¿Cómo contribuye el extrusado de soja a mantener niveles aceptables de urea en leche?

¿Cómo contribuye el extrusado de soja a mantener niveles aceptables de urea en leche?

La industria láctea monitorea los niveles de urea presentes en la leche; dato que además es revelador de la eficiencia del manejo nutricional en el rodeo.

Departamento Tecnico de Panarmix | Sabemos que una correcta dieta para una vaca en producción tiene que presentar un alto tenor de proteína (17-18%). Las fuentes para aportar proteína son varias, pudiendo considerar que los forrajes de excelente calidad constituyen el primer recurso en ese sentido. Varios granos procesados pueden contribuir a alcanzar los objetivos. Sin embargo, no todas las fuentes de proteína en los alimentos se comportan de igual forma en el metabolismo de la vaca.

Los alimentos cuya proteína (PB= proteína bruta o PC= proteína cruda) tiene la característica de ser muy soluble en el rumen o muy degradable por la flora, tienden a producir más amoníaco y en consecuencia más urea en la sangre. Esto también ocurre cuando la dieta no tiene un buen balance entre energía y proteína.

Altos niveles de urea en sangre serán eliminados por el riñón y la leche, constituyendo:

1) Una pérdida del nitrógeno aportado, ya que no puede ser utilizado por el animal (costo).

2) Un gasto energético improductivo para el animal. Cada 1 gramo de N transformado en urea consume 7,3 Kcal de la dieta (costo).

3) Alto contenido de urea en leche es indeseable para los procesos industriales.

4) Afecta la función reproductiva de la vaca.

5) Contaminación del medio ambiente.

Existe actualmente un monitoreo por parte de las industrias lácteas de los niveles de urea presentes en la leche. Por otra parte, este parámetro es revelador de la eficiencia del manejo nutricional en el rodeo de leche.

Tenemos entonces el desafío de tomar las medidas más convenientes para optimizar el gasto en alimentación y satisfacer los requerimientos industriales.

¿Qué valores de MUN (o nitrógeno ureico en leche) se consideran aceptables?

Los valores considerados aceptables porque reflejan suficiente aporte nitrogenado y buen aprovechamiento por la vaca, están entre 12 y 18 mg por 100 ml de leche. Aunque son valores promedio y pueden variar en la curva de lactación y la edad de la vaca, constituyen un rango a tener en cuenta.

APORTE DEL EXTRUSADO DE SOJA A MANTENER NIVELES NORMALES DE MUN

El extrusado de soja aporta mucha proteína verdadera, de altísima digestibilidad, que en más del 55% no es degradada por la flora ruminal sino que pasa al intestino delgado donde es digerida. Esto significa que esta fracción de proteína pasante no producirá amoníaco en el rumen y en consecuencia no aumenta la urea en sangre ni en leche.

Recordar que lo antedicho es válido para el extrusado de soja y no para la harina (pellet), ya que esta última tiene un porcentaje elevado (mayor a 60%) de proteína degradable en el rumen, que contribuye a la formación de amoníaco y a la presencia de urea en leche.El extrusado de soja es el concentrado más conveniente para suplementar verdeos, ya que estos aportan mucha proteína degradable en el rumen, complementándose muy bien con la proteína pasante de este suplemento.

¿Cómo contribuye el extrusado de soja a mantener niveles aceptables de urea en leche?

El verano y las pasturas: Ajustes de las dietas de las vacas.

Los ajustes en las dietas pueden contribuir eficientemente a mitigar los efectos del calor propio de fin de primavera y verano. Tengamos en cuenta que temperaturas ambientales por encima de 27 °C ya tienen efectos de necesidad de compensación para mantener la temperatura corporal.

Aunque no podemos controlar la temperatura ambiente, es posible hacer algunos ajustes basados en lo que necesitan los animales en situaciones de calor y en las características de los forrajes que les suministramos. Sabemos que la disponibilidad de sombra y agua de calidad así como lugares ventilados para descanso son fundamentales.

Es conocido que elevada temperatura ambiental hace que las vacas gasten energía en evitar que se incremente su temperatura corporal. Está probado que el stress calórico incrementa los gastos de mantenimiento de la vaca, entre 10 y 30 % cuando la temperatura ambiente pasa de 30 a 40 º C. Hay que recordar que la fermentación de los alimentos que ocurre en el rumen es un proceso que genera calor.

El gasto extra de energía por parte del animal para mantener su temperatura, sumado al hecho de un menor consumo de alimento que se da cuando hay calor, son determinantes de bajas en la producción.

Por otra parte, en la estación estival, los forrajes son menos nutritivos porque cambian las proporciones de los diferentes compuestos que los integran, claramente haciéndose más ricos en fibra y menos en proteína y carbohidratos solubles. Estos cambios también hacen que sean menos nutritivos y apetecibles. A medida que la planta progresa en su estado de madurez, presenta mayor proporción de tallos en relación a las hojas, cambiando de manera radical las proporciones de nutrientes.

Una avena de pastoreo por ejemplo, puede tener en otoño-invierno un 23% de proteína cruda (PC) en materia seca y reducir a 10% ese aporte en fin de primavera. En sentido opuesto, la fibra neutra que contiene (FDN) se incrementa de 46 a 57%.

En el caso de forrajes de ciclo estival, un sorgo forrajero disminuye su aporte de proteína cruda desde 12 a 7% cuando pasa del estado vegetativo al comienzo de floración. Otro tanto ocurre con el sudangrass que decae de 14 a 9%.

 En relación directa, disminuye el consumo voluntario de esas plantas muy maduras.

Se necesitan más kilos de materia seca consumida si el alimento-forraje-tiene menor concentración proteica, energética y digestibilidad y esto va a contramano del menor consumo voluntario propio de los días con altas temperaturas.

Ante las condiciones expuestas, los ajustes en las dietas pueden contribuir eficientemente a mitigar los efectos del calor propio de fin de primavera y verano. Tengamos en cuenta que temperaturas ambientales por encima de 27 °C ya tienen efectos de necesidad de compensación para mantener la temperatura corporal.

El extrusado de soja resulta un alimento muy recomendable para suplementar dietas de fin de primavera y verano porque:

–           Tiene un porcentaje muy alto de proteína digestible. Esa proteína (PC) es rica en aminoácidos esenciales, especialmente lisina.

–           La proteína que lo compone es en más de 50% pasante, es decir va al intestino para su digestión y absorción, sin depender de un proceso ruminal.

–           Tiene un aporte energético elevado en términos de energía metabolizable. El contenido de una porción de aceite (6 a 7%) da “energía fría” que no depende de fermentación.

INCLUSIÓN DEL EXTRUSADO DE SOJA.

Extrusado de soja Panarmix.

Agregando sólo 1 kg de extrusado de soja a la dieta se le aportan 420 a 430 grs de proteína cruda y 60 a 70 grs de aceite. Así se podrá conseguir que la vaca coma en un volumen pequeño lo que le falta al forraje estival. La excelente palatabilidad del extrusado de soja, permite administrarlo sólo ya que los animales lo buscan y seleccionan. Incluso si se trata de una suplementación en sala, puede realizarse utilizando al extrusado como forma de incluir núcleos vitamínico minerales en la dieta. En comederos fuera de la sala también es de fácil manejo porque son partículas grandes que no tienen problema en días de vientos normales.

Pin It on Pinterest