Escuela Agraria La Concordia cosechó 3,5 toneladas de soja por hectárea.

Escuela Agraria La Concordia cosechó 3,5 toneladas de soja por hectárea.

La plantación surge de un acuerdo entre la Agropecuaria de Dolores y la Dirección de Educación Técnico Profesional. Especialistas de la Interagrovial capacitaron a los estudiantes.

La semana pasada la Escuela Agraria La Concordia, ubicada en Soriano, realizó la cosecha de soja con muy buenos resultados. Se plantaron 18 hectáreas y se cosecharon 3.509 kilogramos por hectárea, informó la Dirección General de Educación Técnico Profesional UTU.

Precisamente, el proyecto para la plantación de soja en la escuela surgió de un acuerdo entre la Asociación Agropecuaria de Dolores y la Dirección General de Educación Técnico Profesional.

Durante la cosecha, la Asociación convocó a especialistas de la Interagrovial – John Deere, quienes capacitaron de forma teórica y práctica a los estudiantes.

María Inés Pérez, directora de la escuela agraria, habló de la importancia de la soja para potenciar los procesos de enseñanza y aprendizaje que se llevan adelante. “Es una excelente oportunidad para ampliar los insumos para la formación de los estudiantes; el aumentarlos y diversificarlos nos ayuda a contextualizar más temas de los que se abordan en la institución y a nivel regional, porque Soriano es el granero del país”, expresó.

La Concordia cuenta con alrededor de 140 estudiantes de Soriano, Río Negro, Colonia y San José, de los cuales cien de ellos se encuentran en el régimen de internado.

La escuela cuenta también con vacunos, un tambo, y plantaciones de pradera, avena, alfalfa y reservas de pasturas.

También se elaboran suplementos para los animales.

Posee una huerta donde las verduras extraídas son utilizadas en el comedor escolar y para elaborar recetas en una pequeña agroindustria del centro.

Se prevé la adquisición de un pivot de riego para poder trabajar con otros cultivos.

Los números de la soja en Uruguay.

Los números de la soja en Uruguay.

Es indiscutible la importancia de la soja en Uruguay, pero ¿cuántos productores hay o qué área se dedicó por departamento?

Estamos en una de épocas del año en que el movimiento generado por el Uruguay productivo se incrementa considerablemente. Camiones, maquinaria, tractores, operarios de diferente naturaleza, filas de camiones esperando para cargar, fila de camiones para descargar son propios de estas semanas. Incluso en los atardeceres o en la noche las chacras próximas a las rutas ofrecen a quienes circulan de un lado a otro del país el espectáculo de la cosecha nocturna.

Ese el Uruguay que nos gusta ver, y por área como por volumen la soja juega un papel de destaque.

Foto Santiago Ferres @santiagoferres

Para la zafra 2021/2022 abarca un área de 1.165.000 hectáreas, de las cuales el 68% se encuentra en cuatro departamentos ubicados en el corazón agrícola de la República: Soriano, Colonia, Río Negro y Paysandú.

Soriano con 283.170 hectáreas representa el 24% del área total.

Le sigue Colonia, con 159.989 hectáreas, 14% del total.

En Río Negro son 153.710 hectáreas, 13% del área total.

Y Paysandú con 124.134 hectáreas representa el 11%.

SEMILLAS.

En cuanto a las semillas, el 44% es etiquetada. La semilla de uso propio, 42%.

Legalidad de semilla usada, 86%.

En todo el país se plantan 125 variedades.

PRODUCTORES.

Los productores según razones sociales suman 3.600.

Hay 11 multiplicadores de semillas, 90 distribuidores y 80 plantas de procesamiento.

Escuela Agraria de Trinidad logró rindes de 3.600 kilos en 66 hectáreas de soja

Escuela Agraria de Trinidad logró rindes de 3.600 kilos en 66 hectáreas de soja

La Escuela Agraria de Trinidad, que también trabaja un hurto y un tambo, realizó el martes 10 la cosecha de la soja en las 66 hectáreas que se habían sembrado; se estima que se obtendrán 3.600 kg por cada una de ellas.

El director de UTU, Ing. Agr. Juan Pereyra participó de la cosecha de soja de la Escuela Agraria de Trinidad (Flores). La oportunidad fue propicia para la actividad agrícola, pero también para que el jerarca compartiera parte de su experiencia con los jóvenes estudiantes. Pereyra  recorrió el predio, observó la cosecha, dialogó con los estudiantes y contó varias anécdotas vividas allí, debido a que fue su primer lugar de trabajo, señala la crónica de la jornada publicada en la página web de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). Pereyra se desempeñó allí como profesor durante 7 años.

“Estar con los chiquilines es renovarse, salir del escritorio me rejuvenece totalmente, queremos que vuelva la gente al campo ofreciendo cursos de buen nivel y cosas como éstas”, reflexionó.

Además, habló de la importancia de trabajar con los granos, en sus diferentes áreas.

“Esta es una muy buena cosecha, con un rendimiento espectacular y un proceso educativo en el lugar de trabajo que potencia los aprendizajes”, añadió.

3.600 KILOS POR HECTÁREA.

El centro educativo plantó 66 hectáreas de soja y se estima que se obtendrán 3.600 kg por cada una de ellas.

De darse ese rendimiento, este una magnífica producción y un excelente promedio para la región.

La semilla utilizada fue elegida por sus destacadas características como el rendimiento, su resistencia a enfermedades y la buena adaptación al contexto.

La plantación de soja en la escuela de Trinidad se retomó el año pasado y desde el centro destacaron el apoyo de UTU a la producción agrícola y a la mayor autonomía de las escuelas para realizar y plasmar estos proyectos. “Hay más apertura y agilidad”, expresó la directora del centro Prof. Laura Montaño, palabas que recoge el mencionado sitio web.

Previo a la siembra hubo que realizar trabajos de preparación del suelo, como la extracción de rocas para lograr la uniformidad. En noviembre pasado se sembró, se trabajó en el manejo de malezas y plagas, y se acompañó todo el proceso de su crecimiento.

La escuela tiene un predio de 267 hectáreas, donde además de soja se planta trigo, pradera (lotus, alfalfa, trébol blanco, trébol rojo y festuca), verdeos de inviernos (avena) y también existe un campo natural. Se dedica a la producción agrícola-ganadera, y cuenta con unos 200 vacunos y 100 ovinos.

HUERTA Y TAMBO.

El centro de estudio también posee una huerta y un tambo. En la huerta se producen zapallo, boniato, cebolla, perejil y acelga entre otras; el producido del tambo es para consumo de los estudiantes ya que la mayoría de ellos asisten en la modalidad de internado.

Asimismo, se prevé adquirir alrededor de 100 gallinas ponedoras.

Asisten 140 estudiantes de diferentes departamentos: Canelones, San José, Río Negro, Soriano, Paysandú, Florida, Durazno, Rocha, Flores y un importante número de alumnos de la ciudad de Montevideo, que viajan a cursar el bachillerato agrario.

Cultivos de invierno: “Hay un crecimiento del área total”.

Cultivos de invierno: “Hay un crecimiento del área total”.

Sobre la siembra, la colza está implantada en más del 50% del área con la primer urea aplicada. “Son colzas invernales que se sembraron en marzo” y vienen muy bien.

Las lluvias han retrasado las cosechas de las sojas, pero es importante no impacientarse porque “la idea es no romper” las chacras. Si fuera “por la ansiedad ya estaríamos cosechando hacía días, pero hay que controlarla y esperar, para no marcar las chacras porque tenemos que sembrarlas enseguida y no tenemos tiempo para arreglarlas”, dijo el Ing. Agr. Alexis González de Dalmas Agro al referirse al tema.

Agregó que al momento el área cosechada de la soja de primera es del 29% y la de segunda 9%, “es lo que logramos avanzar, más no pudimos hacer” y la expectativa es que “tengamos 15 o 20 días más cosecha, porque además está el traslado de las máquinas, no es solo la cosecha en sí sino que hay que mover la maquinaria de una chacra a otra y eso también lleva tiempo”.

A su vez hay que considerar que cuando la cosechadora sale de la chacra hay que ingresar con la sembradora.

Sobre la siembra González dijo que la colza está implantada en más del 50% del área con la primer urea aplicada. “Son colzas invernales que se sembraron en marzo” y vienen muy bien.

Ahora “hay que comenzar con las primaverales de las que se sembraron 20 hectáreas el domingo pasado pero luego vino el agua” y hubo que parar.

El trigo está en una situación similar: “A partir del primero de mayo podemos empezar con algunos trigos de ciclo largo”.

LA COLZA ES EL CULTIVO QUE MÁS CRECE.

Consultado sobre el área de la colza, el Ing. González dijo que “hay un crecimiento total del área de invierno, y lo que más crece es la colza. El área final se estima en 200.000 hectáreas dependiendo de las semillas disponibles y cómo evoluciones el tiempo. Se anuncian días sin lluvias, se podría sembrar y el área se va a poder cumplir”, estimó.

Agregó que “los cultivos de verano se han atrasado, el ciclo se estiró y la cosecha va un poco más lenta”.

ENTREVISTA COMPLETA.

Las últimas lluvias dificultaron las cosechas.

Las últimas lluvias dificultaron las cosechas.

La cosecha de soja empezó tímidamente hace dos semanas, y en mayo se realizará más fuertemente sobre las siembras de noviembre tardío.

Las lluvias de las últimas horas han generado, en términos generales, algunas complicaciones en las cosechas, dijo el Ing. Ignacio Russi de la Unión Rural de Flores. A la fecha había “pocos cultivos totalmente prontos, pero la semana pasada comenzaron las trillas a buen ritmo y el grueso se dará la semana próxima”, comentó.

Otro tema es la siembra de los cultivos de inverno, “estas lluvias sirven para hacer emerger todo lo que es maleza y hay que empezar a controlarlas”.

A su vez, dijo que se ha dado “alguna siembra temprana, pero el fuerte será en mayo con colza, cebada y algo de trigo”.

“La cosecha de soja empezó tímidamente hace dos semanas, y en mayo se realizará más fuertemente sobre las siembras de noviembre tardío”.

Russi explicó las “recomendaciones técnicas en los años Niña es alargar los ciclos de la soja y retrasar las simbras, para zafar de lo que pasó este año que no llovió hasta el 15 de enero. Sabemos sí que la evopotranspiración máxima es en diciembre y en enero, y que es menor en noviembre y en febrero, entonces queremos poner el período crítico de los cultivos en febrero, y lo mismo pasa con el maíz tardío”, señaló.

Por tanto “sistemáticamente estamos alargando ciclos en la zona centro y no nos apuramos a sembrar porque sabemos que si el período crítico cae en enero tenemos altas chances de no tener agua”. En este caso “el atraso es provocado” por el manejo de los cultivos.

ESPERAR TRES DÍAS PARA INGRESAR A LAS CHACRAS.

Si no vuelve a llover correspondería esperar para ingresar a las chacras, con lo cual se generaría un retraso de 3 días en las cosechas.

Pero si el productor tiene urgencia de levantar la soja “capaz que se tira a cosecharla con un poco de humedad, en general eso no pasa porque aún estamos muy bien en las fechas para la siembra que viene. Entonces la prioridad es levantar el grano pero no romper las chacras”. Si eso llegara a suceder implica una inversión de “bastantes dólares por hectárea”.

RIEGO.

En otro orden Russi señaló que la soja con riego podría llegar a los 6.000 kilos por hectárea, y enfatizó que “el potencial genético está por arriba de ese volumen”.

Consultado por qué entonces no hay mayor riego, opinó que el invertir en riego “ata” al productor “a la agricultura”, cuando en muchas zonas del país se da “la rotación agrícola ganadera”.

Hoy “pagar riego con carne puede ser beneficioso, pero en realdad hay que hacer mucho cultivo, mucha producción y es mucha plata por muchos años” para amortizar la inversión. Pero además se necesita una “agricultura rentable y a los precios de hoy” que está en los US$ 600.

A su vez aclaró que “no siempre” bajo riego se logran rendimientos de 6.000 kilos, porque regar, significa “corregir la limitante del agua pero van a aparecer otras” como la de los nutrientes, el suelo, etc.

Foto de Ruralnet.

ENTREVISTA COMPLETA.

Pin It on Pinterest