MGAP destinará unos US$ 10 millones en apoyo a la industria láctea.

MGAP destinará unos US$ 10 millones en apoyo a la industria láctea.

En particular la producción quesera se ve mayormente afectada porque la materia prima es más cara y la demanda internacional está deprimida.

Atendiendo las necesidades de la industria láctea, el Poder Ejecutivo busca brindar herramientas que permitan el apalancamiento financiero, condicionado a la reconversión de varias de estas industrias y así evitar que tengan mayores perjuicios. En rueda de prensa, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Fernando Mattos, explicó que serían tres las industrias vinculadas al sector lácteo con altos niveles de endeudamiento y sin acceso a crédito. Precisó que hay algunas que se vuelcan mayormente al mercado interno y otras que, al dedicarse a la exportación, han sufrido ciertas dificultades en algunos destinos.

En particular la producción quesera se ve mayormente afectada porque la materia prima es más cara y la demanda internacional está deprimida, agregó.

PROYECTO DE LEY AL PARLAMENTO.

El Ministerio de Ganadería enviará un proyecto de ley al Parlamento para destinar un fondo que en principio ascendería a unos US$ 10 millones en asistencia a los productores del sector lácteo. En este sentido, se prevé que las industrias deban reconvertirse para mayor rentabilidad y de esta manera recibir las ayudas que el Gobierno brindará.

“Estamos estudiando las posibilidades de que esto sea suficiente para apalancar la asistencia financiera que estas industrias necesitan para su reconversión”, dijo Mattos; también aseveró que la reconversión que deben procesar estas industrias va desde lo tecnológico hasta el plan de negocios.

De esta manera el Poder Ejecutivo trata de evitar que algunas industrias más complicadas del sector lácteo cesen sus actividades, ya que, si esto sucediera, “son difíciles de reflotar y tienen un alto impacto en el interior del país”.

Embajador chino dijo que noviembre “ha sido un mes dorado para el ministro Mattos”

Embajador chino dijo que noviembre “ha sido un mes dorado para el ministro Mattos”

Gang también destacó “que en julio terminamos exitosamente nuestro estudio de factibilidad conjunto rumbo a un TLC, por lo que tendremos un futuro promisorio, existen grandes potencialidades en el comercio bilateral”.

Hébert Dell’Onte | La afirmación del título pertenece al embajador de China en Uruguay, Wang Gang, minutos antes de la firma del protocolo de requisitos fitosanitarios para la exportación de sorgo desde nuestro país hacia China. La expresión “mes dorado” se debe a que primero se logró la habilitación del frigorífico La Trinidad y ahora la exportación de sorgo para uso animal y humano.

El embajador Gang destacó que “noviembre ha sido un mes dorado para el ministro (de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando) Mattos, porque el 1° de habilitó el frigorífico La Trinidad, ubicado en Flores, para exportar a China; y ahora en menos de 30 días tenemos la buena noticia del protocolo para el sorgo uruguayo”.

Para China “el sorgo es muy importante, China es el primer importador de sorgo a nivel mundial, el año pasado ese mercado significó (para China) US$ 3.000 millones. El pueblo chino es un gran consumidor de licores y aguardiente de alto grado, en los últimos tiempos hay mayor consumo de cervezas y vinos, incluyendo el Tannat uruguayo, sin embargo el licor es la principal bebida alcohólica y la mayoría de ellos son a base de sorgo”.

China produce “gran cantidad de sorgo y me alegra mucho que en este protocolo se haya incluido el sorgo para consumo animal, pero también para consumo humano, porque la demanda para esas producciones es muy grande a nivel mundial”. Por tanto, agregó Wang Gang, “cabe esperar que ahora Uruguay también pueda aumentar la producción de sorgo, porque no alcanza”.

ASOCIACIÓN ESTRATÉGICA DE URUGUAY Y CHINA HA AVANZADO DE RORMA IMPORTANTE.

En términos más generales, dijo que “en el último año, nuestra asociación estratégica ha tenido un nuevo avance”, y hasta “fines de setiembre el comercio bilateral alcanzó los US$ 5.700 millones, un incremento del 28% en comparación con el mismo período de 2021”.

Pero en 2021 también hubo un aumento importante respecto a 2020: “El año pasado el comercio fue de US$ 6.500 millones, 59% más que en 2020”, cabe esperar que “a este ritmo, este año, podremos pasar” el total del año pasado, “sobre todo después de estas habilitaciones de la carne y del sorgo”.

Gang consideró que “también cabe destacar que en julio pasado terminamos exitosamente nuestro estudio de factibilidad conjunto rumbo a un TLC, por lo que tendremos un futuro promisorio”, adelantó, “porque realmente existen grandes potencialidades en el comercio bilateral”.

En China “tenemos 1.400 millones de persona” de los cuales “unos 400 millones de renta media con poder adquisitivo para comprar y consumir los productos alimenticios uruguayos de alta calidad, de gran seguridad, con trazabilidad, como la carne, los lácteos, la soja, los vinos y ahora el sorgo”, señaló.

EL LIBRO Y LA PELÍCULA SORGO ROJO.

En un momento de su alocución, el embajador Gang se refirió al libro y la película Sorgo Rojo, para referir a la importancia de ese cultivo en su país.

La película constituye un drama basado en el libro de igual nombre, escrito por Mo Yan (ganador del Premio Nobel en 2012) en 1986.

El libro fue llevado al cine por el director Zhang Yimou y ha recibido múltiples premios, entre ello Oso de Oro como Mejor Largometraje en el Festival de Cine de Berlín (1988); Premio a la Mejor Crítica en el 35° Festival Internacional de Cine de Sidney (1988); Premio a Mejor Película en el 16° Festival de Cine Internacional de Bruselas (1989).

Sorgo Rojo fue la primera película de Zhang Yimou, con la cual ganó fama y prestigio internacional enriquecido por una larga lista de films, muchos de ellos aplaudidos por la crítica, y siempre reconocidos por el público cinéfilo.

Ministerio de Ganadería declaró emergencia agropecuaria en 16 millones de hectáreas.

Ministerio de Ganadería declaró emergencia agropecuaria en 16 millones de hectáreas.

La decisión abarca a la agricultura, granja y ganadería en todo el territorio nacional.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, confirmó la determinación que se tomó luego de la reunión del Comité de Emergencia, de declarar emergencia agropecuaria para un área de 16 millones de hectáreas.

Reseñó que los datos comparativos a 2021 muestran que hay un déficit hídrico más acentuado en una época compleja, puesto que la primavera es la estación de desarrollo vegetativo.

Es el tercer año consecutivo que se resuelve declarar la emergencia agropecuaria, y que en 2021 esta abarcó 12 millones de hectáreas y a más de 1.500 productores.

El jerarca consideró que se trata de un proceso acumulativo, no hay disponibilidad de humedad en el suelo y las aguas subterráneas para regar la granja se alejaron, en especial, en Montevideo, Canelones y San José.

Indicó que la asistencia se utiliza para financiar o subsidiar la tasa de interés en Republica Microfinanzas, convenios con las intendencias, apoyo al programa de distribución de fardos, como ayuda directa a los productores, y hotelería de terneros, para salvaguardar los índices reproductivos.

El secretario de Estado dijo que se continuará monitoreando la situación climática y que hubo precipitaciones que aliviaron el contexto, pero no fueron suficientes para corregir el déficit estructural forrajero en aguas subterráneas.

“Hay un gobierno solidario para tratar de mitigar los efectos de la sequía, que tiene un impacto importante en los esfuerzos de los productores y de todo el país”, enfatizó.

La decisión abarca a la agricultura, granja y ganadería en todo el territorio nacional.

Se liberarán más de 350 millones de pesos del fondo de emergencia agropecuaria, para asistir a pequeños productores familiares o con menos de 500 hectáreas y Coneat 100.

Mattos: “Nuestro objetivo es llevar el desarrollo y mejores condiciones de vida a los uruguayos”.

Mattos: “Nuestro objetivo es llevar el desarrollo y mejores condiciones de vida a los uruguayos”.

“Ese objetivo seguramente se podrá dar desde el agro, especialmente con el aumento de la productividad con la ciencia, investigación, biotecnología, capacitación, disponibilidad de capital de inversión, mercados abiertos, reglas claras en clave de producción sostenible y cuidando nuestros recursos naturales”.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, cerró la parte oratoria en el acto de cierre de la Expo Prado 2022.

En un discurso de 19 minutos el jerarca comenzó recordando su pasaje al frente de la Asociación Rural del Uruguay (entre 2004 y 2006) y lo que Uruguay y el mundo ha cambiado desde entonces: “Hace 17 años hice uso de la palabra desde este lugar, pero en otra posición. En esa época generábamos US$ 3.400 millones en exportación de los que US$ 2.200 eran del sector agroindustrial. China no era relevante comercialmente, seguíamos recuperando mercados luego de la crisis de la aftosa, discutíamos la conveniencia de la trazabilidad obligatoria, y estaba la posibilidad de un tratado de libre comercio con Estados Unidos”.

Eran tiempos en que había “incertidumbre por la nueva filosofía de Gobierno que se instalaba”, dijo en relación a la primera vez que el Frente Amplio llegaba a la Presidencia.

Hoy, varios años después, “Uruguay mantiene un ritmo sostenido y creciente de exportaciones de bienes agroindustriales y este año proyectamos US$ 14.500 millones en exportaciones totales de bienes, y casi US$ 11.000 millones de productos agroindustriales, 5 veces más que en aquel momento, lo que representa un récord histórico para nuestro país”.

Alcanza con recorrer las rutas “para ver un país en movimiento y que crece. Muchos extranjeros que nos han visitado destacan un país en obras y en plena producción, con intensa actividad económica que se refleja en los buenos guarismos con un aumento en la tasa de empleo y la reducción del seguro de paro especial que sirvió en momentos de dificultad”, comentó.

“EL MALLA ORO ES EL QUE TIRA A OTROS SECTORES HACIA ADELANTE”

Mattos se refirió al concepto de “los malla oro”, el cual “algunos han entendido o utilizado en manera despectiva, ese malla oro es el líder y forma parte de un equipo, que tira a otros sectores hacia adelante”.

En ese sentido, “cada vez que recibimos misiones del exterior como hace pocos días desde Medio Oriente, o de Oceanía, todos manifiestan palabras elogiosas hacia nuestro sector agropecuario, destacando la calidad de nuestra producción y la política que lo respalda”.

Es que “siendo pequeños geográficamente, nos destacamos en diversos logros agroindustriales y estamos entre los diez principales actores en el comercio mundial de varios rubros. Debemos estar orgullosos de tener un (sector) malla oro, porque lejos estamos de aquel concepto de que el agro no invierte, no emplea”.

Es un sector que “apuesta al crecimiento, a la tecnología, al uso de mano de obra calificada que hoy vemos como muestra al recorrer la Expo Prado y que multiplica su generación genuina de riqueza a otros sectores económicos que se benefician con su derrame”, enfatizó.

Esa inversión y ese avance “ve en otro récord que el sector está registrando y es el área de los cultivos de invierno que superará las 750.000 hectáreas y que presenta una importante diversificación de cultivos”.

“El trigo apenas supera una creciente área de canola que aumentó en más de 100.000 hectáreas en relación al año anterior”, precisó.

FALTA DE PRECIPITACIONES, SEGUROS AGROPECUARIOS Y SISTEMAS DE RIEGOS.

Respecto a los cultivos de verano se “lograron cosechas muy importantes en soja y maíz con altos rendimientos, donde fueron claves 4 o 5 lluvias estratégicas que hicieron la diferencia”. Fueron “cerca de 1.000 millones adicionales al sector productivo que pudieron no estar de haber continuado la emergencia climática que se había presentado”.

También hubo “otros sectores que fueron bastante afectados por la sequía, como la granja, la ganadería y forestación”.

Ahora “tenemos una tercera consecutiva emergencia agropecuaria declarada por escasez de lluvias, alcanzando 12 millones de hectáreas de afectación”.

Para atender la falta de precipitaciones se firmaron convenios con las intendencias con transferencias de “17 millones de pesos del Fondo Agropecuario de Emergencia que asiste a productores familiares, se acordó un apoyo monetario equivalente con el Congreso de Intendentes en equipos, insumo, raciones y trabajos en maquinarias para paliar la situación. Otra línea de apoyo fue a través de créditos subsidiados por República Microfinanzas alcanzando 957 productores por 221 millones de pesos”.

“La producción agropecuaria es muy dependiente y vulnerable a los cambios climáticos”, por eso hay que trabajar en “fortalecer las herramientas de resiliencia y adaptación dando respuestas a la realidad que impone el cambio climático”. Muchas de esas herramientas “las vamos implementando desde los mejores instrumentos de seguros agropecuarios, así como la adopción de sistemas de riegos incrementando su uso a nivel productivo”.

COMPLEJIDADES INTERNACIONALES.

Por otra parte, el contexto internacional es “complejo”. Pero hubo “señales favorables” sobre las “políticas públicas que dieron garantías y certezas al sector productivo que respondió a ellas. No obstante, la realidad internacional no fue tan fácil de afrontar”.

Se debieron enfrentar “serios problemas logísticos por la crisis marítima internacional” debido a la las “dificultades en la disponibilidad de barcos y contenedores, extendiéndose esta problemática por varios meses con fuerte incremento del costo de los fletes que hasta hoy perduran”.

El ministro mencionó también las “presiones inflacionarias muy importantes en los países desarrollados que ocasionaron un incremento en los precios de los alimentos, el aumento de la tasa de interés para controlar la inflación encarece el crédito y el costo del endeudamiento, una alta volatilidad de la moneda, y la inseguridad alimentaria agravada por la guerra en Europa”.

La energía, los insumos son todas realidades que distorsionan y generan correcciones “a la baja del crecimiento económico mundial. El caso más significativo es el de China, nuestro principal socio comercial, que presenta una proyección de crecimiento por debajo del 4% y sigue estando afectada por los temas del Covid”.

APERTURA AL MUNDO Y UNA AUTOCRÍTICA.

Nada de eso ha frenado el trabajo de Uruguay para abrirse al mundo: “En materia de inserción internacional el Gobierno sigue defendiendo su postura hacia dentro del Mercosur de tener libertad de negociación en la medida que la región no ha dado claras demostraciones de avanzar”.

Además del acuerdo con China o el Traspacífico, entendemos que es estratégica la relación con Medio Oriente, donde existe una enorme demanda estructural de alimentos, ofreciendo abundancia de energía e insumos esenciales que requerimos para producir. Son zonas de alto poder adquisitivo y con baja protección arancelaria que poco hemos priorizado”, apuntó como autocrítica y camino de acción de pendiente realización.

LA RENDICIÓN DE CUENTAS Y FIDEICOMISO PARA LA BICHERA.

En lo interno, Mattos dijo que el Parlamento está discutiendo la rendición de cuentas: “El Pode Ejecutivo ha remitido un mensaje que dispone la expansión del gasto de US$ 226 millones para 2023, eso es el resultado de la buena administración y gestión de los recursos, de un manejo austero de la economía”, por el cual “varios sectores de la sociedad serán beneficiados”.

“En lo que refiere al MGAP propusimos la creación del fideicomiso de administración y se disponen los recursos para financiar el programa de erradicación de la bichera” que iniciará la etapa de dispersión de moscas estériles en el último trimestre de 2023. “Asimismo, hemos obtenido la voluntad del Ministerio de Agricultura de Brasil de participar del programa desde sus inicios, estando la posibilidad de que la franja de protección biológica de frontera se realice en territorio brasileño a costo de ese país”.

PERROS Y MEJORAS EN EL INSTITUTO DE BIENESTAR ANIMAL.

El ministro no evitó referirse a un tema de gran sensibilidad para la pecuaria, particularmente la ovina: “No podemos dejar de referirnos al tema de los perros que es una gran problemática que se ha acumulado durante décadas y que ningún Gobierno ni institución hasta ahora ha logrado resolver”.

El Instituto Nacional de Bienestar Animal (INBA) fue creado recientemente y tiene un enorme desafío. Se le está pidiendo a un niño que recién gatea que compita en los juegos olímpicos. Lo estamos dotando de la estructura, de las capacidades humanas, de la financiación, pero no hay soluciones mágicas. La problemática de la superpoblación canina va a llevar tiempo resolver”, advirtió.

Se están realizando “masivas castraciones” y se han identificado “más de 70.000 animales” en lo que “hemos llevado adelante junto con las intendencias”.

Paralelamente, “estamos decididos a dar la mejor solución posible generando equipos de captura que puedan dar respuestas puntuales a los ataques a los animales de producción. Completaremos esta acción impulsando la creación de albergues y un régimen de adopción bajo estrictos protocolos”.

Es un problema que “debemos resolver entre todos, involucrando a las intendencias, las gremiales de productores, a profesionales, a las protectoras de animales, pero fundamentalmente instalando en la sociedad el concepto de la tenencia responsable que ha faltado durante muchas décadas y que ha generado toda esta problemática”.

Para avanzar en las acciones concretas y el fortalecer de recursos al INBA “remitimos a la rendición de cuentas una propuesta que crea una tasa a la comercialización de alimentos para mascotas en sustitución de la patente de perros, financiando al INBA y Zoonosis”, anunció.

MEJORAR EL NIVEL DE VIDA EN EL MEDIO RURAL.

El ministro subrayó que “el Gobierno y las empresas públicas está trabajando intensamente en mejorar los servicios básicos” en el medio rural, como “la electrificación rural, la instalación de 90 radiobases, la mejora de la conectividad, el plan de pequeñas grandes obras rurales de Mevir que más allá de la construcción de viviendas apunta a mejorar las instalaciones de trabajo en los establecimientos rurales familiares, como tambos, galpones, agua, saneamiento, etc.

El Ministerio de Transporte realiza un “enorme esfuerzo” en un plan vial “que comprende varias rutas trasversales, y una infinidad de puentes que mejorarán las vías de tránsito y reducirán las distancias en el interior”.

“Desde el MGAP estamos dando pasos para facilitar los trámites al productor adecuándolos a un formato digital, mantenemos la meta de iniciar el uso de la guía electrónica de semovientes para el segundo semestre de 2023 y a continuación otros trámites y guías que emite el Ministerio y que son necesario digitalizarlos para facilitarle la vida al productor”.

SENDA, UN CAMINO HACIA EL FUTURO.

Sobre el final dijo que “una de las grandes metas es la creación de una estrategia nacional para el desarrollo agropecuario que hemos denominado SENDA y que es un camino con un rumbo, hacia el futuro, hacia la modernidad, ya no necesitamos el Ministerio de los últimos 20 años, necesitaríamos uno distinto al de la actualidad para poner en la vía del desarrollo al sector agropecuario y por lo tanto hemos abierto la discusión pública, primero en el Ministerio, en la institucionalidad agropecuaria, pero también con actores importantes del quehacer agropecuario y que luego llevaremos la discusión a otros testamentos de la sociedad a efectos de definir y tratar de consensuar cuál es la estrategia y el rumbo que debemos llevar para a partir de ella, determinar las políticas públicas agropecuarias y constituir los bienes públicos necesarios para consolidar el proceso de crecimiento y desarrollo agropecuario nacional”.

En conclusión: “Llevar el desarrollo y mejores condiciones de vida a los uruguayos es nuestro objetivo, esto seguramente se podrá dar desde el agro, especialmente con el aumento de la productividad con la ciencia, investigación, biotecnología, capacitación, disponibilidad de capital de inversión, mercados abiertos, reglas claras en clave de producción sostenible y cuidando nuestros recursos naturales”.

HACIA UN PAÍS DE RENTA ALTA.

Somos un país “de renta media, el mejor de la clase en un continente que está muy mal en la escala, pero no nos podemos conformar solo con sr el mejor ingreso de la región y el de mejor distribución. Este año creceremos por encima del 4,7% y algunos analistas privados proyectan que se superará el 5%, y esto nos llevará a una renta per cápita de US$ 20.000 por primera vez en la historia”.

“Tenemos todas las condiciones para ser un país de renta alta, podemos dar ese paso, pero para lograrlo resulta imprescindible realizar las reformas estructurales como la seguridad social, la educación y la reforma del Estado. Tenemos condiciones para hacerlo, no dejemos pasar esta oportunidad de consolidarnos como el primer país desarrollado en América Latina. La chance es clara y depende de nosotros”, finalizó.

Mattos rechazó que “se nos quiera poner en el banquillo de los acusados, como si la agropecuaria fuera la mayor culpable del cambio climático”.

Mattos rechazó que “se nos quiera poner en el banquillo de los acusados, como si la agropecuaria fuera la mayor culpable del cambio climático”.

Lo dijo en la Expo Prado al asumir como presidente del CAS ante sus pares de Argentina, Brasil, Chile y Paraguay, y al reafirmar el compromiso con sostenibilidad ambiental.

Los ministros y secretarios de Agricultura de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, reunidos en el marco del Consejo Agropecuario del Sur (CAS), señalaron que los sistemas productivos de sus países adoptan prácticas de protección de los recursos naturales y producen “más con menos”, y reclamaron a las naciones desarrolladas que cumplan con su responsabilidad, reconocida desde 2015 en el Acuerdo de París, de suministrar los recursos financieros para la mitigación y la adaptación al cambio climático en los países en desarrollo.

El CAS es el foro ministerial de consulta y coordinación de acciones regionales, integrado por los ministros y secretarios de Agricultura de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Su objetivo es definir las prioridades de la agenda agropecuaria y tomar posiciones comunes sobre temas de interés regional.

El Consejo se reunió en Montevideo en el marco de la Expo Prado 2022, una de las muestras agropecuarias más importantes del mundo, por primera vez de manera presencial desde las restricciones circulación impuestas por la pandemia de Covid-19.

Participaron el ministro de Agricultura de Paraguay, Santiago Bertoni; el ministro de Agricultura de Chile, Esteban Valenzuela; el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay, Fernando Mattos; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, Juan José Bahillo; el secretario de Comercio y Relaciones Internacionales del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, Jean Marcel Fernández; y la funcionaria del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras de Bolivia, Dedy González.

También estuvo presente el director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Manuel Otero.

El IICA ejerce la secretaría ejecutiva del CAS. En ese carácter, propuso a los ministros su fortalecimiento y para ello designó para encabezarla técnicamente a Gabriel Delgado, Representante del Instituto en Brasil y Coordinador de la Región Cono Sur.

En tanto, el representante del IICA en Uruguay, Rodrigo Saldías, estará a cargo de la administración del Consejo, que no cambiará su sede, ubicada en Montevideo. La decisión fue respaldada por los ministros durante la reunión.

En la oportunidad también fue reconocida Alejandra Sarquis, quien ejerció la secretaría técnica del CAS con reconocida responsabilidad y eficiencia desde la creación del organismo en el 2003.

También durante la reunión el ministro paraguayo, Santiago Bertoni, transfirió la presidencia pro tempore del CAS al ministro uruguayo, Fernando Mattos.

“Nos tocó un tiempo difícil, en el que por la pandemia tuvimos que crear condiciones para que el flujo comercial entre nuestros países no se detuviera”, afirmó Bertoni, quien destacó como hitos durante 2021 la Declaración de Principios y Valores de la Región para la producción de alimentos en el marco del desarrollo sostenible (XLII Reunión Ordinaria del CAS – 04/05/21) y el documento con 16 mensajes de la agricultura de las Américas, preparado con la coordinación del IICA para la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU.

Mattos también valoró el trabajo del IICA y rechazó que “se nos quiera poner en el banquillo de los acusados, como si la producción agropecuaria fuera la mayor culpable del cambio climático”.

UNA REGIÓN VULNERABLE ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO.

En una declaración consensuada y aprobada en la reunión, los ministros señalaron que el sector agropecuario de América Latina y el Caribe constituye uno de los principales productores mundiales de alimentos y es altamente vulnerable al cambio climático.

Agregaron que ven con preocupación “ciertas iniciativas y propuestas arbitrarias e injustificadas, planteadas por algunos países o bloques, las cuales, lejos de encaminarse a resolver los problemas que enfrentamos, generarán un agravamiento de la situación de vulnerabilidad al cambio climático de las personas más pobres, reduciendo la producción y el comercio internacional de materias primas y alimentos sanos, seguros, nutritivos y sostenibles”.

Los ministros también expresaron la necesidad de profundizar una mirada común del sector agropecuario de las Américas ante la cuestión de la mitigación y la adaptación al cambio climático, de cara a la conferencia de la ONU (COP 27), que tendrá lugar en noviembre en Egipto.

“A pesar de no ser los principales responsables del cambio climático -dice la declaración-, los países del CAS contribuyen de manera importante a la seguridad alimentaria mundial. Ello ha sido posible gracias al avance en la construcción de un sector agropecuario que ha desarrollado la institucionalidad estatal y privada necesaria para la innovación y el desarrollo de tecnologías aplicadas al sector y un capital humano acorde a estos nuevos desafíos que impone el cambio climático”.

“Para seguir proveyendo al mundo de alimentos sanos, seguros, nutritivos y sostenibles, ratificamos nuestro compromiso prioritario en materia de producción sostenible y adaptación, como áreas de trabajo clave”, afirmaron los ministros.

También subrayaron que no hay un modelo de producción único y que las soluciones deben adaptarse las realidades locales. Reiteraron, además, el compromiso con el proceso de mejora continua de los sistemas productivos, pero sobre la base de no afectar la seguridad alimentaria y de que cualquier transición debe ser justa, sin dejar a nadie atrás.

Más adelante marcan la necesidad de que “los países desarrollados a adoptar compromisos sustantivos y operativos en materia de financiamiento, principalmente para inversiones que permitan la adaptación en agricultura y en infraestructura rural, así como también en investigación, transferencia de tecnología y capacitación”, concluyeron.

Pin It on Pinterest