Sequía podría desplomar la producción de soja en Argentina.

Sequía podría desplomar la producción de soja en Argentina.

En el año 2022-2023 la soja argentina podría caerá al nivel más bajo en 15 años debido a la prolongada sequía.

Montevideo | Todo El Campo | En setiembre del año pasado, un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó que en Argentina la producción de soja en la campaña comercial 2022-2023, podría tener un salto positivo en volumen del 15%, logrando volúmenes de 48 millones de toneladas. Era la primera estimación de esta zafra, y se sustentaba en un área sembrada mayor, y una perspectiva climática mejor que la registrada hasta ese momento.

Pero un reciente informe de la Red Global de Información Agrícola del Servicio Agrícola Exterior del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) señaló que la producción de soja en Argentina, en el año comercial 2022-2023, caerá al nivel más bajo en 15 años debido a la prolongada sequía.

El USDA redujo su pronóstico de producción de soja a 36 millones de toneladas, 9,5 millones de toneladas menos que su estimación anterior. Si se concreta ese pronóstico estaríamos en la producción de soja más baja en Argentina desde 2008-2009, cuando se cosecharon 32 millones de toneladas, publicó World Grain.

El USDA señaló que las lluvias recientes comprarán tiempo para la soja de segunda, pero se necesita un clima mejor que el promedio hasta febrero para una recuperación sustancial.

“Todavía existe una amplia gama de posibilidades para la cosecha de soja 2022-2023”, dijo la agencia.

“Con condiciones de crecimiento perfectas para el resto de la temporada, todavía es lo suficientemente temprano como para que la segunda cosecha de soja plantada tardía pueda compensar las pérdidas de la soja de primera para producir un total que supere la desastrosa sequía durante el año de cosecha 2017-2018 (que produjo 37 millones de toneladas)”.

“Sin embargo, el retorno de las altas temperaturas y las condiciones secas podría reducir la producción por debajo de nuestra estimación actual”.

FUERTE SEQUÍA EN ARGENTINA.

Algunas de las tierras de cultivo más productivas del país se han visto afectadas por la sequía, según el informe, particularmente el centro-sur de Santa Fe, el norte de Buenos Aires y gran parte de la provincia de Entre Ríos.

En una reciente gira por los cultivos, el USDA observó “niveles sin precedentes de abandono en esta región normalmente verde”.

Argentina es uno de los mayores productores de soja del mundo.

Intendencia de Tacuarembó informó sobre las herramientas disponibles para enfrentar la sequía.

Intendencia de Tacuarembó informó sobre las herramientas disponibles para enfrentar la sequía.

Tacuarembó | Todo El Campo | La Intendencia de Tacuarembó publicó los diferentes instrumentos de ayuda y asistencia técnica permanente con la finalidad colaborar con los productores rurales, en el marco de la emergencia agropecuaria por déficit hídrico que afecta al territorio.

En ese sentido, se pueden solicitar o amparar en las siguientes herramientas:

1) Fondos rotatorios disponibles para vivienda rural que incluye, entre otras, perforaciones de pozos semisurgentes. Existe una línea de 3.000 dólares sin garantía a plazos e intereses en recuadro y otra línea propia de 6.000 dólares con garantía solidaria.

2) Líneas de emergencia agropecuaria para alimentación, hasta 1.500 dólares sin garantía.

3) Programa de limpieza de tajamares y apertura de vertientes en todo el departamento organizado por la propia intendencia en coordinación con juntas locales.

4) Suministro de ración con el programa ganadero durante el 2022 y 2023.

5) Tarifas especiales subsidiadas para la limpieza de campos y laboreo de tierra con equipos propios.

6) Distribución de agua potable para familias en situación deficitaria, a través de servicios municipales y coordinación de Juntas Locales.

7) Coordinación con demás herramientas ofrecidas otras instituciones como el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca y el Instituto de Colonización

8) Fondos propios de la Intendencia de Tacuarembó, el Banco Interamericano de Desarrollo y Tacuarembó Emprende.

CONSULTAS.

Las consultas se canalizan a través de la Dirección General de Servicios Municipales, conjuntamente con Coordinación de Juntas Locales. En todos los casos, se brinda asesoramiento y asistencia técnica para evacuar dudas sobre los diferentes planes y proyectos vigentes.

Mattos anunció que se trabaja en la exportación de productos avícolas a China.

Mattos anunció que se trabaja en la exportación de productos avícolas a China.

Este año el ministro Mattos viajará a China para avanzar en los asuntos relativos a la exportación de aves. La semana pasada recorrió instalaciones productivas y de industria con el embajador de ese país en Uruguay.

Hébert Dell’Onte | Canelones | Todo El Campo | El desarrollo del sector avícola local con la correspondiente apertura de mercados internacionales podría tener un muy fuerte impacto en la economía nacional, particularmente en el cárnico y específicamente en el rubro aves, ya que se trata del tipo de carne más consumida en el mundo.

En 2019, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) realizó un estudio al respecto, concluyendo que la carne de pollo es la más consumida en la mayoría de países del mundo, siendo muy apetecida en Estados Unidos y Oriente Medio, el sudeste asiático y gran parte de África, así como en Rusia o Australia.

La carne de cerdo es la más consumida en gran parte de Europa, China y los países continentales del sudeste asiático, en tanto que la de vacuno lo es en Asia Central, el norte de África y el Cono Sur.

Otros estudios indican que en 2021 el mundo consumió 133 millones de toneladas de carne de ave, 113 millones toneladas de cerdo y 70 millones de toneladas de carne de vacuno.

Considerando el peso de la carne de ave en el mercado internacional, el desarrollo que ha tenido la industria avícola nacional, y la calidad de la producción de Uruguay (con su correspondiente prestigio internacional), pensar en desarrollar la exportación de carne de ave parece ser lo más adecuado, y así lo ha indicado el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) en diferentes oportunidades.

La avicultura nacional para desarrollarse necesita de mercados, ya que el interno es muy limitado. En ese sentido, el viernes 3 de febrero se informó que Uruguay negocia ingreso de productos avícolas a China, uno de los países líderes en el consumo de carne de ave en el planeta.

“El objetivo fue conversar sobre impulsar el rubro productivo con alto impacto social, tanto en Canelones como en Montevideo”, dijo el ministro Fernando Mattos en esa oportunidad y luego de recorrer plantas de producción, crianza y engorde, y molinos de las zonas, junto al embajador de China, Wang Gang.

Ese día se cumplieron 35 años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Uruguay y China, oportunidad que el ministro aprovechó para señalar que se pretende avanzar con más productos e incorporación de rubros en “una asociación estratégica con China que implica también afianzar todos los canales comerciales que se puedan abrir”.

China es un país que demanda a Uruguay proteína animal y mantiene una fuerte presencia en la comercialización de la carne de vacuno y ovina, dijo el jerarca; agregó que están solicitadas las habilitaciones para la exportación a ese país de carne aviar y equina. “Estamos avanzando en este intercambio para poder habilitar los productos”, anunció.

Mattos destacó la importancia de que el propio embajador chino recorra las plantas de producción, de crianza y engorde y los molinos, que producen los alimentos con el balance necesario para la producción, porque son aspectos que suman a la propuesta de promocionar este rubro productivo, que, según señaló, implican alto impacto social tanto en Canelones como en Montevideo.

En la recorrida, del ministro y el embajador, se visitó un predio en Camino Melilla, ya habilitada para exportación y faena de aves. Luego se dirigieron a San Bautista donde se visitaron galpones de engorde, y por último recorrieron un molino de raciones ubicado en ruta 6.

Mattos informó que este año visitará China para avanzar en la mejora de los protocolos y condiciones de comercio y afianzar el relacionamiento bilateral “que va mucha más allá del comercio”.

EMBAJADOR: VAMOS A COMENZAR UN NUEVO CAMINO PARA EXPLORAR LA POSIBLE EXPORTACIÓN DE LOS PRODUCTOS AVÍCOLAS URUGUAYOS

El embajador Wang Gang, por su parte, remarcó el gran avance en las relaciones bilaterales en asuntos políticos, económicos, culturales y comerciales. “El año pasado logramos un crecimiento sustancial en el comercio bilateral, logrando un volumen de compra de US$ 7.500 millones, batiendo un nuevo récord histórico”, dijo, y agregó que el comercio entre ambos países durante 2022 fue 60 veces mayor que en 1988, año del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Desde hace 10 años China se perfila como el principal socio comercial de Uruguay y el primer mercado en productos de exportación como la carne y soja, expresó. El embajador sostuvo que “en esta visita vamos a comenzar un nuevo camino para explorar las posibilidades de la exportación de los productos avícolas uruguayos”.

El embajador Wang Gang celebró la recorrida por parte de la cadena avícola, como también lo que en su cuenta de Twitter definió como un “cierre con broche de oro en Atlántida” en referencia a las “celebraciones por el Año Nuevo Chino del Conejo en el marco de los 35 años de relaciones diplomáticas Uruguay-China”.

Con datos propios y del MGAP.

Los costos del traslado a veces son superiores al valor del propio fardo.

Los costos del traslado a veces son superiores al valor del propio fardo.

La intención es de acercarle el fardo a los productores y no lucrar con el problema de los demás, pero los costos no ayudan.

Artigas | Todo El Campo | El productor artiguense Gustavo Quevedo tiene una empresa de servicios y realiza fardos de paja de arroz todos los años, y en esta oportunidad ha logrado conseguir con productores en otros puntos del país fardos para comercializar en el departamento norteño.

Quevedo indicó que en muchos casos se ganan entre dos y ocho dólares por fardo, porque la intención es de acercarle el fardo a los productores y no lucrar con el problema de los demás. Al mismo tiempo reclamo que los costos del traslado son, en muchos casos, superiores al valor del propio fardo, lo que le encarece el alimento a los productores.

El productor dijo que en los últimos días se reunieron varios empresarios que realizan fardos tras la trilla de los cultivos de verano, como el arroz en el norte, y estiman que “a fin de mayo, principios de junio, salvo alguno que vaya a juntar los fardos y no quiera vender para hacer algún peso más en julio o agosto, no va a haber fardos en Artigas”.

Sobre el valor que tendrá ese fardo para los productores, dijo que “se habló de una idea de US$ 35 a nivel de chacra, prácticamente lo que mismo que se vendía el fardo de trilla de cebada y de trigo en la zona de Salto, y como no tiene flete va a ser el pasto más barato de baja calidad que van a conseguir los productores acá en el norte”.

Quevedo advirtió que, terminados los fardos de paja de arroz, “los del sur van a venir en el eje de los US$ 60 porque las mohas fracasaron, porque vimos productores que venden fardos, muy tranquilos en diciembre y muy asustados a fin de enero, y en muchos casos se trajeron fardos que los productores se habían hecho para usa en el invierno”.

Para el productor, debido a que el sur está complicado con los cultivos, “veo que va a ser un invierno muy complicado para conseguir fardos en Artigas, un invierno que el que va a dar comida que compre con tiempo”.

Las declaraciones de Quevedo fueron al diario Cambio de Salto | Foto Cambio.

Los productos agropecuarios “son los que pagan más aranceles”.

Los productos agropecuarios “son los que pagan más aranceles”.

En 2021 Uruguay exportó US$ 11.373 millones y pagó US$ 485 millones en aranceles por esas colocaciones de bienes. Los aranceles son “un obstáculo para el comercio exterior y son uno de los elementos más recurrentes en materia de condiciones de acceso a distintos mercados”.

Hébert Dell’Onte | Montevideo | Todo El Campo | Una de las principales preocupaciones de quienes nos gobiernan, manifestada reiteradamente desde antes de asumir ese rol y cuando se desempeñaban en la oposición, es la falta de apertura comercial de nuestro país, un hecho grave por sí solo que se agrava si se compara con el camino que han recorrido nuestros principales competidores.

Mientas Uruguay no ha sabido desarrollarse con la velocidad necesaria, los países que producen y ofrecen al mundo lo mismo que Uruguay han desplegado una agresiva política comercial firmando acuerdos que los ponen en ventaja y nos dejan rezagados.

El presidente Luis Lacalle y todo el Gobierno han apostado a la apertura al mundo como una de las principales estrategias.

Esa ha sido una bandera insignia. Y es lógico que así sea porque solo así podremos vender a mejores precios y mejorar los ingresos que luego no van a un sector, sino  toda la sociedad.

Somos un país pequeño y es absolutamente necesario que todo lo que aquí se produce se pueda exportar y para eso tenemos que hacerlo en igualdad de condiciones con el resto de los países, y si ellos avanzan en acuerdos que les son beneficiosos nosotros tenemos la obligación de no quedarnos rezagados porque corremos el grave riesgo de perder mercados. Los países, por muy amigos y solidarios que sean, comprarán a quien les ofrezca mejores condiciones, y si Uruguay no está entre ellos, se olvidarán de nosotros y las expresiones de amistad serán sólo adornos protocolares.

En ese esfuerzo de apertura es clave lograr nuevos mercados, pero no es lo único, los aranceles que pagamos son determinantes. No sirve de nada abrir posibilidades de colocación de lo que producimos si no podemos hacerlo a precios competitivos. Y los aranceles afectan la competitividad.

LOS ARANCELES SIGUEN SIENDO “UN OBSTÁCULO PARA EL COMERCIO EXTERIOR”.

En un informe de Uruguay XXI recientemente difundido se señala que “en el contexto internacional” nuestro país ha tenido avances “en la generación de acuerdos comerciales cada vez más complejos y dinámicos, que abarcan múltiples aspectos más allá de las condiciones arancelarias”. Pero los aranceles a las importaciones siguen siendo “un obstáculo para el comercio exterior y son uno de los elementos más recurrentes en materia de condiciones de acceso a distintos mercados”.

En 2021 Uruguay exportó US$ 11.373 millones y pagó US$ 485 millones en aranceles por esas colocaciones de bienes.

Los productos agropecuarios “son los que pagan más aranceles”, es el caso de la carne de vacuno, soja, arroz, subproductos cárnicos y productos lácteos. La celulosa, que es el segundo producto de exportación de Uruguay, “no paga aranceles en ninguno de sus mercados de exportación, tampoco lo hace la energía eléctrica y la malta, que se exportan casi completamente a Brasil”, detalla el reporte.

La carne de vacuno es el producto que en 2021 pagó más aranceles: US$ 293 millones, el 61% del total de los aranceles pagados. El costo extra fue de US$ 0,7 por cada kilo de carne que vendimos.

Los lácteos, pagaron US$ 39 millones en aranceles, le siguieron los subproductos cárnicos con aranceles por US$ 35 millones (7% del total), el arroz (US$ 23,7 millones), la soja (US$ 16,2 millones), la carne ovina (US$ 15,6 millones) y la madera (US$ 11 millones).

ACUERDOS CON ACCESO PREFERENCIAL.

De los 20 principales destinos que tiene nuestro país, Uruguay cuenta con acceso preferencial en la mitad de ellos, debido a acuerdos comerciales.

El informe de Uruguay XXI señala que “el Mercosur explicó cerca del 21% de las exportaciones uruguayas y supuso un ahorro estimado de US$ 235 millones promedio por concepto de aranceles en el período. Además, en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), Uruguay tiene acuerdos con otros países de la región, como los tratados de libre comercio (TLC) con México y Chile. También posee diversos Acuerdos de Complementación Económica (ACE) con otros países de la región. De igual modo, tiene acuerdos firmados por el Mercosur con terceros países, como el acuerdo comercial con Israel, India o Egipto, entre otros, que permiten a Uruguay contar con mejores condiciones de acceso”.

Asimismo, establece que “sin incluir al Mercosur, Uruguay paga mayores aranceles en los principales destinos de exportación. China, Unión Europea y Estados Unidos representan el 72% del total de aranceles pagados en 2021 y tuvieron una participación de 48% en el total exportado”.

ARANCEL PAGADO A LOS PRINCIPALES DESTINOS DE EXPORTACIÓN.

En 2021, Uruguay pagó a China (nuestro principal destino de exportaciones ese año), la suma de US$ 254 millones en aranceles (o sea el 52% del total). Ese año, el 80% del monto exportado a China “ingresó con arancel, aunque solo cinco productos representaron el 97% de los aranceles pagados a este mercado”.

Además, casi “el 12% de los aranceles pagados en 2021 (US$ 60 millones) correspondió al ingreso de productos uruguayos a la Unión Europea”, y “del total pagado por aranceles a la UE, casi el 70% corresponde a carne de vacuno”.

Estados Unidos, otro mercado relevante para Uruguay, en 2021 hizo compras por US$ 526 millones y el pago por aranceles fue de US$ 36 millones.

Más adelante añade que “el 31% de las exportaciones uruguayas de bienes en 2021 se realizaron bajo alguno de los acuerdos comerciales que tiene el país. Si a lo anterior se le suma el ingreso de productos a través de cuotas, este porcentaje llega a 37%”.

Además, “hay un conjunto de productos que se benefician de un Arancel NMF (nación más favorecida) de 0% y que por tanto no pagan arancel en el país de destino independientemente de tener o no acuerdo preferencial”.

Si se consideran todos esos casos, “el 59% de las exportaciones de Uruguay ingresa con arancel cero en destino”. De todas maneras, cabe recordar lo del título, que los productos agropecuarios “son los que pagan más aranceles” y son éstos los más exportados. Por lo tanto, mientras tengamos una matriz productiva agropecuaria, mientras la producción de alimentos sea nuestra insignia en el mundo, mientras las exportaciones agropecuarias y de alimentos sea lo que nos identifica, lo primordial es contar con políticas comerciales acordes a esa realidad.

En la siguiente figura de Uruguay XXI se muestran los destinos a los que se pagaron más aranceles y cuáles fueron los productos que más incidieron en estos montos.

Pin It on Pinterest