Con edición genética, buscan cultivar arroz en el océano.

Con edición genética, buscan cultivar arroz en el océano.

Un arroz editado genéticamente para tolerar la alta salinidad del agua, podría ser el primero de cultivos básicos sembrados en el mar.

¿Alguna vez te has preguntado por qué no aprovechamos el agua de mar para la agricultura? Aunque es una buena idea, la excesiva salinidad de estas aguas hace imposible que las plantas puedan crecer y prosperar en este ambiente. Sin embargo, una nueva star-up quiere aprovechar la tecnología Crispr/Cas9 para cultivar arroz editado genéticamente en el mar.

Si bien puede sonar como una locura, lo cierto es que esto ya ha sucedido en el pasado.

Todos sabemos que la vida se originó en el océano hace cerca de 500 millones de años. Por eso, algunos pastos marinos tuvieron que adaptarse a crecer en un ambiente de salobridad excesiva.

De acuerdo con Luke Young, cofundador de la start-up Alora, los mismos genes que permitieron a este tipo de plantas florecer en el mar, permanecen dormidos en cultivos terrestres actuales como el arroz, el trigo y el maíz.

“Pude encontrar un patrón particular en ocho genes de plantas, como pastos marinos y manglares, que trabajan juntos para permitir que la planta no solo se defienda contra el ambiente salino, sino que efectivamente la usa para su propio beneficio como forma de potenciar el crecimiento”, explica cofundador y también biólogo de la Universidad de Durham en Reino Unido.

Precisamente, el objetivo que tiene Alora es lograr activar estos genes en el arroz, el tercer cultivo más importante del mundo, después de la caña de azúcar y el maíz. 

“Podemos activar esos genes en cultivos terrestres con el mismo patrón que estas plantas marinas sin introducir nada más de ningún otro organismo”, añade. Esto es posible utilizando la edición genética con Crispr/Cas9, una tecnología que permite editar el genoma de un organismo sin ADN foráneo.

PRIMERAS PRUEBAS PARA SEMBRAR ARROZ EDITADO GENÉTICAMENTE EN AGUA.

El arroz es especialmente susceptible a la salinidad, un fenómeno que se presenta cada vez más en el mundo debido a la extracción de agua del subsuelo de la Tierra y al aumento de los niveles del mar debido al cambio climático.

Esto es especialmente notorio en varios países del sudeste asiático, como China, Bangladesh o Vietnam. Justamente en este último país, la empresa Alora planea comenzar sus primeros cultivos de prueba en agua, específicamente en las aguas del delta del río Mekong.

Si bien este río recibe agua de mar naturalmente, sequías continuas y las represas en su cause, han afectado la capacidad del río para desalinizar sus aguas. Esto ha impactado negativamente en la producción de arroz en Vietnam que, en 2021, fue el quinto mayor productor del cereal en el mundo.

La sal produce dos cosas en plantas. Primero saca el agua, reduciendo la habilidad de crecer de las plantas y de defenderse contra los elementos. También ralentiza el metabolismo de la planta y perjudica su habilidad para hacer fotosíntesis, reduciendo el rendimiento”, explica Young.

Tras estos primeros cultivos de prueba, el plan de Alora es comenzar a sembrar arroz editado genéticamente en el océano. Para conseguir esto, primero se siembra el arroz durante dos a tres semanas en tierra y luego se transfieren a plataformas en granjas acuáticas.

Ante esta iniciativa, Young afirma que otras pruebas pilotos comenzarán en 2023 en Singapur, pero otros países han mostrado interés en el desarrollo, como Kenia, Namibia, Sudáfrica, Filipinas, Indonesia y Tailandia. (CRISPR en plantas)

Más información: Esta startup quiere cultivar arroz en el océano – NEO. VIDA

Producción mundial de trigo podría duplicarse con biotecnología moderna.

Producción mundial de trigo podría duplicarse con biotecnología moderna.

La producción mundial de trigo es un 51% menos eficiente de lo que podría ser pero, precisamente, podría duplicarse al disminuir estas “brechas genéticas”, sin necesidad de aumentar la frontera agrícola.

Agro Bio | El trigo es el segundo cultivo de mayor consumo en el mundo, solo por detrás del arroz. Sin embargo, el planeta se está quedando sin trigo. A la guerra entre Rusia y Ucrania, que ha desabastecido de cereal a muchos países en el mundo, se le suma un decrecimiento en la producción del cereal en Estados Unidos, uno de los mayores productores en el mundo, que tendrá la segunda cosecha más baja de trigo en 20 años. Afortunadamente, una nueva investigación sugiere que el trigo mejorado con biotecnología moderna podría duplicar la producción mundial del cereal.

De acuerdo con el estudio “Global wheat production could benefit from closing the genetic yield gap”, publicada en la revista Nature a comienzos de julio, “cerrar las brechas de rendimiento existentes mediante mejoramiento genético, podría incrementar el rendimiento potencial y la producción global”, se lee.

A esta posibilidad, los investigadores lo conciben como “liberar el potencial genético” de la basta variedad de trigo que existe en el mundo. Esto implica desarrollar variedades genéticas hechas a la medida de cada región del planeta utilizando técnicas de biotecnología moderna como la edición genética y la crianza rápida.

Para los investigadores del Rothamsted Research, Mikhail Semenov y Nimai Senapati, el potencial genético de una planta se entiende como tener variedades de trigo con un genoma óptimo que les permita capturar nutrientes, luz solar y agua más eficientemente que cualquier otra variedad.

“Los cultivos actuales están, en promedio, a la mitad de su capacidad en lo que tiene que ver con los rendimientos que podrían producir, dadas las discordancias que hay entre sus cualidades genéticas y las condiciones locales de producción de trigo”, explicó Semenov en un comunicado de prensa.

La producción mundial podría duplicarse mediante el mejoramiento genética de cultivos locales de trigo, sin incrementar el área mundial de trigo”.

TRIGO MEJORADO CON BIOTECNOLOGÍA: ¿CÓMO LLEGARON A ESTA CONCLUSIÓN?

Para llegar a esta conclusión, los investigadores tuvieron la ayuda de Sirus, un modelo computacional de simulación de última tecnología que permite analizar diferentes escenarios de este cultivo.

Primero, Semenov, Senapati y sus equipos analizaron 53 regiones de cultivo en 33 países y utilizaron datos sobre cómo afectan distintos genes a rasgos individuales del trigo, como su tamaño, forma, metabolismo y crecimiento. Así, calcularon el rendimiento potencial de las 28 variedades de trigo más comúnmente usadas en estas regiones.

Con estos datos, entonces, ‘idealizaron’ variedades locales de trigo dentro de Sirius, que optimizó varios rasgos que contribuirían al rendimiento y cuyo genoma le permitiría mejorarlas a los fitomejoradores. Así, lograron diseñar la planta de trigo “perfecta” para cada región en las que se cultiva.

Los resultados les mostraron que, al optimizar estos rasgos, las “brechas genéticas” del trigo están entre el 30% y el 70% dependiendo del país; aunque el promedio mundial fue de 51%.

Esto significa que la producción mundial de trigo es un 51% menos eficiente de lo que podría ser pero, precisamente, podría duplicarse al disminuir estas “brechas genéticas”, sin necesidad de aumentar la frontera agrícola.

Antes de esta investigación, las posibilidades de mejora del rendimiento del trigo eran desconocidas, pero Senapati afirma que “para sorpresa de nadie, los países con los menores rendimientos actualmente son quienes más ganarían al optimizar los cultivos”.

Sin embargo, Senapati también sostiene que incluso en países con menor margen de mejora genética, pero con áreas más grandes de cultivo, como Rusia, China, Estados Unidos o Canadá, este mejoramiento de la genética del trigo podría tener un efecto sustancial en la producción mundial de trigo.

“El trigo fue domesticado hace cerca de 11.000 años, pero, a pesar de esto -sin mencionar la secuenciación completa de su genoma en 2018-, el cultivo aún está lejos de ser su ‘mejor versión genética’”, concluyó el investigador.

Más información de Global wheat production can be doubled, shows study  en https://www.rothamsted.ac.uk/news/global-wheat-production-can-be-doubled-shows-study

El estudio completo: https://www.nature.com/articles/s43016-022-00540-9

Destacada científica: “Nada de lo que comemos es natural”.

Destacada científica: “Nada de lo que comemos es natural”.

Raquel Chan, investigadora del Conicet y que la BBC destacó como una de las diez científicas más destacadas de América Latina. Además, opinó que oponerse a los transgénicos es como ser antivacunas.

Argentina | La Dra. Raquel Chan (foto) es argentina, bioquímica, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) especializada en biotecnología vegetal y directora del Centro Científico Tecnológico del Conicet Santa Fe. Recientemente su nombre, muy común en las publicaciones y artículos científicos, saltó a los medios de comunicación generalistas por ser la responsable de desarrollar la soja transgénica argentina aprobada por China.

En una conferencia que dictó en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Rafaela, donde se refirió respecto a los transgénicos y comparó a sus críticos con los antivacunas, agregó que lo que comemos no es natural.

“A mucha gente no les gusta los transgénicos porque no entiende, así como no quieren una vacuna”, afirmó, y agregó que hay una fantasía sobre los alimentos naturales. Son muchos “los que creen que lo que comemos es natural si no es transgénico, y eso no es verdad. Nada de lo que comemos es natural ni estaba así en la naturaleza. Nada”, enfatizó.

Argumentó que todo lo que comemos fue mejorado por la acción humana: “Dos plantas tienen una serie de hijas, algunas más lindas, otras más feas. El productor se queda con las lindas, las cruza con otras lindas y así, a lo largo de 500 años de agricultura, tenemos lo que compramos hoy en el súper”. Eso es lo que se llama selección.

Para que quede claro: “El maíz no existía en México, sino que es hijo de las mutaciones del teocintle (son los antecesores directos de los cuales se domesticó el maíz como cultivo). El brócoli no existía en la naturaleza, así como la coliflor, el kiwi y tantos otras frutas y verduras. Son producto del trabajo de mejoradores a lo largo de la historia”, subrayó.

LA FANTASÍA DEL ALIMENTO NATURAL: “NATURAL NO HAY NADA”

Es una fantasía creer que no comer transgénico es comer natural. “En realidad uno come bastante bien, pero hay que diferenciar entre orgánico y natural. Natural no hay nada, y orgánico quiere decir que no se usó herbicida en su producción. El problema con lo orgánico (salvo para algunos cultivos que se han logrado) es que como se muere todo, porque las plantas son atacadas por hongos, insectos y malezas, la producción es muy baja y el costo es muy alto”.

En Europa venden manzanas “preciosas y orgánicas, pero a 5 euros cada una.¿Quién puede pagarlas. El tema no es que esté en contra de la producción orgánica, sino que mientras tenga esos costos se nos va a morir de hambre más gente que hoy”.

LA FANTASÍA EUROPEA: “TODO ES NATURAL”.

Chan explicó la posición “naturalista” de Europa como el resultado de un conflicto estratégico con Estados Unidos.

Lo que sucedió fue que Estados Unidos le ganó a Europa la batalla de los transgénicos. Como respuesta los europeos “inventaron a los verdes” que se oponen a los transgénicos, pero “se les fue la mano” y ahora “no los pueden controlar”.

El resultado es que en Europa “no usan transgénicos salvo en lugares muy acotados”, sin embargó “sí usan glifosato, sí usan herbicida”.

Decir que Europa es natural “es una fantasía” porque se tienen que sacar de encima las malezas y lo hacen con glifosato, un producto sobre el cual “cada 5 años renuevan el permiso por otros 5 años”, y eso pasa “porque la ciencia no ha podido encontrar algo mejor” y difícilmente lo hagan en algún momento, “aleluya si se encuentra algo mejor”.

Con datos de INTA.

Alimento animal genéticamente modificado es más beneficioso para el medio ambiente.

Alimento animal genéticamente modificado es más beneficioso para el medio ambiente.

Una de las conclusiones es que las semillas no transgénicas reducen el beneficio de la preservación de la tierra. Los datos mostraron que el uso de semillas genéticamente modificadas permitió el ahorro cuantioso de hectáreas destinadas a agricultura.

Fundación Antama | Un estudio elaborado por el Instituto para la Educación e Investigación de Alimentos (Ifeeder) en Estados Unidos ha evidenciado que el uso de alimento animal libre de transgénicos tiene mayores costos para los actores de las industrias ganadera y avícola. Se destaca que la regulación puede conducir a un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y a una disminución de las posibilidades de preservar los hábitats y la biodiversidad.

El objetivo del estudio era examinar las implicaciones ambientales y económicas que podría tener que los fabricantes de alimento animal de Estados Unidos necesitaran aumentar su producción de no biotecnológicos. El estudio quería ilustrar a los actores de la cadena de valor sobre las complejidades de pasar por el proceso de producción de líneas de alimentación genéticamente modificada (GM) y no GM.

Los resultados mostraron que cuando se limita el uso de tecnologías seguras y comprobadas, como los cultivos transgénicos, los costos para los productores, los consumidores y el medio ambiente pueden aumentar.

Cadena Avícola.

HALLAZGOS RELEVANTES.

Los hallazgos más relevantes fueron: A) Aunque las semillas de soja y maíz GM son más caras para los agricultores, los costos extra se compensan con menor uso de insumos agrícolas.

B) El uso de semillas no GM reduce el beneficio de la preservación de la tierra. Los datos mostraron que el uso de semillas GM permitió el ahorro cuantioso de hectáreas destinadas a agricultura.

C) El sistema de labranza cero del maíz GM reduce significativamente las emisiones de dióxido de carbono.

D) El uso de semillas GM ha mejorado la eficiencia del nitrógeno.

E) Separar los ingredientes GM y no GM supondría unos costes adicionales a todos los actores de la cadena de producción y suministro que derivaría en un incremento del precio final del producto.

F) Sustituir el alimento animal GM por no GM derivaría en un incremento significativo del precio de productos como la carne, la leche o los huevos.

Informe completo en Ifeeder. INFORME DE PIENSOS LIBRES DE TRANSGÉNICOS | IFEEDER

Uruguay se fortalece en la evaluación y aprobación de los OGM.

Uruguay se fortalece en la evaluación y aprobación de los OGM.

“Casi la mitad de los eventos biotecnológicos que Uruguay tiene aprobado lo ha hecho durante estos dos años de administración”.

Virginia Guardia (foto), titular de la Dirección General de Bioseguridad e Inocuidad Alimentaria del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca explicó en la Expoactiva Nacional qué son los organismos genéticamente modificados (OGM), cómo se aprueban, qué y quienes los evalúan.

El Sistema Nacional de Bioseguridad involucra a seis ministerios y a través de expertos de diversas especialidades se evalúan y aprueban los organismos, con análisis científicos de bases sólidas, dijo.

Además, se hizo una reseña sobre diversos temas como la caracterización e identificación molecular, aspectos ambientales, flujo génico, capacidad de sobrevivencia e invasión, transferencia de genes, interacción con organismos no blanco.

También se refirió a la inocuidad alimentaria como alergenicidad, toxicidad, composición nutricional, efecto del procesamiento, y nutrición animal.

EQUIPO DE EXPERTOS.

Guardia hizo especial hincapié en el equipo de expertos a cargo del análisis de OMG en nuestro país y describió además los eventos presentados por Uruguay comparados con la región.

Por otra parte, se refirió a el proyecto financiado, “Identificación de artrópodos benéficos en cultivos de maíz y soja no GM para utilizar en la evaluación de riesgos en bioseguridad”.

 La siguiente charla  complementaria tanto una con la otra, a cargo de Gerardo Evia Piccioli, director nacional de  Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del Ministerio de Ambiente expuso sobre la Base de Datos de Bioseguridad y Protocolo de Cartagena, sus funcionamientos y utilidades.

Guardia y Piccioli integran la comisión de Gestión del Riesgo del Sistema Nacional de Bioseguridad y el punto focal del Protocolo de Cartagena se encuentra en nuestro país  en el Ministerio de Ambiente.

EVENTOS BIOTECNOLÓGICOS.

Por otra parte, el viceministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ignacio Buffa escribió en sus sus redes sociales que “casi la mitad de los eventos biotecnológicos que Uruguay tiene aprobado lo ha hecho durante estos dos años de administración”.

Pin It on Pinterest