El Niño persistirá durante el otoño, con distintos impactos en las temperaturas y las lluvias.

El Niño persistirá durante el otoño, con distintos impactos en las temperaturas y las lluvias.

El escenario es de ocurrencias de lluvias por encima de lo normal en la Gran Cuenca del Plata, que abarca el norte y centro este de Argentina, Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil.

Buenos Aires, Argentina | Todo El Campo | Luego de la sequía extrema que afectó al centro y sur de Sudamérica, con severos impactos económicos y sociales en Chile, Bolivia, Paraguay, Uruguay, el sur de Brasil y Argentina, durante el verano se ha revertido este escenario y hoy se pronostica que el fenómeno de El Niño persistirá durante el otoño, con distintos impactos en las temperaturas y las lluvias.

Así lo indica un informe sobre las perspectivas climáticas para el Cono Sur durante el otoño e invierno de 2024 realizado por expertos de distintos países a pedido del Consejo Agropecuario del Sur (CAS), foro ministerial de consulta y coordinación de acciones regionales, integrado por los ministros de agricultura de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Su Secretaría Ejecutiva es ejercida por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

Los ministros solicitaron este informe por la alta frecuencia de eventos meteorológicos extremos y catastróficos que están sucediendo en los países del CAS, debido a la aceleración del cambio climático. Este escenario viene afectando los rendimientos de la producción agropecuaria y la calidad de vida de los habitantes de las zonas rurales.

El estudio, motorizado por el Programa Cooperativo para el Desarrollo Tecnológico Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur (Procisur), fue elaborado por referentes agroclimatológicos de distintas instituciones públicas de investigación agropecuaria: el INTA de Argentina, Embrapa de Brasil, el INIA de Chile, el MAG de Paraguay y el INIA de Uruguay.

En muchas regiones –señala el documento- recién a partir de enero y febrero comenzaron a registrarse lluvias significativas y se fue regularizando la disponibilidad de agua en el suelo y en las diferentes cuencas y reservorios naturales, después de la sequía.

De todas maneras, el panorama no ha sido el mismo en todas las zonas. En los últimos tres meses hubo más lluvias en el sur de Sudamérica, aunque persistieron focos con distintos niveles de sequía en áreas de Chile y Argentina lindantes con la Cordillera de los Andes, el norte de la región cuyana, áreas del Gran Chaco y el Mato Grosso de Brasil.

La información con base científica de más relevancia internacional indica que aún estamos transitando condiciones de circulación atmosférica coincidentes con una condición de El Niño, con una probabilidad superior al 70% de que El Niño persista durante el otoño del hemisferio sur.

En este escenario, ocurrirían lluvias por encima de lo normal en la Gran Cuenca del Plata, que abarca el norte y centro este de Argentina, Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil.

“De concretarse estas perspectivas –dice el documento-, se espera un buen desempeño de pasturas cultivadas y cultivos de verano más tardíos. A nivel del campo natural, de concretarse buenas precipitaciones y temperaturas por encima o dentro de lo normal, se podría esperar un buen crecimiento de otoño”.

PERSPECTIVAS DISÍMILES.

 Para el resto de las regiones las perspectivas son disímiles.

En el Altiplano (norte cordillerano de Chile, este de Bolivia, sur de Perú) los pronósticos estacionales indican precipitaciones menores a lo normal para el trimestre de marzo, abril y mayo.

En Chile el fenómeno del Niño está aún activo, aunque en franco decaimiento, lo que hace esperar temperaturas máximas superiores a lo normal desde la Región de Arica hasta Los Lagos en la zona sur. Se espera una tendencia a precipitaciones menores a lo normal, lo que de hecho ya está ocurriendo, ya que tanto enero como febrero se caracterizaron por sus altas temperaturas y bajas o incluso nulas precipitaciones.

En las regiones norte y nordeste de Brasil se mantienen los registros de precipitación por debajo de lo normal y sequías, característicos del evento de El Niño, pero menos intensas.

En el Gran Chaco, incluido el Pantanal brasileño, es más probable la ocurrencia de lluvias normales o incluso superiores a lo normal en el este y disminuye la probabilidad hacia el oeste. Esto incrementa la disponibilidad de agua en todos los agroecosistemas, algo muy importante para incrementar las posibilidades de captación de agua de lluvia tanto en reservorios naturales como en tajamares y represas. (IICA).

CAS: gases efecto invernadero, el Mercosur rezagado y el cambio de presidencia.

CAS: gases efecto invernadero, el Mercosur rezagado y el cambio de presidencia.

Hubo un planteo de Uruguay sobre el poco avance en materia de negociaciones internacionales que ha tenido el Mercosur, que es uno de los capítulos que está en el debe del bloque.

Buenos Aires, Argentina | Todo El Campo | El Consejo Agropecuario del Sur (CAS) que integran Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, se reunió en la Expoagro 2024 que se realizó la semana pasada en Buenos Aires. Por Uruguay participó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos.

La reunión se realizó para tratar una agenda de trabajo común, y se acordó el traspaso de la presidencia a Argentina; también se habló de las emisiones de gases de efecto invernadero y del avance del grupo en los mercados internacionales. El equipo de prensa de la Expoagro publicó que “el ministro uruguayo destacó la buena sintonía con el Gobierno argentino”.

EMISIONES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO.

Uno de los temas planteados y que son de preocupación y ocupación de CAS fue la redacción de la declaración sobre las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre el cual se avanzó en la redacción, se informó.

El ministro de Agricultura, Ganadería e Industria de Paraguay, Carlos Giménez, dijo que “todos los ministros del Cono Sur” va a trabajar “para unificar criterios, como una manera de evaluar nuestras acciones y también de hablar de la forma positiva en que estamos gestionando todos”.

DIRECCIÓN GENERAL DE LA OMSA.

Otro tema de la agenda fue el tratamiento de si CAS acompañaría a Luis Barco como candidato a director general de la Organización Mundial de la Salud Animal (OMSA).

Giménez expresó: “Queremos que después de cien años la región pueda estar representada, porque desde hace un siglo está en París, bajo su dirección, y todos nosotros creemos que es oportuno y conveniente que nuestra región, y un miembro pleno del Mercosur, pueda estar encabezando este organismo, más aún con todo lo que ocurre hoy con la Unión Europea y sus exigencias unilaterales. La región tiene que estar muy bien representada por una cuestión de equidad”.

PRESIDENCIA PRO TEMPORE: DE URUGUAY A ARGENTINA.

En la reunión también se hizo el traspaso de la Presidencia del CAS, que por un año y medio y hasta el martes pasado recayó sobre Uruguay, en la persona del ministro Mattos; pasando a manos del secretario de Bioeconomía argentino, Fernando Vilella.

Vilella valoró “el gran trabajo que el ministro Mattos viene realizando a nivel regional para presentar una visión común de nuestros países en los principales foros internacionales”.

Seguidamente agradeció “la alta responsabilidad que me toca asumir en nombre de Argentina para seguir planteando que nuestra producción es parte de la solución a los problemas que el mundo enfrenta”.

Mattos en tanto consideró que su gestión sirvió para reafirmar el objetivo “de consolidar el proceso de integración dentro de los países del Mercosur. Los socios y países miembros fundadores y asociados, somos una parte que funciona del Mercosur, o por lo menos tenemos una institucionalidad desde el CAS y los organismos que nos asesoran, donde tratamos de alinear las posiciones para el proceso productivo y consolidar una de las principales regiones productoras de alimentos y fibras para el mundo, y que tiene la responsabilidad histórica y vocacional de generar elementos para la seguridad alimentaria”.

MERCOSUR REZAGADO.

Destacó “la buena sintonía” con el flamante Gobierno argentino encabezado por Javier Milei, y en este sentido puntualizó que “con el secretario Vilella compartimos distintos conceptos, y más allá de las coincidencias que podemos tener con Argentina, hay una mayor sintonía política con este gobierno, frente a lo que era la relación anterior, que desde el punto de vista del posicionamiento del Mercosur, hay un planteo de Uruguay sobre el poco avance en materia de negociaciones internacionales que ha tenido el  bloque, que es uno de los capítulos que está en el debe del Mercosur”.

El funcionario reconoció que el Mercosur quedó rezagado en la firma de acuerdos internacionales, perdiendo condiciones de competencia. “Por ejemplo, nosotros que teníamos en China un mercado de destino de casi el 20% de nuestras exportaciones lácteas, a partir del 1° de enero Nueva Zelandia ingresó con cero arancel, y quedamos afuera del mercado, porque nosotros pagamos 10% de arancel; que sólo podíamos reducir con el avance de un tratado de libre comercio, en el que el Mercosur no quiso ingresar”.

En este marco, Uruguay está pidiendo la aprobación y el aval del CAS para que “se pueda avanzar negociando en forma individual. “Este es un aspecto de política exterior que esperemos que, en el encuentro próximo entre los presidentes de Uruguay y Argentina, tengamos esa señal positiva, para que dentro del Mercosur podamos insistir con la tesis de poder negociar en forma individual, en la medida que los demás países no lo quieran hacer en forma conjunta”, dijo.

Foto de portada, reunión CAS en Expoagro 2024 | Foto de Expoagro.

Ministros del Consejo Agropecuario del Sur: “Las dimensiones económica, social y ambiental de la producción deben atenderse de manera equilibrada”.

Ministros del Consejo Agropecuario del Sur: “Las dimensiones económica, social y ambiental de la producción deben atenderse de manera equilibrada”.

El CAS es precedido por el ministro Mattos, quien destacó el valor del cuidado medioambiental. “Cuando todavía no se hablaba en el mundo de la cuestión ambiental, nuestros abuelos en el campo cuidaban los recursos”, dijo el jerarca.

Montevideo | Todo el Campo | Ministros y altas autoridades del área de Agricultura de los países que integran el Consejo Agropecuario del Sur (CAS) -entre los que se encuentra Uruguay- se reunieron en Buenos Aires y coincidieron en que la producción de alimentos debe realizarse atendiendo de manera equilibrada a las tres dimensiones de la sostenibilidad: la económica, la social y la ambiental. Los participantes señalaron que las exigencias ambientales que pretende imponer unilateralmente la Unión Europea para la importación de productos primarios no deben dificultar ni encarecer el comercio internacional.

Participaron de la reunión el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de nuestro país, Fernando Mattos, que también ocupa la Presidencia pro tempore del CAS; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, Juan José Bahillo; el secretario de Comercio y Relaciones Internacionales del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, Roberto Perosa; la directora nacional de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA) de Chile, Andrea García, y el director de Planificación del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras de Bolivia, Blas Mamani.

Carlos Giménez, el flamante ministro de Agricultura y Ganadería de Paraguay, participó a través de videoconferencia desde Asunción y dio su apoyo a la tarea del CAS. De manera virtual participó el director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Manuel Otero.

Los participantes discutieron acerca de la relación entre el CAS y el Mercosur y, en ese sentido, realizaron aportes a la construcción de una visión regional.

Se refirieron particularmente a la cuestión de comercio y ambiente y, en ese sentido, coincidieron en la necesidad de fortalecer una posición unificada que represente los intereses de los países del Sur ante la Unión Europea y la Organización Mundial de Comercio (OMC).

También discutieron sobre la necesidad de profundizar medidas que favorezcan la resiliencia climática ante el fuerte impacto, cada vez más frecuente, de eventos meteorológicos extremos que afectan la producción agropecuaria.

Los ministros y altas autoridades reafirmaron el compromiso que tienen los países integrantes del CAS en la producción responsable de alimentos, con énfasis en la preservación de los recursos naturales y la biodiversidad.

Además, rechazaron todo intento de reforzar medidas proteccionistas con argumentos ambientales, sobre la premisa de que el sector agropecuario es esencialmente una víctima del cambio climático y está lejos de ser su responsable principal.

“Cuando todavía no se hablaba en el mundo de la cuestión ambiental, nuestros abuelos en el campo cuidaban los recursos. No podemos aceptar que nos señalen como los responsables del deterioro del ambiente y tenemos que ser muy firmes en esto”, dijo el ministro Mattos.

Por su lado, el secretario Perosa subrayó que los países desarrollados no han cumplido con los compromisos que asumieron de apoyar financieramente a los países en desarrollo para la mitigación y adaptación al cambio climático.

La delegación argentina realizó durante el encuentro una presentación sobre Comercio y Ambiente. Se señaló que la Unión Europea tiene una visión sesgada del desarrollo sostenible, con foco en el pilar ambiental, distinta a la visión del CAS, que hace foco en el equilibrio entre los pilares de la sostenibilidad.

Asimismo, señaló que la agricultura es parte de la solución a los desafíos que enfrenta el planeta, ya que no solo provee alimentos, fibras y servicios ecosistémicos que el mundo necesita, sino que también genera empleo, desarrollo y arraigo territorial.

En el mismo sentido, el ministro Mattos señaló la importancia de que sus colegas de los países miembros del CAS concurran a la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 28), que tendrá lugar a fin de año en Emiratos Árabes Unidos, para dar una señal política de unidad y de rechazo antes quienes pretenden endilgar excesivas responsabilidades por el cambio climático al agro del Cono Sur.

En la ocasión también hubo una presentación por parte del presidente del Comité de Sanidad Vegetal del Cono Sur (Cosave), Diego Quiroga. Los países decidieron que la secretaría permanente de este organismo de cooperación regional fitosanitaria se instale en Buenos Aires.

PROCISUR.

El presidente del Programa Cooperativo para el Desarrollo Tecnológico Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur (Procisur), Mariano Garmendia, presentó las líneas estratégicas del organismo, con eje en la intensificación sostenible, el cambio climático, la agricultura familiar y el desarrollo institucional.

Procisur constituye un instrumento institucional de integración y articulación de los Institutos Nacionales de Investigación Agropecuaria de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, y el IICA. Además, el especialista Pablo Mércuri, del INTA de Argentina, presentó un informe sobre las perspectivas climáticas para el Cono Sur, luego de la fuerte sequía que ha afectado la región en los últimos años.

En la reunión también participaron, como representantes del sector privado, Marcos Pereda, de la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FARM) y Fernando López, de la Confederación de Organizaciones de Productores Familiares del Mercosur (Coprofarm).

CAS: La sequía en la región “tiene un efecto directo en los mercados globales de alimentos”.

CAS: La sequía en la región “tiene un efecto directo en los mercados globales de alimentos”.

Es “la peor seca desde 1944, atribuida parcialmente al evento La Niña que se ha mantenido desde el año 2020”.

Hébert Dell’Onte | Montevideo | Todo El Campo | Se llevó a cabo la XIII Reunión Extraordinaria del Consejo Agropecuario del Sur (CAS), un foro ministerial del que participan los ministros de agricultura de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay con el objetivo de definir la agenda agropecuaria y tomar posiciones sobre temas regionales para determinar acciones.

La reunión fue presidida por el ministro Fernando Mattos y se realizó el jueves 16 en Colonia.

Además de los ministros de los países mencionados participaron de la reunión, acompañando al ministro Mattos: Verónica Durán de la Oficina de Planificación y Política Agropecuaria (Opypa); Adriana Lupinacci de la Unidad de Asuntos Internacional; Virginia Guardia de la Dirección General de Bioseguridad e Inocuidad Alimentaria; Leonardo Olivera, de la Dirección General de Servicios Agrícolas; y Diego de Freitas de la Dirección General de Servicios Ganaderos. Del sector privado el presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Gonzalo Valdés.

CAS.

DECLARACIÓN: “LA PEOR SEQUÍA DESDE 1994”.

Al cierre de la reunión se elaboró una declaración en la que se señaló que la sequía “tiene un efecto directo en los mercados globales de alimentos”.

La declaración giró en torno a los efectos del cambio climático y la sequía. Entre los “considerando”, los ministros de los países participantes señalaron que la región afronta una sequía “por tercer año consecutivo”, y es “la peor desde 1944, atribuida parcialmente al evento La Niña que se ha mantenido desde el año 2020”.

La sequía implica “que los sistemas de producción de alimentos son particularmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático por lo que se hace imprescindible centrar los esfuerzos para adaptarse, a fin de garantizar la resiliencia del sistema y mantener la producción necesaria para la seguridad alimentaria”.

Esta situación “afecta directamente a la producción de alimentos por la caída de rendimiento de los cultivos y áreas no cosechadas, afectación en sanidad y calidad de cultivos, costos adicionales de suplementación, acceso a agua y pasturas, pérdida de peso y mortalidad de ganado, incendios forestales y deterioro y pérdida de ecosistemas, lo que deriva en un aumento de la vulnerabilidad del sector agropecuario”, señala el texto.

Agrega la declaración que en 2021, los países que componen el CAS (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay) representaron el 13% de las exportaciones mundiales de alimentos y fibras, además son líderes en comercialización de granos de soja, harina y pellets de soja, aceite de soja, carne de vacuno congelada, celulosa, azúcar de caña, carne aviar, café, y con una participación destacada en la provisión mundial en trigo, filetes de pescado, carne porcina, carne vacuna refrigerada, vino, frutas y jugo de frutas. Por lo tanto, “las pérdidas en la producción de la región debido a la crisis climática tienen un efecto directo en los mercados globales de alimentos y fibras”.

Por otra parte, “la sequía implica pérdidas directas en la producción que requieren la declaración de emergencias agropecuarias, definición de políticas de apoyo y la inversión por parte de los Estados, como créditos con tasas de interés subsidiadas, exoneraciones impositivas y habilitación de medidas excepcionales temporales de manejo”.

Ante ese panorama, lograr sistemas productivos resilientes en los países del CAS “requiere de financiamiento internacional que permitan llevar adelante las importantes inversiones en materia de infraestructura, tecnología, fortalecimiento de capacidades e instrumentos financieros como los seguros agrícolas, fondos de contingencia, fondos de garantía, acceso a reaseguros, entre varios de los instrumentos adecuados para tal fin”.

Fotos de CAS.

DOCUMENTO COMPLETO.

CAS: La biotecnología agropecuaria debe tratarse con rigor científico.

CAS: La biotecnología agropecuaria debe tratarse con rigor científico.

La declaración que cuenta con la firma del ministro uruguayo Fernando Mattos, señala que los temas de biotecnología deben ser tratados en sus ámbitos específicos y dentro del alcance del Convenio sobre Diversidad Biológica.

Montevideo | Todo El Campo | Los ministros de Agricultura de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, países integrantes del Consejo Agropecuario del Sur (CAS) señalaron que los temas de biotecnología agropecuaria deben analizarse y resolverse desde una mirada científica y descartaron la adopción de políticas que afecten injustificada o arbitrariamente el comercio internacional de productos agroalimentarios.

El CAS, es un foro ministerial de consulta y coordinación de acciones regionales de importantes países productores y exportadores de alimentos, que tienen la responsabilidad de seguir contribuyendo decisivamente a la seguridad alimentaria global, señaló en una declaración que es necesario lograr un desarrollo sostenible y competitivo de la agricultura, incorporando los avances científicos y tecnológicos de forma segura.

La declaración que cuenta con la firma del ministro uruguayo Fernando Mattos, señala que los temas de biotecnología deben ser tratados en sus ámbitos específicos y dentro del alcance del Convenio sobre Diversidad Biológica, adoptado en 1992.

Según ese Convenio, la comunidad internacional reconoce los beneficios de la biotecnología y que, a través de análisis de riesgo, es posible hacer un manejo seguro, imprescindible “para evitar políticas o normativas que puedan afectar de forma injustificada o arbitraria el comercio internacional de los productos agroalimentarios y generar perjuicios a los países productores y exportadores, en especial a los países en desarrollo, como los de nuestra región”, informó el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) en su página web.

25 AÑOS DE EXPERIENCIA EN BIOTECNOLOGÍA.

La declaración, que además de Mattos la firmaron Juan José Bahillo (secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina), Marcos Montes (ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Brasil), Esteban Valenzuela (ministro de Agricultura de Chile) y Santiago Bertoni (ministro de Agricultura y Ganadería de Paraguay), señala que los países firmantes tienen más de 25 años de experiencia en el análisis de riesgos de organismos genéticamente modificados (OGM) y tienen marcos regulatorios que velan por el uso seguro de las nuevas tecnologías sobre la base de principios científicos sólidos, que garantizan la bioseguridad de sus productos.

Actualmente, estas naciones promueven la adopción de nuevas tecnologías de mejoramiento genético, llamadas en su conjunto New Breeding Techniques (NBT), incluyendo la edición génica, las que no necesariamente derivan en productos genéticamente modificados.

Las NBT son nuevas herramientas para contribuir a la producción agroalimentaria, que permiten una mayor eficiencia en el uso de los recursos, mejoran la calidad de los productos y ayudan a alcanzar el desarrollo sostenible, tanto en su aspecto ambiental, como económico y social.

Además, existe una democratización en el desarrollo de estas tecnologías, ya que son aplicadas tanto por el sector público como por las pequeñas y medianas empresas.

PREOCUPACIÓN.

Los ministros expresaron su preocupación por la connotación negativa a la utilización de la biotecnología moderna que implica la utilización sesgada de ciertos conceptos en los documentos de trabajo de la COP 15, que no tienen en cuenta las oportunidades de mejora del uso bioseguro que estas tecnologías representan.

Por lo anterior el documento señala: ““Exhortamos a los organismos internacionales a brindar cooperación técnica y apoyo financiero para el desarrollo de las agrobiotecnologías, de acuerdo con las necesidades y prioridades de nuestros países del CAS”.

CAS tiene como misión definir las prioridades de la agenda agropecuaria y tomar posiciones comunes sobre temas de interés regional. El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) ejerce la secretaría ejecutiva del organismo.

Cabe consignar que Uruguay está ejerciendo la presidencia pro tempore de CAS.

Pin It on Pinterest