Bases del concurso internacional sobre madera: “Madera: innovando la arquitectura de interés social”.

Bases del concurso internacional sobre madera: “Madera: innovando la arquitectura de interés social”.

Las construcciones son de diferente naturaleza para los departamentos de Rivera, Durazno y Montevideo.

Montevideo | Todo El Campo | En la página web de Mevir se encuentran disponibles para todos los interesados las bases del llamado “Madera: innovando la arquitectura de interés social”, un concurso internacional lanzado en la Torre Ejecutiva en enero.

El llamado es para empresas nacionales e internacionales interesadas en construcciones en madera uruguaya, para 1) viviendas en extensión (unifamiliar, en un nivel) en la localidad de Tranqueras (departamento de Rivera); 2) viviendas en altura (edificios) en Durazno; y 3) una policlínica de salud en el barrio Cauceglia de Montevideo.

Se explicó que el proyecto en Tranqueras consiste en un complejo de 20 viviendas de madera, de uno a cuatro dormitorios. Serán viviendas para toda la vida, con mantenimiento. Además de las viviendas se urbanizará la zona, hacer manzanas, calles y redes de saneamiento.

Del acto de lanzamiento participaron la ministra de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Irene Moreira; el subsecretario de esa cartera, Tabaré Hackenbruch; el jefe de Operaciones del BID, Fernando Cuenin: el presidente de ASSE, Leonardo Cipriani; el intendente de Durazno Carmelo Vidalín; el secretario de la Intendencia de Rivera, José Mazzoni; el presidente de la Agencia Nacional de Viviendas, Klaus Mill; y el presidente de Mevir, Juan Pablo Delgado.

Por consultas, enviar mail a: concursointernacional@mevir.org.uy

DESCARGAS.

La madera llegó a Uruguay y cambiará el paradigma en materia de construcción.

La madera llegó a Uruguay y cambiará el paradigma en materia de construcción.

La ventaja de la madera pasa por varios factores: tiempo de construcción, cuidado ambiental, incluso se han corregido mitos como su vulnerabilidad al fuego.

Matías Abergo, presidente de Arboreal, figuraba en el programa inicial para exponer en Desayuno Forestal que se realizó el miércoles 16, evento organizado por la Sociedad de Productores Forestales. Pero Abergo no pudo participar, en su lugar lo hizo la gerenta de la empresa, sin embargo, y con el fin de recabar su palabra, fue entrevistado por el programa Diario Forestal (radio Rural), donde expresó cómo comienza su vínculo con la madera, las ventajas de ese tipo de construcción y los proyectos que tiene en carpeta.

Ese inicio se vincula al “rubro construcción y la necesidad de encontrar distintos sistemas constructivos, y en esa búsqueda de la que veníamos desde la construcción tradicional fue que descubrimos la madera”, expresó.

“El inicio fue con un sistema suizo con bloques de madera llamados steko” y aunque se hicieron algunas casas y los proyectos quedaban bien, “no cumplían con las cosas que nosotros queríamos generar” por lo que “seguimos investigando y descubrimos el mundo del Mass Timber que es una familia de productos de madera”, entre ellos CLT que es la madera contralaminada que se utiliza para muros y entrepisos, y glulam que se usa para columnas y vigas.

La tecnología se tarjo a Uruguay desde Europa e “implementamos el primer proyecto en 2018, una posada de 2.000 metros cuadrados, algunos edificios de 3 pisos, otros de 2, construyéndolo en menos de siete meses”, contó.

“En ese interín, también descubrimos la implicancia de la construcción con el cambio climático”, añadió. La construcción tradicional “es responsable del 40% de las emisiones de dióxido de carbono en el mundo y a medida que íbamos investigando también nos íbamos comprometiendo con el cambio climático”.

Por sus calidades, “cada metro cúbico de madera se absorbe 1 tonelada de CO2”, por lo tanto “si cortamos ese árbol y hacemos casas y edificios, no solamente estamos retirando cemento y acero que son los mayores contribuyentes de las emisiones de dióxido de carbono en el mundo, sino que ese producto termina siendo un contenedor de carbono”.

De esa forma, “analizando las necesidades habitacionales y la necesidad de dar valor agregado a la materia prima de Uruguay, fue que decidimos seguir adelante e hicimos otro hotel en José Ignacio, un barrio privado en Manantiales, una casa en Montevideo”.

A su vez, se pasó a integrar verticalmente dando un salto en la ampliación de la producción que permitirá “poder construir edificios de madera hasta 18 pisos con los recursos naturales del país”.

LA RESPUESTA DE URUGUAY.

Introducir esa tecnología en Uruguay recibió respuestas dispares, algunas de ellas motivadas por el desconocimiento, pero en el proceso de fomentar la madera “hemos logrado cambiar bastante algunas opiniones. Es un trabajo que va a llevar un montón de tiempo”.

De todas formas “hoy tenemos en carpeta muchos más proyectos de los que creíamos que podíamos tener”, porque “la repercusión comercial ha sido muy buena, a pesar de lo que se puede creer sobre el paradigma de la construcción, que yo lo tuve hace unos años pensando que la madera era un producto de baja calidad, que se prende fuego, que la comen las termitas y esas cosas”, expresó.

Señaló que el Congreso de Intendentes acaba de introducir “cambio normativo muy importante en el cual se resuelven las barreras normativas” que dificultan en desarrollo de la construcción en madera, lo cual es muy bueno considerando que Uruguay tiene 19 departamentos y cada un con su normativa para la construcción.

Por otra parte, Abergo destacó que desde el Gobierno se han “abierto las puertas a la madera, y ha dicho que la madera es de interés; también en el mercado privado y quienes tienen interés en desarrollar proyectos verdes” ven esta tecnología de buena manera.

Por lo tanto “estamos en un momento muy positivo para implementar un proyecto de estas características en nuestro país”.

VENTAJAS DE LA MADERA ANTE LA CONSTRUCCIÓN TRADICIONAL.

Estos sistemas a base de madera “permiten desarrollar una pared de 12 metros de largo por 3 de altura, en la cual un robot hace los cortes de forma milimétrica, por lo cual, si se quiere hacer un montaje cuando se llega al lugar no se tienen que hacer cortes ni nada”.

Otra ventaja es “la velocidad de montaje”, y “cuanto más grande es el proyecto esa velocidad es mayor”. O sea que un edificio de 14 pisos que con el sistema tradicional se hace en dos años y medio o tres años, en madera lleva menos de un año”.

Por tanto “hay un tema de competitividad, de velocidad de construcción, y de elementos menos contaminantes”. De todas formas “la construcción tradicional va a seguir funcionando como tal”, agregó.

EN CARPETA UNO DE LOS PROYECTOS POR UNIDADES HABITACIONALES MÁS GRANDES DEL MUNDO.

De los proyectos que Arboreal tiene en carpeta, Abergo mencionó que en Canelones hay una iniciativa que “quizá sea de los proyectos por unidades habitacionales más grandes del mundo”, sobre el cual habrá información más concreta a corto plazo.

“También hay colegios, edificios de oficinas, propiedades horizontales de 6 u 8 pisos, casas, es muy variado el programa”.

GENERANDO VALOR: LA VENTA DE PROYECTOS ARQUITECTÓNICOS.

Actualmente Arboreal exporta el 99,5% de sus productos, producimos 260.000 metros cúbicos de madera, exportamos unos 400 contenedores por mes a Asia, Europa y Norteamérica.

“Lo que hacemos es cortamos los árboles, se aserra, se secan las tablas y cuando están en un 10% de humedad esas tablas se clasifican y exportan. Ahora lo que queremos hacer es dar un paso más: dejar de vender tablas y empezar a vender proyectos arquitectónicos, edificios de oficina, familiares, casa, etc.”, finalizó.

ENTREVISTA COMPLETA, DE HORACIO JAUME A MATÍAS ABERGO.    

Ministerio de Vivienda impulsa casas de madera, reducen la contaminación y el tiempo de construcción.

Ministerio de Vivienda impulsa casas de madera, reducen la contaminación y el tiempo de construcción.

Gobierno avanza para construcción de casas de madera en 2023. La madera mantiene la calidad y reduce los tempos de la construcción en un 50%.

Esta semana, el miércoles 9, se realizó un taller internacional sobre modelos y formas de promover la construcción de madera de calidad en Uruguay. El objetivo es potenciar el uso de la madera en viviendas sociales, se trata de aprovechar las ventajas de esas construcciones que están creciendo en todo el mundo.

Irene Moreira, ministra de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MVOT), dijo que el Gobierno, desde el comienzo, definió la construcción de viviendas en madera como buque insignia, porque es un material con variadas prestaciones que posibilitará mejorar en un 50% los tiempos de construcción sin perder la calidad.

Para atender las necesidades habitacionales, la reducción en el tiempo de construcción es fundamental.

En tal sentido se ha trabajado de manera conjunta con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con organizaciones privadas y públicas para establecer una normativa que habilite que la construcción de casas en madera sea una realidad. 

Nicola Lindertz, embajadora concurrente de Finlandia para Uruguay, que participó del evento, dijo que la mejora técnica de la construcción en madera es un ejemplo de colaboración entre ambos países porque focaliza en experiencias prácticas en temáticas como técnicas constructivas, protocolos de evaluación, directrices técnicas para acondicionamientos acústicos, térmicos y contra incendios, normas de protección y temas digitales.

La diplomática sostuvo que estimular el valor de este recurso en construcción implica promover aspectos sociales, ambientales y climáticos.

LA MADERA CONTRIBUYE A LA SOSTENIBILIDAD.

Por otra parte, Markus Handke, director de Cooperación de la Delegación de la Unión Europea, señaló que la tercera parte de los residuos sólidos del mundo provienen de la construcción, por lo que pensar en este tipo de edificaciones significa un desafío para la sostenibilidad futura.

Ministerio de Vivienda recibirá apoyo internacional para construcción en madera.

Ministerio de Vivienda recibirá apoyo internacional para construcción en madera.

Son fondos no reembolsables que suman US$ 750.000 dólares y se destinarán a gestionar la cooperación técnica de la iniciativa. Además del beneficio medioambiental, se concretará la producción de vivienda social en madera y fortalecer las prácticas forestales.

El lunes 1° de agosto se concretó la firma del acuerdo del que participaron la participación de la ministra y viceministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MVOT), Irene Moreira y Tabaré Hackenbruch, respectivamente; el representante del Grupo BID en Uruguay, Matías Bendersky, el embajador de Japón, Hideki Asari, el intendente de Río Negro, Omar Lafluf, el presidente de la Agencia Nacional de Vivienda (ANV), Klaus Mill von Metzen, y otras autoridades.

El convenio consiste en la entrega de una partida de hasta 750.000 dólares no reembolsables que otorga el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través del Fondo Especial de Japón, destinada a apoyar al ministerio en el desarrollo de acciones que promuevan la utilización de madera nacional en proyectos de vivienda.

El plazo para la ejecución del programa será de 24 meses a partir de la fecha de vigencia del acuerdo.

El BID utilizará los recursos económicos para contratar y pagar los servicios de consultoría necesarios para el cumplimiento de las metas. Por otro lado, el ministerio colaborará con los consultores y con el BID, a la vez que brindará apoyo técnico, logístico y administrativo.

Hackenbruch señaló que el comienzo de los trabajos con este material representa un eslabón en la cadena forestal, que se suma al movimiento productivo.

Recordó que la secretaría estatal ha trabajado con otros ministerios y con el Congreso de Intendentes, con el fin de promover la eficiencia en la temática.

El jerarca añadió que el presente acuerdo “está apalancado” por la Hoja de Ruta para la Construcción de Vivienda Social en Madera en Uruguay (*), documento presentado en el Palacio Legislativo en mayo pasado.

Finalmente, resaltó la importancia de la construcción en madera en cuanto al descenso de la emisión de dióxido de carbono, gas contaminante que se encuentra en las construcciones que utilizan sistemas tradicionales.

Por su parte, Matías Bendersky sostuvo que el organismo está interesado en reinvertir en toda América en el marco de una visión hacia el 2025, y destacó que la construcción de viviendas en madera es una de las formas más eficaces para conservar el ambiente.

Está previsto que esta cooperación técnica incluya una actualización de la normativa nacional y departamental, un concurso internacional de proyectos piloto, una estrategia de comunicación efectiva y el fortalecimiento de las instituciones, según consignó.

(*)  Hoja de Ruta para la Construcción de Vivienda Social en Madera en Uruguay: MVOT. (2022). Hoja de Ruta para la Construcción de Vivienda Social en Madera en Uruguay (1)_compressed.pdf (www.gub.uy)

La madera como material de construcción de viviendas: ¿cuáles son sus beneficios?

La madera como material de construcción de viviendas: ¿cuáles son sus beneficios?

Entre los años 2008 y 2020 se construyeron alrededor del mundo más de 50 edificios de madera con alturas entre 7 y 24 pisos. ¡Eso supone más de 70 metros de altura!

La madera ha sido uno de los materiales más utilizados por el ser humano para construir edificios desde los comienzos de la historia. Aunque el uso de acero, hormigón o hierro haya aportado significativos avances a la construcción, la madera nunca ha perdido su popularidad. De hecho, la cantidad de viviendas de madera alrededor del mundo puede sorprender a muchos lectores. ¿Sabías que países como Japón, Escocia o Estados Unidos son líderes en la construcción en madera? En efecto, la proporción de construcción de viviendas nuevas, tanto total como parcialmente, puede superar el 60% en Japón, el 70%, en Escocia, y el 85% en Estados Unidos.

A pesar de esta popularidad, en los países de nuestra región es común asociar la construcción de vivienda en madera con proyectos de baja calidad, escaso presupuesto o pequeño tamaño. Este estereotipo no es correcto. En las últimas décadas la industria de la madera ha evolucionado gracias al desarrollo de nuevas tecnologías que permitirían la generalización del uso de este material en la construcción. Por ejemplo, entre los años 2008 y 2020 se construyeron alrededor del mundo más de 50 edificios de madera con alturas entre 7 y 24 pisos. ¡Eso supone más de 70 metros de altura!

¿Por qué la madera podría ser el material estrella para la construcción de viviendas en el siglo XXI? En pocas palabras, por productividad e impacto en el medio ambiente.

Según datos de Naciones Unidas (ONU), se espera que la población mundial crezca un 25% en los próximos 30 años, por lo que pasará de 7.700 millones de personas en 2020 a 9.700 millones en 2050. Esto se traduce en un incremento de la demanda de recursos, especialmente de vivienda. En este sentido, el Banco Mundial estima que, para 2030, el déficit habitacional llegará a los 240 millones de unidades de vivienda. La forma en la que los países afronten este déficit será fundamental para garantizar el desarrollo sostenible mundial.

A la hora de hacer frente a esta gran demanda de construcciones de vivienda, el sector debe ser responsable con la preservación del medioambiente. Y es que el sector de la construcción tiene un doble impacto sobre el entorno: i) El sector es responsable de un tercio de la generación de residuos mundiales, bien sean producidos por construcción, o por demolición. ii) La construcción de vivienda representa un 36% del uso de energía final en el mundo y el 39% del CO2EQ a nivel global.

Según un estudio de 2022, existen seis sectores que podrían reducir al menos a la mitad las emisiones mundiales para 2030, uno de los cuales es el de la construcción. La fabricación de viviendas con materiales de baja huella de carbono es parte de la solución a este problema y la madera podría ser una de las opciones empleadas.

Beneficios medioambientales de la construcción en madera.

La construcción en madera presenta múltiples beneficios en términos medioambientales. Entre ellos, destacan estos:

1) Es el único material de construcción renovable y reciclable. Si el bosque se gestiona de manera sustentable, los árboles pueden ser un recurso renovable. Además, la madera requiere también menor cantidad de energía para ser procesada

2) Tiene capacidad de absorber carbono. La madera acumula grandes cantidades de CO2 y su industrialización genera emisiones de gases de efecto invernadero menor que otros materiales. Por ejemplo, producir una tonelada de madera genera 33 kilos de emisiones netas, frente a los 264 kilos del cemento y los 694 kilos del acero

3) Produce menos desechos.  El uso de la madera genera menos desechos y acelera los plazos de construcción

4) Mayor eficiencia energética. La madera contribuye a la eficiencia energética por su capacidad de conducción del calor, lo que la convierte en un mejor aislante que otros materiales. Es 400 veces mejor que el acero y 15 veces mejor que el concreto

En definitiva, la construcción en madera procesada no solo agrega valor al servir como absorbente activo de CO2, sino que también reduce significativamente las emisiones vinculadas al proceso industrial de construcción. Además, en este proceso disminuyen los costos y posibles emisiones por ser más eficiente en cuanto a consumo energético.

¿Qué beneficios técnicos aporta la madera en la construcción?

Además de lo anterior, hay también motivos por los que la madera resulta un elemento constructivo de primera categoría:

i) Gran flexibilidad y bajo peso. Es un material óptimo para resistir sis­mos y reducir el volumen de los cimientos

ii) Alta capacidad aislante. Es capaz de aislar el calor hasta seis veces más que el ladrillo, 15 veces más que el hormigón y 400 veces más que el acero

iii) Resistencia al fuego. En piezas de gran volumen tiene alta resistencia frente al fuego y tarda más tiempo en derrumbarse que las estructuras de acero

iv) Velocidad de construcción y disminución de costes. Al ofrecer la posibilidad de trabajar en faenas secas, aumenta la velocidad de construcción y disminuye los costos

Construcción en madera en Uruguay.

En un próximo artículo abordaremos la situación de este sector en Uruguay. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha desarrollado un proceso participativo con todos los actores involucrados del sector en este país que permitirá llevar a la práctica una hoja de ruta de acciones priorizadas y gobernadas con actores multisectoriales y multinivel para vencer las barreras que no han hecho posible el desarrollo de este sector.

Si bien la industria forestal tiene gran relevancia en Uruguay, donde contribuye al 4% del PIB nacional (US$ 2.100 millones), el sector de la construcción de vivienda en madera se encuentra en un estado incipiente. Por ello, y dado que las restricciones que enfrenta Uruguay son, probablemente, similares a las de otros países de América Latina y el Caribe, servirá de ejemplo para ilustrar la situación en nuestra región en el próximo artículo.

Foto principal de Casa de madera a medida; foto interior de BID.

Artículo de Verónica Adler y Daniel Peciña-López publicado en el blog Ciudades Sustentables del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El texto está basado en “Hoja de Ruta para el Fomento de la Vivienda Social en Madera en Uruguay”, por Juan José Ugarte, Andrés Sierra y Karen Codriansky; Banco Interamericano de Desarrollo y Ministerio de la Vivienda y Ordenamiento Territorial de Uruguay.

Pin It on Pinterest