Ing. Jaurena: “Mantener el campo natural como base productiva”

Ing. Jaurena: “Mantener el campo natural como base productiva”

Tenemos la posibilidad de manejar el campo natural que un recurso que ya tenemos, un tesoro que el mundo valora cada vez más.

Cuando hablamos de intensificación sostenible podemos resumirlo en “mejorar, producir más y sin romper” que para sintetizarlo “en tres palabras” se trata de “mejorar sin romper” dijo el Ing. Agr. Martín Jaurena.

Esta es una nueva propuesta de trabajo que surgió en la mesa de Campo Natural, y “lo que buscamos es mantener el campo natural como base productiva”, agregó.

Explicó que “hay otras formas de intensificación basada en pradera” y “cuando quisimos copiar a Nueva Zelanda no nos ha ido bien respecto a la ganadería extensiva, porque no se puede cambiar todo el campo por pradera” dado que éstas “no persisten”. Sin embargo “tenemos un recurso que cada vez podemos manejar mejor y es el campo natural” que a su vez es “un valor agregado natural, un capital enorme para el productor, es un tesoro que tenemos en el campo” cuando “el mundo está cada vez más contaminado”.

Este es “un producto que se genera en un sistema casi sin insumos, aprovechando el pasto que nos dio la naturaleza”, y nos permite “producir muy bien en forma natural y ecológica”. Esto “cada vez tiene más demanda y muy pocos competidores en el mercado mundial de la carne o la lana puede hacerlo porque ya no tienen este recurso”.

La propuesta es “mantener el campo natural y mejorar algunas debilidades”. Esas debilidades son, por ejemplo, que “en algunos momentos del año no hay buena calidad de forraje, la productividad invernal no es muy buena porque en la mayoría de los casos está formado por especie de verano”.

“La propuesta apunta también a que el sistema no es sólo campo natural” porque en un predio hay “otras pasturas que pueden ser usadas en la producción y es clave que sean usadas para mejorar el manejo el ese campo natural”. Si tenemos un 2% de un verdeo raigrás como otro recurso forrajero, no puede ser un fin en sí mismo sino algo que apoye y mejore el manejo del campo natural”, expresó.

MÁS PASTO, AJUSTE DE CARGA, BANCO DE PASTOS Y EL AGUA.

“El 60% u 80% de los sistemas ganaderos” tienen campo natural, por tanto si atendemos estos “vamos a mover la aguja de la producción y la rentabilidad”. Para eso Jaurena dijo que la propuesta es trabajar con más pasto, ajustar la carga de animales a la capacidad del campo, reservar forraje y formar bancos de pasto en el campo. “Y hay otro tema que suena cada vez más y es el del agua y subdivisiones”.

Esa subdivisión “puede tener un impacto muy bueno”, pero tenemos que tener el pasto, ajustada la carga y planificada la reserva antes, de lo contrario “difícilmente podamos tener impacto”, por tanto hay pasos “claves para intensificar”, y en eso “es fundamental el conocimiento y la formación del productor”.

Todo esto fue presentado por el propio Jaurena en el congreso de la Federación Rural que se realizó a fines de mayo en Tacuarembó, y consta de “una caja de herramienta” que se utilizarán según el predio.

“Hoy es fundamental adaptarse” porque “la única certeza que tenemos respecto al clima es la incertidumbre” y como “dicen que va a ser Niña, preparémonos, usemos las herramientas para que el sistema de producción sea robusto y no tengamos que complicarnos con una sequía. Hagamos el sistema de producción mucho más predecible”, sugirió.

VALOR AMBIENTAL.

Por otra parte Jaurena se refirió al interés creciente del productor de desarrollar el campo natural e incluso “producir con menos químicos”, es “una tendencia nueva que genera muchas oportunidades para que se pueda valorizar el sistema de producción. El carbono que hay en el suelo tiene un precio, eso el productor lo puede mantener y será un componente muy importante del valor productivo, no va a ser solo el valor de carne y la lana sino que en los próximos años vamos a tener el valor agregado ambiental”.

ENTREVISTA COMPLETA.

Martín Jaurena.
Las praderas y las ventajas del buen manejo de la inoculación.

Las praderas y las ventajas del buen manejo de la inoculación.

Desde el Plan Agropecuario “siempre se ha fomentado la inoculación de praderas, es importante».

La suba de los insumos es una preocupación creciente para la cadena agropecuaria, sin embargo hay estrategias para poder reducir o esquivar esos costos haciendo la producción más viable. El Ing. Agr. Julio Perrachon del Instituto Plan Agropecuario, dijo que aquellos que han hecho un buen manejo del suelo e incluido las rotaciones “no necesitan tantos insumos” como fertilizantes o para el control de malezas, en lo cual adquiere relevancia e importancia “la inoculación”.

En la Expo Melilla recientemente finalizada “hicimos una jornada” sobre ese tema y “las cuentas rápidas” muestran las ventajas de aplicar la inoculación, un procedimiento que consiste en “ponerle una bacteria a la leguminosa para que absorba nitrógeno y dejen disponible”.

Valoró que hace 60 años Uruguay comenzó a recorrer ese camino: “Si en el ‘60 Uruguay no se hubiera entrado en ese camino, hoy capaz que dos tercios de los terneros se tendrían que ir para pagar urea. Una cuenta rápida es que cada tonelada de materia seca de pradera genera 30 kilos de nitrógeno, una pradera de 10 toneladas que puede dar en el año son casi 600 kilos de urea”.

“Hay países que no se embarcaron en la inoculación, en la aplicación biológica de nitrógeno” y ahora tienen que “pagarlo con dinero”, subrayó.

Desde el Plan Agropecuario “siempre se ha fomentado la inoculación de praderas, es importante, hay que dedicarle tiempo y asegurarse se hace bien. Hay que tener los cuidados del inoculante, que estén en fecha y que sea específico para la leguminosa, y hacerlo lo más cerca, por lo menos de un día para otro porque el inoculante es una bacteria”.

SEMILLAS PREINOCULADAS.

Perrachon señaló que recibe consultas de muchos productore, una de esas consultas es sobre la venta, que este año se ha incrementado, de semillas preinoculadas y peleteadas, que tienen “la ventaja de evitar el trabajo de inocular que no es mucho pero hay que organizarse y hacerlo”.

Más allá de esa facilidad, hay que tomar determinados cuidados: “Primero asegurarse que el tiempo que tiene entre que se inocula y se simbra, no puede ser más de 20 días. Ahí los productores tendrán que hacer confianza en los vendedores” porque ese dato “no lo dice en ningún”.

“Lo otro es leer la etiqueta”, advirtió, “porque en la bolsa de 25 kilos de semilla fina hay un porcentaje de carbonato de calcio que está definido en la etiqueta y a veces son entre un 30% y 50% del peso de una bolsa son carbonato de calcio, que tiene sus ventajas, pero a veces se paga ese carbonato de calcio a pecio de semilla”. “Lo otro es que hay que regular a los quilos que uno viene sembrando”, agregó.

Esa “cuenta rápida que hicimos con un productor que iba a sembrar 15 kilos de alfalfa con esa preinoculada, es que tiene que gastar US$ 50 más para llevarlo a 15 kilos porque el 30% era carbonato de calcio”, por tanto “hay que sacar cuentas, ver, preguntar y asegurarse que la empresa que inocula y vende esos productos estén registrado a nivel nacional”.

“Son recaudos que tenemos que tomar teniendo en cuenta la importancia de la inoculación y el precio de los insumos y además lograr una pradera de buena producción”, dijo el técnico.

CONSECUENCIAS DE UNA MALA INOCULACIÓN.

Si la siembra se hace tarde o se muere la bacteria inoculada, eso “no tiene solución para esa leguminosa y ahí se soluciona aplicando mucha urea y nunca llega a compensar. Por eso es importante que la inoculación se haga en el momento de la siembra”, en ese sentido “es casi como la inseminación en las vacas”, ejemplificó.

Reiteró que el trabajo es “muy sencillo” y que “hay que hacerlo un día antes que esté la sembradora, es vital para la leguminosa y para el ahorro de insumos del que tanto se habla hoy”.

Por otra parte, Perrachón comentó que en las implantaciones de avenas hechas en febrero “ya están entrando al primer pastoreo”, mientras que el raigrás “tiene buenas implantaciones”, con el clima que “ha venido muy bien” a esos efectos.

Foto: Agroinformación.

ENTREVISTA COMPLETA.

Decisiones de manejo durante el otoño en un sistema mixto de las sierras del este.

Decisiones de manejo durante el otoño en un sistema mixto de las sierras del este.

En un marco casi invernal, el evento tuvo lugar en el establecimiento del Sr. Wilson Aguirre Arrillaga, en el corazón mismo del paraje Barriga Negra.

Carlos Sabatini | Minas, Lavalleja | El viernes 25 de marzo, organizado por la Agremiación Francisco A. Cal, el Instituto Plan Agropecuario (PA), el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y la Intendencia de Lavalleja (IL) con la Oficina de Desarrollo Agropecuario, realizó la jornada Decisiones de manejo durante el otoño en un sistema mixto de las sierras del este.

En un marco casi invernal, el evento tuvo lugar en el establecimiento del Sr. Wilson Aguirre Arrillaga, en el corazón mismo del paraje Barriga Negra , sexta sección de Lavalleja. Contó con buena asistencia de productores y técnicos que pudieron observar un establecimiento típico criador de la zona, rodeado de forestación con un 85% de campo natural y el resto mejorado con verdeos y praderas.

Se expuso la realidad de un pequeño productor que manejando 230 hectáreas parte propias y parte del Instituto Nacional de Colonización, que pese a su poca extensión puede ser exitoso en suelos de baja producción, con una pequeña parte mejorada y luego de tres años consecutivos de sequía. La receta: manejos adecuados, cargas ajustadas, asesoramiento y mucho trabajo.

Wilson Aguirre.

LA JORNADA.

La actividad comenzó a las 15 horas. El dueño de casa presentó el establecimiento, su forma de producir, así como también los cambios realizados y los proyectos a futuro.

Participaron por el Instituto Plan Agropecuario la referente zonal Dra. Betina Cóppola, como también el Ing. Santiago Barreto, por el Secretariado Uruguayo de la Lana el Ing. Agr. Marcos García Pintos, por el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca Adolfo Beracochea, además de un representante de la Oficina de Desarrollo Agropecuario de la Intendencia de Lavalleja, productores de la zona y otros puntos del departamento, incluso algunos llegados desde Canelones.

Seguidamente se hizo en una tarde inestable en materia climática, pero ello no evitó la recorrida por distintas fracciones del establecimiento donde se vieron distintas realidades, ligadas todas a mejoramientos en los suelos, lógicamente en zonas donde se permitía ello, y atado esto también a la disponibilidad de maquinaria y herramienta, cosa que Aguirre logró luego de la compra conjuntamente con un hermano de un tractor y las herramientas adecuadas.

En la parada 1 se vio un excelente rodeo Hereford definido con vacas paridas de hasta 600 kilos, con terneros arriba de 150 kilos pastoreando en un campo natural mejorado y una majada merino sobre una pradera de festuca, dactylis y lotus con excelente implantación y desarrollo, allí tanto el dueño de casa, como participantes y técnicos tuvieron un interesante intercambio de consultas y experiencias, donde el técnico del Instituto Plan Agropecuario Ing. Agr.  Santiago Barreto brindó aportes y sugerencias, no solo para la implantación, manejo y cuidado de las pasturas implantadas sino además para el control de algunas malezas invasoras que este año en particular han estado bastante activas caso concreto de la cardilla.

En la misma parada y ya con la llovizna engrosando sus gotas se pasó a ver una avena, con buena implantación y allí se intercambiaron consultas que iban desde las refertilizaciones, hasta la forma de organizar los pastoreos, dándose también un enriquecido intercambio de opiniones, poniéndose el foco en sembrar semillas de calidad certificada como forma de asegurar una base forrajera para el momento que se necesitara.

La tercera parada fue -ya con una lluvia intensa- abortada en parte por las condiciones climáticas sobre un raigrás que también tenía una interesante implantación pero que por lo intenso de las precipitaciones solo fue observada brevemente.

Redondeando la jornada, se puede decir que fue buena, donde un pequeño productor, en una zona criadora, con suelos pobres y afectado por tres años de déficit hídrico, logra con manejos y asesoramiento técnico llegar a ser eficiente en la producción, apuntando a maximizar recursos e invirtiendo en partes puntuales.

Los asistentes desafiaron un día difícil.

SISTEMA PRODUCTIVO.

230 hectáreas distribuidas en 2 fracciones, una propia de 150 hectáreas y 80 de la colonia Morosoli del Instituto Nacional de Colonización.

USO DEL SUELO.

Campo natural: 196 hectáreas.

Campo natural mejorado con Lotus Rincón: 7 hectáreas.

Avena: 6 hectáreas.

Raigrás: 8 hectáreas.

Dactylis de tercer año: 7 hectáreas.

Festuca, Lotus y Dactylis de segundo año: 6 hectáreas.

STOCK VACUNO, OVINO Y EQUINO.

237 vacunos: 4 toros, 100 vacas de cría entoradas, 11 vacas de invernada, 26 vaquillonas de 1 a 2 años y 26 terneros y terneras. Base mayoritariamente Hereford

86 ovinos: 1 carneros, 50 ovejas encarneradas, 25 corderos y corderas, 10 animales de consumo. Base Merino Australiano.

5 caballos de andar.

Carga actual del predio: 0.90 Unidades Ganaderas por hectárea.

DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA VACUNO.

Sistema criador, con venta de terneros y terneras de entre 200 y 220 kilos en el mes de junio y julio, además de alguna vaca de invernada.

Se ha ido redireccionando la producción a un rodeo Hereford definido incorporando vientres de cabañas destacadas como Valle Chico, Valle del Laurel y Santa Magdalena.

Los terneros se destetan en la primera quincena de abril y van directo a los verdeos de raigrás y avena hasta la venta en junio y julio.

Las terneras de reposición en el primer invierno son sobre verdeos y praderas de festuca y dactylis hasta octubre donde pasan a campo natural.

Las vaquillonas se entoran con 2 años, estos vientres van a una pradera o mejoramiento 30 días antes de la largada de los toros, con un peso de 300 kilos. La fecha de entore de las vaquillonas va desde el 1 de noviembre al 20 de febrero, el resto del rodeo se entora desde el 1 de diciembre al 28 de febrero, este año en particular luego de un enero muy malo, se decidió dejar los toros hasta el 20 de marzo, como forma de servir la mayor parte del rodeo posible.

El porcentaje de preñez oscila siempre entre el 75 y el 80%.

El manejo del campo natural es con pastoreo continuo dejándolo descansar cuando los vacunos entran a los verdeos de invierno y verano. Los ovinos rotan por los diferentes potreros con el objetivo de controlar malezas como el senesio.

DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA OVINO.

El establecimiento se manejaba con ovinos de razas carniceras y cruzas (Corriedale-Texel) vendiendo los corderos, este año en una decisión empresarial de cambiar el sistema productivo se volcó más a la lana cambiando la majada por una Merino Australiano, planificándose las encarneradas para marzo y abril, teniendo los años anteriores porcentajes de señaladas muy buenos cercanos al 100%. El productor está planificando incorporar carneros mejoradores y hacer en Cerro Colorado el curso que dicta el SUL de Grifa Amarilla para la cosecha de la lana.

Luego de las lluvias mejoró la disponibilidad de pasturas y el estado del rodeo.

Luego de las lluvias mejoró la disponibilidad de pasturas y el estado del rodeo.

La encuesta no pretende ser representativa de la ganadería del Uruguay, pero sí al ser un grupo de encuestados que se mantiene, permite conocer tendencias. Los resultados aquí expuestos son de todo el país, por lo que puede no reflejar las particularidades

Resultados de la encuesta realizada a 469 productores que integran la Red de Información Nacional Ganadera (RING / Plan Agropecuario), quienes fueron consultados sobre las variables más importantes de los sistemas productivos ganaderos. La encuesta tiene en cuenta la primera quincena de marzo, permitiéndonos conocer la situación de la producción frente al déficit hídrico y forrajero.

La encuesta no pretende ser representativa de la ganadería del Uruguay, pero sí al ser un grupo de encuestados que se mantiene, permite conocer tendencias. Los resultados aquí expuestos son de todo el país, por lo que puede no reflejar las particularidades y diferencias entre zonas; muchos de los conceptos aplicados a la situación general no representan la situación del norte del país.

DISPONIBILIDAD DE FORRAJE.

La ocurrencia de precipitaciones más generalizadas a partir de la segunda quincena de enero, aunque con alta variabilidad en volumen y frecuencia, trajo una mejora notoria en el crecimiento y la disponibilidad de pasto, excepto en el norte del país. El 52% de los productores reportan una altura del pasto promedio en el campo natural de más de 5cm; cuando en enero era solo el 25%. En el mismo sentido, el número de productores que reporta una situación muy crítica, altura menor a 3cm, desciende desde el 26% al 12%. Según lo expresado por los productores, la respuesta del campo natural ante el retorno de las lluvias no se hizo esperar, incrementándose la oferta de pastura de manera notoria.

En la gráfica se presenta la evolución de la disponibilidad a lo largo de 15 meses. Cabe resaltar que, en la percepción de los productores a febrero de 2022, destaca 3 veces la cantidad de establecimientos en situación crítica respecto de febrero 2021 (12% por debajo de 3cm frente a 4%).

La ocurrencia de eventos climáticos adversos con mayor frecuencia impone preparar las empresas y los empresarios, para lo cual la planificación en general y la toma de decisiones en tiempo es imprescindible. 

En cuanto a la intención de siembras, el 22% de los productores reporta que sembrará praderas y el 48% sembrará verdeos de invierno.

La fecha de intención de siembras es 60% de los productores que sembrará praderas, lo hará en el mes de marzo y el 40% en abril. En cuanto a los verdeos, mientras algunos ya han sembrado, el 43% lo hará en marzo y el 47% en abril. 

Una práctica promovida por el Plan Agropecuario es el cierre de potreros, como estrategia para la reserva de forraje para invierno. El 69% de los productores reporta que cerrará algún potrero, el 70% cerrará en marzo y el 30% lo hará abril.

Desde el Plan Agropecuario insistimos en la necesidad de realizar mediciones objetivas en cada establecimiento, estimando disponibilidad de forraje, a través del muestreo de alturas (Uso de regla). Estamos muy cerca del invierno, es imprescindible cuantificar y planificar el uso del forraje disponible.

RODEO DE CRÍA.

En relación directa con el retorno de las lluvias, la recuperación en la disponibilidad de pasturas, sumado a las decisiones de los productores, los rodeos de cría paridos y criados, muestran la recuperación de su estado corporal. Más que se duplica el número de productores que reportan condición corporal promedio superior a 4 (26% vs 12%); mientras que se reduce a la mitad (6%) aquellos que aún tienen sus rodeos en situación crítica por debajo de 3,5, respecto al mes de enero.

Otoño es una estación de gran importancia, es un momento del año clave para recuperar estado del rodeo de cría. Consultados los productores sobre las medidas o acciones planificadas para otoño, el 84% respondió que tomará medidas. El destete definitivo de los terneros es la respuesta más frecuente (35%), además 3 de cada 10 productores realizara más de una acción. También es de destacar el 8% de respuestas que referencian a la suplementación actual a categorías que habitualmente en esta época del año no se realizan.

Con respecto a otras decisiones, consultados los productores sobre el alargar el período de entore, el 78% respondió que no alargará el mismo respecto del período habitual. El 69 % de los productores retira los toros antes del 15 de marzo.

El 85% de los productores con rodeo de cría realizarán diagnóstico de gestación. Respecto al momento de realización de este, el 20% lo hará en el mes de marzo, el 58% responde que lo hará en el mes de abril, y el 22% en el mes de mayo.

En cuanto al uso de suplementación, el 55% de los productores reportan estar suplementando, siendo la categoría preferida (47%) los terneros y terneras.

OVINOS.

Consultados los productores respecto a la fecha de encarnerada, el 28% responde que la comenzó en el mes de febrero, el 48% que la está iniciando en marzo y el 21% la hará en el mes de abril.

El 70% de los productores reportan haber revisado los carneros. El mes de preferencia fue febrero con el 26%, mientras que en enero la revisación fue realizada por el 22% de los productores.

Por su parte, con respecto al peso de las hembras para decidir la entrada al servicio, el 22% de los productores reportan que deben pesar entre 35 y 40 kilos; el 26% encarneran con más de 40 kilos. Mientras que el 34% reporta no controlar peso de hembras para encarnerar.

Consultados los productores si bañaron los lanares, el 62% respondió afirmativamente.

EL AGUA PARA LOS ANIMALES.

El agua para los animales es sin ninguna duda un factor clave; consultados los productores sobre la situación al respecto; a pesar del retorno de las lluvias aún el 17% de los productores reporta tener potreros sin agua.

La ocurrencia de eventos climáticos adversos con mayor frecuencia impone aumentar la inversión en el tema agua por lo que debemos continuar trabajando en estímulos y facilidades para la misma.

BICHERA.

Dado que el país está estudiando el diseño de un Programa Nacional de Erradicación de la bichera, recordamos que en la RING de setiembre 2021 les consultamos a los productores sobre qué importancia le asignan a la erradicación de este grave problema. El 96% de los productores respondió que la erradicación es un tema entre importante y muy importante.

En este mes la pregunta realizada apuntó a conocer la incidencia de la bichera en los establecimientos. El 49% de los productores respondió que la incidencia era modera o importante; mientras que el 51% respondió que era baja. Se verifica un incremento respecto al mes anterior en los niveles moderada o importante del orden del 36%. Es razonable pensar que el retorno de las lluvias y el consecuente incremento de humedad generó una mayor incidencia de la bichera en los establecimientos.

Texto y gráficos del Instituto Plan Agropecuario.

Tenemos el área más grande pasturas de la historia.

Tenemos el área más grande pasturas de la historia.

Pasture Genetics Uruguay es un “proyecto largo y ambicioso, estamos haciendo mejoramiento en todas las especies que hacen a la ganadería y lechería uruguaya, con el foco también en la exportación”.

El Ing. Agr. Juan Díaz, de conocida actividad profesional, luego de su pasaje por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y otras empresas privadas, participa ahora en un proyecto de alcance uruguayo y regional, se trata de la empresa Pasture Genetics Uruguay dedicada a la pastura “que pretende desarrollar un portafolio potente para el mercado uruguayo y regional”.

“El proyecto es largo y ambicioso, estamos haciendo mejoramiento en todas las especies que hacen a la ganadería y lechería uruguaya, con el foco también en la exportación. Lo que estamos haciendo ahora es exportar semilla fina a distintos mercados”, en un proyecto del cual también participan Marcelo Banchero y Guillermo Cubas, explicó.

CONSUMO DE SEMILLA FINA.

Consultado sobre el consumo de semilla, el Ing. Díaz dijo que es un tema que “hay que ver desde dos lugares. Si nos preguntamos si el consumo de semilla forrajera para pasturas perenne y verdeos ha sido constante, la respuesta es no. Hubo un franco y claro crecimiento, por eso tenemos el área más grande pasturas de la historia, casi 2 millones de hectáreas: 1,3 millón de pasturas perenne y 700.000 hectáreas de verdeos, sumando lo que es lechería, ganadería y sistemas agrícolas ganaderos”. Ante esos números, “el primer cometario es que hubo un crecimiento” del área.

Por otra parte cabe preguntarse por qué hay déficit de semillas. Díaz consideró que “pesan dos cosas: Por un lado lo estructural” que pasa por si las empresas consiguen área para producir semillas, y luego está lo climático.

Sobre esto último, se ha dicho que “estamos en un fin de verano y comienzo de otoño excepcional, y por momentos olvidamos lo duro que fue la primavera y lo duro que fue el verano hasta mediados de enero, y eso pegó fuerte en la producción de semillas finas, en la producción de las forrajeras, generando un déficit que pagamos a la hora de la zafra”.

En otro orden, si vamos a lo estructural de corto plazo, destacó “el interés que hay por los cultivos de invierno” como consecuencia de la situación que estamos viendo y los precios que se están dando. “La cebada con algunos planes a 340 (dólares), la colza que agotó la semilla, el trigo que también va a tener un área muy importante”, todo eso “compite fuertemente con el área semillera y por tanto tenemos que desplazarnos a zonas menos tradicionales, menos infraestructura, con más dificultad y eso va a volver a pegar sobre la zafra que viene y en parte explica lo que pasó en la zafra actual”.

¿EL ÁREA DE PASTURAS ES SUFICIENTE PARA LA GANADERÍA?

Otra pregunta es “¿el área de pasturas que tenemos es suficiente para la ganadería que querríamos tener?, capaz que no, pero los números dicen que a pesar del crecimiento de la soja que pasó de nada a comienzos de este siglo a 900.000 o 1 millón de hectáreas que tendremos esta zafra, el área de pasturas es muy importante y es creciente”.

“¿Cuánto y dónde se va a sembrar este año?” es otra interrogante pertinente. El Ing. Díaz responde que hay una tendencia a hablar de la competencia de la agricultura y cuánto compromete a la ganadería que la soja valga” y se haga más o se haga menos de ese cultivo.

Ese es un razonamiento que pega, “pero menos de lo que nos imaginamos” porque “cuando pasamos de cero hectáreas de soja a 1,3 millón los sistemas agrícolas ganadero perdieron 100.000 hectáreas de pasturas. Esa área es importante, representa un tercio de la pastura, pero es solo un tercio para un crecimiento que fue muy importante».

“Y cuando la soja cae de 1,3 millón a 900.00, ¿cuál fue el aumento del área de pastura?, en 50.000 hectáreas. Entonces es importante y lo que pasa con la agricultura pesa sobre el área de pastura, perolo hace con una incidencia menor a lo que nos imaginamos”.

CEREALES Y AGRICULTURA FORRAJERA.

Otro punto es si la explosión de la agricultura se refleja en la agricultura forrajera. “Yo diría que no de la misma manera, porque cuando se ve el área de pasturas para la ganadería y dónde se va a hacer el área de pasturas perenne y verdeos este año,  se hacen en sistemas ganaderos que no tienen agricultura, son predios que hacen menos de 5 hectáreas de cultivo para grano. Esos predios ¿cuánto tienen de pasturas intensivas?, el área de pasturas perenne y verdeos no llega al 10%”, explicó.

Por tanto, y respetando el campo natural que representa más de 11 millones de hectárea, “hay espacio para hacer más pasturas, para seguir creciendo en intensividad”.

La contracara de eso es que esos sistemas pasaron, en menos de 10 años, de 400.000 hectáreas de pasturas perennes a 750.000, y si vemos la ganadería hacemos más ganado con más peso de faena y en menos tiempo, en esa cuenta entra la intensificación de la ganadería que tiene que ver con los corrales y también con más pasturas, mejor hechas, mejor fertilizadas”.

“Hay espacio de seguir creciendo de manera ordenada sin atentar contra las bases de esos sistemas que son fuertemente basados en campo natural que es un recurso que tenemos que cuidar”, observó.

Pasture Genetics Uruguay se puede seguir en Twitter: @PastureGenetics

ENTREVISTA COMPLETA.

Pin It on Pinterest