Ministerio de Vivienda apuesta a la madera para la construcción de viviendas.

Ministerio de Vivienda apuesta a la madera para la construcción de viviendas.

Marcelo Bendersky, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Uruguay, destacó algunas de las virtudes de la madera como materia prima en la construcción.

El desarrollo de la madera en la construcción de viviendas es una materia pendiente para Uruguay, pero el Gobierno se impuso, a través del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MVOT) cambiar esa realidad. Así lo dijo la ministra Irene Moreira: Se desarrollará “una política de fortalecimiento de la industria forestal agregando valor a la madera nacional a través de la generación de productos de ingeniería aplicables a la construcción”.

Este viernes 27 de mayo, en un acto encabezado por la ministra de Vivienda se lanzó la iniciativa que apuesta por la madera para la construcción de viviendas sociales. Se trata de una materia prima que reduce el tiempo de construcción y es afín a los objetivos ambientales hacia los que el mundo quiere caminar.

Es por eso que Uruguay avanzará en “una política de fortalecimiento de la industria forestal agregando valor a la madera nacional a través de la generación de productos de ingeniería aplicables a la construcción”.

Para eso llamó a todas las áreas involucradas a que “impulsen el uso de madera en la construcción de viviendas sociales”, algo en lo que Uruguay ya tuvo una reciente y exitosa experiencia con Mevir y la Intendencia de Rivera.

“El valor del metro cuadrado de la madera es significativamente menor que el de la construcción tradicional, y la obra se reduce en tiempo de trabajo en un 50%”, aseguró.

Adelantó que Uruguay también realizará construcciones en altura, una novedad para nuestro país.

El acto contó con la presencia del representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en nuestro país, Marcelo Bendersky, quien destacó algunas de las virtudes de esa materia prima.

“Es el único material de construcción renovable y reciclable, si el bosque se maneja de manera sustentable los árboles pueden ser renovables”. Es un producto que “requiere mucho menor energía para ser procesado”. Absorbe carbono y “acumula grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) y su industrialización genera gases de efecto invernadero mucho menores que otros materiales, por ejemplo, producir una tonelada de madera genera 33 kilos de emisiones netas” contra el cemento que genera 264 y el acerco con 694 kilos.

Documento del BID: En 2021 Uruguay incrementó sus exportaciones en más del 30%.

Documento del BID: En 2021 Uruguay incrementó sus exportaciones en más del 30%.

China tuvo un crecimiento que dio “un fuerte impulso a las exportaciones de la región en la fase de recuperación”, dice el BID, pero advierte que “se está enfriando a una velocidad inesperada”.

Hébert Dell’Onte | En 2020 las exportaciones de Uruguay cayeron 10,8%, lo que fue revertido en 2021 ya que este año las colocaciones en el exterior tuvieron un incremento del 30,9%, señala un informe de 26 páginas elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

El incremento de las exportaciones de nuestro país estuvo “fuertemente impulsadas por el aumento de los envíos a China (91,3%) y Brasil (91,0%)”, destaca el texto titulado “Estimaciones de las tendencias comerciales América Latina y el Caribe, edición 2022”.

En cuanto a productos exportados “se destacan animales vivos y productos del reino animal —especialmente carne y despojos comestibles— y productos minerales, que en conjunto explican tres cuartos del incremento total”.

“A diferencia del resto de los países sudamericanos, las exportaciones de Uruguay crecieron principalmente en términos reales (26,1%)”, agrega.

EXPORTACIONES DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE.

El documento publicado en diciembre analiza el comportamiento comercial regional y por país de América Latina y el Caribe, región que este año tuvo una rápida recuperación de sus exportaciones, recomponiéndose de la caída que causó la pandemia.

Para toda esa zona, “el incremento del valor exportado en 2021, estimado en un rango entre 24,8% y 27,8%, se condice no solo con un rápido rebote posterior al shock, sino también con un crecimiento neto de las ventas externas. El valor de los envíos superaría así entre un 13% y 16% el nivel de 2019”, dice el BID.

Pero el factor determinante de ese repunte “se concentró en el segundo trimestre de 2021 debido en parte a la baja base de comparación, y a partir de julio se viene observando una persistente tendencia a la desaceleración”.

La recuperación se sostuvo “principalmente por los precios de las materias primas, en un marco de débil expansión de los volúmenes”, aunque hubo excepciones, como México, país en el cual “la recuperación de los valores exportados estuvo impulsada por el aumento de las cantidades, aunque con un patrón extremadamente volátil”.

Sobre los volúmenes exportados, “la recuperación por la región se ubica entre las más lentas del mundo, algunas economías aún no han recuperado los niveles anteriores a la pandemia, y los datos de alta frecuencia indican signos de contracción en algunos sectores clave para las exportaciones de la región”, especifica.

ESTADOS UNIDOS, UNIÓN EUROPEA Y CHINA.

El BID aclara que “se evidencian nuevos riesgos en los principales socios comerciales de la región y varias debilidades en su propio patrón de inserción internacional que cobrarán cada vez mayor relevancia”.

ESTADOS UNIDOS – Por ejemplo, la evolución económica de Estados Unidos “afectará significativamente las perspectivas comerciales de la región” con su política monetaria influyendo sobre los precios de los commodities, a su vez “aumenta la incertidumbre sobre la solidez del crecimiento económico” y cada vez que el programa de vacunación contra el Covid se estanca, crece la inseguridad y las dudas sobre cómo impactará la la nueva variante Ómicron.

“Además, hasta la fecha, la región no ha reconquistado completamente su cuota en el mercado del norte y, tras una breve fase de recuperación, está volviendo a perder terreno”, señala.

UNIÓN EUROPEA – Las perspectivas de crecimiento de la Unión Europea “son levemente más moderadas”, lo que es complejizado por las “nuevas medidas de confinamiento” en un bloque donde “el programa de vacunación está atrasado en varios países”.

En ese contexto, “América Latina y el Caribe han mantenido su cuota de  mercado”, pero “el dinamismo importador del bloque se ubica entre los más bajos de los socios comerciales” que posee nuestra región.

CHINA – China tuvo un crecimiento que dio “un fuerte impulso a las exportaciones de la región en la fase de recuperación”, dice el BID, pero advierte que “se está enfriando a una velocidad inesperada, a raíz de la tolerancia cero hacia el Covid-19, del impacto de las nuevas políticas ambientales en la oferta de energía, y de la nueva regulación prudencial en el sector inmobiliario con los riesgos que conlleva sobre la estabilidad financiera”.

Pin It on Pinterest