Marfrig lanzó innovadora herramienta para medir la huella de carbono en la ganadería.

Marfrig lanzó innovadora herramienta para medir la huella de carbono en la ganadería.

Estará disponible para todos los productores remitentes de la compañía.

En el marco del Mes del Medio Ambiente, Marfrig, una de las mayores empresas de carne vacuna del mundo, reafirma su compromiso con la sostenibilidad al lanzar una herramienta de medición de la huella de carbono. Esta innovación forma parte del programa de actividades que la empresa lleva adelante con sus proveedores ganaderos.

El sistema estará disponible a partir del 1° de julio para todos los productores del país, que mediante el uso de una sencilla aplicación podrán cargar sus datos y obtener indicadores medioambientales que les permitirán optimizar su producción minimizando el impacto de sus acciones en la huella ambiental.

A su vez, la plataforma ofrece mediante la misma aplicación la posibilidad de visualizar y dar seguimiento de los valores en el tiempo y comparar los resultados de las operaciones frente a otros sistemas de producción similares.

Esta innovadora solución fue ideada en conjunto con las empresas Climit, especializada en el área del cambio climático y en la estimación de huella de carbono, e Inzol, experta en digitalizar procesos de manufactura, mantenimiento y logística.

La combinación de estos conocimientos es fundamental para encontrar la mejor forma de medir y mitigar el impacto ambiental que se genera en la ganadería incorporando la mejor tecnología disponible en cada eslabón de la cadena.

De esta manera, Marfrig alcanzará a todos sus productores una herramienta desarrollada en base a normativas internacionalmente validadas y adaptadas a las realidades de cada país.

“El compromiso con el cuidado del medioambiente es parte de nuestro ADN como compañía. Buscamos de manera permanente apostar a la excelencia en la producción sin descuidar el planeta. Como objetivo inmediato nos proponemos alcanzar la medición de más de un millón de hectáreas y consecuentemente seguir trabajando en la captura de valor para nuestras carnes”, manifestó Marcelo Secco, CEO de Marfrig.

La presentación de esta nueva herramienta contó con la participación del ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Fernando Mattos; del ministro de Ambiente, Adrián Peña; del subsecretario del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), Walter Verri; del secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, del CEO de Climit, Agustín Inthamoussu; y de Federico Martino, socio de Inzol.

Las autoridades presentes coincidieron en que este lanzamiento demuestra que Marfrig está a la vanguardia con el cuidado del medioambiente, a la vez que posiciona a Uruguay en un papel de liderazgo internacional en la materia.

El ministro Peña expresó que esta herramienta representa un hito para el sistema productivo y para la protección del medioambiente, logrando “sacar del foco a la ganadería como un problema en materia de cambio climático y marcar que Uruguay es parte de la solución y no del problema”. Además, informó que esta iniciativa va de la mano con la herramienta de Medición de la Huella Ambiental de los Sistemas de Producción Ganadera, desarrollada junto al MGAP y a los institutos nacionales de Investigación Agropecuaria (INIA), de la Carne (INAC) y de la Leche (Inale).

En tanto, Mattos señaló que “los pilares de este proyecto están basados fundamentalmente en un aspecto de confianza. Para el país esta es una oportunidad de poder demostrar el valor agregado, ambiental y social, de su propio esquema productivo”. El ministro felicitó a la empresa por esta iniciativa, que “suma muchísimo” al trabajo del gobierno, ya que “nosotros podemos diseñar el mejor marco pero, en definitiva, son los emprendedores y las empresas privadas quienes tienen que llevar adelante los desafíos para alcanzar estas metas”.

Por su parte, Verri destacó la importancia de que una empresa “líder en Uruguay y en el mundo en la producción de nuestro principal bien exportable”, tome la iniciativa para llevar adelante procesos de producción sustentables que sigan las normas ambientales. “De alguna manera, esto nos desafía a quienes tenemos que trazar la política de gobierno en materia de cambio climático”, consideró.

A su turno, Delgado reconoció a Marfrig como “una empresa innovadora en las certificaciones de predios y de procesos productivos, con una importante responsabilidad empresarial”.

Sobre la herramienta, Martino indicó que “le brinda a Marfrig una visión general de cómo está el sistema productivo de carne del Uruguay y, en base a eso, puede tomar decisiones comerciales. Este es el camino. Estamos seguros de que cualquier productor que quiera gestionar su producción de forma más sustentable y amigable con el medioambiente va a tener una opción con esta herramienta”.

Además, se adelantó que como próxima etapa del proyecto se incorporarán otros indicadores como biodiversidad y huella hídrica, entre otros, que permitirán ampliar la medición de huella de carbono al concepto integral de huella ambiental.

La huella ambiental es un indicador multicriterio de impacto ambiental que refleja las consecuencias de la actividad humana y/o empresarial sobre el medioambiente con la perspectiva de todo el ciclo de vida. Permite mejorar la competitividad y la eficiencia, mitigar los riesgos ambientales, optimizar las oportunidades y reducir el impacto ambiental global, contribuyendo al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y fomentando la transición hacia un modelo de economía circular.

En 20 años se duplicaron las emisiones por cemento.

En 20 años se duplicaron las emisiones por cemento.

Las emisiones de gases emanadas durante la elaboración del cemento, una causa del calentamiento global poco mencionada, se han duplicado en los últimos 20 años, revela un estudio

Seth Borenstein | Independent | En el 2021, las emisiones de la fabricación de cemento para la construcción de edificios, vías y otra infraestructura fueron de casi 2.900 millones de toneladas (2.600 millones de toneladas métricas) de dióxido de carbono, lo que constituye más del 7% de todas las emisiones de carbono a nivel mundial, según Robbie Andrew, científico especializado en emisiones de gases de Centro Cicero para Investigaciones Climáticas de Noruega y del Global Carbon Project. Hace 20 años las emisiones a raíz de la elaboración de cemento eran de unos 1.400 millones de toneladas (1.200 millones de toneladas métricas) de dióxido de carbono.

Impulsadas por China, las emisiones del cemento a nivel mundial se han triplicado con creces desde 1992, aumentando recientemente en 2,6% anual. No es solamente que se está fabricando y usando más cemento a nivel mundial. En momentos en que otras industrias deberían emplear procesos menos contaminantes, la del cemento está yendo en dirección contraria. La intensidad de carbono del cemento — es decir, el grado de contaminación emitida por tonelada — ha aumentado en 9,3% del 2015 al 2020, principalmente debido a China, según la Agencia Internacional de Energía.

“Las emisiones del cemento han aumentado a un ritmo más rápido que otras fuentes de carbono”, indicó Rob Jackson, climatólogo de la Universidad de Stanford quien dirige el Global Carbon Project, un grupo de científicos que miden la contaminación climática a nivel mundial y publican sus estudios en revistas especializadas.

“Las emisiones por cemento fueron inusuales en el sentido de que no disminuyeron durante COVID. No crecieron tanto, pero no disminuyeron como lo hicieron el petróleo, el gas y el carbón. Honestamente, creo que eso es porque la economía china nunca se detuvo completamente”, dijo Jackson.

Es inusual comparar el cemento con otras materias, como por ejemplo el acero, en cuanto a que no solo requiere mucho calor para su fabricación, lo que provoca emisiones, sino que el proceso químico para elaborarlo produce gran cantidad de dióxido de carbono, el gas que es la mayor causa del calentamiento atmosférico.

Para hacer el cemento se requiere de una materia prima que se elabora luego que la piedra caliza es extraída de la tierra y calentada a una temperatura de entre 1.480 y 1.540 grados centígrados (2.700 y 2.800 grados Fahrenheit) para convertirla en dióxido de calcio. Pero ese proceso extrae el dióxido de carbono de la piedra caliza, disparándolo hacia el aire, explicó Andrew.

Rick Bohan, vicepresidente a cargo de sostenibilidad de la Portland Cement Association, declaró: “En Estados Unidos, el 60% de nuestro CO2 es parte intrínseca de nuestras vidas… La realidad es que el concreto es un material de construcción universal. No hay ningún proyecto de construcción que no use al menos algo de concreto”.

Emisiones por cemento se han duplicado en 20 años | Independent Español (independentespanol.com)

EL AUTOR. Los comentarios de Seth Borenstein se pueden seguir en Twitter en la cuenta @borenbears La cobertura climática y medioambiental de The Associated Press recibe el apoyo de varias fundaciones privadas. La AP es la única responsable del contenido. La cobertura climática de AP se puede seguir en Climate | Latest News & Updates | AP News

¿Por qué la ganadería pasó de ser un problema para el ambiente a ser una esperanza para frenar el cambio climático?

¿Por qué la ganadería pasó de ser un problema para el ambiente a ser una esperanza para frenar el cambio climático?

Diferentes especialistas mostraron que mediante el uso de aditivos para alimentos, digestores anaeróbicos y genética es posible cerrar la canilla de emisiones de metano en las vacas y ayudar así a otras industrias a compensar sus emisiones.

Las vacas están en la mira de todo el mundo, desde que se instaló el tema de su contribución al cambio climático por las emisiones de metano. Sin embargo, podrían ser todo lo contrario. Haciendo los deberes, son una esperanza para frenar el recalentamiento de la Tierra. Esa fue la conclusión del Foro de Metano -realizado en la primera semana de mayo- en la producción de carne que reunió en Sao Paulo (Brasil) a los principales referentes del mundo en ciencias del clima y nutrición animal.

El evento fue organizado por JBS, el mayor productor de proteínas animales del mundo y la empresa Silvateam, líder a nivel mundial en la producción de taninos, dos compañías con fuertes compromisos ambientales. En el caso del procesador de carne, ha sido la primera empresa en el segmento de las proteínas animales en comprometerse a ser carbono neutral para 2040, mientras que Silvateam cuenta con certificaciones de manejo de bosques sustentables y hace uso de los conceptos de economía circular, al procesar los residuos de la industria para producir energía renovable en diferentes partes del mundo, incluyendo su central en La Escondida, provincia de Chaco, donde exporta al sistema eléctrico nacional 10 MW de potencia eléctrica.

Durante los últimos años, las vacas han estado en el centro de la esfera ambientalista por ser los máximos responsables de las emisiones de metano, el segundo gas de efecto invernadero en abundancia detrás del dióxido de carbono, pero con efectos sobre el cambio climático 28 veces más potentes. Varias organizaciones han impulsado la reducción en el consumo de carne como una forma de abordar la crisis climática.

Sin embargo, los especialistas coincidieron en Sao Paulo en que, si bien las vacas son emisores naturales de metano por ser rumiantes, el comportamiento de este gas al liberarse en la atmósfera tiene una mecánica química completamente diferente a la de los otros gases de efecto invernadero, y el aumento de su concentración no estaría relacionado con los bovinos, sino con las mayores emisiones causadas por la quema de combustibles fósiles.

Aun así, interesa reducir la formación de metano de las vacas ya que podrían jugar un papel fundamental para la descarbonización del planeta.

Frank Mitloehner, profesor especialista en Calidad de Aire en el Departamento de Ciencias Animales de la Universidad de California en Davis, explicó que el punto de partida de este enfoque es que el metano liberado por las vacas se recicla al cabo de un tiempo en dióxido de carbono y agua: los dos compuestos que por acción de la fotosíntesis producen los carbohidratos que sirven de alimentos para la ganadería. De este modo se produce un ciclo biogénico cerrado donde no hay aporte adicional de carbono. Una situación totalmente inversa a la que ocurre al extraer y quemar hidrocarburos, donde permanentemente se está inyectando al sistema carbono que antes no interactuaba con la atmósfera.

Según el especialista, limitar las emisiones de metano podría tener un impacto muy rápido en reducir el calentamiento global, ya que el metano generalmente se descompone en unos 12 años, a diferencia del dióxido de carbono, que permanece en la atmósfera por más de 1.000 años. Esto provoca que las emisiones de dióxido de carbono sean aditivas en el tiempo. Aunque se reduzcan, mientras sigan existiendo habrá una mayor concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. En cambio, la capacidad de descomponerse del metano y su permanencia limitada en la atmósfera, hace posible que al reducir las emisiones en la ganadería se logre un efecto positivo en el clima.

“Puedes verlo como una bañadera, agregar CO2 a la atmósfera es como abrir la canilla de la bañadera con el tapón de desagote cerrado: el nivel nunca bajará. El metano es como tener la canilla abierta, pero con el desagote también abierto. Si abres poco la canilla, el nivel del agua bajará”.

A lo largo de las dos jornadas del evento, diferentes especialistas mostraron que mediante el uso de aditivos para alimentos, digestores anaeróbicos y genética es posible cerrar la canilla de emisiones de metano en las vacas y ayudar así a otras industrias a compensar sus emisiones.

La alternativa más efectiva e inmediata es trabajar sobre la nutrición de la vaca con aditivos que limitan la formación de metano en el rumen. En todo el mundo se están estudiando y ensayando diferentes alternativas como algas, taninos, lípidos y nitratos entre otros. Los taninos fueron señalados como una de las opciones más prometedoras, con la gran ventaja de que son naturales, otra de las demandas de los consumidores. Aunque los especialistas son cautos a la hora de dar cifras sobre el potencial de reducción de emisiones de metano, los ensayos están demostrando que el uso de taninos puede llegar a reducir hasta 30% las emisiones de metano entérico.

“La industria de los combustibles fósiles no puede hacer lo que hace la agricultura, no puede secuestrar carbono y no tiene formas significativas de reducir las emisiones. Con las nuevas herramientas, la agricultura animal es parte de la solución climática”, dijo Mitloehner.

Informe de Emiliano Huergo en BioEconomía | Manager BioEcomomia.

Hecho inédito: En 2021, la energía eólica y la solar generaron el 10% de la electricidad global.

Hecho inédito: En 2021, la energía eólica y la solar generaron el 10% de la electricidad global.

Cincuenta países han superado ya el hito del 10% de energía eólica y solar. El estudio destaca a Uruguay como uno de los tres países que lidera el camino hacia la energía renovable.

Por primera vez las energías eólica y solar generaron más del 10% de la electricidad a nivel mundial en 2021, según el informe Global Electricity Review 2022 (1).

Ember, el grupo de expertos en energía que ha elaborado el informe, afirma que este hito supone un 9,3% de progreso respecto a 2020 y el doble del nivel de 2015, cuando se firmó el Acuerdo Climático de París.

LA ENERGÍA EÓLICA Y SOLAR AVANZAN.

Cincuenta países han superado ya el hito del 10% de energía eólica y solar, según Ember, y siete nuevos países se sumarán en 2021. Se trata de Japón, Vietnam, Mongolia, China, Hungría, Argentina y El Salvador.

La generación de energía solar creció un 23% en 2021, mientras que la eólica lo hizo en un 14%.

Pero la energía procedente del carbón -un combustible fósil que contribuye al calentamiento global- también aumentó un 9% en 2021 hasta alcanzar un nuevo récord.

Ember hace un llamado a los gobiernos de todo el mundo para que tengan la misma “audacia y ambición” que gobiernos como los de Estados Unidos, Alemania, Reino Unido y Canadá, que planean hacer una transición al 100% de energía limpia en los próximos 15 años.

AMBICIONES DE ENERGÍA RENOVABLE.

Otro informe de principios de este año, Energy Transition Investment Trends 2022 (2), reveló que la inversión mundial en energía baja en emisiones de carbono alcanzó un nuevo récord de 755.000 millones de dólares en 2021, un 27% más que el año anterior.

Al mismo tiempo, los 60 bancos más grandes del mundo proporcionaron casi la misma cantidad a las empresas de combustibles fósiles en 2021 (US$ 742.000 millones), según datos de la organización medioambiental Rainforest Action Network.

El equipo de energía del Foro Económico Mundial afirma que la «desvinculación» de los combustibles fósiles es más importante que nunca, especialmente con el aumento de los riesgos sobre la seguridad del suministro energético mundial.

«Tras la invasión de Rusia en Ucrania, muchos países han aumentado sus ambiciones en materia de energías renovables», afirma Harsh Vijay Singh, jefe de proyecto de la System Initiative Shaping the Future of Energy sobre la configuración del futuro de la energía. “Sin embargo, siguen existiendo cuellos de botella, sobre todo en la cadena de suministro y en la ejecución de los proyectos”.

INVERSIÓN EN ENERGÍAS LIMPIAS.

Según Singh, habrá que solucionar los retrasos en áreas como la autorización de instalaciones y el establecimiento de interconexiones eléctricas entre países.

Los avances en el desarrollo de redes para soportar altos niveles de energía renovable también han sido lentos.

«Los gobiernos están empezando a estudiar esto», añade Singh. El acuerdo bipartidista de infraestructuras de Estados Unidos es un ejemplo. Incluye una inversión de 65 millones de dólares en la transmisión de energía limpia y la red eléctrica del país, la mayor inversión de este tipo en la historia de los Estados Unidos, según la Casa Blanca.

(1) Global Electricity Review 2022 | Brasa (ember-climate.org)

(2) La inversión global en la transición energética baja en carbono alcanzó los $ 755 mil millones en 2021 | BloombergNEF (bnef.com)

Artículo original de Word Economic Forum con adaptaciones para Todo El Campo | Foto de der_niels – Pixabay.

El sector energético sigue sin corregir sus emisiones.

El sector energético sigue sin corregir sus emisiones.

Aunque muchos ponen la mira en la agropecuaria, el sector energético sigue causando estragos. El Banco Mundial dice que falta voluntad política para reducir la quema y el venteo de gases, lo cual tiene como resultado un doble perjuicio por la quema en sí misma como por la liberación de gases que podrían usarse con fines productivos.

Hébert Dell’Onte | En el mundo parece haber una creciente conciencia medioambiental. Eso es lo que leemos en las resoluciones de los organismos multilaterales, en los documentos de la mayoría de los gobiernos, en las exigencias para cerrar acuerdos comerciales entre bloques, en todos los medios de comunicación y masivamente en las redes sociales. La sensibilización ambiental es algo que parece no tener retorno, algunos la asumen por una convicción ética y hasta moral de respeto a la vida y la naturaleza en todas sus formas y expresiones, otros pensando en sus hijos y nietos, pero también hay quienes manifiestan temor por lo que nos puede pasar si la naturaleza se enfurece y arremete con sus desastres naturales y la propagación de enfermedades altamente contagiosas. Sin embargo, en los hechos los seres humanos nos comportamos de forma diferente a lo que expresamos.

Lo anterior es la primera conclusión que se puede sacar del Informe de seguimiento de la quema de gas en el mundo de 2022 del Banco Mundial que llegó a la redacción de Todo El Campo.

Concretamente: En la última década se observó que los avances en la reducción de la quema de gas se estancaron.

El texto explica que la quema de gas (práctica de la industria que consiste en quemar gas natural asociado con la extracción de petróleo) se produce por tres causas: Primero, las restricciones económicas y del mercado; segundo, la falta de regulaciones adecuadas; tercero la falta de voluntad política. El resultado es que “los importantes avances logrados en algunos países no han compensado los aumentos en la quema de otros”.

Los 10 principales países que queman gas representan el 75% de todo el gas que se quema en el mundo, afirma el documento 2022 Global Gas Flaring Tracker Report (que es el Informe de seguimiento de la quema de gas en el mundo de 2022) elaborado por la Asociación Mundial para la Reducción de la Quema de Gas (GGFR) del Banco Mundial.

Hay que recordar que el 75% de los gases de efecto invernadero en el mundo se originan en el sector energético particularmente en los combustibles fósiles.

En el caso concreto de Uruguay, la producción de energía eléctrica es totalmente renovable y casi la mitad de toda la energía que se consume en el país es renovable, por tanto estamos en inmejorable condición de reclamar que los otros países también avancen en ese sentido.

La ganadería también produce gases de efecto invernadero, es verdad, pero lo hace de forma mucho más reducida y los países avanzan responsablemente en los estudios con el fin de producir con carga negativa cero. También en eso Uruguay se destaca, prueba de ello es la certificación de carbono neutro de Minerva Foods y los estudios que se llevan a cabo tanto en ovinos como vacunos, con la participación de diferentes sociedades de criadores e instituciones como el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

LA QUEMA “INNECESARIA” DE GAS.

Volviendo al Informe de seguimiento, éste hace hincapié en que “los 10 principales países que queman gas representaban el 75% de la totalidad de la quema de gas y el 50% de la producción de petróleo mundial en 2021. De esos 10 países, 7 han ocupado esa posición de manera constante durante la última década: Rusia, Iraq, Irán, Estados Unidos, Venezuela, Argelia y Nigeria. Los otros tres, México, Libia y China, han mostrado importantes aumentos en la quema de gas en los últimos años”.

Una palabra clara que surge del texto es “innecesaria”: “En 2021, se quemaron innecesariamente 144.000 millones de metros cúbicos de gas en instalaciones de prospección y extracción de petróleo y gas de todo el mundo, lo que generó alrededor de 400 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono equivalente; 361 millones de esas toneladas se emitieron en forma de dióxido de carbono y 39 millones de esas toneladas en forma de metano”.

Parece evidente que la comunidad internacional debe presionar para que el sector energético global corrija ese comportamiento, y el Banco Mundial advierte que “muchas veces es subestimada la importancia de integrar la descarbonización del sector del petróleo y el gas en iniciativas y debates sobre el clima más amplios”.

En ese sentido es clave reducir la contaminación por la quema, pero también el venteo (liberar gases) y las emisiones fugitivas: “Es fundamental poner fin a la quema de gas en los establecimientos de producción petrolera, tanto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero como para conservar el gas para fines productivos; por ejemplo, para generar electricidad en comunidades pobres que satisfacen sus necesidades energéticas con combustibles más contaminantes”.

Informe de seguimiento de la quema de gas en el mundo de 2022 (en inglés): 2022-Global-Gas-Flaring-Tracker-Report.pdf (worldbank.org)

Pin It on Pinterest