es solo otra frontera en una larga tradición humana para mejorar los cultivos. Los OGMs han servido en gran medida para inyectar eficiencia y precisión en una tradición de mejoramiento de cultivos y ganado que se remonta a siglos atrás.

“Los humanos han estado alterando los genomas de plantas y animales durante miles de años. Desde la antigüedad, la crianza selectiva, también llamada selección artificial, ha sido un método rutinario en la agricultura. Aunque el proceso de creación de nuevos rasgos lleva tiempo porque requiere mutaciones genéticas espontáneas, el desarrollo de herramientas de ingeniería genética ha acelerado la producción de OGMs”, afirman los autores.

Los avances recientes en biología molecular tecnológica e ingeniería genética han producido cultivos con características mejoradas, como tolerancia a herbicidas, resistencia a insectos y mejores rendimientos.

“Además, está creciendo el interés por desarrollar cultivos transgénicos con propiedades nutricionales mejoradas, como niveles más altos de microelementos esenciales, cultivos más saludables al alterar su perfil de ácidos grasos o plantas con maduración retrasada”, agrega el informe.

A pesar de la controversia, los cultivos transgénicos tienen asegurado un papel central y seguro en el futuro de nuestros sistemas de producción de alimentos, señalan los autores. Los cultivos transgénicos ofrecen formas eficientes y sostenibles de satisfacer la creciente demanda de más alimentos y de mejor calidad para alimentar a la población mundial en medio de los desafíos emergentes del cambio climático.

“Hoy en día, la agrobiotecnología se ha propuesto como una medida para abastecer a la creciente población futura del mundo y para servir como una solución al problema de la falta de alimentos”, escriben los autores. “La edición de genes y la creación de cultivos transgénicos son herramientas prometedoras para la agricultura, ya que pueden ayudar a abordar algunos de los desafíos que se avecinan. Para superar los desafíos emergentes de la seguridad alimentaria, es esencial tener en cuenta la información científica de calidad en lugar de dejar el tema y simplemente avanzar hacia la discusión moral. Por lo tanto, es necesario un análisis de riesgo-beneficio”.

Algunos de los beneficios de los cultivos transgénicos que se aprovecharán en este sentido incluyen su capacidad para producir mayores rendimientos de cultivos sin tener que extender las áreas cultivadas, reducir el uso de fertilizantes y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los autores señalan que eliminar los cultivos transgénicos aumentaría drásticamente el área de cultivo global a expensas de las selvas tropicales, lo que aumentaría las emisiones de gases de efecto invernadero y, en consecuencia, intensificaría el cambio climático.

También se están realizando investigaciones para crear plantas con características deseables, como maduración retrasada, vegetales biofortificados, plantas más sanas y vacunas comestibles. Los alimentos transgénicos, afirman los autores, no solo son útiles para evitar carencias nutricionales en las generaciones futuras sino para adaptarse al cambio climático.

“Lamentablemente, el público en general ha estado ignorando en gran medida esta dinámica, lo que exige una mayor sensibilización del público”.

Fuente: Un nuevo estudio rompe los mitos de los transgénicos – Alliance for Science (cornell.edu)

Estudio: | de Ciencias Aplicadas | gratuita de texto completo Mitos y realidades sobre los alimentos modificados genéticamente: un análisis de riesgo-beneficio (mdpi.com)

Pin It on Pinterest