Acerca de la reciente importación de genética ovina desde el Paraguay.

Acerca de la reciente importación de genética ovina desde el Paraguay.

“No descarto la idea de importar una raza de pelo, pero considero que ésta debería contar con las dos características que se necesitan para un sistema de producción de corderos: prolificidad y aptitudes carniceras. La Dorper es carnicera, pero no es prolífica y el Santa Inés es algo prolífica, pero no es carnicera”.

Ing. Agr. Dr. Gianni Bianchi Olascoaga | Montevideo | Todo El Campo | Más allá de que la decisión de importar una nueva raza está librada a cualquiera, vale la pena reflexionar sobre dos puntos a mi entender muy importantes (*):

1. Qué impacto se espera puede traer aparejado el desarrollo de ese material genético en el país.

2. Independientemente de la raza y dando por descontado de que se tomaron todos los recaudos sanitarios hay una serie de aspectos técnicos que deberían tenerse en cuenta, a saber: ¿qué información genética se dispone de los ejemplares importados?, ¿cuál es su origen?, ¿cuán representativos son los animales respecto de la raza en cuestión? y finalmente ¿cuántos animales (machos y hembras) se introducen?

En este caso particular se trata de dos razas de pelo, una ya existente en el país, Dorper, aunque desconozco el número de ejemplares puros disponibles y otra nueva como es el caso del Santa Inés. A priori se podría pensar que lo que se fue a buscar es razas que no sea necesario esquilarlas, habida cuenta de las dificultades que atraviesa la comercialización de lana en el Uruguay, salvo que se trate de fibra por debajo de 21 micras. Ahora bien, existen muchas razas de pelo en el mundo y en la región. No parece ser ésta una razón determinante para decidir su importación. Sin perder de vista, que el Dorper no sólo ya existe en el país, sino que también hay información científica generada en el ámbito local con esta raza en cruzamientos terminales y en forma comparativa con otra raza carnicera de las más antiguas del país como es el Southdown. Esa información se generó en la Facultad de Agronomía en Paysandú, cuando la Institución todavía consideraba importante el rubro y en forma muy resumida se concluyó que el cordero cruza Southdown no sólo no tiene nada que envidiarle al cordero cruza Dorper, sino que a pesos elevados se comparta mejor aquella que ésta, en virtud de la alta precocidad en lo que a deposición de grasa subcutánea se refiere que muestra la raza de origen sudafricano. Vale decir que la única diferencia entre el Dorper, y yo me atrevería a decir, y cualquiera de las demás razas carniceras existentes en el país, es que no tiene lana y que manifiesta rapidez en su terminación. Característica esta última que ya posee, sin ir más lejos, el Southdown y también el Hampshire Down.

Respecto al Santa Inés, como raza foránea que es, no hay información a nivel local. Sin embargo, es muy común en el noreste brasilero y a priori diría que es una raza maternal, pero no tengo expectativas en cuanto a su aporte carnicero.

En definitiva, no descarto la idea de importar una raza de pelo, pero considero que ésta debería contar con las dos características que se necesitan para un sistema de producción de corderos: prolificidad y aptitudes carniceras. La Dorper es carnicera, pero no es prolífica y el Santa Inés es algo prolífica, pero no es carnicera.

Me interesa analizar, aunque sea superficialmente los aspectos señalados en el segundo punto que entiendo vale la pena considerar cuando se piensa importar una raza. Es decir, más allá de los gustos personales y la disponibilidad de ejemplares en el país, la información disponible y la calidad de ésta es clave. Es muy importante la elección del lugar de dónde se trae y la cabaña seleccionada, pensando sobre todo en cómo se está trabajando la raza desde el punto de vista de los programas de mejora genética en el país de origen. También es importante cuántos ejemplares se traen y cuál es el objetivo de multiplicación que quien lo importa tiene pensado llevar adelante. Para que se entienda, pongo un ejemplo de lo que imaginó no pasó, ni va a pasar: se trajeron 10-12 ovejas y 2 carneros puros por cruza, sin considerar su origen por raza y sin ninguna evaluación genética y al año se empiezan a vender animales media sangre o 3/4 de la raza en cuestión. Creo que queda claro que si ese fuera el escenario (repito no creo o quiero no creerlo), no se tendría certeza de cuan representativa es la raza, qué puede trasmitir a la descendencia y además la presión de selección para la reposición y eventual venta sería nula. 

Sin considerar, además, que sería deseable antes de difundir dicha genética (aun tomando los recaudos anteriores), contar con información objetiva y neutral. De ahí la importancia de que algún organismo de investigación apoye de alguna manera la decisión de importar nuevos materiales genéticos. Por el momento, eso no sólo no ha pasado, sino que nadie de ninguna institución vinculada al rubro, al menos que yo sepa, se ha expedido sobre esta noticia. Seguramente tenga que ver con lo reciente del tema y las fechas que transitamos y más temprano que tarde alguna de las instituciones que están dirigiendo los programas de mejora genética ovina nacional se expidan técnicamente al respecto, sobre todo cuando además tienen como objetivo promover el desarrollo del rubro ovino.

Foto de portada: Facebook Grupo TV Rural.

(*) Artículo sobre la exportación de ovinos paraguayos a Uruguay: Paraguay exportó ovejas Santa Inés y Dorper a Uruguay. – Todo El Campo

Ing. Bianchi dictará curso sobre producción de carne ovina.

Ing. Bianchi dictará curso sobre producción de carne ovina.

“La oveja tiene un papel relevante para jugar en los sistemas de producción del país con una importante sinergia con otros rubros productivos”.

Montevideo | Todo El Campo | El Ing. Agr. Gianni Bianchi realizará un curso en producción ovina, el cual será presencial y “permitirá discutir en tiempo real e interactuar entre todos, expresó.

Será teórico y práctico, de tal forma que al finalizar la capacitación se visitarán un par de sistemas de producción ovina donde se pueda integrar todos los conocimientos impartidos.

“La oveja tiene un papel relevante para jugar en los sistemas de producción del país con una importante sinergia con otros rubros productivos”.

Asimismo, tiene la capacidad de “una alta tasa de retorno en relación a capital invertido, y amplias posibilidades de respuestas biológicas y económicas, si la sabemos trabajar”.

Sobre ese punto, el saber trabajar la oveja, es que se realizará la capacitación, atendiendo a un conjunto de tecnologías que aplicadas correctamente “la respuesta es muy grande”.

Quienes participen, recibirán un Manual de Buenas Prácticas de Producción Ovina.

INVITACIÓN.

Ing. Bianchi dictará curso sobre producción de carne ovina.

Se publicó el libro sobe buenas prácticas ovinas.

El autor, el Ing. Agr. Gianni Bianchi Olascoaga es ingeniero agrónomo, cuenta con estudios de maestría y doctorado por la Universidad de Zaragoza (España) en el área calidad de carne.

Está disponible el “Manual de buenas prácticas de la producción ovina”, cuyo autor es el Ing. Agr. Gianni Bianchi Olascoaga. La obra se hizo posible “gracias a la confianza de Microsules, frigorífico Paso de los Toros y PlusAgro -dijo Bianchi-, un proyecto en el cual trabajamos durante el último semestre del año pasado”.

“El desafío” consistió en “desarrollar un manual de buenas prácticas que, contemplando la inocuidad del producto, el menor impacto posible sobre los recursos naturales, el bienestar de todos los que componen las unidades de producción, brinde elementos en lo posible de fácil trasmisión e instrumentación que permitan maximizar la rentabilidad de las empresas ganaderas”.

Se buscó “sintetizar en un único material, de manera si se quiere coloquial, aunque con rigor científico, el conjunto de prácticas asociadas a la alimentación, el manejo, la sanidad y el mejoramiento genético a las que se puede recurrir para mejorar significativamente la producción. Y esto a un costo relativamente bajo, si y solo si, se registra en el animal y en la pastura lo que sabemos que determina la respuesta a la tecnología implementada, pero casi nunca medimos”, expresó.

Para adquirir el libro hay que ingresar a plusagro.uy.

Por más información o adquirir el libro: Manual de buenas prácticas de producción ovina | PlusAgro

EL AUTOR.

El Ing. Agr. Gianni Bianchi Olascoaga es ingeniero agrónomo, cuenta con estudios de maestría y doctorado por la Universidad de Zaragoza (España) en el área calidad de carne.

En el período 1987-2015 se desempeñó como docente-investigador en Ovinos y Lanas en la Facultad de Agronomía (Udelar) renunciando con el cargo de profesor agregado.

Integró el Sistema Nacional de Investigadores (ANII) durante muchos años. Asimismo, fue docente de posgrado en curso del Instituto Nacional de Carne (INAC), Instituto de Reproducción Animal Uruguay (IRAU) e integró del Colegio de Posgrado de la Facultad de Veterinaria, Agronomía (Uruguay) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, México).

También se desempeñó como docente responsable de cursos internacionales a distancia en: manejo, alimentación y calidad de carne ovina, primero en IICA; luego en la Universidad de la Empresa y finalmente en la Consultora Plus Agro.

Cuenta con más de 300 publicaciones, incluyendo libros, capítulos de libros, artículos científicos, notas técnicas y periodísticas.

Ha viajado a diferentes países de la Región (Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y México) y brindado conferencias, consultorías, capacitaciones a distintos niveles en el área de su disciplina y auditorías a centros de investigación.

Es revisor de publicaciones científicas, capítulos de libros, tesis, proyectos en producción animal del país y la región.

Pin It on Pinterest