Mattos rechazó que “se nos quiera poner en el banquillo de los acusados, como si la agropecuaria fuera la mayor culpable del cambio climático”.

Mattos rechazó que “se nos quiera poner en el banquillo de los acusados, como si la agropecuaria fuera la mayor culpable del cambio climático”.

Lo dijo en la Expo Prado al asumir como presidente del CAS ante sus pares de Argentina, Brasil, Chile y Paraguay, y al reafirmar el compromiso con sostenibilidad ambiental.

Los ministros y secretarios de Agricultura de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, reunidos en el marco del Consejo Agropecuario del Sur (CAS), señalaron que los sistemas productivos de sus países adoptan prácticas de protección de los recursos naturales y producen “más con menos”, y reclamaron a las naciones desarrolladas que cumplan con su responsabilidad, reconocida desde 2015 en el Acuerdo de París, de suministrar los recursos financieros para la mitigación y la adaptación al cambio climático en los países en desarrollo.

El CAS es el foro ministerial de consulta y coordinación de acciones regionales, integrado por los ministros y secretarios de Agricultura de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Su objetivo es definir las prioridades de la agenda agropecuaria y tomar posiciones comunes sobre temas de interés regional.

El Consejo se reunió en Montevideo en el marco de la Expo Prado 2022, una de las muestras agropecuarias más importantes del mundo, por primera vez de manera presencial desde las restricciones circulación impuestas por la pandemia de Covid-19.

Participaron el ministro de Agricultura de Paraguay, Santiago Bertoni; el ministro de Agricultura de Chile, Esteban Valenzuela; el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay, Fernando Mattos; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, Juan José Bahillo; el secretario de Comercio y Relaciones Internacionales del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, Jean Marcel Fernández; y la funcionaria del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras de Bolivia, Dedy González.

También estuvo presente el director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Manuel Otero.

El IICA ejerce la secretaría ejecutiva del CAS. En ese carácter, propuso a los ministros su fortalecimiento y para ello designó para encabezarla técnicamente a Gabriel Delgado, Representante del Instituto en Brasil y Coordinador de la Región Cono Sur.

En tanto, el representante del IICA en Uruguay, Rodrigo Saldías, estará a cargo de la administración del Consejo, que no cambiará su sede, ubicada en Montevideo. La decisión fue respaldada por los ministros durante la reunión.

En la oportunidad también fue reconocida Alejandra Sarquis, quien ejerció la secretaría técnica del CAS con reconocida responsabilidad y eficiencia desde la creación del organismo en el 2003.

También durante la reunión el ministro paraguayo, Santiago Bertoni, transfirió la presidencia pro tempore del CAS al ministro uruguayo, Fernando Mattos.

“Nos tocó un tiempo difícil, en el que por la pandemia tuvimos que crear condiciones para que el flujo comercial entre nuestros países no se detuviera”, afirmó Bertoni, quien destacó como hitos durante 2021 la Declaración de Principios y Valores de la Región para la producción de alimentos en el marco del desarrollo sostenible (XLII Reunión Ordinaria del CAS – 04/05/21) y el documento con 16 mensajes de la agricultura de las Américas, preparado con la coordinación del IICA para la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU.

Mattos también valoró el trabajo del IICA y rechazó que “se nos quiera poner en el banquillo de los acusados, como si la producción agropecuaria fuera la mayor culpable del cambio climático”.

UNA REGIÓN VULNERABLE ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO.

En una declaración consensuada y aprobada en la reunión, los ministros señalaron que el sector agropecuario de América Latina y el Caribe constituye uno de los principales productores mundiales de alimentos y es altamente vulnerable al cambio climático.

Agregaron que ven con preocupación “ciertas iniciativas y propuestas arbitrarias e injustificadas, planteadas por algunos países o bloques, las cuales, lejos de encaminarse a resolver los problemas que enfrentamos, generarán un agravamiento de la situación de vulnerabilidad al cambio climático de las personas más pobres, reduciendo la producción y el comercio internacional de materias primas y alimentos sanos, seguros, nutritivos y sostenibles”.

Los ministros también expresaron la necesidad de profundizar una mirada común del sector agropecuario de las Américas ante la cuestión de la mitigación y la adaptación al cambio climático, de cara a la conferencia de la ONU (COP 27), que tendrá lugar en noviembre en Egipto.

“A pesar de no ser los principales responsables del cambio climático -dice la declaración-, los países del CAS contribuyen de manera importante a la seguridad alimentaria mundial. Ello ha sido posible gracias al avance en la construcción de un sector agropecuario que ha desarrollado la institucionalidad estatal y privada necesaria para la innovación y el desarrollo de tecnologías aplicadas al sector y un capital humano acorde a estos nuevos desafíos que impone el cambio climático”.

“Para seguir proveyendo al mundo de alimentos sanos, seguros, nutritivos y sostenibles, ratificamos nuestro compromiso prioritario en materia de producción sostenible y adaptación, como áreas de trabajo clave”, afirmaron los ministros.

También subrayaron que no hay un modelo de producción único y que las soluciones deben adaptarse las realidades locales. Reiteraron, además, el compromiso con el proceso de mejora continua de los sistemas productivos, pero sobre la base de no afectar la seguridad alimentaria y de que cualquier transición debe ser justa, sin dejar a nadie atrás.

Más adelante marcan la necesidad de que “los países desarrollados a adoptar compromisos sustantivos y operativos en materia de financiamiento, principalmente para inversiones que permitan la adaptación en agricultura y en infraestructura rural, así como también en investigación, transferencia de tecnología y capacitación”, concluyeron.

Pin It on Pinterest