En Argentina: Importante aumento en el número de animales encerrados.

En Argentina: Importante aumento en el número de animales encerrados.

Informe Rosgan: Al 1° de junio, el stock de animales en feedlots se ubica en 1,9 millones de cabezas, un 12% superior a los 1,7 millones informados un mes atrás y muy próximo a los máximos registrados en junio y julio del año pasado.

Rosario, Santa Fe, Argentina | Todo El Campo | De acuerdo a los datos informados por el Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina), en mayo creció un 20% el ingreso de animales a los feedlots, 541.707 animales según los DTe (documentos de tránsito electrónicos) emitidos a esos destinos, unos 100.000 animales más que los registrados en abril.

Habitualmente, los mayores ingresos de animales se producen entre los meses de marzo a junio, coincidente con el pico estacional de zafra de terneros. El año pasado, presionados por la falta de pasto que ofrecían los campos, se evidenció un adelantamiento en la salida de animales y consecuentemente del pico de ingreso a los feedlots, alcanzando ya en marzo los 582.000 animales ingresados.

Este año, con una situación climáticamente mucho más benigna, esa curva de ingresos incluso se ve algo más retrasada de lo habitual, dado que hasta el mes pasado los ingresos se encontraban ciertamente amesetados en torno a los 430.000 a 450.000 cabezas mensuales mientras que, recién en mayo se registró el primer incremento significativo de la campaña.

Claramente, este ligero corrimiento en la curva de llenado responde en gran medida al ritmo de salida de terneros registrado desde los propios campos de cría.

A diferencia del año pasado, donde las tasas más elevadas de salida -medidas sobre el stock inicial de la categoría- se registraron durante los primeros tres meses del año, en 2024 la curva de salida de estos terneros también mostró un ligero amesetamiento durante abril, con una tasa de salida inferior al promedio de los últimos 5 años -excluido 2023- para luego crecer fuertemente en mayo y alcanzar un total de 1,53 millones de terneros/as trasladados con destino cría/invernada. En efecto, medido sobre los cerca de 14,7 millones de terneros y terneras registrados en stock al 31 de diciembre de 2023, la salida de mayo refleja una tasa del 10,4%, una de las tasas más elevadas para ese mes de los últimos años.

En este contexto, favorecidos por una mayor oferta de terneros, los valores de la reposición continuaron mejorado durante mayo, no solo por el estancamiento que se registra en el precio de los terneros sino a su vez, por la ligera mejora nominal que ha estado registrando el precio del novillito gordo liviano en los últimos dos meses, aun en un escenario de gran debilidad del consumo y precios reales retrasados en los que va del año para ambas categorías.

Asimismo, otro de los factores que se presenta a favor de esta actividad de engorde intensivo con fuerte componente financiero dentro de la ecuación de compra y venta tras un proceso de engorde que involucra en promedio de 120 a 150 días, es la fuerte baja de tasas de interés que ha estado instrumentando el Banco Central desde inicios de la nueva gestión, y que en el último mes registró recorté de 20 puntos porcentuales pasado del 60% al 40% anual.

De acuerdo a los últimos datos reportados por el Senasa al 1° de junio, el stock de animales en feedlots se ubica en 1,9 millones de cabezas, un 12% superior a los 1,7 millones informados un mes atrás y muy próximo a los máximos registrados en junio y julio del año pasado, cuando se llegó a superar los 2 millones de animales en stock.

En definitiva, este importante incremento en el encierre actual de animales, permite vislumbrar un buen nivel de oferta de animales terminados que debería comenzar a salir, en promedio, a partir de los próximos dos a tres meses.

Foto de portada de Bioración.

Argentina. En el primer cuatrimestre la oferta de hacienda sigue siendo más alta de lo esperado.

Argentina. En el primer cuatrimestre la oferta de hacienda sigue siendo más alta de lo esperado.

En adelante, es de esperar que la faena pueda mantenerse alta. Estacionalmente si bien el nivel de procesamiento es relativamente estable tiende a incrementarse ligeramente hacia el segundo semestre del año.

Rosario, Argentina | Rosgan | Todo El Campo | Los datos de faena de abril confirman un procesamiento total de 1.071.675 animales en el mes que, llevados a faena diaria, representan un promedio de 53.600 animales, ligeramente superior (+1,4%) al ritmo de faena registrado durante el mes previo, pero 13 puntos menos que lo procesado en abril de 2023 con más de 62.000 animales diarios.

Si bien, al comparar la estadística contra los registros del año pasado los números muestran importantes reducciones, lo cierto es que dado el cambio radical de escenario respecto de lo visto a esta misma fecha el año pasado, a priori, se esperaba una mayor reducción en el nivel de sacrificios.

En los primeros cuatro meses del año, el total de animales faenados asciende a 4,34 millones, esto es un 8% menos respecto de los 4,72 millones faenados en los mismos cuatro meses de 2023 pero todavía una de las faenas más altas de los últimos años, para este primer cuatrimestre.

En números absolutos, la faena actual -descontando el 2023- es ligeramente superada por los 4,4 a 4,5 millones de animales procesados en 2018 y 2020, registros con el que comparte las faenas más altas registradas desde los picos de 2008-2009, años de fuerte liquidación de hacienda.

Del mismo modo, la faena de hembras también sigue siendo alta en proporción a la faena total (más del 47% en el primer cuatrimestre) pero también en términos absolutos. La cantidad de hembras enviadas a faena de enero a abril de este año fue 2,05 millones, contra 2,2 millones en 2023 y similar al promedio faenado entre los años 2018 y 2019, pleno auge de salida de vacas a China.

Comparado contra el año pasado, los registros de este año muestran una reducción general del 8% en la faena total, dentro de la cual la faena de novillos cae un 16% y la de vacas un 13% interanual. En lo que respecta a novillitos y vaquillonas, se observa una reducción más pronunciada en machos (-7%) que en hembras, las cuales caen en solo un 3,6% respecto de 2023.

Este último dato también resulta llamativo en un contexto en el que debería esperarse un mayor nivel de retención de hembras jóvenes.

En este sentido, los últimos datos de stock relevados en feedlots al 1° de mayo de este año, muestran un nivel de encierre que en el caso de vaquillonas resulta 7% superior al registrado en igual mes del año pasado, contra una retracción general del 14%, explicado fundamentalmente por vacas y terneros, sin duda las dos categorías más afectadas el año pasado por la sequía.

En adelante, es de esperar que la faena pueda mantenerse alta. Estacionalmente si bien el nivel de procesamiento es relativamente estable tiende a incrementarse ligeramente hacia el segundo semestre del año.

Estadísticamente, si tomamos el período que va de 2021 a 2023 inclusive, en promedio, la faena del primer cuatrimestre del año explica el 32% de la faena anual, por supuesto con presencia de años más rápidos y años de salidas a faena más lentos que, en conjunto, configuran un rango de variación que puede ir del 30% al 34 o 35%.

En definitiva, sin mediar grandes cambios en el contexto, podríamos tomar como supuesto que el ritmo de faena que estamos viendo actualmente se asemeja a un año promedio, lo que nos sugiere una faena potencial para todo el 2024 en torno a los 13,5 millones de animales que, de concretarse, supondría 1 millón de animales menos que lo faenado durante 2023.

Sin embargo, más allá de la menor oferta de carne vacuna que volcaría al mercado, el mayor o menor grado de retención, en definitiva, se terminará de definir conjuntamente con la cantidad de animales que logren ingresar este año al circuito productivo, vía pariciones, compensando así el nivel de salida o ‘extracción’. La cantidad de terneros y terneras registrada por stock al 31 de diciembre de 2023 fue de 14,68 millones de animales, tras registrar un máximo de 15,13 millones en diciembre de 2022.

Foto de portada: Angus, ganado (T@Abdiel_Ivan)

Análisis Rosgan. En Argentina la zafra de terneros se perfila más lenta, pero con buen nivel de encierre.

Análisis Rosgan. En Argentina la zafra de terneros se perfila más lenta, pero con buen nivel de encierre.

El criador argentino está tratando de retener el mayor tiempo posible sus teneros a fin de incorporar más kilos a esa invernada en un contexto en el que los campos lo permiten.

Rosario, Santas Fe, Argentina | Rosgan | Todo El Campo | Los datos provistos por el Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina) muestran para los primeros cuatro meses del año una salida de terneros y terneras de los campos de cría cercana a los 3,4 millones de cabezas. Esta cifra, medida sobre el stock inicial informado para esta categoría al 31 de diciembre del año pasado, marca uno de los comienzos de zafra más lentos de los últimos años, con apenas un 23% de los terneros fuera logrados durante el ciclo precedente fuera de los campos.

Un año atrás, en un contexto muy diferente desde lo climático, la salida de terneros/as superaba a esta fecha los 4,2 millones de animales, es decir casi un 24% más que lo reportado este año y 28% de los más de 15 millones de terneros y terneras reportados como “stock inicial” para ese ciclo.

Si analizamos esta misma estadística desde el año 2018, vemos que el único año en el que se repite un porcentaje similarmente bajo es el 2020, año signado por el comienzo de la llamada “cuarentena” que impuso inicialmente fuertes restricciones a la circulación con mínimas excepciones. Sin embargo, pasados los primeros meses, sumado a la flexibilización de las restricciones para ciertas actividades, el sector ganadero pudo adaptarse muy rápidamente de la mano de un nuevo sistema de comercialización no presencial que permitió continuar con un ritmo de zafra totalmente normalizado para el resto del año.

A diferencia de aquel entonces, lo que estamos viendo hasta el momento no es más que lo esperado. Un criador tratando de retener el mayor tiempo posible sus teneros a fin de incorporar más kilos a esa invernada en un contexto en el que los campos lo permiten y en muchos casos incluso volviendo a sistemas de engorde o terminación a grano dentro de los mismos establecimientos de origen. Esto es lo que determina este inicio de zafra relativamente lento.

Sin embargo, de lo que ha salido hasta el momento, vemos una puja muy fuerte por parte de los feedlots que, a diferencia del año pasado, tienen nuevamente la competencia del invernador pastoril al momento de buscar la reposición.

En lo que va del año, de los 3,4 millones de terneros y terneras que salieron de los campos para continuar en sistema de cría o invernada, el 22,4% (759.000) ingresó a establecimientos de engorde a corral, apenas 1 punto más que el porcentaje registrado en año pasado donde el feedlot se posicionaba prácticamente como la única alternativa viable para la recría y engorde de esa hacienda.

 

Actualmente la relación entre el valor de novillito terminado y el precio del grano permite comprar 1 tonelada de maíz con el equivalente a menos de 80 kilos de gordo, relación que incentiva la participación del feedlot en momentos en los que los campos también se encuentran con capacidad de recibir esa hacienda.

Los datos informados al 1° de mayo, muestran en los corrales un total de 1,75 millones de cabezas, 2% más que lo reportado el mes previo, los cuales cerca de 700.000 son terneros/as.

En relación al stock informado el mes pasado, se observa una caída del 4% en novillitos y del 6% en vaquillonas contra un incremento del 9% en terneros y del 13% en terneras.

Gráficos: Rosgan | Foto de portada: INTA.

Carne: creció exportación regional a China. Rosgan advierte sobre la concentración en un destino con pronósticos deslucidos.

Carne: creció exportación regional a China. Rosgan advierte sobre la concentración en un destino con pronósticos deslucidos.

En el primer trimestre de 2024, Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay exportaron unas 853.000 toneladas de carne peso producto, 21% más que las 705.000 toneladas exportadas en igual trimestre de 2023.

Rosario, Santa Fe, Argentina | Todo El Campo | El informe de Rosgan sobre las exportaciones de carne indica que las proyecciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) manifiestan una desaceleración en las compras chinas: “De acuerdo a las proyecciones del organismo, las importaciones de carne vacuna desde China se contraerían este año en unas 127.000 toneladas ajustándose a un total de 3,45 millones de toneladas anuales como consecuencia de la desaceleración del consumo interno y la amplia oferta local de carnes que acumula desde el año pasado”.

Si bien las compras chinas han tenido un incremento desde 2017 llegando en 2022 a casi un tercio del comercio mundial, para 2024 USDA “pronostica que esta participación retrocederá en un 5% respecto de 2023 dato que significaría el primer cambio de signo importante dentro de esta tendencia ascendente”.

Paralelamente “Estados Unidos sigue incrementando su participación con un aumento significativo de su abastecimiento externo (+203.000 toneladas) dado que la incipiente recuperación de la producción local no alcanzaría a cubrir el crecimiento previsto del consumo doméstico”, agrega el informe de Rosgan. “Se espera que las importaciones estadounidenses representen el 15% del comercio mundial de carne vacuna, frente al 14% en 2023 y esto compense con creces la reducción de las importaciones de carne vacuna de China”, que USDA pronosticó.

Ese escenario “mueve de algún modo el mapa del comercio mundial, desafiando especialmente a aquellos exportadores con mayor exposición a China y menos diversificados en otros mercados”.

Así visto, Rosgan sostuvo que “Argentina es el origen más expuesto a este mercado llegando a marcar en 2023 picos de participación de hasta 80% del total de los embarques contra promedios del 60% y 55% de Brasil y Uruguay, respectivamente”.

En el primer trimestre de 2024, las exportaciones de carne de la región (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) rondaron las 853.000 toneladas peso producto, o sea un 21% de incremento respecto de las 705.000 toneladas exportadas en igual trimestre de 2023.

Los países que más exportan a China son Brasil y a Argentina, con incrementos interanuales del 28% y 23%, respectivamente, y es Argentina la que “vuelve a concentrar el 75% de sus ventas en este destino contra el 73% registrado en igual periodo, un año atrás”.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) de Argentina informó que -descontado ya las partidas correspondientes a huesos con carne- de enero a marzo de este año Argentina exportó un total de 164.932 toneladas peso producto, de las cuales 123.495 toneladas fueron a China generando ingresos por US$ 405 millones.

Además, mientras el volumen enviado a China “siguió traccionando en estos primeros meses del año aumentando sus compras en más de un 27%, en valor, el promedio pagado por tonelada de producto embarcado resultó 13% inferior al registrado un año atrás, al pasar de promedios de US$ 3.785 a US$ 3.287 por tonelada para el trimestre”.

Foto de portada: @fberriosLT

Informe Rosgan. Aún con buenos valores en dólares, los precios internos siguen contenidos por falta de competitividad.

Informe Rosgan. Aún con buenos valores en dólares, los precios internos siguen contenidos por falta de competitividad.

En Argentina se “ha generado en el último período una fuerte inflación en dólares que genero una suba de costos muy adversa para la producción”.

Rosario, Argentina | Rosgan | Todo El Campo | Los precios de la hacienda, medidos en dólares, se encuentran en niveles históricamente altos. Sin embargo, internamente, los valores comienzan a quedar retrasados respecto de una inflación en pesos que, aunque contenida, sigue siendo elevada.

Si analizamos una serie de precios de los últimos 20 años, tomando como referencia el Índice General de precios de la hacienda que elabora el MAG (antiguamente Mercado de Liniers) vemos que los valores de referencia para la hacienda con destino faena -expresado en dólares oficiales- se ubican holgadamente por arriba del promedio de la serie.

Si bien en dólares los valores también vienen cayendo respecto de los máximos alcanzados en diciembre del año pasado, actualmente la referencia se ubica en torno a US$ 1,70 como promedio ponderado de las distintas categorías, lo que equivale a más de un 30% por sobre el promedio de los últimos 20 años.

Analizado desde los fundamentos del mercado ganadero propiamente dicho, esta ‘foto’ se condice claramente con un escenario de escasez estructural de hacienda que viene arrastrando el mercado desde aquel proceso de liquidación histórico que se dio entre los años 2008 y 2010, donde se perdieron casi 10 millones de cabezas del stock nacional, de las cuales apenas se ha logrado recuperar la mitad.

Sin embargo, también se mezclan aspectos de política económica, puesto que, históricamente los sucesivos gobiernos en Argentina han utilizado el tipo de cambio como una especie de ancla inflacionaria, a través de la cual han intentado controlar con mayor o menor grado de éxito el traslado de los movimientos del dólar a precios.

Es así como las diferentes políticas cambiarias implementadas hasta el momento fueron derivando en excesivos controles y restricciones para operar libremente con esta moneda que llevaron a un fuerte retraso cambiario sumamente perjudicial para cualquier industria exportadora, entre ellas, para la industria frigorífica.

Este desacople entre el tipo de cambio oficial controlado y el tipo de cambio libre que es en definitiva el que ha estado tomando la economía real para ajustar precios, ha generado en el último período una fuerte inflación en dólares que genero una suba de costos muy adversa para la producción.

En 2020 el tipo de cambio oficial prácticamente se movió a la par la inflación, cerrando con tasas por debajo del 40% anual.  En 2021, ya se empezó a observar un retraso importante; la inflación de ese año resultó en 51% interanual mientras que la moneda se devaluó en un 23%, es decir que se registró una inflación en dólares del 27%. En 2022, este comportamiento se repitió cerrando el período con una inflación en pesos del 95% y una devaluación del 70%.

El año pasado, en 2023, la corrección oficializada por el Gobierno entrante en diciembre, logró revertir esta tendencia cerrando el año con una devaluación del tipo de cambio del 271% anual frente a una inflación en pesos trepando a niveles récord de 212% anual.

Sin embargo, en lo que va del año, esta política de devaluación programada que se sigue sosteniendo vuelve a generar un importante retraso en relación a una inflación que, aun con signos de incipiente moderación, sigue siendo muy elevada. La estimación de inflación para el primer trimestre ronda los 50 puntos porcentuales contra un tipo de cambio oficial que de diciembre a la fecha solo ha avanzado en 4,5%. Incluso, tomando el llamado ‘dólar exportador’ el cual pondera en un 20% la cotización libre (CCL), su performance solo se ve mejorada hasta un 6%.

Este desacople hace que la industria exportadora siga perdiendo competitividad frente al resto de los mercados, limitando su capacidad de compra en el mercado local, lo que en definitiva termina redundando en menores precios recibidos por el productor, en un contexto en el que el resto de los insumos productivos continúa corriendo a la par de la inflación.

Pin It on Pinterest