China incluye las proteínas cárnicas obtenidas en laboratorio en su próximo plan quinquenal para la alimentación.

China incluye las proteínas cárnicas obtenidas en laboratorio en su próximo plan quinquenal para la alimentación.

Es internacionalmente significativo que China haya incluido esta nueva tecnología “que cambia el juego” en el plan. Muestra que planean invertir en la investigación científica en torno a la carne cultivada al igual que ya lo han hecho para la energía limpia.

China incluyó la carne cultivada y otros “alimentos futuros” en su plan agrícola de cinco años por primera vez en la historia. Como uno de los mayores consumidores de carne y huevos en el mundo, podría ser una señal de lo que está por venir.

Creada utilizando células madre que se alimentan con un caldo rico en nutrientes, la carne cultivada podría ayudar a reemplazar las granjas y mataderos con laboratorios. Sin embargo, producirlo a una escala lo suficientemente grande como para marcar la diferencia ha resultado difícil hasta ahora.

En setiembre del año pasado, Singapur se convirtió en el único país del mundo donde la carne cultivada en laboratorio fue aprobada oficialmente para la venta. La inclusión de la carne cultivada en el plan del Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China para el futuro de los alimentos parece que va a cambiar eso.

Según Mirte Gosker, directora gerente interina de The Good Food Institute APAC, es internacionalmente significativo que China haya incluido esta nueva tecnología “que cambia el juego” en el plan. Muestra que planean invertir en la investigación científica en torno a la carne cultivada al igual que ya lo han hecho para la energía limpia.

“Otras naciones harían bien en seguir el ejemplo de China invirtiendo en esta forma más inteligente de hacer carne antes de que se queden atrás”, dijo a Vegeconomist.

APELANDO A LOS «PALADARES EXIGENTES» DE LOS CONSUMIDORES.

El Instituto de Recursos Mundiales predice que la demanda mundial de carne podría casi duplicarse para 2050 y el consumo de carne está en aumento en China. Pero la seguridad alimentaria también es una preocupación creciente para la población de 1.400 millones de habitantes del país.

Solo el ganado contribuyó con casi el 30% de las emisiones agrícolas de China en 2014, el último año para el que se dispone de datos. Como la mayor fuente de gases de efecto invernadero en el mundo, el país ahora está bajo presión para encontrar formas de reducir su impacto en el planeta y reducir el consumo de carne podría ayudar.

Pero, según The Good Food Institute, las alternativas a base de plantas no son populares en el país. La organización dice que no cumplen con las expectativas de sabor o textura con más inversión necesaria en productos que “pueden atraer a los famosos paladares exigentes de los consumidores chinos”.

Ahí es donde las carnes cultivadas entran con evidencia que sugiere que los consumidores chinos aceptarían más esta forma alternativa de proteína. Según una reciente investigación de mercado, casi el 90 por ciento dijo que estaría abierto a intentarlo.

Donde las alternativas basadas en plantas pueden no haber logrado abrir el apetito de los consumidores, centrarse en las alternativas de carne cultivada puede ayudar a China a reducir su consumo de carne.

(Euronews Green).

Pin It on Pinterest