Los hechos demuestran la realidad.

Los hechos demuestran la realidad.

Las reservas de forraje juegan un papel importante, lo mismo que las pasturas. El mejor ejemplo es la lechería, nadie entra a un invierno sin reserva y los campos de recría aseguran vaquillonas bien criadas y preñadas.

Horacio Jaume | El rodeo nacional bajó su stock, las faenas altas del primer semestre del año 2022, producto de una China muy agresiva en las compras y con pocas exigencias en la terminación de los animales, produjo esa realidad. Las categorías más afectadas fueron las vacas de cría y los terneros.

Esta realidad al principio no saltó a la vista, producto de que el SNIG hizo su proyección, pero faltaban declaraciones juradas. Este dato, además de confirmar algo que se percibía, tiene importancia para adelante más que nada sobre cómo se desarrollarán los acontecimientos.

Las escasas lluvias, el invierno largo y la primavera demorada, redunda en una falta de pasto importante, sobre un rodeo más joven donde los novillos de más de 3 años son escasos y hay que reponer vacas.

Para poder atender una demanda alta los futuros novillos desde el destete hasta el peso de faena a los 2 años y poquito, no pueden perder peso en ningún momento y las terneras que van a suplantar a las vacas, para poder entrar en servicio deben pasar bien su primer invierno (Graciela Quintans INIA) por aquello de que los animales tienen memoria.

¿Por qué esta realidad no se notó hasta ahora? Porque en primer lugar China bajo sus compras, la guerra de Ucrania y Rusia afectó a Europa , por lo tanto los precios bajaron y la extracción bajó.

El tiempo pasa, la primavera llegó, demorada pero llegó, la reposición y la faena aumenta y los precios suben.

Trabajar con ganado jóvenes más difícil. Sufren más y ellos deben crecer y engordar al mismo tiempo, ¿estamos preparados para eso?

Esto no es atender un momento de crisis, afecta un sistema de producción, donde las reservas de forraje juegan un papel importante, lo mismo que las pasturas.

El mejor ejemplo es la lechería, nadie entra a un invierno sin reserva y los campos de recría aseguran vaquillonas bien criadas y preñadas. Muchas veces se me ha dicho que exagero la situación y puede ser, aunque los hechos de alguna manera demuestran esa realidad, todo depende del grado y la importancia que se le dé.

Se mueve.

Se mueve.

Horacio Jaume: Estamos ante una actividad que genera “otras realidades, otras capacitaciones y otra economía”. La forestación “no es que termina algo y empieza otra cosa, se suman posibilidades y se crean otras alternativas”.

Horacio Jaume | Hace pocos días se realizó en la casa de casa de los industriales (en la LATU) una jornada sobre la cadena forestal. Hay muchos ejemplos en el mundo de hombres que se imaginaron cosas que se adelantaron a su tiempo y vieron el futuro, caso de Leonardo da Vinci con el helicóptero y el submarino.

Pero la mayoría de las veces, son aquellos que viendo cosas en otros lados se preguntan ¿por qué acá no?

La forestación puede ser un buen ejemplo. Si bien nace con el apoyo de todos los partidos políticos no ha sido fácil su desarrollo. Pese a todo, las etapas se han ido cumpliendo: la exportación de troncos, el chipeado, las plantas de celulosa y ahora la madera de aserrío.

Durante ese tiempo, el país cambio su geografía. Nos convertimos en un país maderero, inició en la economía y fue una presión más para mejorar las rutas y las posibilidades del retorno del ferrocarril se debe a la madera.

Hoy estamos en una nueva etapa que es la construcción en madera. No es que vaya a pasar, ya está pasando. Hoy se construyen casas de 180 a 200 metros cuadrados, que tienen un costo de US$ 300.000.

Hoy el Ministerio de Vivienda ya está operando en madera y los costos y la velocidad de entrega son mucho menores. Pero esto no es un descubrimiento nuestro, son cosas que se realizan en el llamado primer mundo y nosotros también las podemos hacer.

Eso trae como consecuencia otras realidades, otras capacitaciones y otra economía. No es que termina algo y empieza otra cosa, se suman posibilidades y se crean otras alternativas. En definitiva, la forestación está hoy en pleno desarrollo y puede dar mucho más.

El agro y el fútbol.

El agro y el fútbol.

Horacio Jaume: El Mundial comienza a ocupar mayores espacios de nuestro interés, con las reformas de la Educación y jubilatoria se lleva toda la atención, y quedan relegadas las cosechas de la caña de azúcar, miel y trigo.

Horacio Jaume | Las radios marcan las cuentas regresivas de los días que faltan para el Mundial de fútbol. Uruguay, país futbolero por excelencia, lentamente se va envolviendo en ese clima. Qué está pasado, qué puede pasar y en qué momento vivimos, es un buen punto para analizar ya que el estado de ánimo juega un papel preponderante en todo esto.

¿En qué momento vivimos? En primer lugar, es totalmente diferente año pasado. En el sector cárnico por ejemplo, China “enloqueció el mercado”, los precios no tenían freno y todo servía. Con el argumento de que el mundo tiene hambre y nosotros comida, las ventas eran a “dos rebenques” y había que pellizcarse para ver si no estábamos soñando; pese a eso todos nos repetíamos aquello de que cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía.

Además de este panorama, los cultivos de invierno rindieron bien y los precios de la soja se recalentaron. La faena fue fuerte y la extracción, por lo tanto, alta, el rodeo quedo compuesto con animales jóvenes.

En La propia Argentina, con todos los problemas que tiene, la categoría de vaca de descarte fue la que más exportó.

En general, todos los rubros se fortificaron y el panorama era realmente bueno.

¿Qué pasa hoy? Los mercados son otros, los precios no son malos, pero otros. El invierno se extendió, hubo falta de agua para las praderas y verdeos, y la primavera esta perezosa de entrar. En definitiva, la oferta de forraje es poca, los campos no vinieron y los ganados se sintieron, y la mayoría ganado nuevo, y por lo tanto esos ganados a campo es difícil engordar.

China sigue siendo nuestro principal mercado, no es un país cristalino, y las suposiciones están a la orden del día. Es muy común escuchar que compro mucha carne y que la tiene que consumir para que se aclare el panorama. También sabemos que está comprando a Brasil sin fijar precio. En definitiva, va a necesitar proteína animal, pero cuándo no lo sabemos.

Los granos tienen otros números y los rendimientos están siendo afectados por la falta de agua en el momento apropiado.

Actualmente estamos levantando canola, cebada y trigo.

Muchas chacras fueron picadas para forraje aunque hay rendimientos mejores a los que se esperaban, pero siguen siendo señales ya que la cosecha está empezando.

El panorama de la agricultura, es que atrás de las cosechadoras están esperando las sembradoras de soja. Qué porcentaje de esa soja se vendió a futuro no lo sabemos, pero sí sabemos que el área a sembrar está por encima del millón de hectáreas.

En conclusión, el año es diferente y los números que estamos viendo hoy pertenecen a la zafra pasada.

A nivel político las leyes de reforma de Educación y la Seguridad Social se llevan todos los titulares, mientras la cosecha de la caña de azúcar o de la miel o el trigo pasan a segundo plano. Mientras tanto el Mundial se acerca, falta poco, quien más quien menos lo mira de reojo. Si Uruguay anda bien quedaremos pegados a los televisores y que no nos hablen de otra cosa; si patinamos, Dios dirá.

Cortita y al pie.

Cortita y al pie.

Horacio Jaume: «La brucelosis no puede ser un problema eterno, el cual no logramos solucionar en forma definitiva. Reconocer que no hemos recorrido el camino correcto debe ser el primer paso, lo mismo que entender que la responsabilidad no es de uno sino de todos».

Horacio Jaume | Todos sabemos que las cosas no son eternas, pero es difícil cuando los momentos son positivos imaginarnos que se pueden terminar.

Cuando los precios subían todos los días y las exigencias de la terminación de los ganados era muy liberal, el argumento de que el mundo tenía hambre justificaba la situación y no había nada que dijese lo contrario.

Por otro lado, aquellos que querían gastar tenían mil argumentos para hacerlo y no se les pasaba por la cabeza que la cosa pudiera cambiar.

Hoy los tiempos cambiaron.

Los chinos se llaman a congreso para ver qué hacen; mientras tanto le compran carne a Brasil más barata.

Los rusos apuntan con misiles a Ucania y estos tienen ojivas nucleares; la OTAN hace ejercicios militares y no lo hacen precisamente con chumberas. Europa va a pasar frio este invierno si Rusia no le manda gas.

¡Qué lejos estoy del manejo del ganado de cría y cuánta área de soja se va a plantar¡, ¡o si vamos a poder sacar la producción del norte por la laguna Merín¡ Pero pensar que todo lo que hemos nombrado no va a incidir sobre esto, sería ignorar una realidad que rompe los ojos.

Por eso uno aspira a un país en serio, que no se deje abatir cuando viene una pandemia o cuando las sirenas de los buenos tiempos parecen eternos.

Para ello no podemos aceptar que los pequeños problemas impidan nuestra evolución.

La brucelosis no puede ser un problema eterno, el cual no logramos solucionar en forma definitiva. Reconocer que no hemos recorrido el camino correcto debe ser el primer paso, lo mismo que entender que la responsabilidad no es de uno sino de todos.

Lo mismo pasa con la garrapata, sarna, piojo y también con los perros.

De una cosa uno puede estar seguro, los problemas no se arreglan solos, lo mismo que para encarar los problemas de afuera, hay que tener la casa en orden.

Foto: Revista INIA.

Editorial de Horacio Jaume sobre brucelosis, programa Diario Rural.
Cómo nos ven.

Cómo nos ven.

Horacio Jaume: Uruguay mantiene códigos que nos diferencian de los demás, como el reconocimiento de las buenas obras iniciadas por quienes son circunstanciales adversaros.

Horacio Jaume | Hace pocas horas se inauguró la terminal portuaria de UPM. Una obra de ingeniería importante donde los buques estarán cargando la celulosa producida en Santa Isabel de Paso de los Toros.

De la obra en sí no voy a hablar, porque eso lo deben valorar los especialistas, pero sí sobre lo que significa para el país.

La madera irrumpió con fuerza en Uruguay, prontamente se convirtió en una de las principales producciones. Las carreteas se abarrotaron de camiones, los puentes tuvieron que ser modificados, y el número de choferes alcanzó cifras no conocidas.

También nos trajo problemas que no conocíamos y que tuvimos que solucionar.

Nuestro país se abrió a una nueva producción y los nacidos hasta el 80 son las últimas generaciones que conocieron un país sin árboles.

¿Cómo se logró esto y por qué, cuando hay otros países que cuentan con más territorios y más riquezas, e incluso están en mejores condiciones?

En ese contexto es oportuno subrayar que aún mantenemos cosas que nos diferencian y quienes invierten lo valoran y mucho.

Somos un país respetuoso de nuestras leyes y respetamos nuestros compromisos. Sabemos mantener, más allá de las distintas administraciones, el compromiso adquirido. Esto poco valor tendría si fuésemos nosotros quienes lo dijésemos. Pero esos son los argumentos usados por los que vienen e invierten, entonces pasa a tener verdadero valor.

¿Somos conscientes de esto?, parecería que sí.

En la inauguración de la terminal portuaria, el presidente Luis Lacalle cortó la cinta para inaugurar esta obra. Estaba presente, entre los invitados, el exministro de Transporte y Obras Públicas -durante el Gobierno del Frente Amplio-, Víctor Rossi, y Lacalle lo invitó a cortar la cinta juntos.

Posteriormente, en su discurso, el presidente dijo que indudablemente tenía muchas diferencias con Rossi, pero dentro de las coincidencias y los procederes, es algo muy importante que esa obra había sido comenzada en la administración anterior, y correspondía a que la inauguráramos juntos por el bien del país.

De la misma manera que cuando se inauguró el aeropuerto de Carrasco el expresidente Tabaré Vázquez invitó al expresidente Jorge Batlle para inaugurar dicha obra.

Creo que somos conscientes de estos valores, quiera Dios que sepamos mantenerlos.

Pin It on Pinterest